Un paseo por Gales

Se iniciaba la fecha 27 en Premier League, dónde se veían las caras el local Cardiff City Versus Watford FC.

Distintas realidades afectan a sendos equipos, los locales, que venían de lograr dos victorias consecutivas ante Bournemouth y Southampton respectivamente, que les permitió mantenerse fuera de la zona de descenso ubicándose en la 17ma posición.

Por el lado de la visita, empate ante el Brighton y victoria ante Everton por la mínima diferencia los posicionaban en el 8vo puesto de la Premier.

“The Bluebirds” salen al encuentro con un orden táctico expresado en 1-3-4-3 posicional, en defensa se reflejaba con 5 defensores ocasionalmente, pero que poco peso brindarían en ataque esos dos volantes externos. En este caso, fueron Bennett y Bacuna.

En ataque la soledad de Niasse iba a quedar de manifiesto con el transcurso de los minutos. De hecho fue quien logra quedar mano a mano con Foster en la primer jugada del local, pero son suerte en el marcador gracias a la rápida intervención del portero. Sin poco juego y sin suerte para ir de mal en peor, tras jugada de el mismo Niasse que habilita a Murphy, finaliza en penal no otorgado por Simón Hooper. Faltos de idea, y sin poder contrarrestar los embates ofensivos de la visita.

Los dirigidos por Javi Gracia, presentaron su efectivo 1-4-4-2, con una base totalmente consolidada, en todas las posiciones del campo, fueron demasiado para un Cardiff totalmente desorientado.

El trabajo en el mediocampo con Doucouré- Capoue, fue casi perfecto, recuperación y salida en velocidad para Deeney y Deulofeu, son contar a Hughes que quizá estuvo más atento a la marca que a la gestación de juego, y sin tener en cuenta que hoy fue uno de los encuentros más flojos del Argentino “Tucu” Pereyra, como si esto fuera poco.

Un español, Gerard Deulofeu, se llevó las luces de la noche conquistando tres veces la red, y otorgando asistencia en el primer gol de Deeney, más no sé podía exigir al delantero. Por el lado de su compañero de ataque, se lleva un doblete a casa para redondear un encuentro en 1-5 para la visita, tras el descuento del defensa-goleador Sol Bamba.

Las principales diferencias entre los equipos principalmente fue la actitud, que con el correr del tiempo fue cada vez más grande, errores casi de amateurismo en mitad del campo, o en defensa, el desgano de los jugadores del Cardiff es alarmante, más teniendo en cuenta la situación en la que se encuentran, peleando descenso, con el apoyo de la afición, pero sin dar respuestas anímicas tras encontrarse en desventaja, hay mucho para trabajar por los dirigidos de Neil Warnock.

“The Hornets” viven en otro mundo paralelo, llegando a los 40 puntos en esta temporada de Premier, máxima cantidad cosechada desde que existe tal competición. Tal vez, apuntar a clasificar por copas europeas sea mucho, por la diferencia de puntos que lo distancian del 5to. Pero si vamos a sostener que es un equipo serio que sabe lo que hace, y tiene en claro a qué juega. Más aún si se le abren los caminos como sucedió hoy en Gales, lindo paseo les tocó dar.

 

Las avispas picaron el Toffee

Desde que el Watford regresó a la Premier en 2015, el Everton no sabe lo que es ganar en Vicarage Road. Y así va seguir. Nueva victoria del Watford, que se queda como el octavo en la Premier. 

Everton se queda a 5 puntos de los Wolves con 2 partidos más. Dura temporada de los Toffees, que ven como otra temporada más siguen en la mitad de la tabla sin poder disputar puestos europeos. 

Para el partido, las alineaciones esperadas en ambos conjuntos. Parece claro que a estas alturas y teniendo que subir una marcha para no quedarse en tierra de nadie, los equipos van perfilando un once y manteniéndolo siempre que lesiones y sanciones respeten. 

Watford sale con dos hombres fuertes en el mediocampo, Doucouré y Capoué, y arriba mucha explosividad con Hughes, Deulofeu y Deeney. 

Everton por su parte, un 4-2-3-1 con Gueye para hacer la raya y André Gomes y Davies en la creación. Sigue teniendo problemas el conjunto del Merseyside ya que cuando no hay conexión del medio con Richairlson, se le hace de noche. 

Javi Gracia encaja perfectamente en la filosofía inglesa. Equipos replegados, juntitos y abordar la presión en campo propio y salir disparado a la contra. No hay mucha elaboración de la jugada, el equipo apenas arriesga para llegar a la portería rival y condena como nadie los errores rivales. 

Bien es verdad, que cuando el rival te ayuda, como el Everton, tu partido se vuelve cómodo, y sin fisuras. El Everton sigue sin tener una idea clara de desmontar telas de araña como la que le formó el Watford y vive de lo que desborde Digné o del balón parado. No está Marco Silva sacando la mejor versión de una plantilla ambiciosa, pero con falta de recursos. 

El partido vivía en la espesura de un Everton que no sabe cambiarle la velocidad a la pelota y un Watford que no modifica su plan salvo que vayan perdiendo. Y se fundió la primera parte con apenas ocasiones y menos peligro. 

El paso por el vestuario trajo la modificación que a la postre sería decisiva. Ingresaba al campo Andre Gray, autor del único gol del partido. Y el gol, fiel a lo que estábamos viendo, llegó tras un garrafal error defensivo del Everton, Hughes aparece solo dentro del área, filtra al segundo palo y aparece Gray que solo tiene que empujarla. 1-0, y a guardar la ropa. Lo que mejor se le da a este Watford. 

Un par de lanzamientos de falta peligrosos de Digné fueron la única respuesta al mazazo del gol. 

Watford seguirá peleando con los Wolves por ver quién es el líder de la otra Premier y deja a un Everton muy tocado.

Goles de año nuevo

En el Vitality Stadium se enfrentaron Bournemouth y Watford, encuentro que en la previa nos llenaba de incógnitas de cómo cómo afrontarían ambas partes teniendo en cuenta su presente, que no era de lo más alentador si fijamos la vista en sus últimas actuaciones.

Por el lado de los locales, “The Cherries” bajo el mando de Eddie Howe, están atravesando un momento más que complicado. Teniendo en cuenta el empate de hoy, vienen de lograr solo dos victorias de los últimos once en encuentros, cosechando solo 7 puntos de 33 en disputa, números catastróficos para las aspiraciones de cualquier equipo en Premier.

Por el lado de la visita “The Hornets” los dirigidos por Javi Gracia, no vienen de una realidad muy distinta a la de su rival, tomando en cuenta la misma cantidad de partidos, obtuvieron solo 10 puntos de 33 en juego, números alarmantes que hacen a la realidad del Watford.

Pasando en limpio, los locales se encuentran en la 12° posición con 27 puntos y la visita en la 8° posición con 29 unidades. Con este ejemplo vemos lo ajustada que está la tabla en la zona media, dónde en 2 unidades hay 5 equipos en disputa.

Lo abstracto, en sus esquemas tácticos, Bournemouth salió con su ya conocido 1-4-4-2, con Begovic, Aké, Frazer y Wilson cómo columna vertebral identificada.

Por el lado del Watford, un más vistoso 1-4-2-2-2, Foster, Doucouré, Pereyra, Deulofeu, como actores principales.

Hoy metafóricamente, se jugaron dos partidos, el del primer tiempo claramente es al que nos vamos a abocar de lleno. Tal vez las ganas y la necesidad hicieron que al intentar siempre ir en busca del arco rival, Bournemouth, tenga ciertas desatenciones  en el retroceso. Tal es así que en el primer gol de la visita el centro cae sobre Deeney, que agarra a contrapierna a toda la defensa, y El delantero logra impactar de cabeza y muy cómodo para gritar el primer gol. Posteriormente una mala entrega en el mediocampo toma mal parada a la última línea del Bournemouth, Aké logra aguantar el embate de Deulofeu casi 30 metros retrocediendo siempre sin darle tiro a la pierna derecha, pero un cierre desafortunado termina favoreciendo a Deeney quién define y conecta el 0-2 para Watford. Así en tan solo 27 minutos la visita sacaba una diferencia impensada.

Claramente en ese mismo instante resurgían los fantasmas del United y Tottenham, dónde los de Eddie Howe terminaron con 9 goles en contra.

Con más amor propio que juego, y con la siempre peligrosa pero no efectiva pelota parada los “Cherries” encontrarían la redención de encontrar el empate. Aké, tomaría un rebote tras una espectacular atajada de Foster, poniendo el 1-2, nuevamente y tras otro balón parado desde la derecha previo a dos amagues llega el cabezazo goleador de Wilson, 2-2 alegría en los locales que parecían dar vuelta la historia en solo 3 minutos. Pero la euforia duraría muy poco, a continuación un balón se disputa en el aire, cae favoreciendo a Sema, quién impacta el esférico entre medio de tres jugadores del Bournemouth, claro ejemplo de que la segunda pelota era siempre aprovechada por el Watford y estampa el 2-3.

Volver a empezar para los “Cherries” que dos minutos más tarde en un avance por derecha un centro razante a la altura del área grande y tras doble amague que deberían ser contadas como asistencias, por qué sin tocar el balón logran despistar a la defensa rival que retrocedía a gran velocidad, fue Frazer quién con una fría definición (y festejo) pone el 3-3 final.

Cabe aclarar que en 26 minutos hubo seis goles, y cuatro de estos se dieron en 6 minutos, una locura de fútbol.

El otro partido fue el segundo tiempo, donde el que más busco fué el local, para reflejarlo mejor aún, acudimos a las estadísticas que reflejan 14 disparos del Bournemouth y solo 3 del Watford, los de Eddie Howe fueron a buscar la victoria y los de Javi Gracia cerraron el encuentro con un empate que al finalizar la jornada y por como se daba el encuentro, no vieron con malos ojos llevarse un punto del Vitality Stadium.

El final de la historia pudo ser memorable para los locales, y tal vez un comienzo de una nueva etapa, pero otra vez la suerte le fue esquiva.

Las cinco de la jornada 15

Una fecha más pasó y nos deja datos interesantes de analizar con un toque de humor y sarcasmo, sin ánimos de ofender a nadie, con el afán de divertirnos, pero admirando a la mejor liga del mundo. La Premier League.

1.¿Nadie quiere a Mou?, mientras observábamos el clásico entre el United y Arsenal, pensábamos en el portugués. No solo se lleva mal con gran parte del periodismo, jugadores, como Pogba, aunque no lo digan públicamente, la afición del Manchester y por supuesto del resto de los equipos, vimos como David De Gea (Pickford se esta relamiendo) y Marcos Rojo aportaban su granito de arena para ver caer a Mou, muchachos, disimulen un poco! lapidario 2-2 con groseros errores de jugadores “Élite” que abren un sin fin de especulaciones para con su propio D.T. Así el United queda a 18 puntos del City, tranquilos, ya los alcanzan. Por el lado del Arsenal un señor equipo Inglés, que no deja de sorprender, sigue con su invicto de 13 partidos en premier y ya son 20 en total de las competiciones, una marca significativa para un equipo que es tildado como “Frío”, no entendemos el por qué. M. Ozil, no te necesitamos!

2. Esperando la eliminación, jugando con fuego el City y a la espera de la resolución del caso de “Fair Play ” financiero que tiene en vilo a los directivos del club (y dueño obviamente), se enfrentaron al Watford; y sufrieron, sufrieron de verdad, un tímido 2-1 para la visita que no fue el de siempre, a pesar de adelantarse en el marcador y sacar ventaja, al recibir el gol de A. Doucoure se le lleno la cabeza de preguntas, y terminaron pidiendo la hora, ¡de no creer! Por el lado del Watford, resaltamos el primer tiempo de Ben Foster, T. Deeney y R. Pereyra. Si bien fue un encuentro alentador, los de Javi Gracia, siguen perdiendo posiciones.

Sin Aguero, De Bruyne y Sterling, todo es más difícil, ¿no es cierto Pep?

3. Lobo suelto, cordero atado, cantaban los Redonditos de Ricota en su momento, pero que buen titulo para describir lo que hizo el Wolverhampton, con el Chelsea de nuestro querido amigo M. Sarri. Los suplentes, suplentes son, quedó demostrado en el encuentro, le pese a quien le pese. Chelsea dejó de manifiesto que es un equipo con poco recambio, a pesar de contar con nombres reconocidos, hoy no están a la altura de la situación (frase de cabecilla de los jugadores) ¡no te vayas nunca Jorginho! R. Jimenez  siempre da la cara por su equipo y ahora sí Nuno vuelve a sonreír.

4. La muralla roja, así tenemos que denominar a la defensa del Liverpool, disputadas ya 15 fechas solo recibieron 6 goles en contra, una marca envidiable hasta por el mismísimo (todos de pie por favor) ¡Doctor Carlos Salvador Bilardo! Queda claro que ni Sturridge, ni Origi, son Salah y Firmino, ni siquiera la sombra. En fin, sin jugar del todo bien los “Reds” se llevaron los tres puntos de la casa del Burnley, que a estas alturas quiere que se termine ya el torneo, pobre Joe Hart.

5. Cortitas y al descenso, Huddersfield volvió a ser el de siempre y cayó ante el Bournemouth que con Wilson y Fraser fueron suficiente.

Las Gaviotas fueron más que el Águila, solo en Premier pasa esto.

Otro Martillazo de los de Pellegrini a los galeses del Cardiff.

Claudio y su New Fulham, en 3 fechas cosechó 4 puntos, un empate más y ya alcanza a su antecesor. Bien por los de Rafa, que siguen sumando.

Querido “Soton” ve con Dios.

 

Aleksandar Mitrović al rescate

Quizás en Craven Cottage se jugaba uno de los atractivos de la jornada de Premier League. El Watford de Javi Gracia con las necesidades, a priori, de un equipo de mitad de tabla, pero con la actualidad de jugar para meterse en la cúspide que hasta hace poco ocupaba junto al Chelsea o Liverpool. Esto no se entendería de ninguna manera, entre tantas cosas, sin la presencia de un Abdoulaye Doucouré que representa, sin duda, una de las características del equipo de Vicarage Road: presencia e intensidad.

Del otro lado, con la presencia en el estadio de un mítico Clint Dempsey, los de Slavisa Jokanović salían con el 1-4-4-3 en el intento de introducir sus mejores herramientas. Varios de ellos, recientemente fichados en el último mercado. Pero queda claro una vez más que no se trata de cuánto fiches, sino de cómo lo hagas y bajo qué idea que sostengas esos “refuerzos”. En este caso, una de las mejores noticias en un inicio del Fulham un tanto agrio tiene nombre y apellido: Aleksandar Mitrović.

jhgjhg

Aleksandar Mitrović vs Watford (90 minutos).

Sus números lo refrendan con los remates al arco y también con la cantidad de duelos ganados ante Cathcart o Kabasele. Pero esto termina siendo pura estadísticas en las cuales muchos se pueden “amparar” sin haber visto ni un minuto de las cosas que ha producido el serbio en sus posteos y arrastres de marca, para dejar la zona de mediapunta limpia para las interacciones de Vietto (hoy muy móvil) o André Schürrle, en el segundo tiempo mucho más activo.

Las arremetidas del equipo de Gracia, con un excelso Doucouré en cuanto a despliegue, se hacían profundas ante la poca solvencia del dúo Mawson-Chambers y ante los buenos movimientos del dúo de ataque hornet: Deeney-Gray. Y cabe recalcar algo en este suceso: el acompañamiento y llegadas de muchos hombres para dejar a Capoue, casi, como mediocentro puro para Javi Gracia.

En el rival, algo similar: momentos en salida de armar línea de 3 en defensa con McDonald “sumándose” a la zaga, para dejar a un Seri movedizo en la zona medular e intentar engranar juego. Algo dicho sea de paso bastante en falta para los whites. ¿La explicación? Las características más anárquicas en cuanto a juego de los centrocampistas, exceptuando a Jean Michaël. Por tanto, es uno de los (tantos) registros, que todavía tiene al debe Jokanović con su Fulham. Quitarle menos “registro Premier” e instalarle el control mediante el juego asociado.

Jugar simple, que es lo más difícil.

FullTime Ep. 2 – Watford: Puntero e invicto

Segundo episodio de Full Time, nuestro podcast que analiza toda la actualidad de la Premier League. Hoy Alex Machado y Manuel Tadeo se centran en el Watford, el equipo que ha sido la sensación en las primeras cuatro jornada de Premier League. En base a estadísticas han explicado los aspectos más interesantes del equipo en fase defensiva y ofensiva.

Ir a descargar

El éxtasis en Vicarage Road

Tal y como se lleva el día a día de las personas en el mundo, diría que hablamos que un éxtasis social en cada tema que se toque. El tiempo es menor cada vez más (parece), los días tienen menos horas y las personas menos paciencia. Y el fútbol no es ajeno a esta realidad imparable. El éxtasis es más perdurable. Los triunfos se cuentan muchas veces como campeonatos y las derrotas como descensos. Los que son buenos parecen malos y viceversa. El punto medio es para equilibristas.

Entre tanto, hay personas como Javi Gracia (Pamplona, 1970) que hacen maniobras para dedicarse enteramente a lo que les apasiona e intentar duplicar las horas de un día para fortalecer convicciones. “Creo que para hacer bien mi trabajo necesito dominar las cosas que hago. Y para eso necesito tiempo” (palabras de  entrevista para EL PAÍS). Las palabras reflejan su sentir de acuerdo a lo que vive. De acuerdo a ese sentir plantea los partidos bajo una mirada táctica meticulosa, dispuesto a que ningún detalle se le pueda ir de largo.

Su fiereza al momento de hacer sombras de un partido, es la misma con la que ha dotado a sus dirigidos en un nuevo empezar al mando del Watford. Foster, Kabasele, Doucouré, Pereyra (su topstar) y Deeney, se han elevado como las piezas fundamentales del entrenador en un comienzo de curso mucho más que esperanzador para lo que viene. Y la victoria ante el Tottenham de Pochettino lo certificó. En su 1-4-4-2 asimétrico se pueden enfocar las luces de las características que suele profesar Javi. Un equipo al cual no le quema tener la pelota, pero sí busca los menos pases posibles para llegar a portería rival.

En el fútbol las certezas son variables y las posibilidades incrementables. No hay una receta mágica para ganar, pero sí que hay cosas que a un equipo (todos) lo pueden acercar a ganar muy exponencialmente. En esto se ampara Gracia, en la ‘gracia’ (precisamente) del trabajo. Las experiencias que ha tenido en tierras rusas y griegas, de alguna manera le han hecho conocer nuevas culturas y determinados factores dentro de una plantilla como él recalca de entrenar a jugadores de distintas nacionalidades. ¿Esto por qué? Porque no es simple ingresar en sus mentes y convencerlos que determinada idea es la original y mejor en cada caso para tal grupo.

Si bien el Watford ha sido (tempranamente) comparado con el Leicester de Ranieri, por todo lo que acontece, es cierto que puede presumir de tener ciertas características de ese equipo campeón dentro del éxtasis Premier: el bloque bajo, las líneas juntas, las atenciones posicionales y misma fiereza tanto defensiva como ofensiva, más las distintas llegadas al gol que presentaban los Foxes. Esto último explotó vs los Spurs con el balón detenido. Lo cierto es que el mes de septiembre le depara a los Hornets una actividad muy reactiva, de acuerdo a sus intereses a corto plazo: Manchester United, Fulham, Tottenham y Arsenal.

La plantilla con la que cuenta Javi Gracia es cuantitativa, más no cualitativa. La acumulación de jugadores en determinados puestos le permite al español tener variantes en urgencias, pero esto sin alterar consideraciones ya de por sí marcadas a inicio de temporada, como por ejemplo: la calidad. Diferentes situaciones en las que el talento debería hacerse presente (difícil en este equipo), Javi las seguirá reemplazando por el trabajo fijo y la entrega sin distinción. Por ahora, los de Vicarage Road pueden darse el lujo de compartir el liderato con los portentos de Anfield Road y Stamford Brigde.

Comienzo de ensueño

La mañana y el mediodía del domingo –para este lado del mundo- presentaba platos más que atractivos en materia de Premier League. La entrada era el Arsenal de Emery versus el duro recién ascendido Cardiff y, si bien siempre hay expectativa en ver al Manchester de Mou el plato fuerte del día se jugaría en Vicarage Road. Uno –o dos- de los cuatro punteros dejaría de tener puntaje perfecto. Watford o Tottenham, uno bajaría de la cima –al menos por ahora-.

El primer tiempo, concordarán quienes lo vieron, fue bastante opaco. Los Spurs controlaron el balón y parecía hacer lo mismo con el juego. No tuvo demasiadas chances de peligro, pero tampoco su rival, así que jamás perdió la paciencia.

Watford, sin embargo, hacía su partido, si bien no tenía el control del esférico, no se lo veía incómodo, todo lo contrario. Tuvo varios momentos de repliegue e intentos de desdobles rápidos que no llegaron a buen puerto.

Lo más rescatable de la primera mitad fue, haciendo esfuerzos por destacar algo, fue la conducción de los zagueros “externos” de la línea de tres defensores que planteó Pochettino, pero por momentos y no siempre consiguiendo el cometido deseado, y, si se quiere, la verticalidad y velocidad que parece recobrar Lucas de sus mejores épocas en las juveniles verdeamerlas.

Para la segunda parte, sí, apareció lo que vinimos a buscar cuando nos sentamos frente al televisor minutos antes del arranque del encuentro: juego, peligro, vértigo, emoción y, por sobre todas las cosas, goles.

Tras apenas ´7 minutos, una cadena de errores de la defensa Hornets terminó en el autogol de Doucouré y el regalo al Tottenham que recién comenzado el segundo tiempo de encontró con un gol que pudo tranquilizarlo y ser un empujón para ganar el partido sin pasar zozobras, pero, tristemente para ellos, no lo fue.  Tras ´15 minutos intentando ser más ofensivo pero aparentemente carente de peso y decisión llegó para Watford la vieja y querida pelota parada, tan añeja como el fútbol, para poner las cosas en su sitio, ya que el gol de los Spurs, en vez de motivar al equipo de Londres, lo desanimó, o el Watford así lo quiso.

El gol en propia puerta fue el quiebre del partido, mientras el Tottenham se descasó, el Watford abrió los ojos y fue a por todo. La pelota quieta fue su principal aliada. En ambos casos, pero sobretodo en el segundo gol, se notó la mano de su entrenador, Javi García, llevando a la práctica sus jugadores un movimiento exquisito que terminó con el cabezazo limpio del zaguero Craig Cathcart, decretando, el 2 a 1 final.

Ni el más optimista hincha de Watford pudo haber predicho que la temporada 2018-2019 sería la de mejor arranque de toda su historia -objetivo que cumplió en la tercera fecha-; pero a los muchachos de Javi poco les importó, sortearon al Brighton, al Burnley y al Palace pero cuando les tocó verse las caras contra un aspirante al título no les tembló el pulso, más aún, sacaron su jerarquía en el momento más complicado, cuando parecía que el partido se les hacía cuesta arriba.

El equipo del español ex Málaga y Rubin Kazan, en sus primeros pasos en Premier demostró personalidad, temple y jugadores que están a la altura de las circunstancias, tal vez no sea el nuevo Leicester City o ¿tal vez sí?