Un paseo por Gales

Se iniciaba la fecha 27 en Premier League, dónde se veían las caras el local Cardiff City Versus Watford FC.

Distintas realidades afectan a sendos equipos, los locales, que venían de lograr dos victorias consecutivas ante Bournemouth y Southampton respectivamente, que les permitió mantenerse fuera de la zona de descenso ubicándose en la 17ma posición.

Por el lado de la visita, empate ante el Brighton y victoria ante Everton por la mínima diferencia los posicionaban en el 8vo puesto de la Premier.

“The Bluebirds” salen al encuentro con un orden táctico expresado en 1-3-4-3 posicional, en defensa se reflejaba con 5 defensores ocasionalmente, pero que poco peso brindarían en ataque esos dos volantes externos. En este caso, fueron Bennett y Bacuna.

En ataque la soledad de Niasse iba a quedar de manifiesto con el transcurso de los minutos. De hecho fue quien logra quedar mano a mano con Foster en la primer jugada del local, pero son suerte en el marcador gracias a la rápida intervención del portero. Sin poco juego y sin suerte para ir de mal en peor, tras jugada de el mismo Niasse que habilita a Murphy, finaliza en penal no otorgado por Simón Hooper. Faltos de idea, y sin poder contrarrestar los embates ofensivos de la visita.

Los dirigidos por Javi Gracia, presentaron su efectivo 1-4-4-2, con una base totalmente consolidada, en todas las posiciones del campo, fueron demasiado para un Cardiff totalmente desorientado.

El trabajo en el mediocampo con Doucouré- Capoue, fue casi perfecto, recuperación y salida en velocidad para Deeney y Deulofeu, son contar a Hughes que quizá estuvo más atento a la marca que a la gestación de juego, y sin tener en cuenta que hoy fue uno de los encuentros más flojos del Argentino “Tucu” Pereyra, como si esto fuera poco.

Un español, Gerard Deulofeu, se llevó las luces de la noche conquistando tres veces la red, y otorgando asistencia en el primer gol de Deeney, más no sé podía exigir al delantero. Por el lado de su compañero de ataque, se lleva un doblete a casa para redondear un encuentro en 1-5 para la visita, tras el descuento del defensa-goleador Sol Bamba.

Las principales diferencias entre los equipos principalmente fue la actitud, que con el correr del tiempo fue cada vez más grande, errores casi de amateurismo en mitad del campo, o en defensa, el desgano de los jugadores del Cardiff es alarmante, más teniendo en cuenta la situación en la que se encuentran, peleando descenso, con el apoyo de la afición, pero sin dar respuestas anímicas tras encontrarse en desventaja, hay mucho para trabajar por los dirigidos de Neil Warnock.

“The Hornets” viven en otro mundo paralelo, llegando a los 40 puntos en esta temporada de Premier, máxima cantidad cosechada desde que existe tal competición. Tal vez, apuntar a clasificar por copas europeas sea mucho, por la diferencia de puntos que lo distancian del 5to. Pero si vamos a sostener que es un equipo serio que sabe lo que hace, y tiene en claro a qué juega. Más aún si se le abren los caminos como sucedió hoy en Gales, lindo paseo les tocó dar.

 

Goles de año nuevo

En el Vitality Stadium se enfrentaron Bournemouth y Watford, encuentro que en la previa nos llenaba de incógnitas de cómo cómo afrontarían ambas partes teniendo en cuenta su presente, que no era de lo más alentador si fijamos la vista en sus últimas actuaciones.

Por el lado de los locales, “The Cherries” bajo el mando de Eddie Howe, están atravesando un momento más que complicado. Teniendo en cuenta el empate de hoy, vienen de lograr solo dos victorias de los últimos once en encuentros, cosechando solo 7 puntos de 33 en disputa, números catastróficos para las aspiraciones de cualquier equipo en Premier.

Por el lado de la visita “The Hornets” los dirigidos por Javi Gracia, no vienen de una realidad muy distinta a la de su rival, tomando en cuenta la misma cantidad de partidos, obtuvieron solo 10 puntos de 33 en juego, números alarmantes que hacen a la realidad del Watford.

Pasando en limpio, los locales se encuentran en la 12° posición con 27 puntos y la visita en la 8° posición con 29 unidades. Con este ejemplo vemos lo ajustada que está la tabla en la zona media, dónde en 2 unidades hay 5 equipos en disputa.

Lo abstracto, en sus esquemas tácticos, Bournemouth salió con su ya conocido 1-4-4-2, con Begovic, Aké, Frazer y Wilson cómo columna vertebral identificada.

Por el lado del Watford, un más vistoso 1-4-2-2-2, Foster, Doucouré, Pereyra, Deulofeu, como actores principales.

Hoy metafóricamente, se jugaron dos partidos, el del primer tiempo claramente es al que nos vamos a abocar de lleno. Tal vez las ganas y la necesidad hicieron que al intentar siempre ir en busca del arco rival, Bournemouth, tenga ciertas desatenciones  en el retroceso. Tal es así que en el primer gol de la visita el centro cae sobre Deeney, que agarra a contrapierna a toda la defensa, y El delantero logra impactar de cabeza y muy cómodo para gritar el primer gol. Posteriormente una mala entrega en el mediocampo toma mal parada a la última línea del Bournemouth, Aké logra aguantar el embate de Deulofeu casi 30 metros retrocediendo siempre sin darle tiro a la pierna derecha, pero un cierre desafortunado termina favoreciendo a Deeney quién define y conecta el 0-2 para Watford. Así en tan solo 27 minutos la visita sacaba una diferencia impensada.

Claramente en ese mismo instante resurgían los fantasmas del United y Tottenham, dónde los de Eddie Howe terminaron con 9 goles en contra.

Con más amor propio que juego, y con la siempre peligrosa pero no efectiva pelota parada los “Cherries” encontrarían la redención de encontrar el empate. Aké, tomaría un rebote tras una espectacular atajada de Foster, poniendo el 1-2, nuevamente y tras otro balón parado desde la derecha previo a dos amagues llega el cabezazo goleador de Wilson, 2-2 alegría en los locales que parecían dar vuelta la historia en solo 3 minutos. Pero la euforia duraría muy poco, a continuación un balón se disputa en el aire, cae favoreciendo a Sema, quién impacta el esférico entre medio de tres jugadores del Bournemouth, claro ejemplo de que la segunda pelota era siempre aprovechada por el Watford y estampa el 2-3.

Volver a empezar para los “Cherries” que dos minutos más tarde en un avance por derecha un centro razante a la altura del área grande y tras doble amague que deberían ser contadas como asistencias, por qué sin tocar el balón logran despistar a la defensa rival que retrocedía a gran velocidad, fue Frazer quién con una fría definición (y festejo) pone el 3-3 final.

Cabe aclarar que en 26 minutos hubo seis goles, y cuatro de estos se dieron en 6 minutos, una locura de fútbol.

El otro partido fue el segundo tiempo, donde el que más busco fué el local, para reflejarlo mejor aún, acudimos a las estadísticas que reflejan 14 disparos del Bournemouth y solo 3 del Watford, los de Eddie Howe fueron a buscar la victoria y los de Javi Gracia cerraron el encuentro con un empate que al finalizar la jornada y por como se daba el encuentro, no vieron con malos ojos llevarse un punto del Vitality Stadium.

El final de la historia pudo ser memorable para los locales, y tal vez un comienzo de una nueva etapa, pero otra vez la suerte le fue esquiva.

Ben Foster al rescate

En Vicarage Road se juntaban dos campañas contrapuestas hasta el momento. El buen torneo del Watford de Gracia y el deficiente curso del Huddersfield de Wagner. Las caras de estilos a los que en su mayoría la esencia “Premier” se los come, pero en los cuales jugadores como Roberto Pereyra o Aaron Mooy pueden dar cuotas contrarias, adjudicándose a ellos mismo el rótulo de ‘diferenciales’.

Aun gozando de una jugada y gol messiánico por parte del nacido en Tucumán, la estrella rotunda del partido fue Ben Foster. Nada más cruzar la mirada con una estadística más que evidente: 7 atajadas. Y muchas de ellas con poses dignas para los fotógrafos que se asentaban a los alrededores. Probado de muchas formas y siempre respondiendo, para que gente como Deulofeu, Pereyra o Hughes, aprovechen una posesión un tanto compartida, pero sacando mayores y mejores réditos ante un equipo que no encuentra el rumbo todavía en el torneo. Lo sufre y el ‘26’ agudizó dicho sufrimiento.

1

Por momentos, era el Huddersfield quien encontraba los espacios medulares para disparar hacia Foster. Pases de afuera hacia adentro horizontales para desagrupar al Watford y encontrar las grietas disponibles. En este trabajo, era Jonathan Hogg quien se hacía eje para distribuir la pelota y provocar las ocasiones de los terriers que no encontraban fondo.

2

Los ataques del Watford tenían una mayor calidad individual y con buen nivel de interpretación en los últimos metros. Deulofeu, Pereyra y Hughes moviéndose por sectores internos o externos, buscando los menos pases posibles para intentar dañar a su rival.

La victoria sigue atribuyendo al Watford una temporada seria, en la que en su momento lo tenía líder del campeonato, mientras que al Huddersfield lo tiene en la zona más baja de la tabla de posiciones, compartiendo el lugar con el Newcastle de Rafa Benítez, más unas sensaciones de frustración difíciles de manejar.