Las claves de la jornada 28

Comenzamos pidiendo disculpas, por qué esta vez no serán 5 las claves, es que a medida que pasan las fechas hay más que hablar en Premier, por eso vamos con lo más destacable, ya!

  • Ganó Huddersfield! Y es noticia, nada más y nada menos que al Wolves de Nuno! 1-0 de local, cortando la racha positiva de “Los Lobos” 5 sin perder, que ya son historia. Los “Terriers” hacía 14 partidos que no ganaban! Y saben ante quien fué? Si, si, ante el “Wolves” allá por la fecha 13, increíble. Se cortó la maldición de una vez por todas aunque ya sea tarde para intentar salvarse. Los jugadores del Huddersfield al finalizar el partido no sabían si tenían que festejar o que hacer. De locos!

  • Se caen a pedazos, es la impresión que nos dan cuando hablamos del Bournemouth, y no es por desmerecer a Arsenal, que fue claro vencedor, pero no deja de llamar la atención estos “Cherries” que de coquetear con las copas internacionales, termina mirando de reojo de la mitad de tabla para abajo. 14 derrotas en lo que va del torneo. Los “Gunners” ya suman 3 victorias consecutivas y se mantienen en el 4to puesto, clasificando a UCL hasta el momento.

  • Clase de Jerarquía, fue la que demostró el United a un Palace que si no aprovechó está oportunidad para ganarle, ya no le gana más. 8 lesionados para los “Diablos” un equipo armado a como se pueda por Solskjaer, pero le bastó para no despeinarse ante un local que nunca lo incomodó al visitante, Pogba jugó a placer y fue el quien manejó los hilos para que se luzca Lukaku con sus dos goles. 1-3 al final. Hay que avisarle a Hodgson que si sustituye un lateral alguien tiene que tomar su lugar, sigan durmiendo.

  • El clásico bajo cero, Chelsea y Tottenham jugaban por ver quién no pasaba vergüenza, más aún de la que ya vienen pasando, uno pierde la final de la Carabao Cup y el otro derrota contra el Burnley. En fin, Pedro le daba la victoria a los “Blues” y para redondear la cifra Trippier les regala el 2do. Los Poche boys vienen haciendo lo posible para quedarse fuera de las copas. Los de Sarri intentan llegar a UEL, con nuestro querido amigo Kepa sentado en el banco de suplentes, llévate una almohada pibe.

  • Las cosas como son, Liverpool puso las cosas en su lugar y le pegó terrible paseo al Watford, que venían creyéndose grandes después de su victoria abultada ante el pobre Cardiff, pero les abrieron los ojos a la realidad de un solo cachetazo. 5-0 para los “Reds” que mantienen la punta y no dan el brazo a torcer, líderes sin dejar dudas, por el momento. Mané nos tiene acostumbrados, pero dos goles de V. Dijk es mucho, hasta Origi hizo uno, claro mensaje de maldición, comienza la racha negativa?

  • El robo del siglo, todos queremos un mano a mano entre Liverpool y Manchester City, pero si lo van a ayudar, busquen otra manera por favor, el penal que le regalan a los “Citizen” es digno de una película de Hollywood, un robo a mano armada. La escena cinematográfica de Bernando Silva en cámara lenta, es propia de un actor que pelea por ganar un Oscar, poco le importó al Kun Agüero que lo cambió por gol. Pellegrini se quejará con Pep como lo hizo con Klopp? Digo, por qué había dicho que el alemán siempre le ganaba con trampa. Qué dira ahora del español? 1-0 y a casa.

  • La Zona C (Championship), cayó Cardiff con Everton 0-3 y logró llegar en la zona más temida, tengan cuidado. Por su lado bienvenidos Brighton a la charla, tras su derrota ante Leicester quedaron a solo 2 puntos y se le llena la cabeza de preguntas. Newcastle le gana a Burnley y el manotazo de abogado logra tirarlo para abajo a los de Dyche. En el partido ardiente del descenso, Soton destrozó al Fulham, los de Ranieri tendrían que probar manejando Karting, que al final no lo hicieron por el seguro tan costoso, pero para lo que juegan podrían lesionarse tranquilamente, nadie va a notar su ausencia.

Pasó la 28 y nos da para hablar, como siempre en la mejor liga del mundo, La Premier League.

Ganando partidos y tiempo

Para un proyecto nuevo lo mejor es que los resultados acompañen al principio para generar tranquilidad y ganar tiempo hasta lograr confeccionar un sistema de juego solido del cual poder mantenerse en el tiempo. Esto es lo que le está ocurriendo al Chelsea en este comienzo de temporada.

Desde la llegada de Maurizio Sarri, el equipo cuenta partidos en victorias y colocando los cimientos de un proyecto que parece estar encaminado a competir mano a mano con los gigantes de Inglaterra. Pese a tener algunas lagunas en varias facetas del juego, sobre todo sin pelota, sigue construyendo un camino bastante importante.

En esta oportunidad su víctima fue el Bournemouth de Eddie Howie, quien intentó maniatar cualquier circuito, ensuciar cualquier zona de circulación interior, del juego Blue con un repliegue bajo en bloque y con mucha gente por detrás de la línea de la pelota y salir para generar peligro desde el contragolpe, aprovechado la fase más débil del conjunto de Sarri. Y, la primera parte, terminó siendo todo lo que plantó el joven entrenador inglés. Poco espacio para maniobrar, contextos negativos para Mateo Kovacic, que necesita espacio para conducir, y N’Golo Kanté, quien necesita espacio para correr, como interiores aunando a la poca participación de los extremos y el bajo rendimiento individual del español Álvaro Morata. Jorignho solo pudo concretar 39 pases precisos, con muchos para posiciones atrasadas en los primeros compases del juego, lo que termina afectando el comportamiento colectivo del equipo.

Con la victoria, Maurizio Sarri se convierte en el sexto entrenador en ganar cada uno de sus primeros 4 partidos en la Premier League, a la par de nombres como José Moruinho y Pep Guardiola

Pero, en la segunda mitad, Sarri encontró las respuestas en el banquillo. Pedro Rodríguez y Olivier Giroud le supieron dar una segunda cara a un ataque desconectado del circuito. El español abriendo el marcador después de una buena jugada colectiva que generó espacios interiores para que este pudiera definir de manera maravillosa ante el portero Begovic. Después todo se colocaría en su sitio debido a que el rival salió de su encierro e intentó empatar el encuentro y dejó espacios que terminaría castigando el belga Eden Hazard, después de un pase de Marcos Alonso, en el marcador.

Todo se terminó acomodando con el pasar de los minutos. Más dominio con la pelota, mejores proyecciones de los laterales, más espacio para las conducciones en ruptura de Kovacic y mayor libertad para que Jorginho recibiera y acomodara todo desde la base de la jugada. Hazard sigue dejando pinceladas de artista en un contexto que lo ha llevado a participar en el circuito de juego y ser el que lidere cada ataque del Chelsea, sobre todo en posicional. David Luiz otro conductor desde la base de la jugada con muy buenos primeros toques. El equipo se encontró con el resultado, y no antes.

Sarri después del partido: “Hoy ha sido un juego difícil. En la primera mitad necesitábamos mejores movimientos, pero este tipo de juegos se puede ganar en los últimos 20 minutos”

Las sensaciones que deja el Chelsea en este comienzo de temporada son más que positivas. El sello de Sarri sigue impregnándose en todo Stamford Briegde pese a que todavía quedan muchas lagunas en varias fases del juego (compases sin la pelota en dominio, retroceso post perdida y repliegue medio) que se tienen que mejorar para competirle mano a mano a Liverpool, Tottenham y Manchester City, conjuntos más consolidados en recorrido e ideas, pero, en este momento, el proyecto gana partidos y tiempo de cara a una temporada que puede significar el regreso del trofeo a Londres.

Chelsea gana en recursos

La temporada pasada, cuando el Chelsea de Antonio Conte cambió su forma de jugar, cuando el equipo tuvo que hacer un “click” porque Wenger y su Arsenal los habían humillado, se transformaron en un equipo sólido, invencible por momentos de la temporada. Aprovecharon la ausencia en competiciones europeas y jugaron al límite cada una de las jornadas que lo llevaron a un título que se veía de lejos que podría alcanzarse más pronto que tarde.

Antonio Conte, como hemos comentado ya en este espacio, realizó una revolución táctica en una Premier League globalizada a la máxima expresión. Muchos equipos comenzaron a tener grandes sucesos con el mismo sistema que el italiano trajo a las islas británicas.

En esta temporada, las incorporaciones realizadas por el equipo londinense hicieron a Conte cambiar ciertos aspectos de su esquema táctico, y del funcionar del equipo. En primer lugar, la salida de Nemanja Matic del equipo fue un factor traumático para el medio campo blue, el serbio se entendía y complementaba a las mil maravillas con el francés N´Golo Kanté. Mientras uno presionaba alto, el otro se quedaba ocupando espacios. Matic le daba al equipo además una salida siempre segura, un pase a banda o en diagonal a los extremos que se sabía que iba a llegar a destino. En el actual curso, la llegada de Tiemoué Bakayoko generó que la sala de máquinas cambie de operario ya que paso a ser Kanté el creador de los primeros pases en las transiciones ofensivas de Chelsea.

A su vez, un cambio muy radical, y que lo viene sufriendo desde comienzo de temporada es la salida de su estandarte ofensivo Diego Costa. La desaparición del once titular del actual jugador de Atlético Madrid hizo cambiar la fisonomía de los ataques de Chelsea. Costa no sólo fijaba centrales, sino que los sacaba de posición retrasándose en el campo de juego. Hoy, Álvaro Morata carece de ese oficio guerrero que te daba el español nacido en Brasil.

No obstante, no son todas pálidas para el conjunto de Conte. En el último partido disputado ante Hull City por FA Cup, pudimos observar un equipo muy parecido al de la pasada temporada. La aparición de Emerson Palmieri en la banda izquierda es un soplo de aire fresco para el entrenador italiano. No sólo le genera competencia por el puesto a Marcos Alonso, sino que Emerson a la capacidad ofensiva del carrilero le agrega una maravillosa técnica con el balón en los pies. También, observamos la aparición de Olivier Giroud en el equipo titular. Me cuestionaba sobre la capacidad del francés de hacerse con el puesto de delantero centro, pero la realidad es que ahora Chelsea cuenta con dos números nueve capaces de realizar distintas cosas en el campo de juego, de entregarle al equipo distintos registros y que permiten al equipo jugar con un delantero mirando al arco, o de espaldas al mismo.

Con la aparición del ex Arsenal, además, los movimientos de los mediapuntas (hoy Willian y Pedro) comenzaron a parecerse a lo realizado por Eden Hazard y Pedro Rodríguez en la temporada donde consiguieron el título. Esos extremos que tienen la capacidad de presionar muy alto y coordinado con el delantero centro, pero que, además, pueden intercambiar bandas y desbordar o realizar diagonales según la jugada lo pida.

Chelsea realizó cuarenta y cinco minutos maravillosos en su estadio. Y el rival si bien no mostró mayor resistencia, si permitió ver a los muchachos de Conte desplegar todo su repertorio en materia ofensiva. Donde pudimos ver parte de lo señalado, los cambios de banda de los extremos, el juego de espaldas al arco de Olivier Giroud que se fue con un gol y dos asistencias. El puñal que resultó Emerson Palmieri por banda izquierda y el equilibrio que significó Davide Zappacosta por el lado opuesto.

En resumidas cuentas, Chelsea comienza a mostrar que, a partir de fichajes nuevos posee mayor capacidad resolutiva, y sobre todo de recursos para poder crecer mucho más durante la temporada. El escollo del martes será clave para observar si este equipo está listo para competir al mayor nivel de exigencia posible.