Hazard, la única esperanza

El mejor momento de la temporada para el equipo de Sarri parece haber quedado atrás, en estos últimos meses hemos visto un equipo previsible, de ritmo muy bajo y con pocas variantes para sorprender al rival, esto es lo que debe cambiar el técnico italiano si quiere clasificarse para la Uefa Champions League.
Por su parte, el equipo dirigido por Nuno Espírito Santo está en una posición comoda en Premier League (7mo) pero muy lejos del 6to lugar ocupado justamente por el equipo londinense.

Chelsea partió con su característico 1-4-3-3, con tres variantes respectó al último encuentro disputado por Premier League ante Fulham, la inclusión de David Luiz en lugar de Christensen, el ingreso de Kovacic sustituyendo al inglés Barkley y la salida de Willian para el ingreso de Pedro en el extremo derecho.
Por el lado de Wolverhampton regresan algunos jugadores que habitualmente son titulares como Rui Patricio, Neves, Moutinho y Castro para conformar el típico 1-3-5-2 que tan buenos resultados le ha dado al técnico portugués.

No  fue un partido con demasiadas situaciones claras de gol, esto se dio por 2 cosas, el juego plano de Chelsea y la concentración de los dirigidos por Nuno. Los londinenses nunca pudieron encontrar los espacios necesarios para generar peligro ya que la zona central siempre estuvo congestionada por los mediocampistas de Wolverhampton, que hicieron un partido muy serio, siempre concentrados y dispuestos a realizar apoyos constantemente.
Solo aportaba algo diferente el belga Eden Hazard cuando recibía con ventaja, pero eso sucedió muy pocas veces en el primer tiempo.

Los Wolves basaron su planteo en el orden y la concentración con sus 11 jugadores detrás de la línea de balón e intentando mantener una intensidad considerable, con un Raul Jimenez espléndido en todas las facetas del juego, con un compromiso a la hora de defender admirable pero también sacrificándose para crearle problemas a la línea defensiva de Chelsea gracias a los envíos de Dendoncker y Neves.

El segundo tiempo comenzó de la misma manera en la que finalizó el primero, caracterizado por la incapacidad del local para producir peligro pero con el visitante impreciso a la hora de buscar contragolpes, tanto así que el equipo de Nuno no había pateado a puerta hasta el minuto 56, minuto en el que se da el gol tras una excelente combinación por el centro entre Jimenez y Diogo Jota.
En ese mismo instante Sarri decide hacer la primera modificación, la salida de Kovacic para dale ingreso a Loftus-Cheek, buscando algo más de desequilibrio individual. Esto, junto al ingreso más tardío de Hudson-Odoi modificó la posición de algunos jugadores, centralizando a Hazard para darle las bandas al ya mencionado juvenil inglés y a Willian.

El partido se tornó ideal para el planteo que proponía Nuno, ahora Chelsea tenía la obligación de ir a buscarlo para conseguir al menos el empate y se iba a desproteger en demasía.
La realidad es que los cambios del DT portugués fueron demasiado conservadores y otorgaron el control total del partido a Chelsea, ya que quitó a los 2 jugadores más ofensivos y peligrosos que tenía para colocar un mediocampista (Gibbs-White) y a Traore, que si bien es rápido, no está capacitado físicamente para aguantar el balón de espaldas y conseguir tiempo para que su equipo se desahogue.

Aunque todo esto no lo estaríamos diciendo si en la oncena de Chelsea no estuviera uno de los mejores jugadores del mundo, Eden Hazard. El belga no tiene un contexto favorable en Londres, el equipo no lo ayuda a desarrollar todo su potencial, por sus pies pasan muchísimos balones pero no en las mejores condiciones, y al ser el único recurso desequilibrante de su equipo pierde impacto.
Pero el nacido en La Louvière es tan bueno que es capaz de sobreponerse a ese contexto no favorable y al microclima que se vivía en Stamford Bridge, en todo ese caos en el que estaba el partido, Hazard se mostró tranquilo para ubicarse bien, en una posición ventajosa al borde del area y tras recibir el pase de Willian se quitó a un hombre de encima y disparó con potencia y colocación al palo más lejano defendido por Rui Patricio.
Hazard parece cada día más comprometido con Chelsea, cada día más sacrificado y menos irregular.

Este resultado no es bueno para Chelsea, ya que lo priva de posicionarse más arriba en la tabla de posiciones aunque todavía está en la lucha por el tan anhelado 4to puesto.

Para los de Nuno queda el sabor amargo de no poder llevarse los 3 puntos pero hay aspectos positivos para destacar como el nivel de Jimenez y la eficacia del equipo, que convirtió la única chance clara que generó.

Las claves de la jornada 28

Comenzamos pidiendo disculpas, por qué esta vez no serán 5 las claves, es que a medida que pasan las fechas hay más que hablar en Premier, por eso vamos con lo más destacable, ya!

  • Ganó Huddersfield! Y es noticia, nada más y nada menos que al Wolves de Nuno! 1-0 de local, cortando la racha positiva de “Los Lobos” 5 sin perder, que ya son historia. Los “Terriers” hacía 14 partidos que no ganaban! Y saben ante quien fué? Si, si, ante el “Wolves” allá por la fecha 13, increíble. Se cortó la maldición de una vez por todas aunque ya sea tarde para intentar salvarse. Los jugadores del Huddersfield al finalizar el partido no sabían si tenían que festejar o que hacer. De locos!

  • Se caen a pedazos, es la impresión que nos dan cuando hablamos del Bournemouth, y no es por desmerecer a Arsenal, que fue claro vencedor, pero no deja de llamar la atención estos “Cherries” que de coquetear con las copas internacionales, termina mirando de reojo de la mitad de tabla para abajo. 14 derrotas en lo que va del torneo. Los “Gunners” ya suman 3 victorias consecutivas y se mantienen en el 4to puesto, clasificando a UCL hasta el momento.

  • Clase de Jerarquía, fue la que demostró el United a un Palace que si no aprovechó está oportunidad para ganarle, ya no le gana más. 8 lesionados para los “Diablos” un equipo armado a como se pueda por Solskjaer, pero le bastó para no despeinarse ante un local que nunca lo incomodó al visitante, Pogba jugó a placer y fue el quien manejó los hilos para que se luzca Lukaku con sus dos goles. 1-3 al final. Hay que avisarle a Hodgson que si sustituye un lateral alguien tiene que tomar su lugar, sigan durmiendo.

  • El clásico bajo cero, Chelsea y Tottenham jugaban por ver quién no pasaba vergüenza, más aún de la que ya vienen pasando, uno pierde la final de la Carabao Cup y el otro derrota contra el Burnley. En fin, Pedro le daba la victoria a los “Blues” y para redondear la cifra Trippier les regala el 2do. Los Poche boys vienen haciendo lo posible para quedarse fuera de las copas. Los de Sarri intentan llegar a UEL, con nuestro querido amigo Kepa sentado en el banco de suplentes, llévate una almohada pibe.

  • Las cosas como son, Liverpool puso las cosas en su lugar y le pegó terrible paseo al Watford, que venían creyéndose grandes después de su victoria abultada ante el pobre Cardiff, pero les abrieron los ojos a la realidad de un solo cachetazo. 5-0 para los “Reds” que mantienen la punta y no dan el brazo a torcer, líderes sin dejar dudas, por el momento. Mané nos tiene acostumbrados, pero dos goles de V. Dijk es mucho, hasta Origi hizo uno, claro mensaje de maldición, comienza la racha negativa?

  • El robo del siglo, todos queremos un mano a mano entre Liverpool y Manchester City, pero si lo van a ayudar, busquen otra manera por favor, el penal que le regalan a los “Citizen” es digno de una película de Hollywood, un robo a mano armada. La escena cinematográfica de Bernando Silva en cámara lenta, es propia de un actor que pelea por ganar un Oscar, poco le importó al Kun Agüero que lo cambió por gol. Pellegrini se quejará con Pep como lo hizo con Klopp? Digo, por qué había dicho que el alemán siempre le ganaba con trampa. Qué dira ahora del español? 1-0 y a casa.

  • La Zona C (Championship), cayó Cardiff con Everton 0-3 y logró llegar en la zona más temida, tengan cuidado. Por su lado bienvenidos Brighton a la charla, tras su derrota ante Leicester quedaron a solo 2 puntos y se le llena la cabeza de preguntas. Newcastle le gana a Burnley y el manotazo de abogado logra tirarlo para abajo a los de Dyche. En el partido ardiente del descenso, Soton destrozó al Fulham, los de Ranieri tendrían que probar manejando Karting, que al final no lo hicieron por el seguro tan costoso, pero para lo que juegan podrían lesionarse tranquilamente, nadie va a notar su ausencia.

Pasó la 28 y nos da para hablar, como siempre en la mejor liga del mundo, La Premier League.

Las cinco de la jornada 27

Se emparejaron los partidos en la punta, Liverpool mantiene la cima a solo un punto de diferencia sobre el City, partidazo del Watford, increíble victoria del Palace y el clásico del fútbol Inglés murió sin goles, esto y más en las claves de la jornada.

  • Watford de paseo en Gales, terrible partido logrado por los de Javi Gracia, con un Deulofeu desatado y logrando un Hat Trick más una asistencia, sumado al actor de reparto Deeney, que se despachó con un doblete, noche perfecta para los “Hornets” que dieron una exhibición de fútbol en Gales. Por el lado del Cardiff nada para rescatar, solo a su defensor goleador S. Bamba que vuelve a marcar, tiene más goles que sus delanteros, por qué no lo prueban de 9?

 

  • El invicto del 2019, saben de quién hablamos? De Burnley, si señor! En lo que va del año no conoce la derrota, y ya hace 8 encuentros que no cae en la derrota. En silencio viene sumando y se aleja del descenso. Intentando lentamente en volver a ser el mismo equipo de la temporada pasada, y vaya si lo está logrando. Fue 2-1 sobre los “Spurs” que perdieron la chance de quedar a tres puntos del líder, no sorprende, es el Tottenham.

 

  • El partido mas injusto de tu vida, fue el que se vivió en el King Power Stadium, Leicester superó al Palace por todos los medios, jugadas, tenencia, situaciones y demás, pero el fútbol es el deporte más imprevisible e injusto en este mundo y le da una victoria por goleada a un Crystal que todavía no se despierta del sueño vivido. 1-4 categórico pero injusto como la vida misma. Zaha sigue caminando desnudo por Leicester.

 

  • El clásico del miedo, es el que brindaron United y Liverpool, tanto miedo que se lesionaron 4 jugadores en 40 minutos, de no creer. En fin, el partido no es ni por asomo lo que esperábamos, con lo cual, para destacar solo vamos a decir que este resultado pone más interesante la lucha por el campeonato. Y ya es demasiado decir.

 

  • Todo por dos pesos, El City había ganado su partido adelantado ante Everton y fue victoria por allá el 6/2/19 con un 0-2 para los de Pep. Wolves otro que suma y no pierde hace ya 5 encuentros, parejitos los de Nuno. Abajo, Huddersfield vuelve a perder, en este caso ante Newcastle. “Soton” no levanta y cae ente los “Gunners” y Fulham cayó en su visita al West Ham, y sumado a la caída del Cardiff, pone pimienta a la lucha por no descender.

Mereció más

Wolverhampton se llevó un punto en el último minuto del partido, de manera agónica y hasta inmerecida. Fue mucho más durante los 90, el económico Newcastle llegó escazas veces al arco rival y le alcanzó para casi llevarse los tres puntos de Molineux Stadium, pero siempre hay una esperanza en la agonía.

El comienzo del partido se empezó a dar cómo se preveía el resto del desarrollo, con Wolves con la posesión del balón y mucha triangulación interior entre los volantes, Diego Jota y Raul Jimenez. Quizás, hoy, la falta de profundidad fue un problema importante al momento de liquidar el partido más rápido de lo normal. Sin embargo, no había dudas que el gol estaba al caer y el sistema de juego funcionaba muy bien: movilidad, juego de posición y aceleración en el momento justo.  Incluso en repliegue defensivo, el juego de rotación en Bennett, Moutinho y Neves era efectivo ya que buscaba sencillamente bloquear las líneas de pase de Newcastle.

DzJy1wLWkAAlady

El modo de juego en la visita era muy sencillo, económico y hasta mezquino: jugar balones en largo para Salomón Rondon y luego ver que podía hacer Atsu y el resto de los volantes. Una limitación agravada producto de una temporada pésima en lo futbolistico y en lo resultado. El gol, llegaría por un descuido defensivo de Wolves más que por mérito propio. Nunca fueron superiores y la mayoría del tiempo del juego se vieron sometidos ante la presión de Wolves.

Hubo rendimientos muy altos en Wolves; Neves, Moutinho, Jota, Jimenez, son la planta permanente de este equipo de Nuno que no suele decepcionar, que siempre intenta jugar por encima de las imposibilidades. El gol del empate llegaría de manera agónica, algo inmerecido por el desarrollo ya que dominaron durante casi 70 minutos. Salvo por la falta de profundidad, el Wolves fue el que dominó el resto de las posiciones y sectores de la cancha, pero claro, es la profundidad quien termina definiendo los resultados finales.

Uno de esos rendimientos altos fue el del mexicano Raul Jimenez, que si bien no anotó, sacó de su galera todo el repertorio ofensivo para demostrar su clase cómo entendedor del juego y atacante de los espacios. Lo analizamos aquí:

 

La próxima jornada de Wolves será ante Bournemouth, con la ilusión de volver a retomar los tres puntos en base al buen juego, asociaciones, amplitud y movilidad; características propias de esta gran temporada de los lobos de Midlands Occidental.

Fin a la racha Spurs

Venía el equipo de Pocchetino con una racha 5 de 5, certificando su pase a Octavos de la Champions League y aupándose a la 2 plaza de la Premier League.
Había superado el boxing day con nota, dando un espectáculo ante el Bournemouth, con un contundente 5-0. Pero la realidad en la Premier indica que, cómo se dice en España, camarón que se duerme, se lo lleva la corriente. 

Pocchetino había planteado un cambio táctico jugando con un trivote formado por Sissoko-Winks-Eriksen, arriba Kane con mucha movilidad y por detrás aparecían en los huecos Son y Alli. 

Por su parte, Nuno mantenía su esquema 3-4-3, con mucha velocidad arriba. 

La primera parte había transcurrido al ritmo que ha querido el equipo local. Sin grandes alardes, sin exigir mucho a Rui Patricio, pero con el oficio suficiente para irse al descanso con ventaja. 

Cierto es que la producción ofensiva está siendo escasa, y el peligro visitante surgía de las arrancadas potentes de Adama Traoré, pero al equipo londinense le dio para sestear a partir del gol de Harry Kane y así contemporizar el esfuerzo. Eriksen marcaba el rumbo de juego, y Son era quien más daño hacía sin llegar a conectar con Kane. 

El paso por el vestuario parecía mantener lo que se vió en el primer tiempo, y más cuando a los Wolves se les iba por lesión su hombre más peligroso, Adama Traoré, Helder Costa a la postre decisivo. 

Los minutos iban pasando y el faro del Tottenham se fue apagando, tanto que los Wolves comenzaron a comer terreno y a progresar con más peligro. Y apareció el hombre más determinante, Joao Moutinho. Sorprendente su suplencia, tanto cómo la pasividad de la zaga Spurs al defender un córner que servía para que Boly pusiera el empate al marcador. 

El empate no pareció sacudir al Tottenham que seguía hibernando y viendo como Moutinho comenzaba a conectar con las bandas y aparecía el peligro en área londinense. 

Un error de concentración de Davinson Sánchez que le dio los metros suficientes a Raúl Jiménez para que la colocará pegadita al palo y pusiera por delante al equipo visitante. 

Ahora sí, con 1-2 en el marcador, el Tottenham comenzó a temer por el resultado y adelantó líneas y empezó a acelerar el juego, dejando muchos espacios para la contra rival. 

Seguía el Tottenham tocando y tocando, pero sin ganar profundidad, y en una pérdida, Rubén Neves pone un exquisito balón para que Helder Costa pusiera el 1-3 definitivo. 

Fin a una racha increíble de resultado, dejando al Liverpool volando solo en el liderato y permitiendo al City que le supere en la clasificación. Por parte de los Wolves se aúpan a la séptima plaza superando ya los puntos que hizo en toda la temporada 2011-2012, última vez que pisó la Premier. 

Con goles de otro partido

El pasado viernes por la tarde, se enfrentaron por primera vez en Premier League, en el Cardiff City Stadium, el Cardiff y el Wolverhampton, en un encuentro que abriría la fecha número 14 y que en lo previo no parecía ser de los más atractivos de la misma ni mucho menos. Sin embargo, resultó ser un partido bastante interesante. El Cardiff venía de perder en casa del Everton por la mínima, pero también venía de ganar dos de sus últimos tres partidos en casa. Por el lado de los Wolves, venían de cinco partidos sin poder ganar, con cuatro derrotas y un empate.

Por el lado de los locales, Neil Warnock sorprendió y formó con un 1-3-1-4-2 con Junior Hoilett y Victor Camarasa como carrileros por izquierda y derecha respectivamente, con Aron Gunnarsson por detrás de la línea de cuatro volantes  y con Josh Murphy y Callum Paterson como delanteros. El Wolverhampton por su parte, salíó con el 1-3-4-3 que suele utilizar Nuno Espírito Santo, con los ingresos del marroquí Roman Saiss por Ryan Bennett en la línea de tres defensores y de Adama Traoré por Ivan Cavaleiro en la delantera.

Los primeros minutos de la primera parte mostraron a un Cardiff siendo bastante directo y buscando aprovechar las bandas con esos dos carrileros que paró Neil Warnock. Principalmente, buscó aprovechar la velocidad de Junior Hoilett por el carril izquierdo. Las subidas de este y su poca vocación defensiva, provocaban que el Wolverhampton encontrara espacios por esa banda y lograra inquietar a la defensa locataria. Precisamente a los 17 minutos de partido, una jugada de este tipo provocó el córner que le permitiría a los Wolves abrir el marcador. Centro de Joao Moutinho, cabezazo de Raúl Jiménez y, tras una gran tapada de Neil Etheridge, Matt Doherty entró solo para empujarla y así marcar su segundo gol en liga en esta temporada. A partir de ahí el conjunto visitante se empezó a sentir un poco más cómodo con la pelota pero fallaba siempre en el último pase. Por parte del Cardiff, daba la sensación que si llegaba al gol iba a ser producto de algún balón detenido, porque prácticamente no generaba ocasiones. Justamente la ocasión más clara fue a los 37 minutos, cuando Harry Arter tomó un rebote de un córner y, desde afuera del área sacó un tremendo disparo que se estrelló contra el palo derecho de Rui Patricio.

A pesar de que el Cardiff es el equipo con menor porcentaje de posesión en toda la liga (40,7%), la primera mitad terminó con la posesión de la pelota repartida, con un 51% de posesión para Cardiff y un 49% para Wolverhampton. Fue una primera parte donde predominó la imprecisión. Ambos equipos no lograron sentirse del todo cómodos con la pelota y tuvieron un porcentaje de 63% y 65% de precisión en pases. Un número bajísimo.

La segunda mitad comenzó parecida a la primera parte, con el Cardiff un poco más decidido, y con la misma tónica de aprovechar las bandas y los balones detenidos como principal argumento. El Wolverhampton empezó a retroceder en el campo y cuando recuperaba la pelota, el equipo parecía quedar partido. Los delanteros quedaban muy aislados. A los 65 minutos, tras un córner y una mala salida de Rui Patricio, el balón le quedó a Aron Gunnarsson y este definió con una gran volea prácticamente dentro del área chica para así poner el empate parcial. Los Wolves sintieron el golpe del empate, y varios de sus jugadores empezaron a mostrarse impacientes con la pelota. Las ocasiones que se creaban eran mediante remates a distancia y se apresuraban a la hora de dar pases. A los 77 minutos, tras un remate de Bobby Reid que rebotó en Romain Saiss, la pelota le quedó a Junior Hoilett en la puerta del área para que defina de excelente forma y la misma se metiera en el ángulo. A Wolverhampton le costó mucho generar peligro sobre el arco rival en lo que restó de partido y la victoria terminó siendo para los Bluebirds.

Justa victoria para el Cardiff que supo llevar el partido a lo que le servía y se aprovechó de ello. El Wolverhampton no supo cómo imponer su juego por sobre el del rival y se terminó quedando con las manos vacías.

Con esta victoria, el Cardiff logró salir de la zona de descenso y ya prepara la jornada 15 en la que visitará al West Ham el próximo martes. Mientras que los Wolves buscarán cortar la mala racha ante un durísimo rival como lo es el Chelsea de Maurizio Sarri el próximo miércoles en el Molineux Stadium.

Remembrance Day

Llegaron las cinco claves de la jornada, nuestro espacio que nos permite ser un poco más ácidos, pero a su vez, destacar varios aspectos de lo que dejó la primera división inglesa.

El fin del mundo: si algo no esperábamos era la victoria del Cardiff, tampoco la del Newcastle, ahora bien, si antes de comenzar la fecha nos hubieran dicho que ambos equipos iban a ganar sus encuentros, nos estaríamos riendo fuerte. Pero esto es fútbol señores, y la lógica no forma parte de él, afortunadamente. Los de Gales tienen los mismos puntos que El Soton y el Palace (8 pts.) siguen en zona de descenso solo por diferencia de gol. The Magpies lograron sacarle el tubo de oxígeno al querido Rafa y respiran un poco mejor (9 pts).

Cocodrilo que se duerme, es cartera:  y así fue, el Crystal Palace recibía al Tottenham de Pochettino en casa, resultado, 0-1 para la visita, pero lo más alarmante fue la NO reacción de Ayew en el gol de Foyth, (tuvimos que bardearlo la semana pasada para que mejore su imagen), si tienen la posibilidad de ver la bronca de Luka Milivojevic en gol de los Spurs, se van a dar cuenta lo alarmante de la situación. Tenemos información de que Jordan Ayew aún está en Selhurst Park dudando si cabecear o no. Dormilón!

Los escoltas, uno sí el otro no: Liverpool se abusó de la condición paupérrima del Fulham, que hasta que parece no salir del pozo y reposa cómodo en la última posición de la tabla. Mo Salah está calentando motores y volviendo a ser el de la temporada pasada, junto con Shaqiri que de a poco va cumpliendo. Chelsea y Everton empataron en cero, la única crítica que le voy a hacer a Sarri es la no inclusión de Barkley en el once titular, quién venía teniendo una actuación más que rescatable y con llegada al gol. Lo bueno fue ver a Cesc Fábregas aunque sea unos minutos.

Se equivocó y sumó: eso fue lo que pasó con el Arsenal de Emery, se encontró con el deportivo Atlético Portugués (Wolves para los dormidos), quién se puso en ventaja con gol de Cavaleiro, por su parte los Gunners ganaron la posesión del balón en el encuentro pero la visita tuvo más disparos al arco y mayores intentos. Ah, sí el empate, fue un centro al área desde la izquierda, que se metió en el arco, tan sorpresivo fue, que Mkhitaryan no sabía si festejar el gol o pedir disculpas. El narigón de la suerte.

El Derby de Manchester: para cerrar la fecha esperábamos a los de Pep y Mou, que no defraudaron, o sí, depende del punto de vista, Silva, Agüero (goleador histórico) y Gundogan, tras 47 pases seguidos reflejaron la paternidad de Pep sobre el portugués y así seguir en la cima de la tabla. Por el lado de los diablos rojos, que no llegaron ni a ser diablitos, Mata sigue en el banco y Lukaku también, las consecuencias están a la vista. Queremos agradecer la presencia de Ederson en el partido, ya que sin él, todo hubiera carecido de emoción. Al ver que el encuentro no tenía emoción, decidió hacer un penal en el extremo del área, al recién ingresado Belga, que Martial cambió por gol. Gracias Eder, nada sería igual sin vos. Ídolo!

No dejaremos pasar por alto la celebración del Remembrance Day ó Armistice Day, en conmemoración del final de la primera guerra mundial donde fallecieron más de 10 millones de personas. El símbolo que se observó en las casacas, es una amapola en honor a todos los caídos, gesto que podríamos que imitar los de este continente, con sus caídos en diferentes conflictos bélicos.

 

Un cuento de lobos y penales

20:45 el horario. Molineux Stadium, el estadio que hospedaba a dos buenos equipos. Wolverhampton buscaba recuperarse de dos duras caídas ante Brighton y Watford, las cuales significaban la segunda y tercera derrota de una muy buena temporada. Por su parte, el elenco visitante quería volver al triunfo del 1-0 sufrido en Wembley contra el puntero de la Premier League, Manchester City.

El equipo dirigido por Nuno Espiritu Santo repetía su atractivo 3-4-3 mostrado a lo largo de la temporada, reemplazando a Adama Traoré por Cavaleiro con respecto al equipo que sufrió la derrota ante Brighton. El conjunto visitante, priorizando el duelo contra PSV en Champions League, daba ingreso a Winks y Foyth, el flamante convocado defensor a la Selección Argentina. Lo que suponía una noche soñada para él, terminaría en una autentica pesadilla..

Hablando de una mala noche, el comienzo de Tottenham no era nada alentador, con una lesión de Moussa Dembele a los 3 minutos, dando ingreso a Heung Min Son en el tridente ubicado detrás de Kane. Así, el francés Sissoko pasaba a ocupar el mediocampo con Winks.

Wolverhampton buscaba juego por las bandas, con Castro y Doherty generando amplitud, desdobles con Cavaleiro y Helder Costa y centros a Raúl Jiménez, quien se encontraba bien custodiado por Foyth y Alderweireld. Sin embargo, Tottenham comenzaba a apoderarse del encuentro, llegando la primera chance de peligro en el botín zurdo de Kane, bien denegada por Patricio.

Pero a los 27 minutos, Lamela lograba, con un buen regate, salir de la presión rival, encontrar a Son, que le devolvería una gran pared, y definir con su pierna derecha para poner en ventaja a los Spurs. Tan solo 3 minutos después, Trippier enviaba su primer centro del encuentro y encontraba totalmente desmarcado a Lucas Moura, quien marcaba el 2-0 con un certero remate de cabeza.

El resultado adverso no modificaba los movimientos del equipo local, que seguía buscando, ahora de manera más directa, los pivoteos y apariciones del mexicano Jiménez. Tottenham, con dos goles a favor, utilizaba a Winks como primer pase, siendo Sissoko el que mas despliegue otorgaba de los dos. A los 36 minutos, Wolves realizaba otro ataque por derecha(entre Doherty y Joao Moutinho), el cual Jiménez terminaba en gol, pero era anulado, de manera incorrecta, por offside.

Comenzado el segundo tiempo, las alineaciones seguían iguales pero no así las posturas de los equipos; Wolves, en tan solo 6 minutos, generaba tres buenas respuestas de Lloris. Con la presencia de Eriksen desde los 59 minutos, Tottenham sufría el peligroso crecimiento de Wolves, protagonizado por Neves, Helder Costa y Doherty. Pero fiel a sus principios, el futbol no sabe de merecimientos y, a los 62 minutos, Kane cortaba una racha de 3 partidos sin anotar goles, poniendo el 3-0 y cerrando el partido. Pero Pochettino no tenía entre sus planes a la figura del rival: Juan Marcos Foyth, su propio joven talento.

El joven argentino, que venía de mostrar un gran nivel en el partido contra West Ham, sería el villano de la noche, cometiendo dos penales que serían convertidos por Neves y Jiménez, respectivamente.  Wolves, que podría haber conseguido el empate con una mejor puntería, dejaba una muy buena imagen confirmando que es el mejor de los tres equipos ascendidos y que peleara por un puesto de Europa League.

Diferentes realidades

El sábado por la tarde, se enfrentaron en Old Trafford el Manchester United y el Wolverhampton. El primero, un equipo intentando volver a ser lo que alguna vez fue. El otro, un equipo que se ha adaptado a la Premier League sin problemas y que demuestra tener una idea clara.

El Manchester United formó con el mismo 1-4-3-3 que utilizó la fecha anterior ante Watford. Las únicas variantes en cuanto a nombres fueron los ingresos de Luke Shaw por Ashley Young en el lateral izquierdo y Fred por Nemanja Matic, cambio obligado por expulsión.

Por el lado del Wolverhampton, el equipo formó con el 1-3-4-3 que ya sale de memoria en cuanto a nombres se refiere.

El partido arrancó muy intenso con el equipo locatario teniendo la posesión de la pelota y el otro esperando para apenas robar la posesión, salir rápido de contragolpe. Los Wolves aprovechaban bastante la banda derecha con la velocidad de Helder Costa e incluso pudieron ponerse por delante apenas empezaba el partido, ya que un remate a la media vuelta de Raúl Jiménez permitió a David De Gea lucirse con una gran tapada con el pie derecho.

Cuando parecía que el que mejor se sentía en el partido era el Wolverhampton, los Red Devils lograron abrir el marcador gracias a una excelente asistencia de Paul Pogba para que Fred rematara desde afuera del área. A partir de ahí el partido comenzó a ser controlado por el locatario, pero sin lograr crear ocasiones. Al United le costaba entrarle a un equipo que estaba muy bien parado en el campo. Por el otro lado, el visitante no sufría llegadas del local pero tampoco lograba crear ocasiones de gol. En parte porque fallaba en el último pase.

Recién comenzado el segundo tiempo, los Wolves lograron igualar el marcador. Rúben Neves presionó a Paul Pogba, le robó el balón y generaó un gran contragolpe que Joao Moutinho definió de gran forma al ángulo derecho del arco de David De Gea. A partir de ahí se notó a un Manchester United mucho más nervioso e impreciso. Los visitantes buscaban que Paul Pogba no manejara la pelota y si no lo lograban, cortaban el juego con alguna falta.

José Mourinho buscó modificar las cosas con dos cambios que a simple vista parecieron inentendibles: sustituyó a Fred (que hasta el momento había sido de los mejores jugadores del partido) y a Alexis Sánchez (que era de los que había mostrado más ganas de jugar) por Anthony Martial y Juan Mata. Sinceramente no se entiende por qué realizó estas variantes.

Por el lado del Wolverhampton, Nuno Espírito Santo buscó cambiar las cosas con el cambio que siempre realiza, sacó a Helder Costa y le dio ingreso a Adama Traore. Este último es un jugador en cierta forma, extraño. Tiene muchas condiciones, pero da la sensación de que quiere terminar todas las jugadas él y no piensa en el equipo. De más está decir que ninguna de las variantes logró su cometido ya que el partido no salió del empate.

Por el lado del United habrá que ver si puede mejorar su juego con Mourinho o tendrá que buscar las soluciones en otro entrenador. Lo cierto es que el equipo puede rendir mucho mejor de lo que lo está haciendo. Sobre todo por la calidad del plantel.

En la otra vereda, está todo mucho más claro y se nota un trabajo que viene dando frutos. Habrá que ver hasta dónde pueden llegar los Wolves.

Wolves a la portuguesa

Desde atrás empezamos con un Rui Patricio, pero caminamos un poco más arriba y nos encontramos a Moutinho, Ruben Neves, Hélder Costa y Diogo Jota. Los cinco portugeses del Wolverhampton que se destacan por darle una gran calidad a un equipo humilde. Del otro lado, se enfrentaron a un Burnley que no levanta cabeza.

El partido se planteaba como la necesidad del Burnley para salir del fondo de la tabla, había enfrentado previamente al Manchester United, Fulham, Watford y Southampton. Sólo con éste último pudo rescatar su único punto en la Premier League. Además, quedó eliminado de la Europa League ante el Olympiacos de Grecia.

Del otro lado, está un Wolves con muchas ganas de poder desarrollar su juego en máximo esplendor para meterse en los 10 primeros del campeonato. Llegaba con un andar bastante positivo, obteniendo un empate ante el Manchester City, Everton; ganando de visitante al West Ham y sólo siendo derrotados por el Leicester en la segunda jornada.

Dado esta clara diferencia de contrastes, el partido se desarrolló cómo se podía prever: un equipo teniendo el balón, distribuyendo para ganar los espacios internos, explotar a los wings y romper la barrera defensiva para que el mexicano Raúl Jiménez pueda anotar; del otro lado, la limitación propia de no tener ideas para salir del agobio, las llegadas esporádicas y sin riesgo alguno.

Wolverhampton planteó una línea de 3 defensores –que, por momentos, con el retroceso de Moutinho hacían una línea de 4, permitiendo que se liberen los eventuales stoppers que acompañan al líbero: Conor Coady—, luego una distribución en el medio campo muy dinámica, con prácticamente un 1-3-2-1: Moutinho – Doherty, Nieves, Castro – Costa, Jota – Jimenez. La clave de éste dibujo fue la rotación a través del ataque posicional, que fue durante la gran mayoría del partido.

1

La clave de Wolves siempre ha sido atacar por los costados, crear contantes triangulaciones y con mucha eficiencia: la mayoría de las ocasiones ha tenido superioridad numérica con Nieves apoyando mucho la “zona 14” del ataque, ha intercambiado mucho ese lugar con Moutinho según la jugada. Además, Diogo Jota y Heider Costa han intercambiado sus posiciones con gran frecuencia, lo que creaba un triángulo detrás de Jimenez: Jota-Nieves-Costa. Talento puro, talento ibérico.

Durante los primeros treinta minutos de juego la presión de Wolves fue brutal, desbordes, llegadas, goles increíbles perdidos, etc. Aunque el gol llegaría en el segundo tiempo por un desborde y triangulación entre Costa-Doherty para que llegue la definición de Raúl Jimenez, marcando el único gol del partido.

Del otro lado, Burnley sólo se limitó a defender casi los 90’, dando muestras de su falta de ideas y limitaciones. Cuesta pensar que no será un equipo que estará descendido varias fechas antes del final de temporada. Sólo pudo disparar 2 veces a la portería de Rui Patricio. Entender la distribución (muy inocente y previsible) ofensiva de Burnley nos da pie para nombrar otra virtud de Wolves: el equipo corto, un equipo que busca achicar constantemente las líneas y ser compactos.

2

Este 5-4-1 con una línea tirada muy adelante da a entender la postura del partido, Wolves queriendo recuperar rápido el balón para después seguir construyendo juego. La distribución defensiva está orientada a eso: ubicarse cómo perros de caza pero atentos a la presa.

Para cerrar, merece un párrafo aparte Adama Traoré, el jugador español con ascendencia maliense ex Barcelona y Aston Villa, siendo capaz de refrescar los momentos dónde se preveía una “pasividad” de Wolves. Traoré ingresó en el segundo tiempo y no desentonó, con su potencia física y decisión reemplazó muy bien a la figura del encuentro, el portugués Hélder Costa.

Wolves promete, veremos cuanto le acompaña el físico. Es capaz de ser un equipo muy divertido durante la temporada. Y, quien dice, meter algún que otro batacazo.