Pudo ser peor

El domingo pasado en el John Smith’s Stadium, el colista Huddersfield recibía al Manchester City de Pep Guardiola por la fecha 23 de Premier League.

Los locales con un presente devastador, no solo por lo expuesto futbolísticamente en el transcurso del torneo, sino que también anímica e institucionalmente, no llegaban ni por asomo a la mejor forma para enfrentar a uno de los mejores equipos del momento.

La destitución de David Wagner la semana pasada trás el empate ante Cardiff, a su vez la renuncia de su director deportivo, ponían en jaque las posibilidades de obtener un resultado positivo ante los “Citizen”. Así, de manera interina Mark Hudson, tomaba las riendas y ponía manos a la obra.

Tenía que lograr un impacto en el plantel para intentar obtener un resultado, como mínimo digno, teniendo en cuenta la localía y lo peligroso del rival de turno, en la previa una goleada catastrófica, no era descabellada pensarla.

Por eso Mark Hudson, cambia de sistema táctico, pasa de 1-4-3-2-1 al 1-4-2-3-1, intentando con tres media punta (o volantes ofensivos, como más gusten) dos cosas, primero, tener llegada con más gente al arco rival, cosa que claramente debía mejorar, a su vez intentar tapar la salida limpia del “City” por lo general con Fernandinho, siempre siendo eje en salida, como De Bruyne y Gündogan en ocasiones distintas. Objetivo logrado en gran parte del primer tiempo, dónde la superioridad de la visita se veía reflejada en posición, pero no en el marcador.

Con respecto a los nombres, hubo seis cambios con respecto al partido anterior, tres cambios en la defensa, dos en el medio, y en la delantera Diakhaby le ganó la pulseada a Mounie, también hubo cambio de capitán, J. Hogg dejó de serlo y la cinta pasó al brazo de T. Smith, que en el último encuentro ni siquiera fue titular, esperó sentado en el banco de suplentes.

Esta vez la fortuna no estuvo junto al mas débil, ya que Danilo adelantó al City tras un desvío a la portería local, posiblemente ahí el encuentro tomó un rumbo irreversible.

Lo cierto es que el ritmo, triangulaciones, pases a un toque,  transiciones, categoría individual, presión, técnica de un equipo y otro quedaron expuestos en el terreno de juego a medida que transcurrían los minutos de la segunda parte.

Por el lado del City, sucede todo lo contrario, el mejor equipo en lo que va del 2019 marcando 24 goles a favor y solo 1 en contra, con 13 jugadores distintos marcando en el torneo, son un claro índice de como está el equipo de Pep Guardiola.

Con L. Sané y R. Sterling en un nivel muy alto, más Fernandinho, y la colaboración en juego de K. De Bruyne, I Gündogan, con laterales convertidos en interiores a la hora de atacar, daría la sensación que fué una máquina muy aceitada, contra otra armada con prisa, solo para pasar el momento.

Lo cierto es que Huddersfield (hoy) tiene nuevo técnico, y es Jan Siewert, quién viene de dirigir el Borussia Dortmund II, tendrá la chance de debutar en Premier League contra Everton, nuevamente de local por la fecha 24. El objetivo principal es lograr escaparse del descenso, claramente difícil de alcanzar, pero no imposible.

Inglaterra: ¿Es candidata?

Normalmente por su propia idiosincrasia hinchas, prensa, directivos y jugadores tienen en mente que su Inglaterra debe ser favorita de cada uno de los torneos que disputa, aunque no siempre tengan el equipo más competitivo, algunos por ejemplo con un delantero centro como Ricky Lambert. Pero ésta generación que hoy debutó en la Eurocopa 2016 si es un equipo prometedor, y que tiene no sólo mucho crecimiento de cara al Mundial dentro de dos años, sino que el “hoy” impulsa a un gran equipo que deberá ser protagonista del torneo.

Hoy, el equipo de Roy Hodgson salió al campo con un 4-3-3 en donde la clave durante la mayoría del encuentro se encontró en las triangulaciones realizadas por un lateral, un mediocampista y un extremo en cada banda. En izquierda la subida de Rose, Rooney que se inclinaba por esa banda y Sterling que estaba en esa banda formaban un circuito. Por derecha Walker que fue el lateral que más incursionó en campo rival –sobre todo en la primera mitad- acompañado por Dele Alli y Lallana. Pero en el mediocampo el equilibrio lo ponía un gran Eric Dier que hoy sin dudas ha tenido un partido de los que te impulsa a ser clave en un equipo.

InglaterraRusia1

En tanto Rusia se plantó en el campo con un 4-5-1, en donde mayoritariamente durante la primera mitad se buscaba por parte de los dos centrales a los extremos que se desplegaban sobre las bandas y al 9 Dzyuba que estuvo sumamente estático durante todo el partido.

El hombre del partido fue sin duda Wayne Rooney, el único tipo que entendió el juego, que comprendió que había que realizar y cuando. Saliendo desde posiciones similares a la Andrea Pirlo armando el juego, lanzando balones a ambas bandas, básicamente creando el juego de una Inglaterra que atacó de manera ordenada pero que le fallaron dos piezas durante todo el partido.

InglaterraRusia4

En primer lugar, Raheem Sterling, conocemos lo intermitente que es, pero esa intermitencia ni siquiera apareció. Un apagón general atacó al jugador, no tuvo creatividad, no tuvo claridad a la hora de jugar, perdió balones cuando el equipo salía al ataque dejando expuesto el fondo y encima cometió faltas en ataque. Recién a los 86 minutos Roy Hodgson se dio cuenta que no tendría que jugar, pero el cambio fue para cerrar el juego ya que entró James Milner por él. Y, en segundo lugar, Harry Kane. Se esperaba del artillero de Tottenham todo lo que ha hecho en el equipo de Pocchetino ya que justamente este equipo son cinco jugadores “Spurs” tendría un funcionamiento similar. Pero Harry estuvo ausente, realmente ausente.

Roy se equivocó con los cambios, eso no cabe duda. Tanto en el tiempo que demoró en realizarlos como en quien confio para meter en el campo. Pudo buscar otras alternativas: colocar a Vardy acompañando a Kane, buscar con Sturridge. Cambiar el esquema, pero no, su primer cambio fue colocar a Wilshere que hace dos años no juega regularmente, y por Rooney encima ¡una cosa increíble! pese al desgaste físico del gran jugador del Manchester United.

InglaterraRusia2

No obstante, el gol de tiro libre de Dier (con complicidad del gran portero Akinfeev, que suele tener estos fallos a veces) daba justicia al marcador, ya que Rusia no quiso nada durante el partido. Pero, los errores se pagan de manera justa o injusta. Y tal vez esas variantes que no hizo Hodgson, que pudieron engrosar el resultado pasaron factura en el final del juego, cuando una pelota cayó del cielo prácticamente al central Vasily Berezutskiy que anotó sobre la línea del arco un 1-1 que dejaba a los ingleses sintiéndose con las manos vacías.

Grandes expectativas tiradas por el suelo, básicamente la tónica inglesa desde 1966.