Cumplir en silencio

Después de sortear la primera fase finalizando primero en el grupo F, delante de México, y dejando eliminadas a Corea Del Sur y nada más ni nada menos que a la gran Alemania; Suecia tenía por delante a Suiza, que en principio tenía, más nombres, más juego y contaba con cierto favoritismo a la hora de pensar en el duelo que los iba a depositar en cuartos de final.

Ya lo habíamos anticipado en la previa al mundial con el análisis de los suecos, que cuentan con ventaja, respecto a ciertos equipos que participaron del mundial; saben a qué juegan, con sus defectos y sus virtudes. Esto no es mera casualidad, sino que es el resultado de un trabajo que se viene realizando con el ingreso de Janne Andersson a cargo de la dirección técnica de la selección.

Tácticamente clásico, 1-4-4-2, bien compacto y equipo corto, donde todos los jugadores se sacrifican a la hora de marcar al replegarse, como así también al generar presión en campo adversario. Si observamos a Suecia en el campo desde una imagen congelada podemos ver como cada jugador respeta su posición en campo propio como rival.

Vamos al partido contra Suiza:

Defensa compacta, sin grandes novedades ni cambios con respecto a partidos anteriores, casi de memoria diría el futbolero medio, Lusting – Lindelof – Granqvist – Augustinsson. Cuatro defensores que claramente se caracterizan por su robustez y practicidad a la hora de esperar los embates rivales. Los laterales son muy medidos a la hora de pasar al ataque, casi contadas las veces que lo realizan por partido, como si esperaran una autorización para hacerlo.

Cuando pasamos al medio campo, y acá me quiero explayar bien, donde vemos a Claesson de volante por derecha, de gran recorrido y colaboración tanto en ataque como en defensa, sacrifico puro por el bien del equipo, no solo por banda, sino que también a la hora de cerrarse al medio si es necesario. Svensson en función de doble cinco junto al mejor jugador de Suecia, Albin Ekdal, y no lo es por nombre, ni siquiera los es porque actualmente juegue en un club grande de Europa. Este volante mixto es la gran sorpresa sueca, en campo propio es un recuperador con rápida salida hacia los volantes o delanteros, en caso de que se a un toque o trasladando el balón, por criterio a la hora de manejarlo y por entender que necesita la jugada en cada momento que su equipo se hace de la posesión del juego. En el partido de hoy, no solo fue eje y motor de Suecia, sino que también tuvo dos situaciones claras de gol, seña de que su despliegue le permite llegar al arco rival a la hora de atacar.

Emil Forsberg, si bien ocupa el sector izquierdo en el medio campo es el primer volante en sumarse a la presión alta de su equipo, sumándose a Toivonen y a Marcus Berg, generando un tridente a la hora de incomodar a la defensa suiza. Estos dos últimos son los delanteros que llegaron a Rusia casi desapercibidos, más aun teniendo en cuenta la ausencia de Zlatan Ibrahimovic, por decisión del propio técnico.

Una jugada arriesgada la de Andersson, que hasta el momento le da resultado y vaya sino, ya están en cuartos de final, casi en silencio, priorizando la tranquilidad del vestuario, al tener que soportar los caprichos de una estrella.

Brasil: de más a menos

La Copa del Mundo del 2014 en Brasil nos empezó a contar que el nivel medio de las selecciones estaba creciendo. Las potencias del fútbol mundial no han bajado (tanto) su nivel, pero si tenemos un crecimiento constante y confirmado en la presente edición de dicho torneo de los equipos medios.

Hemos visto equipos muy capaces de lastimar a selecciones a priori muy superiores, el estudio al máximo de sus virtudes, pero por sobre todo de sus falencias y como explotarlas, es la clave. México aprovechando las espaldas del doble pivote alemán, haciendo correr el partido en terreno rival y transiciones rápidas. Todo esto ha desnudado al equipo de Löw. Islandia apretó dos líneas de cuatro y generó que cada jugador de esas líneas tenga un compañero a menos de 4 metros de distancia, dejó conducir el balón a Mascherano, pero presionó, escalonó y por momentos aisló a Lionel Messi. Algo parecido (aunque sin un resultado favorable) hizo Egipto con Uruguay y Australia con Francia.

Rostov-del-Don fue testigo de otro partido de este tenor. Suiza le robó un empate a Brasil y tuvo dos o tres puntos muy altos en el equipo. Partiendo desde la constancia y rendimiento alto de Yann Sommer, su portero, luego Valon Behrami y Blemir Dzemailli en la medular.

Antes de continuar, digamos que Titê cambió su esquema base, decidió quitar y desarmar ese triángulo que lo llevó a la Copa del Mundo, en donde el vértice más retrasado era Casemiro y por delante se plantaban Paulinho y Renato Augusto. Hoy, salió con un 1-4-2-3-1 en donde Casemiro y Paulinho ejercieron de pivotes y por delante tuvieron a Phillipe Coutinho.

En la izquierda de Brasil se comenzaron a aglomerar las subidas de Marcelo, el trabajo de Neymar y las caídas a bandas de Coutinho. Pero el problema es que no se dieron con armonía, tampoco hubo un trabajo coordinado. En ese sector Behrami, Shaqiri y Lichtsteiner asfixiaron al mediapunta de Barcelona y aislaron a cada uno de los jugadores brasileros en ese lugar. Tal vez, sea esta la clave del empate que roba Suiza, amén del gol de pelota detenida esta virtud en la marca suiza hizo que Neymar no gravite como llegamos a ver en los amistosos y mismo Marcelo jamás pudo incursionar desde el último cuarto de terreno en adelante.

Siento que Brasil sigue siendo tan candidato como siempre, pero debe cambiar en su funcionamiento. Hoy aislando el ala izquierda del ataque, Suiza pudo dominar defensivamente a Brasil en la segunda mitad. La capacidad creativa del equipo debe estar en ambas bandas, tal vez la falta de Dani Alves era el equilibrio que tanto necesita la canarinha por ambas bandas.

Suiza: La clave en la sala de máquinas

Los amantes del fútbol ya tienen su penca preparada para el Mundial, probablemente con selecciones como Alemania, Brasil y España entre otras, perfiladas a ganar el máximo galardón de este deporte. Pero no hay que olvidarse de otros países que, sin hacer ruido, tienen planteles más que interesantes de cara al torneo. Suiza, un país que no tiene títulos en su vitrina, igualmente puede dar de que hablar. Entre otras cosas, en la cita mundialista de 2006, batió el récord de imbatibilidad, con 559 minutos sin recibir tantos de los rivales a los que enfrentó, e incluso, es la única selección que terminó un Mundial sin recibir goles, cuando quedó eliminada a manos de Ucrania en penales por los Octavos de Final de dicha cita. Para Rusia, veremos a continuación lo que nos podremos encontrar cuando veamos un partido de la selección rojiblanca.

Comenzando con datos generales, disputarán el Mundial siendo según el Ranking FIFA la sexta mejor selección del mundo, escalando dos lugares, los cuales redujeron las selecciones de España y Polonia. Su mejor ubicación registrada fue un tercer lugar en el año 1993, y su peor rendimiento fue 5 años más tarde, bajando hasta el puesto número 83 de la tabla.

Su Director Técnico es Vladimir Petković, quien tiene como esquema habitual un 1-4-5-1, con mucha presencia y buen trato de balón en la zona de volantes, dos extremos muy rápidos en constante ida y vuelta, y una referencia de área que destaque por su gran porte físico y altura, que actúe de espaldas al arco y esté siempre bien colocado en las ocasiones peligrosas. En estas eliminatorias, lograron el pasaje tras quedar segundos en la tabla, superados por Portugal, y logrando un global de 1 a 0 frente a Irlanda del Norte por el repechaje.

Para el partido en el que salieron victoriosos, la alineación titular fue con Sommer en el arco, Schar y Arkanji como zagueros centrales, Rodríguez y Lichtsteiner por las bandas, Zakaría, Xhaka y Dzemaili en el medio, como punteros Shaquiri y Zubber, y como delantero centro Seferovic.

Uno de los grandes responsables del triunfo que les dio la clasificación, fue el zaguero/carrilero izquierdo del Milán, Ricardo Rodriguez, quien fue el autor del gol en la ida, y el salvador de lo que pudo haber sido la igualdad agónica de los irlandeses casi en los descuentos del partido de vuelta. El chileno nacionalizado suizo, es precisamente una de las piezas clave de los dirigidos por el bosnio. Está viviendo un gran presente, siendo parte fundamental de la remodelación del equipo dirigido por Gatusso en Italia. Tiene 25 años, y puede jugar por todo el carril izquierdo y en la defensa, gracias a su eficaz marca y calidad para incorporarse al ataque. Tiene gran proyección al futuro, aunque ya esté destacando en la élite.

Para poder lograr ese control de balón como estrategia de juego en la zona de volantes, se necesita a alguien completo, alguien que tenga todo el panorama de la cancha para hacer jugar a sus compañeros de la mejor forma. Este hombre para Petković es Xhaka. El actual jugador del Arsenal de Inglaterra, tiene la visión de juego necesaria para descargar y abrir la cancha, una vez recuperada la posesión. Es el pivote referencia para una salida limpia del equipo suizo. Apenas 25 años, y ya posee todas estas cualidades.

Muchos de los destacados tienen una corta edad, pero más corta es la edad de Breel Embolo, la pieza más prometedora del equipo. Milita en el Shalke 04 de Alemania, tiene 21 años y actúa como mediapunta, delantero centro e incluso por banda derecha. Destaca por su explosividad, buena definición y gran físico y altura (1,85m). Está claro que aún le falta trabajo en todas estas virtudes, pero es una pieza muy prometedora.

Suiza debutará con Brasil el 17 de junio, luego jugará con Serbia el 22 de junio, y cerrará el grupo frente a Costa Rica, el 27 de junio. A juzgar por la calidad demostrada por estas selecciones, se podría predecir una clasificación rojiblanca para los Octavos de Final, aunque bastante disputada frente a la Serbia y Costa Rica, de planteles también interesantes, suponiendo que Brasil haga brillar la jerarquía de sus estrellas, como es de esperar. No obstante, los suizos pueden ser revelación en Rusia, ya que tienen las armas necesarias para serlo.

Dos historias para hacer historia

Tal vez los nombres de Guillaume Hoarau y Miralem Sulejmani no les suenen para nada. A menos, que sean fanáticos del Football Manager como quien escribe este artículo. Pero, ¿por qué escribir sobre estas personas? Simple. Hoarau acaba de coronarse goleador de la Superliga Suiza y Sulejmani estuvo bastante cerca de su registro de goles. Pero eso no alcanza, sino que su equipo Young Boys, de la ciudad de Berna, se acaba de coronar campeón el fin de semana pasado, finalizando casi una tiranía dentro del país a manos del Basilea que duró ocho años. Pero también, el equipo es campeón luego de 32 años.

Y claro, no podemos no hablar de sus figuras y contar sus historias. Fallidas, sí, pero que los toman en las tres décadas de vida haciendo historia con un club suizo.

Guillaume Hoarau y Miralem Sulejmani tuvieron la posibilidad de surgir de dos canteras prodigiosas en Europa. El primero desde Le Havre lugar donde Riyad Mahrez o Paul Pogba hicieron sus primeras oportunidades, y el segundo, desde Partizan donde Lubomir Fejsa o Mateja Kezman supieron hacer sus primeras armas. Ambos poseen orígenes al menos curiosos, el primero nació en la isla de Reunión, territorio de ultramar de Francia que aún maneja cuasi colonialmente en el sur de África, cerca de las costas de Madagascar.  Y el segundo si bien posee la nacionalidad serbia, es un jugador hijo de kosovares por lo que ambos encierran un origen diferente al que podemos observar en otros jugadores.

Tal vez el camino de Sulejmani para llegar al Young Boys fue más auspicioso que el de su socio en la delantera del equipo, el joven serbio luego de Partizan, donde casi no jugó, pasó a la liga holandesa. En Heerenveen hizo una dupla formidable con un delantero brasilero de poca calidad, pero increíble habilidad goleadora: Afonso Alves (que luego recaló en Middlesbrough sin gran suceso), el rendimiento en el club de mitad de tabla holandés, le permitió ser parte de Ajax por los siguientes cinco años (2008-2013), al mismo tiempo y durante la misma cantidad de temporadas Guillaume Hoarau pasaba de Le Havre a Paris Saint-Germain, pero no se dejen engañar. Ese PSG fue previo a la compra del club por parte de los petrodólares cataríes.

Aquel PSG necesitaba de un nueve de calidad, y sobre todo de nacionalidad francesa, la recepción de una figura nacional por parte del equipo de la capital era la clave para poder consolidar un proyecto que comenzaba, lento pero seguro a tomar forma. Hoarau cuajó muy bien, logrando 20 goles en la primera temporada dirigido por Paul Le Guen, pero el equipo capitalino no pudo ni ingresar en competiciones europeas, quedando sexto. Sulejmani tampoco se pudo alzar con un título liguero, fue la temporada del AZ Alkmaar de “Lucho” Van Gaal, que arrasó la liga con 11 puntos de ventaja al Twente (2do).

Las siguientes temporadas de ambos jugadores pasarían sin pena ni gloria, pero Sulejmani lograría tres Eredivisie aunque sin ser gran protagonista, pero si aprovechando el enorme rendimiento de Luis Suárez o Klaas Jan Huntelaar, siendo uno de los asistidores de estos dos delanteros. En tanto Hoarau, comenzaría ver como un PSG en donde compartía plantel con Cristian “Cebolla” Rodríguez, Ludovic Giuly, Claude Makelele, ambos cerrando su carrera, era comprado por un jeque que le rodearía de jugadores como Thiago Silva, Marco Verratti, y por supuesto, Zlatan Ibrahimovic. Así, llegaría su primera Ligue One de Francia, pero claro, solo disputó seis partidos de liga, consiguiendo un solo tanto, siendo su peor temporada, y cerrando su salida a la liga de China, cuando ni siquiera iban figuras como hoy en día.

Sulejmani en tanto pasaría transferido el mismo verano al Benfica portugués, donde jamás pudo acomodarse en el once inicial, jugando poco más de treinta partidos en dos temporadas.

Ya en 2015, Sulejmani recalaría en el Young Boys, momento en el que se encontraría con su socio actual, Hoarau. Ambos pasaron de equipos capitalinos y muy fuertes en sus ligas (Ajax y PSG) a lugares donde no pudieron ser titulares nunca, Benfica en el caso del primero y tanto Dalian Aerbin (China) como Girondins Bordeaux en el caso del segundo.

Pero en una nueva capital europea como Berna encontraron su lugar en el mundo. Hoarau promedió en las tres primeras temporadas veinte goles en tanto Sulejmani llega a un gol o una asistencia cada dos partidos.

Esta temporada ambos han participado en 39 de los 77 goles del equipo en la liga entre asistencias y goles. Esta historia doble, nos muestra que el fútbol es un deporte maravilloso, y que encaja siempre las cosas en su lugar.

Ambos jugadores lucharon cinco temporadas en clubes muy importantes a nivel europeo y no pudieron lograr grandes rendimientos, no obstante, dos después de ello, el destino los encuentra para en cuatro temporadas, lograr un título histórico que había sido logrado por última vez cuando ninguno de los dos había nacido.

El menos malo…

Acaba de finalizar el último de los tres partidos de Octavos de Final del día de hoy. Croacia sucumbió ante Portugal por 1-0, el gol lo anotó Quaresma en el segundo tiempo de la prórroga, pero ya ahondaremos en ello.

Peinando un poco lo que sucedió antes del encuentro que se disputó en Lens, a primera hora polacos y suizos estaban frente a frente en lo que podía ser un buen partido y no defraudó. Un tiempo para cada uno, en donde dominaron y generaron situaciones de gol bastante interesantes. Sin dudas, por el lado polaco los jugadores Milik y Kuba (autor del gol de su equipo) fueron lo más saliente. En el bando suizo, las subidas de sus laterales y el trabajo ofensivo de Embolo y Seferovic fueron lo más rescatable. No obstante, el trabajo de ambos porteros fue clave para que el partido se vaya en empate a uno, tras el hermoso gol de Shaqiri (una chilena desde la medialuna, que ingresó contra el palo).

En los penales, erró uno de los mejores de Suiza. Como suele pasar, el destino juega malas pasadas, como le sucedió a Platini o Baggio en dos Mundiales distintos, hoy Granit Xhaka fue el que falló y le dio el pase a Polonia.

GettyImages-542924130

El segundo turno nos atrapaba con un partido en donde Gales e Irlanda del Norte presentaban equipos con todos los condimentos británicos posibles. Al estilo de juego de cada equipo se le impregnaba también un aire de Premier League, Championship y League One, donde militan la mayoría de los hombres que entraron en cancha hoy. 

Eso llevó a un partido trabado, duro, parejo en donde nadie quiso regalar un centímetro de terreno. El gol en propia puerta por parte de Irlanda del Norte fue de las jugadas más claras que tuvo el partido tras un precioso centro de Gareth Bale, que sin dudas va rumbo a ser de lo mejor de esta Eurocopa en materia individual. 1-0 y Gales avanza.

607136445_MH_0392_CC64E95133E846D3EFB50E52DD694AB8_3454

La tarde ya caía a pleno en Lens. Croacia y Portugal se prestaban para el último partido del día. Dos equipos que se han sentido cómodos cuando poseían de mucho terreno para correr y hacer “volar” a sus veloces mediapuntas. Así fue el trámite del partido, dos equipos que se cuidaron, que no apostaron a su nivel individual y colectivo, sino que intentaron no arriesgar para no perder.

Lo que llevó a un juego malo. Modric comenzaba las jugadas, siendo claramente el vértice a la hora de salir con pases cortos, pero estaba realmente atrás, incluso cerca de sus centrales. Y por el lado luso Cristiano Ronaldo estaba demasiado separado de sus compañeros que cuidaban su territorio y él quedaba como navegante solitario “arriba”.

A su vez, los cambios para ir a buscar el encuentro llegaron realmente tarde en ambos bandos. Cacic ingresando a Pjaca y Santos a Quaresma. Ambos resultaron revulsivos para los planteos de ambos equipos. Pero el que tomó la iniciativa para buscar el encuentro fue Croacia y en el segundo tiempo de la prórroga. Vida tuvo las más claras, de cabeza en dos oportunidades y con derecha otra ya cuando iban abajo en el marcador.

Y cuando más desprotegido quedó Croacia por primera vez en 117 minutos de juego. Portugal pudo sacar una contra partiendo de la opción más clara de su rival. Los balcánicos tuvieron que  correr la jugada de atrás y nunca se pudieron armar del todo, más el fallo de Strinic que jamás pudo retomar su posición defensiva. Nani terminó pasando (o pateando) el balón hacia Cristiano Ronaldo que disparó haciendo que Subasic diera un rebote recogido por Quaresma para anotar el tanto definitivo.

Croatia v Portugal - Round of 16: UEFA Euro 2016
(Photo by Clive Mason/Getty Images)

El partido finalizó. Y realmente pasa a Cuartos el equipo que cometió menos errores, o mejor dicho, queda afuera el que no aprovechó las chances que tuvo. Pasó el menos malo. Y nos deja el sabor amargo de que Croacia se va demasiado rápido del torneo y además de que en su último partido se guardó mucho del poderío que tenía, lo saco tarde y ya era demasiado tarde.

 

 

 

El Reloj Suizo

La última jornada del Grupo A nos dejó algunas buenas sensaciones y otras que no tanto. Empezando por lo negativo, aparece Rumania que se ha ido diluyendo en este torneo pese al gran comienzo ante el local. También negativo (aunque confiamos en que se mejore) es el rendimiento de una Francia que hoy realizó alguna que otra rotación.

Pero los aspectos positivos, esas buenas sensaciones son de verdad muy buenas. En primer lugar, la histórica victoria de Albania ante Rumania con gol de Armando Sadiku que fue sumamente festejada por su afición y jugadores. También, lo que realizó Deschámps colocando a Paul Pogba como interior izquierdo, dándole más vuelo a su fútbol y así fue. El jugador de la Juventus –llamado a ser la figura de su selección- recién hoy pudo sentirse parte de este torneo.

XhakaSuiza2

Por último, lo que es el objetivo de este artículo. Creo que hoy vimos –dentro de este torneo de mediocampistas- una de las revelaciones o mejor dicho confirmaciones más relevantes que nos pueda ofrecer la competición. Los tres partidos de Granit Xhaka han sido excelentes. Una calidad en sus pases que se pueden observar en las estadísticas obtenidas por los toques de su balón, llegando al 88% de pases realizados con éxito en esos juegos.

XhakaPases
Xhaka vs FRA: Pases intentados 94 | Pases completados (azul) 84 | Chance creada (celeste) 1

Granit, ha sido un jugador 50 metros en el campo, ha hecho casi las veces de “box-to-box” en donde ha llegado con peligro a posiciones de mediapunta central, pero también ha sabido desactivar jugadas de rivales, para ser siempre la primera opción de comienzo en las transiciones defensa-ataque.

XhakaSuiza

En un torneo, donde los espacios no abundan y la presión ha sido altísima por momentos o viceversa, con equipos retraídos en su campo, con la mayoría de los jugadores por detrás de la línea del balón, se hace imprescindible el tener a un tipo como Xhaka que te clarifique el juego e intente por su propio estilo de juego la basculación para lograr los huecos necesarios para que Lichtsteiner o Rodríguez puedan sumarse al ataque y crear ocasiones.

Granit Xhaka: “En nuestros días ya no existen equipos pequeños. Hay equipos que atacan mucho y otros que se defienden”

Por si fuera poco, también ha cumplido de maravilla las funciones defensivas con importantes quites en mitad de campo, e incluso siendo una solución en jugadas aéreas.

Además, no se puede dejar de pensar en más allá de esta Eurocopa y su selección. Xhaka ha sido traspasado este verano europeo por 46 millones de euros del Borussia Moenchengladbach al Arsenal. Lo que es el verdadero salto en su carrera, siendo el tercer club y por cumplir 24 años tiene un potencial enorme. Por si fuera poco, el saber que va a ser dirigido por Wenger es sumamente alentador.

El director técnico del Arsenal se ha caracterizado por tener mediocampistas que puedan cumplir esas funciones mixtas de ser defensores posicionales y de sumarse al ataque rápidamente realizando transiciones veloces. Granit le da eso, y por si fuera poco también llega con una gran efectividad en pases, algo a lo que Arséne también se habrá fijado y que se ha confirmado durante esta Eurocopa.

Solo podemos esperar a ver de nuevo a Granit Xhaka en esta Eurocopa, pero además la ansiedad de verlo pasar el balón en Emirates.

Albania: Debut, derrota, pero buenas sensaciones

El día comenzaba con un interesante duelo entre Albania vs Suiza, con dos técnicos que no sienten ningún pudor a la hora de despreciar el arco rival para resguardar el propio. Así fue que intentó plantarse Gianni De Biasi con Albania, rodeando al portero de jugadores de experiencia, sobre todo Lorik Cana comandando la zaga.

Esa especie de cerrojo en el fondo duró solamente cinco minutos, cuando Berisha salió a “cazar mariposas” tras un precioso centro desde la esquina realizado por Xherdan Shaqiri, que fue conectado por el central del Hoffenheim Fabian Schär que marcaba el 1×0 para el conjunto helvético.

SuizaAlbania1

Inmediatamente del gol Suiza se decidió a replegarse un poco utilizando al propio Schär para salir desde el fondo rompiendo una intensa presión albana. Luego Seferovic tuvo una oportunidad, pero entre los equipos había un respeto (traducido en un estudio de las intenciones de cada uno) haciendo que el partido entre en una meseta.

Pero a los 37 minutos llegó uno de los momentos claves del partido. Lorik Cana corta una jugada sacando una mano cuando Seferovic se iba de cara al arco, doble amarilla (pudo ser roja directa) y a los vestuarios antes de tiempo. Justo después de eso Dzemaili que no había aparecido hasta entonces revienta el palo con un gran disparo que podría haber liquidado el juego antes de finalizar la primera parte.

Antes de terminar la primera mitad Berisha, el portero de Albania taparía dos grandes chances de gol para el rival y comenzaría a ser figura del juego pese a ir ya perdiendo 0x1 e incluso haber sido responsable de ese mismo gol.

En la segunda mitad Sommer también tuvo tiempo de lucirse en el arco suizo en un par de oportunidades ya que Albania comenzó a tener un mayor poder ofensivo con Sadiku (interesante jugador realmente) que caía a bandas e intentaba al menos encontrar espacios.

Ya promediando la segunda mitad Vladimir Petkovic comenzó a cerrar el partido para su equipo, comenzando a resguardar el centro del campo, y pese a que Sommer tuvo una excepcional tapada cerca del final, el seleccionador del elenco helvético terminó con un triple pivote (o trivote) sin descaro para definitivamente poner cifras finales.

En Lens el triunfo se lo llevó Suiza por 1 a 0 sobre el debutante Albania que dejó una buena sensación, debe mejorar mucho, pero van a ser un hueso duro de roer.