The Class of 92

Lo primero que debo decir al comentar sobre Class of 92 es que lo mire con profunda desconfianza. Me sonaba más a un reportaje institucional sin mucho sabor, el típico documento audiovisual para ensalzar a viejas glorias de un club de fútbol, además de hacer una buena propaganda a los distintos sponsor de los mismos. Típico material hecho para hinchas, sobre un club del cual no soy particularmente fanático pero al ver el trailer le di una oportunidad: En las secuencias que encontré en Youtube no solo aparecen los futbolistas, sino que hombres ajenos al balón como Danny Boyle (mítico director de películas como Trainspotting) o Gary ‘Many’ Mounfield (músico de los Stone Roses). Así que le di una oportunidad.
1412671622356_wps_19_Film_The_Class_of_92_2013
The Class of 92 es un documental de poco más de una hora y media, estrenado el 23 de noviembre de 2013 que trata sobra la época dorada del Manchester United, la generación que ganó todo en Inglaterra y en Europa, comandados por Ryan Giggs, David Beckham y Paul Scholes.

 
La fecha de estreno no es un dato casual, ya que la película se lanza justo en la temporada en que David Moyes estaba en el banco de los Red Devils, tras la salida de Sir Alex Ferguson (uno de los protagonistas del documental) después de 25 años en el club. El documental muestra la época de oro de un equipo que en ese momento no pasaba por sus mejores años.

Más allá de lo lindo que para un futbolero pueda ser recordar la maravillosa pegada de Beckham o los resultados que pueda dar una buena cantera, lo que engancha del documental es, precisamente, que no habla 100% de fútbol. No hay tácticas ni demasiadas revisiones a la tabla de posiciones pero si un completo repaso por la sociedad inglesa de los 90, con la aparición de Tony Blair y Oasis incluido. Las historias de David Beckham, Nicky Butt, Ryan Giggs, Gary Neville, Phil Neville y Paul Scholes no solo sirven para retratar a lo que jugaban los Red Devils sino que funcionan como reflejo de una cambiante sociedad inglesa, sobre todo de las clases obreras. Esa es la mayor gracia de Class of 92.
En el apartado técnico destaca la buena calidad de la imagen y el correcto uso de archivo. Dos elementos claves para configurar un buen documental. Uno se llega a emocionar al saber lo que le costó a Sir Alex conformar un equipo tan ganador y ver los cambios tras 20 años de cada jugador jugando fútbol o compartiendo en un bar. En particular me debo confesar un hincha acerrimo de Paul Scholes.
En definitiva, The Class of 92 es un documental que llega para dar muestra de una época histórica no solo para un club, sino que para un país entero. Como dice su cartel promocional, es la historia de un equipo que inspiró a una generación completa. La misma que revolucionaría la música con el britpop, por ejemplo. El fútbol no sólo es un deporte sino que tambien es parte de la cultura de un pueblo. Y acá se demuestra. Una película apta para todos, los hinchas de los diablos rojos lo disfrutarán mucho, pero me atrevo a decir que incluso el que no se entusiasme tanto con el fútbol podrá disfrutar de la historia. Lo mejor de todo: Está disponible en Netflix.

El vacío de Kante

El pasado martes, Leicester City comandado por Claudio Ranieri comenzó lo que será, tal vez, su temporada más dura en Premier League en toda su historia. Tan sólo hace aproximadamente diez semanas estaban consagrándose campeones de liga con todo lo que eso significa para un club del estilo de Leicester. Y eso, si bien parece complicado, no se le acerca a lo difícil que será para los Foxes intentar mantener el nivel en esta temporada y ni hablar, revalidar el título.

Justamente, la dificultad no está tanto en llegar al éxito máximo, la dificultad está en mantenerlo, más aún, viendo la temporada que se nos aproxima en la Premier League.

***

El primer partido de pretemporada del club, fue ante el Oxford United. Ganaron 2-1, de atrás, remontando el marcador que comenzó adverso por un gol de tiro libre a los 13 minutos de juego. Luego, a los 28, y a los 63 llegaron los dos goles del equipo de Ranieri.

ranieri-getty
Claudio Ranieri | Foto: mirror.co.uk

Pudimos ver en cancha aspectos que vamos a ver en la temporada que se avecina sin dudas, un equipo que buscaba ser compacto, apretando sus líneas y llevando al equipo a jugar en 35-40 metros de distancia entre la delantera compuesta por Ulloa-Okazaki y la zaga central integrada por Morgan-Huth.

Además, ayer se vieron algunos hombres nuevos en el equipo. En primer lugar, el lateral izquierdo fue utilizado por Ben Chilwell, un joven jugador que por lo que se pudo apreciar viene de la estirpe de los laterales del Tottenham, por lo tanto, tienen buena velocidad, cuando suben y le dan el balón saben qué hacer con él, pero no tiene criterio para sus subidas y además suelen dejar unos huecos increíbles a sus espaldas.

De hecho, la falta de Morgan que deviene en el gol de tiro libre del 0-1 se gesta a espaldas del chico que ocupaba el lateral izquierdo. Si bien la jugada finaliza en el centro de la cancha. Es que hay otro hueco que será difícil de ocupar por Ranieri.

El reciente fichaje de N´Golo Kante por Chelsea, deja huérfano un puesto medular en el planteo del entrenador italiano. La necesidad de un hombre que mediando basculación “barra” la mediapunta rival, y que además sea el primer pase de los rápidos contragolpes de los cuales Vardy o Mahrez se han nutrido en la pasada temporada, es imperiosa.

Por lo visto ayer, en esa posición jugaron Drinkwater, Choudhury, Matty James y Amartey. Y si bien el rival no se prestaba para el juego habitual del Leicester que vimos en la temporada anterior, si pudimos observar el movimiento de los jugadores ofensivos del Oxford y como faltaba un jugador que pueda recuperar rápido y pasar de la misma manera, pero encima con un gran criterio.

Las opciones son esas, a salvo que contraten otro jugador. Quien ayer supo jugar 30 minutos “de Kante” fue Amartey, y si bien no es lo mismo, tal vez pueda encontrar una solución para un puesto delicado en su sistema 4-4-2 con doble pivote.

En la temporada pasada cuando no estuvo N´Golo, Ranieri probó con un 4-1-4-1 metiendo en el campo a Inler como mediocentro y dos centrocampistas por delante de él (King y Drinkwater), tal vez también pueda ser utilizado esto como alternativa a la falta de un jugador tan importante. El problema que se genera es en la delantera, donde un hombre solo hace imposible ese ejercicio ofensivo en donde uno actúa como pivot y el otro delantero se mueve alrededor de ese 9 más estático.

ahmed-musa.jpg
Ahmed Musa | Foto: lcfc.com

Ya finalizando este análisis breve de lo que vimos ayer, y relacionado con esto último. Hay que mencionar los 30 minutos en el campo de Ahmed Musa, nueva adquisición del club, y el fichaje más caro en la historia del mismo. Lo buscaron con balones largos, nada más ni nada menos que cinco veces en esa media hora. Obviamente a la mayoría de los balones pudo llegar, su velocidad es explosiva y se mantiene en el tiempo sin perder esa chispa.

Pudo rematar una vez y estaba bastante escorado, aun así, metió peligro en el arco rival. Con Vardy peleando con los centrales y viéndolo más libre a Musa, puede ser una delantera bastante interesante para ver en Premier League.

***

La temporada se aproxima, y este equipo jugará Liga, Copas Nacionales y Copa de Europa. Por lo visto no parece un plantel largo para que pueda ser competitivo en todos los frentes, no obstante, tampoco pensábamos que iban a ser capaces de perder solo tres partidos en la temporada anterior. Pero como comenzamos este artículo, la dificultad real, es mantenerse en a gran nivel, y no llegar a él.

In Arsene We Trust?

Como observadores generales del fútbol sabemos que la Premier League ha crecido enormemente desde su aparición como tal en la temporada 92/93. Este crecimiento ha sido producto de multimillonarios -aunque equitativos- contratos televisivos.

En esta vorágine de millones yendo y viniendo, los clubes se han hecho fuertes y la liga ha ganado competitividad, poniendo en riesgo la continuidad de muchos de los entrenadores que la han dirigido.

En la temporada que comenzará el próximo 13 de agosto debutarán seis entrenadores nuevos, desde la vuelta de Jose Mourinho hasta la aparición de Walter Mazzarri en Watford. La realidad es que los equipos cambian de entrenadores, todos menos uno, que al menos hace mucho tiempo que está. Arséne Wenger.

gun__1216118991_wenger_join

Si bien, por ejemplo, Steve Bruce lleva ya cuatro años al frente de Hull, el hombre de Estrasburgo cumplirá en octubre los veinte años al mando del club londinense. Wenger arribó al club, en la ya lejana temporada 96/97 dónde Alan Shearer era el máximo anotador y el Arsenal tenía a un maravilloso Ian Wright. El equipo no arrancó bien en aquella temporada al mando del escocés Stewart Houston, una victoria en cinco partidos y el club decidió prescindir de sus servicios. Tras un interinato de Pat Rice de quince días en donde le fue realmente bien, llegó Arséne Wenger y con ello, una verdadera revolución en el equipo.

Arsenal no siempre jugó de la manera que conocemos hoy, en donde la posesión inteligente del balón es gran parte del trabajo, aquel Arsenal de los 90 o anteriores incluso era un equipo duro, con una gran fortaleza defensiva, y en donde se entonaba a modo de canto de guerra el “One nil to Arsenal” (Uno a cero para Arsenal).

wenger-double

En esa temporada, el club terminó 3ro, solo por detrás del Manchester United campeón y del Newcastle United que contaba con el goleador de la temporada antes mencionado. No obstante, a la siguiente temporada daría asalto a la Premier que no se daba desde la temporada 90-91. Luego llegaron dos más, la última en 2004.

Es que aquí es que comenzamos a hacernos las preguntas. No hubo más títulos de ligas, pasaron las Champions League, y si bien se llegó a una final, ese sueño no se alcanzó. Si hubo copas locales, que siempre son importantes pero que no son lo más importante. No vamos a decir que es un equipo “perdedor” porque en realidad no lo es. Wenger en Arsenal dirigió 17 finales en casi 20 años. Ganó 10. Y tal vez si, perdió las más importantes, pero no le queda bien el mote de “perdedor” que la mala prensa y mucha gente le ha puesto.

Pasar del “One Nil to Arsenal” al “In Arsene We Trust” es un cambio filosófico tal, que no todos los hinchas de Arsenal estaban (y están) preparados. Por eso el mérito es aún mayor.

Arséne ha planificado y llevado a cabo un plan brillante en Arsenal, el club tiene una identidad propia y trae jugadores bajo esa identidad. Ningún jugador está por encima del sistema, y esa es la magia de su proceso como entrenador del club. Ni hablar del crecimiento deportivo y de la marca “Arsenal” en todo el Mundo. De la mano con la notoriedad que fue tomando el fútbol inglés, el club, bajo su conducción acompasó a ese crecimiento.

Pero los demás clubes se actualizan, vemos a un Tottenham con Pocchetino que ha hecho una gran temporada y solo hace dos años que llegó con ideas nuevas. También vemos los cambios constantes en Chelsea, pero que bajo la órbita de Abramovich siguen al menos una misma línea de trabajo, sobre todo cuando se habla de contrataciones. Ni hablar de la aparición en esta temporada de Jose Mourinho y Pep Guardiola, además de la ya existencia de Jürgen Klöpp desde la temporada pasada.

La Premier se ha renovado y mejorado en su calidad de entrenadores. Los clubes invierten más y se arman mejores planteles.

97395239_wenger_sport-xlarge_trans++TWYL7kVo72YD-PYDlKPc2tKAL5_OmQH3tcq_jIAfxho

Si Arsenal no va a seguir ese camino de actualización, quien debe actualizar es Arséne. Él, ya ha mostrado signos de esta renovación, la contratación de Alexis Sánchez o de Mesut Özil son una muestra clara, la más reciente de Granit Xhaka también lo es. No por sus valores, nada más lejos de ello, sino por traer jugadores de jerarquía actual y no con vistas a un futuro que en el fútbol de hoy es incierto. Porque tal vez, cuando estos jugadores jóvenes que suele hacer debutar Wenger en Premier League -como ha sido Wilshere o Cesc Fábregas-, terminen explotando, lo harán fuera del club. Y las mieles del éxito las saboree otro que no hizo el –tal vez- trabajo más duro en esto del fútbol.

La incógnita de cara a la próxima temporada es enorme en Arsenal. El equipo no ha bajado del 4to puesto desde que el entrenador de Estrasburgo lo dirige, pero puede que esta vez quede aún más abajo, como también pueda suceder que el mítico entrenador saque su chapa de gran estratega y de la campanada que los hinchas de Arsenal están esperando hace años.

Vardy muestra el camino

Jamie Vardy confirmó en el día de la fecha que renueva con el Leicester hasta el año 2020 y no es una noticia más. El mejor jugador (o al menos el más decisivo) de una temporada de ensueño para los “Foxes” tira por tierra los planes de los técnicos de equipos importantes de Inglaterra, anunciando que se queda en el club que le dio la posibilidad de crecimiento que tanto valora.

vardyart.jpg_1151390924

El campeonato obtenido por Leicester puede ser visto de dos maneras. Una más simple, más pasional en donde podemos decir que el equipo de Ranieri ha logrado algo mágico, increíble, inimaginado. La otra, algo más compleja y que puede ser tildada de conspirativa, es la de pensar que en este fútbol manejado por los poderosos en todos los aspectos -reglas y títulos, por ejemplo- el título de Leicester es solamente la zanahoria tras la que deben ir los equipos que por lo general no apuestan normalmente a coronarse campeones y que cada tanto se debe dar un torneo por parte de éstos, claro, para que no pierda sentido.

En cualquiera de los casos, el torneo de Leicester es digno de la mayor cantidad de elogios posibles, fue una verdadera gesta deportiva y se aprovechó de que sus rivales siempre lo vieron como el débil que se está por caer, hasta que en un momento faltaban menos de cinco fechas para que salieran campeones.

Vardy-615868

Es en este contexto que quería resaltar esto, en este fútbol dominado muchas veces por quien posee más euros o dólares está Jamie Vardy. Y también está el Arsenal. 

El equipo de Wenger estaba dispuesto (yendo a contra corriente de lo que ha promulgado el francés en su estancia en Londres) a desembolsar los 30 millones de euros por la cláusula del goleador. Pero hoy el delantero dio un vuelco, un golpe en la mesa y seguramente también obtuvo un sustancioso contrato. Más allá de esto último, Vardy le demostró con el gesto a los jugadores de Arsenal el camino que hay que seguir. Que no hay que repetir lo hecho por Adebayor, Nasri, Sagna y sobre todo por dos jugadores que fueron transformados con la mano de Wenger: Fábregas y Van Persie.

Jamie muestra el camino, el ser agradecido y leal al técnico que lo hizo mejorar como futbolista y que lo puso en el mapa, más allá del gran impulso del propio jugador. Y hoy por hoy, eso no se paga con euros.