Locales visitantes

Una de las grandes preguntas que se hace el aficionado al fútbol que comienza a explorar nuevas ligas, es sobre porqué hay equipos de un país que juegan la liga de la federación de otro país. 

El ejemplo más representativo es el Mónaco, que siempre ha jugado en la liga francesa. Otros ejemplos como el San Marino Calcio, que juega en el fútbol italiano, el USV Eschen/Mauren de Liechtenstein que juega en el fútbol suizo o el FC Andorra que disputa la Tercera División de España. 

Una de las explicaciones más obvias de porqué juegan en diferentes países, se debe a su tamaño. Son países muy pequeños, que apenas cuentan con equipos para formar una liga propia. 

No ocurre lo mismo en otros ejemplos como el Cardiff o el Swansea, equipos galeses bajo tutela de la Federación Inglesa. Pero no son los únicos ejemplos. 

Annan Athletic y Gretna Football Club son dos equipos que representan dos localidades situadas muy cerca de la frontera entre Escocia e Inglaterra por lo que fueron admitidos para jugar en las ligas inglesas. El Annan Athletic jugó en las categorías regionales del fútbol inglés hasta 1977 que fue admitido para jugar en las ligas escocesas. Por su parte el Gretna F.C jugó en las ligas amateur y semiprofesionales inglesas hasta que consiguieron entrar en la liga escocesa en 2002 tras varios intentos anteriores de unirse a ella. 

En 1872, se permitió la participación del Queen’s Park en la FA Cup con motivo de la retirada de varios equipos ingleses.  

Durante los años siguientes siguió jugando, entrando directamente en semifinales como favor de la FA para evitarles los costes de viajes, pero la falta de dinero le impediría ir a Londres a jugar la final. Ya con la copa escocesa creada, el Queen´s Park seguiría participando en el sorteo de la FA Cup, pero siempre se retiró sin jugar ningún partido por motivos desconocidos, salvo en el 83 donde llegó a la final.  

Otros equipos escoceses participaron esos años en la FA Cup hasta que la Asociación Escocesa de Fútbol en el 1887 prohibió a sus equipos jugar la FA Cup. Ningún equipo volvería a jugarla hasta que en la década de los 1980 el Gretna volvió a hacerlo. 

Una gran cantidad de equipos galeses jugaron en Inglaterra: Bangor City, Barry Town, Bridgend Town, Caernarfon Town, Newtown, Rhyl, Treharris. Swansea City, Cardiff City, Newport County, Wrexham, Colwyn Bay y Merthyr Town. 

El motivo, no existía una liga en Gales, por lo que, para poder competir, tenían que disputar la Liga en Inglaterra, siendo partícipes también de la FA Cup. 

Cuando en 1992, comienza a disputarse la Liga de Gales, muchos equipos migraron hacia esta competición, mientras que Swansea City, Cardiff City, Newport County, Wrexham, Colwyn Bay y Merthyr Town decidieron seguir formando parte de la Liga Inglesa. 

Aunque desde el punto de vista deportivo el Wrexham, Colwyn y Merthyr son considerados equipos ingleses, siguen estando bajo la jurisdicción de la Federación Galesa, mientras que Swansea, Cardiff y Newport lo hacen bajo la FA desde 2011/12 en la que se estipuló que si se jugaban en divisiones profesionales debían estar bajo el control de la FA.  

De estos equipos hay que destacar que el Cardiff City ganó la FA Cup en 1927 y volvió a disputar una final de esta en 2008 lo que provocó un cambio en las reglas de la FA para permitir a equipos galeses representar a Inglaterra en competiciones europeas. En la 2012/13 el Swansea como campeón de la Copa de la Liga, sería el primer equipo galés en representar a Inglaterra en competición europea.

Cristiano tumba al dragón

La noticia saltaba minutos antes de la semifinal: Pepe no estaba en el once inicial. Todo un varapalo para Santos, que perdía al mariscal de su zaga y auténtico líder del equipo. La ya de por sí hinchada moral galesa crecía aún más. Bruno Alves, el sustituto de Pepe en el once, parecía ser un defensa mucho más fácil de superar. El país del dragón sumaba un motivo más para seguir creyendo en su particular milagro de verano.

Santos sabía que sin la valentía y anticipación de Pepe a su equipo le tocaba seguir siendo el patito feo. Fonte y Bruno Alves no son precisamente un dechado de velocidad, por lo que había que evitar duelos con espacios ante jugadores explosivos como Robson-Kanu o Bale. Y Portugal saltó a Lyon a repetir el mismo guión de las anteriores eliminatorias: defensa atrasada, mucho centrocampismo y a ver qué les cae a Nani y Cristiano.

Al conservadurismo luso se le unió un País de Gales con las luces apagadas, y la primera parte pareció no acabarse nunca. Los chicos de Coleman echaron demasiado de menos a un Ramsey que había participado en la mitad de sus goles. Su sustituto, Andy King, aportaba trabajo pero ninguna verticalidad.  Ante la ausencia de oportunidades y teniendo en cuenta la importante baja de Davies atrás, los galeses apostaron por anular al máximo a un Cristiano Ronaldo disfrazado de nueve puro. Únicamente Bale intentó romper el tedio con dos tiros lejanos poca afortunados. El primer acto se terminaba con un cabezazo de Cristiano que se iba por poco, un preludio de lo que nos esperaba en la reanudación.

2940899
Cristiano Ronaldo celebra su gol. Foto de wincomparator.com

Viendo cómo arrancó Portugal la segunda parte, podríamos tirar de tópicos e imaginar a un Fernando Santos arengando a los suyos de forma enérgica durante el descanso. Personalmente no me cuadra esa escena con el rostro de fado que habitualmente luce el técnico luso. El caso es que en el 50′ Portugal saca un corner en corto y Raphael Guerreiro pone un centro precioso para que Cristiano Ronaldo se eleve entre la multitud. Testarazo inapelable del astro madridista que fusila las mallas galesas. Y apenas un par de minutos después, con Gales aún aturdido, un mal despeje de Chester sobre la frontal cae en las botas de Cristiano, quien suelta un tiro cruzado que Nani desvía a gol. En un par de minutos, Portugal se sacudía de encima la leyenda negra del semifinalista afortunado, ese que había llegado a Lyon con un juego ramplón y sin haber conseguido ganar ni un solo partido en los 90′ minutos.

En otras ocasiones, ese papel de malo lo había ejercido Italia con orgullo. Hasta ese minuto 52′, ese sambenito había caído en Portugal. Porque a partir de ahí el País de Gales se descosió por todos los costados y la superioridad lusa fue aplastante. Coleman tocó a rebato retirando a un desaparecido Robson-Kanu y a un sacrificado Ledley para meter a dos tanques de área como Vokes y Church. Con apenas media hora por delante el técnico galés decidió jugársela del todo quitando a un central (Collins) para meter a un enganche como Jonathan Williams. De esta forma, la famosa defensa galesa de 3 centrales pasaba a la historia y se convertía en un clásico 4-4-2 británico del que solamente se libraba Bale. El expreso de Cardiff bajaba una y otra vez al inicio de la jugada intentando aportar algo de fluidez a un equipo atenazado por la presión.

CmtW2vqUsAABUBU
Nani anotó el segundo tanto luso. Foto de depor.com

Portugal, mientras tanto, vivía los minutos más plácidos de todo el campeonato. Con el partido encarrilado y ante un rival escaso de imaginación, le bastó con cerrar espacios atrás y esperar los contragolpes que tarde y temprano acabarían llegando. Y así fue como Nani soltaba un latigazo desde la frontal que despejaba torpemente Hennessey para que Joao Mario, contra todo pronóstico, la mandara fuera. A pocos minutos del final Bale sacó un fuerte disparo lejano que Rui Patricio respondió con una buena estirada. Aún tuvo Portugal dos contragolpes más en los pies de Renato Sanches y Cristiano. Pero no era necesaria ninguna estocada más; el dragón galés ya había dejado de volar.

Cristiano Ronaldo, Nani y compañía se reivindican en el momento justo del campeonato. Portugal vivirá la segunda final de su historia con ganas de escribir su nombre entre los grandes de una vez por todas. El oficio y la seriedad de los lusos se demuestran con una cifra: con el de hoy suman 13 partidos consecutivos sin perder. Por si eso fuera poco, Santos recupera a dos jugadores importantes para la final como Pepe y André Gomes, quien jugó unos minutos hoy. Con la victoria de hoy ante el equipo de moda, Portugal defiende su derecho a la alegría en el preciso instante en que lo hacen los verdaderos campeones.  

Portugal-Gales: Necesidad contra Ilusión

Portugal y Gales protagonizarán este miércoles en Lyon una semifinal europea tan inédita como dispar. Por un lado, el conjunto luso vivirá el encuentro con la obligación de ganar para de una vez por todas intentar escribir su nombre entre los grandes del continente. En el reverso de la moneda encontramos a unos exultantes galeses con esa sensación de poder del que no tiene nada que perder. La experiencia de los lusos, presentes en cuatro semifinales de las últimas cinco Eurocopas, frente a la ilusión del debutante galés. El hambre de Cristiano Ronaldo contra un Gareth Bale convertido en símbolo nacional. La seguridad de Pepe frente a un Robson-Kanu que sigue sorprendiendo a propios y extraños.

El técnico portugués Santos recupera a André Gomes y Raphael Guerreiro, que se perdieron los cuartos de final por problemas musculares. Además de la baja del sancionado William Carvalho, al que presumiblemente sustituirá Danilo, preocupa el estado físico de Pepe, que ha entrenado aparte. Portugal construye su fortaleza defensiva alrededor del gran rendimiento del central merengue, por lo que de confirmarse sería una baja más que sensible. El cuadro luso no ha conseguido hasta el momento ganar en los 90 minutos ninguno de los 5 encuentros disputados, y basa sus partidos en una férrea defensa, un poblado centro del campo y un previsible ataque en el que Nani se ha erigido como sorprendente protagonista. Y es que Cristiano Ronaldo aparece únicamente a fogonazos, víctima de la escasa fluidez del equipo portugués. Quizás Lyon, donde hace unos días Cristiano anotó un doblete contra Hungría, sea el escenario en el que el crack del Real Madrid vuelva a ser decisivo. De no ser así, Santos siempre puede echar mano de Ricardo Quaresma, el revulsivo estrella de esta Euro.

Portugal Training - EURO 2016

Pepe es clave para el equilibrio defensivo de Portugal. Foto de REUTERS/Gonzalo Fuentes

Gales afronta la semifinal con dos bajas muy importantes como Ramsey y Ben Davies. Para más inri, Gareth Bale también se ha entrenado aparte, lo que despierta toda clase de fantasmas y rumores sobre el dichoso sóleo de la estrella madridista. Pero todo obstáculo parece pequeño para el conjunto de Chris Coleman, con la moral por las nubes tras su exhibición frente a Bélgica. Andy King se perfila como el candidato para reemplazar a Ramsey, mientras que para sustituir a Davies en el centro de la zaga las apuestas se dividen entre James Collins y Chris Gunter, quien dejaría su hueco en la banda derecha a Jazz Richards. El once del dragón está demostrando tener la puntería afilada: únicamente Francia con 11 tantos superan los 10 goles anotados por Gales. Sorprenden especialmente las cifras de un Robson-Kanu que lleva 2 goles de 3 tiros.

En caso de pasar, los portugueses disputarían la segunda final de su historia. En la memoria colectiva lusa se encuentra aquella aciaga noche de 2004 en la que Grecia se disfrazó de Caballo de Troya para incendiar la noche de Lisboa. Por su parte, ningún equipo galés, ni femenino ni masculino, había alcanzado nunca una semifinal de un torneo internacional. Además, si Gales marca igualará el récord de goles de una selección británica en un torneo internacional, fijado en los 11 tantos que marcó aquella Inglaterra de Charlton y compañía que en 1966 levantó el título mundial en Wembley.

hal-robson-kanu

Robson-Kanu celebra su gol contra Bélgica. Foto de euro2016franta.ro

Por si fuera poco aliciente el disputar una final europea, ambos equipos tendrán un aliciente extra. Y es que si Alemania vence a Francia, el ganador del Portugal-Gales tendrá una plaza asegurada en la próxima Copa Confederaciones. Dado que Alemania ya está clasificada para dicho torneo al haber ganado el Mundial, el representante europeo sería el otro finalista de esta Eurocopa.

Portugal y Gales se debaten entre la necesidad de la historia y la ilusión del debutante. Dicen que cada 12 años hay un equipo que, contra todo pronóstico, gana la Eurocopa. Pasó en 1992 con una Dinamarca que se había clasificado de rebote por la guerra en Yugoslavia. Volvió a pasar en 2004 cuando Grecia conquistaba Portugal. Doce años después, Gales amenaza con colarse en la final para cerrar este ciclo. Portugal vuelve a ser el favorito, como hace 12 años. Veremos.

Con Fuego y Sangre

    “—¿Qué es lo que más desea nuestro corazón? —preguntó Arianne, entrecerrando los ojos.

    —Venganza. —Hablaba en voz baja, como si temiera que pudieran oírlo—. Justicia. —El príncipe Doran apretó el dragón de ónice con los dedos hinchados y gotosos, y susurró—: Fuego y sangre.”

   Canción de Hielo y Fuego – Festín de Cuervos, Capítulo 40 – La princesa en la Torre

 

Fuego y sangre. Creo que –ayudado por la pluma magistral de George RR Martin- podemos describir un poco lo que acabamos de ver en este partido de viernes en la Eurocopa. “Los Dragones Rojos”, Gales ha avanzado a Semifinales de este prestigioso torneo en base a lo que citábamos al principio de este artículo.

La sangre, la aporta cada uno de sus hombres que pisan el campo. Todos conocen perfectamente sus funciones, qué deben hacer y cómo. Chris Coleman comprendió a la perfección que esta Eurocopa podría ser su torneo y armó un equipo para el asalto. Siempre desde el sacrificio. No hay un jugador que no corra un poquito más de lo que debería. Por lo general muchos deportistas afirman que “mente gobierna al cuerpo” y en ellos se visualiza perfectamente. Es un equipo comprometido con la causa, y que no se le nota que esté acusando el vertiginoso ritmo de partidos.

Wales v Belgium - UEFA Euro 2016 Quarter-Final

Coleman en esta Euro, se plantó con un 3-5-2, pero cuando los atacan Neil Taylor y Chris Gunter bajan para hacer las veces de carrileros y conformar una línea de 5. Esto, nosotros ya lo analizamos luego del primer partido de Gales (victoria ante Eslovaquia).

Las variantes han pasado por la ofensiva, en aquel primer partido ante el rival mencionado el que salió acompañando a Bale fue J. Williams que no resultó del todo para lo que pretendía el equipo. El cambiar ese nombre por el de Hal Robson-Kanu es sin dudas algo mucho más provechoso para el juego de los carrileros, del Bale y de Ramsey, que son abastecidos por el alto hombre objetivo galés.

Pero hay que remarcar que nada de esto saldría bien sin, la sangre, sin el corazón o la garra en un estilo de juego con el cual no me dejo de hacer paralelismos en mi cabeza con la selección uruguaya dirigida por Tabárez. Pelotazos largos, un delantero que la peina o la baja para otro, que es infinitamente superior técnicamente.

Yendo a la parte técnica, justamente ahí está el fuego, la calidad y la jerarquía. En este equipo eso lo aportan dos hombres. Gareth Bale y Aaron Ramsey. Ambos han llevado adelante a este equipo. Uno con goles importantes, de un carácter anímico para el equipo y para su gente descomunal. Y Ramsey –que ha mamado durante años del buen fútbol que pregona Wenger- ha aportado eso, su toque corto preciso, incisivo. Sus asistencias, sean con pelota quieta o en movimiento son otro pilar del fútbol ofensivo del equipo de Chris Coleman.

607137567_MH_5930_0EC00352BD144386607A684407AB1D04_3514

A su vez sus delanteros, sean Sam Vokes o Hal Robson-Kanu entienden a la perfección que tienen que hacer en este equipo. Por eso ambos han realizado enormes trabajos ofensivos. De hecho, el primero hacía dos años no convertía un gol con su selección. Y el segundo convirtió su 4to gol en la selección (2 en este torneo).

Enfrente, todo lo contrario. Un equipo plagado de figuras, siempre pujantes, siempre favoritos, siempre decepcionantes. Comenzaron de gran manera, una chance plagada de rebotes que no pudieron concretar y luego sí, el bruto gol de Nainggolan.

Pero el equipo se pinchó. Y el empate de cabeza de Williams no hizo más que mermar aún más ese rendimiento. Luego, las pésimas decisiones de Marc Wilmots, el ingreso de un apático Fellaini, quitar a Ferreira-Carrasco, quitar a Lukaku cuando se venía un final plagado de centros al área. Bélgica nuevamente se va rápido de un torneo y otra vez decepcionando, con sus jugadores sin poder explotar del todo –salvo el espejismo de Eden Hazard en el encuentro pasado- y un técnico que no parece ser el más idóneo para llevar adelante a una generación maravillosa de jugadores.

El menos malo…

Acaba de finalizar el último de los tres partidos de Octavos de Final del día de hoy. Croacia sucumbió ante Portugal por 1-0, el gol lo anotó Quaresma en el segundo tiempo de la prórroga, pero ya ahondaremos en ello.

Peinando un poco lo que sucedió antes del encuentro que se disputó en Lens, a primera hora polacos y suizos estaban frente a frente en lo que podía ser un buen partido y no defraudó. Un tiempo para cada uno, en donde dominaron y generaron situaciones de gol bastante interesantes. Sin dudas, por el lado polaco los jugadores Milik y Kuba (autor del gol de su equipo) fueron lo más saliente. En el bando suizo, las subidas de sus laterales y el trabajo ofensivo de Embolo y Seferovic fueron lo más rescatable. No obstante, el trabajo de ambos porteros fue clave para que el partido se vaya en empate a uno, tras el hermoso gol de Shaqiri (una chilena desde la medialuna, que ingresó contra el palo).

En los penales, erró uno de los mejores de Suiza. Como suele pasar, el destino juega malas pasadas, como le sucedió a Platini o Baggio en dos Mundiales distintos, hoy Granit Xhaka fue el que falló y le dio el pase a Polonia.

GettyImages-542924130

El segundo turno nos atrapaba con un partido en donde Gales e Irlanda del Norte presentaban equipos con todos los condimentos británicos posibles. Al estilo de juego de cada equipo se le impregnaba también un aire de Premier League, Championship y League One, donde militan la mayoría de los hombres que entraron en cancha hoy. 

Eso llevó a un partido trabado, duro, parejo en donde nadie quiso regalar un centímetro de terreno. El gol en propia puerta por parte de Irlanda del Norte fue de las jugadas más claras que tuvo el partido tras un precioso centro de Gareth Bale, que sin dudas va rumbo a ser de lo mejor de esta Eurocopa en materia individual. 1-0 y Gales avanza.

607136445_MH_0392_CC64E95133E846D3EFB50E52DD694AB8_3454

La tarde ya caía a pleno en Lens. Croacia y Portugal se prestaban para el último partido del día. Dos equipos que se han sentido cómodos cuando poseían de mucho terreno para correr y hacer “volar” a sus veloces mediapuntas. Así fue el trámite del partido, dos equipos que se cuidaron, que no apostaron a su nivel individual y colectivo, sino que intentaron no arriesgar para no perder.

Lo que llevó a un juego malo. Modric comenzaba las jugadas, siendo claramente el vértice a la hora de salir con pases cortos, pero estaba realmente atrás, incluso cerca de sus centrales. Y por el lado luso Cristiano Ronaldo estaba demasiado separado de sus compañeros que cuidaban su territorio y él quedaba como navegante solitario “arriba”.

A su vez, los cambios para ir a buscar el encuentro llegaron realmente tarde en ambos bandos. Cacic ingresando a Pjaca y Santos a Quaresma. Ambos resultaron revulsivos para los planteos de ambos equipos. Pero el que tomó la iniciativa para buscar el encuentro fue Croacia y en el segundo tiempo de la prórroga. Vida tuvo las más claras, de cabeza en dos oportunidades y con derecha otra ya cuando iban abajo en el marcador.

Y cuando más desprotegido quedó Croacia por primera vez en 117 minutos de juego. Portugal pudo sacar una contra partiendo de la opción más clara de su rival. Los balcánicos tuvieron que  correr la jugada de atrás y nunca se pudieron armar del todo, más el fallo de Strinic que jamás pudo retomar su posición defensiva. Nani terminó pasando (o pateando) el balón hacia Cristiano Ronaldo que disparó haciendo que Subasic diera un rebote recogido por Quaresma para anotar el tanto definitivo.

Croatia v Portugal - Round of 16: UEFA Euro 2016
(Photo by Clive Mason/Getty Images)

El partido finalizó. Y realmente pasa a Cuartos el equipo que cometió menos errores, o mejor dicho, queda afuera el que no aprovechó las chances que tuvo. Pasó el menos malo. Y nos deja el sabor amargo de que Croacia se va demasiado rápido del torneo y además de que en su último partido se guardó mucho del poderío que tenía, lo saco tarde y ya era demasiado tarde.

 

 

 

Gales: La fuerza del dragón

Dentro de esta jornada de tres platos tenemos en segundo lugar el debut de Gales y Eslovaquia en la ciudad de Bordeaux. La selección del dragón rojo llega al torneo con un Gareth Bale exultante, tras 58 años vuelve a disputar un torneo de élite cumpliendo el sueño que Ryan Giggs y Gary Speed jamás pudieron lograr.

En la primera mitad todo era estudio y cautela, hasta que en una falta bastante lejana Bale le pegó duro, seco al balón que hizo un movimiento raro que se sumó al paso en falso del portero Kozacik. Esto determinó que el útil ingresa al arco, recién iban 10 minutos y Gareth Bale cumplía las expectativas propias y ajenas. El héroe de una selección marcaba el primer tanto en la competición para la misma, y daba tranquilidad al equipo.

GalesEslovaquia2

En los restantes 35 minutos no hubo mayores incidencias salvo un brutal penal no cobrado a Skrtel, pero el resto fue estudio y paciencia. El desaparecido en esa primera mitad sin duda fue Marek Hamsik que quedó desconectado de su equipo por la excelente tarea de Joe Allen, Aaron Ramsey y David Edwards que se posicionaron bien, y encerraron posicionalmente a la figura eslovaca. Además, Kucka y Weiss estuvieron desaparecidos en acción.

En la segunda mitad se libró una intensa batalla táctica ya que el equipo de Coleman intentó por todos los medios concretar el 2-0 pero fue Eslovaquia quien encontraría en una brillante triangulación en donde Mak llevó el balón hasta el área para cedérselo a Duda –recientemente ingresado- que marcaría con un gran disparo rastrero el empate.

Con el partido en tablas, Coleman mueve la cuenta bancaria y manda a la cancha a Ledley para que se sume al circuito de juego del mediocampo galés, además dio el ingreso a Robson-Kanu, jugador que se presumía titular ya que beneficia el juego de Gareth Bale cayendo a banda y generando espacios para el jugador de Real Madrid.

El mismo Robson-Kanu tras un enorme pase entre líneas de Ledley para Ramsey y éste casi cayéndose logrando una gran asistencia para el 9 que marcaría el 2-1 para el conjunto británico que así se llevaría el encuentro ya que Eslovaquia si bien intentó, estuvo falto de limpieza a la hora de crearle peligro al arco custodiado por Ward.

Gales después de tanto tiempo volvió a una competencia oficial y con victoria. Esos aficionados emocionados en la tribuna no pueden pedir más.