Las cinco de la Jornada

Llegó el día, cambio de líder, empate en el clásico de Londres, la victoria de los Manchester’s, y la victoria de Chelsea, más todo lo sucedido en la zona “C” por el descenso, todo eso y más, aquí lo vamos a desarrollar.

  • La culpa la tiene el viento! Fue la explicación que dió Klopp al finalizar el clásico de Merseyside, un 0-0 clavado, donde el miedo escénico ya superó al equipo, los resultados lo demuestran, de los últimos 6 encuentros ganaron solo 2 y empataron 4, claro indicio de la situación que se está viviendo por el Liverpool. Ahora el campeonato ya no depende de ellos, tienen que esperar que se caigan los nuevos punteros, se los había dicho hace mucho tiempo atrás que esto iba a suceder.

  • Otro clásico de Londres, nuevo empate, 1-1 y esto no le sirvió a ninguno, Auba desperdicia la posibilidad de ganar, tras penal tapado por Lloris, esto provoca despedirse de la pelea por el torneo, ya lejos a 10 puntos del City, pero en zona de UCL, aún no sabemos por cuánto tiempo, ya que tienen a United y Arsenal pisándole los talones por ese lugar. Los “Gunners” sígue en zona UEL con la sombra de Chelsea a sus espaldas.

  • Nuevo líder, a pesar de ganar el City, los “Cherries” jugaron a no perder, un sistema ultra defensivo fue el que planteó Eddie Howe, y si le costó, es verdad, pero si jugas a empatar o a no perder terminas perdiendo, inevitablemente. Con decir que no patearon al arco en todo el partido! Es decir, si Guardiola decidía jugar sin arquero, el resultado iba a ser el mismo. Ederson devolvé el sueldo ladrón! Lo cierto es que nada le importó al “City” que con esta victoria se relame las manos camino hacia el Bicampeonato.

  • Golazos por doquier, fue el que brindaron “United y Soton” 5 goles y uno mejor que otro, lo cierto es que Lukaku viene de doblete en doblete demostrando que no solo Pogba es el imprescindible, los diablos rojos siguen jugando y ganando parejo en Premier, aunque esta semana debería demostrar carácter en UCL en París, y dar vuelta el resultado. Ese ya es otro tema. 12 partidos sin perder y en la próxima se viene Arsenal, lindo encuentro.

  • Zona “C”, en la zona Championship los dos últimos puestos ya parecen una fija, Huddersfield cayó ante el Brighton por la mínima, Fulham lo propio con Chelsea fue un 1-2 en Craven Cottage, Burnley cae de local ante el Palace 1-3, Newcastle pierde ante el West Ham 2-0 y Cardiff quién parece tener todos los números para ganar el 3er puesto de descenso cae ante el “Wolves” por 2-0 y así quedó la tabla.
  • Posiciones:
  • Brighton 30
  • Burnley 30
  • Southampton 27
  • Cardiff 25
  • Fulham 17
  • Huddersfield 14

Se nos fué la fecha 29 y esto no es respiro, veremos qué sucede en la próxima fecha de nuestra querida Premier League.

Golpe cherrie

Se estrenaba en sociedad el fichaje de la temporada del Chelsea. Gonzalo Higuaín era el deseo de Maurizio Sarri. Llegaba al Dean Court con la tensión que está marcando el Manchester United en su escalada. El cuarto puesto es ahora cosa de 3. Chelsea renunció a dar un paso al frente y tendrá que pelearlo hasta el final con su rival en Londres, el Arsenal, y con un resucitado Manchester United. 

 

Pero volviendo a Bournemouth, lo sucedido sobre el terreno de juego, más allá del resultado, Sarri sigue sin darle continuidad al juego desplegado en Napoli.  Su 4-3-3 está siendo contrarrestado en muchas fases, y si Jorginho no conecta con Hazard, parece imposible que el Chelsea despliegue su fútbol. 

Salía el equipo de Howe con un 4-4-1-1, con líneas muy juntas, siempre buscando defensivamente el 2 para 1, los extremos, siendo más volantes, apoyando siempre a su lateral, y los dos interiores, muy cerrados con los centrales. Bloqueo del conjunto cherrie, a desconectar a Hazard y a tener controlado a Higuaín. No parece mucho más el Chelsea. Pedro no está fino, y Sarri no cuenta apenas con Willian o Barkley. El juego blue estaba condenado a terminar por banda, y entre las coberturas cherries, y que Higuaín no es el tanque que se requiere en estos partidos, el fútbol se fue apagando, y se convirtió en lo que Howe quería, centro-despeje y a soñar con que un balón caiga para la mortal contra de King.
Con el Chelsea volcado, y sus laterales subiendo mucho, comienzan a aparecer las llegadas del Bournemouth. Al descanso 0-0. 

La vuelta del descanso deja helado al Chelsea. Un balón filtrado a la espalda de Rudiger, Brooks envía al punto de penalti donde aparece King para fusilar a Kepa. 1-0 y a seguir con la misma tónica. El Chelsea parece condenado a tener que dejar aún más espacios. 

El Bournemouth tenía claro cómo se iba a jugar. Seguía ahogando al Chelsea que mandaba a muchos jugadores arriba en busca de conexiones, y fruto de volcarse arriba, llega una nueva contra cherrie, controla King en la espalda de Azpilicueta, Rudiger y David Luiz muy descolocados y el pase filtrado al espacio deja a Brooks solo que rompe a David Luiz que regresaba con lo que podía y batía por bajo a Kepa. 2-0, y un mundo para seguir matando a la contra. 

El partido continuaba con la misma dinámica, el Chelsea estampándose en el muro cherrie, y con espacios, King era mortal a la espalda de David Luiz. En una de esas, y cómo si de una muerte anunciada se tratara, nuevo balón a la espalda del central brasileño y Stanislas filtra un balón que King sólo tiene que empujar. Si el rival sólo necesita dos hombres para desmontar tu sistema defensivo, es imposible pretender llevarte la victoria fuera de casa. 

Con la entrada de Giroud y de Loftus-Cheek el Chelsea comienza a tener más peligro y sobretodo a desarmar el enjambre defensivo de Howe, pero con el 3-0 y 8 jugadores defendiendo en su propia área, el peligro es minimizado. 

La puntilla llega con un centro lateral, cabeceo desde el punto de penalti y terminar de matar un partido muy trabajado del Bournemouth. 

Con una liga tan igualada, donde Liverpool y City están descolgados peleando por el título, con un Tottenham vagando por la tercera plaza, es incomprensible como un equipo de mitad de tabla puede desarmar tan fácilmente al Chelsea. Toca asegurar la victoria como local ante el colista y prepararse para un calendario dónde tendrá que enfrentarse al City con la eliminatoria de Europa League ante el Malmoe de por medio.

Un Bournemouth que sigue a lo suyo

Eddie Howe es un entrenador paciente, de los pocos que quedan en la Premier League. Y lo que está haciendo con el Bournemouth es digno de admirar.

Los del Vitality Stadium vencían por 2 a 0 al West Ham y confirmaban su plena candidatura a optar a puestos europeos.

Para este partido, Eddie Howe alineo un 1-4-4-2, como viene siendo habitual en los Cherries. Por el otro lado, los de Pelligrini salieron con su tipico 1-4-2-3-1. En los locales, si alguien está rindiendo quizás por encima de los esperado, es Callum Wilson. Este espigado delantero es una de las armas letales del Bournemouth y con permiso de Joshua King (Otro gran goleador) es la pieza mas importante de cara al gol.

Llegado al Bournemouth en la temporada 2015/2016, desde entonces sus apariciones han ido increscendo, asi como su numero de goles. De marcar 5 goles en su primera temporada, a marcar, momentaneamente, 10 goles. Estos 10 tantos los ha marcado en 21 partidos, una cifra mas que aceptable.

Como anteriormente he dicho, los goles no son solo del delantero inglés, si no que su compañero, el noruego Joshua King, es otro jugador que aporta gol a los de la costa. Lleva las mismas temporada en el Bournemouth que su compañero de delantera, y aunque sus numeros goleadores son inferiores, su trabajo en el campo es incomiable.

Estos dos delanteros demostraron su olfato de gol frente al West Ham, marcando ambos un gol cada uno, asegurando la victoria para su equipo.  Lukasz Fabianski veía, algo confundido, como los dos delanteros eran un dolor de cabeza una y otra vez para la defensa hammer.

Si hablamos sobre el West Ham, no nos podemos olvidar la gran labor de Samir Nasri en el medio del campo. El mediocentro francés, repescado por los londinenes tras su sanción, está siendo una de las sorpresas notables en el equipo que ahora ocupa el Estadio Olimpico.

Como antes he nombrado, Pellegrini dispuso sobre el césped un 4-2-3-1, aunque a la hora de la estructura sobre el cesped, este mismo esquema se transformó en un 4-5-1. La gran irrupción de Declan Rice en el West Ham y en la Premier League ha dejado asombrado a todos, y aunque su equipo de una mala imagen, como es en el caso de este encuentro, el joven mediocentro irlandes siempre nos muestra destellos de su gran calidad.

Una impecable conducción de balón, una gran fortaleza física y un carácter que nos hace indicar lo cerca que se quedará de ser capitan hammer. Por el contrario, su compañero Andy Carrol, como viene siendo habitual, sigue negado de cara al gol. El exjugador del Liverpool no ha marcado ni un solo gol, si, como leen, ni un solo gol, en toda la temporada. Y si que ha jugado, concretamente 9 partidos.

SI tenemos que destacar otro jugador del West Ham, sería Mark Noble el que nos haría sacar algo positivo. El jugador inglés siempre es conocido por su derroche en el medio del campo, y cada partido nos lo demuestra. Baja a recoger el balón y lo distribuye, normalmente hacia los interiores.

Volviendo al Bournemouth, también cabe destacar la labor de Dan Gosling y Jefferson Lerma. Los dos mediocentros son lo mas parecidos a pivotes defensivos y así lo demuestran sobre el verde. El jugador inglés hace la labor de creación, mientras que el colombiano, fichado desde el Levante este verano, es el encargado de la llamada labor de “destrucción” que tanto está de moda en el fútbol ingles hoy en día.

Si nos fijamos en la defensa, la llegada de Nathaniel Clyne ha dado mucha profundidad al ataque del Bournemouh, así como sacrificio defensivo. EL jugador cedido por el Liverpool está demostrando la calidad que tiene aportando ese salto de calidad a la defensa de Howe. También, como centrales, Ake (que recordemos, fue descarte del Chelsea) y el capitán Steve Cook hacen del Bournemouth un equipo muy solido en la faceta defensiva.

Seguiremos observando de cerca al Bournemouth, ojeando con ilusión que puedan acercarse al tan querido sueño de Europa.

Las cinco de la jornada 21

Fecha frenética, a toda velocidad, resultados inesperados, sorpresas, detalles, para reír o llorar, estas son Las cinco de la jornada.

  • Era contra Liverpool Emery. El español se acordó tarde que debían jugar “Laca y Auba” juntos, cuando los tuvo que poner  no lo hizo y se comió 5, claro pero contra el Fulham si. Se florearon ante un débil rival que pelea el descenso, asi cualquiera. Kamara hizo el gol que jamás nadie recordará, ni los hinchas del Fulham. Se llevaban el premio al frío del año, pero no, los salvaron los “Reds”. Ahora hay algo que tienen que saber, y es que no van a clasificar ni a UEL. Ya se los anticipé!
  • Otros frios más. Se ve que los de Londres viven en un tempano, por qué cuando tenían que ganar (Wolves) no lo hicieron, pero claro se copian de sus primos hermanos y se hacen los grandes contra el Cardiff, los galeses que no saben si irse o quedarse, en fin, Harry Kane es el único que se salva, solo por ser el goleador (junto con Aubameyang) de la temporada. Los gallitos de Londres se las van a ver negra con el United en la próxima fecha. No digan que no les avisamos.
  • El primer tiempo de la fecha, se lo llevan Bournemouth vs Watford, no fue el partido de la fecha por qué no les dio la nafta para ser el partido de la 21. Ambos se acordaron de hacer goles, lo que tenemos que avisarles es que también deben intentar evitar que le hagan goles a sus arqueros (Begovic y Foster) quienes deben estar pensando seriamente si van a continuar en sendos equipos. Entretenido 3-3 al que le sobró el segundo tiempo. Es así, equipos chicos, que solo pelean por un puesto en mitad de tabla. Ambos tienen partidos accesibles la próxima fecha, pero ninguno de los dos van a ganar. ¡Apuesten!
  • Los mucamos mejores pagos. Si, ya saben de quienes hablamos, los expertos en armar camas, prolijos y rápidos. Los Devils ganan hasta sin jugar bien, claro índice de como venía la mano un tiempo atrás. Todos hablan de Ole G. Solskjaer, por qué ya lleva 4 partidos ganados, pero saben que? Esto va a durar hasta que el DT. Le diga algo a Pogba, y ahí se terminará el sueño del que viven. Baila Pogba y hasta Lukaku, por favor, que mentira, ¿cuánto les va a durar? El tiempo me dará la razón.
  • ¿Tanto esperamos para esto? La final adelantada, se define la Premier, y un montón de títulos mas, fueron los que inventaron para este partido “supuestamente” trascendental, dónde se enfrentaban los mejores Dts, y los dos mejores equipos. ¡Patrañas! Ninguno de los dos jugaron a lo que siempre hacen. Ni la máquina roja de Klopp, ni la ingeniería de Pep. Uno perdió el invicto por equivocarse en el mediocampo, y con errores garrafales de sus defensas, valuados en millones, pero que marcaron como novatos en la categoría más baja de Inglaterra. El otro, con el título de haber cambiado al fútbol, puso a tres centrales y a Danilo, ellos son Stone, más duro que el hielo, Kompany el perdedor de marcas (pregúntenle a Firmino) y a Laporte, de marcador de punta, ¡cuánta revolución por favor! Ganaron solo por qué el enfermero que siempre vacuna en su casa, no trabaja afuera (Agüero) y por Leroy que es para mí el mejor jugador alemán lejos (Löw no sabes nada, así te fue en el mundial) se inspiraron. Mucho pizarrón y charlas motivadoras, pero te terminaste defendiendo con el colectivo abajo del arco. Ganaron, si, lo cual pone a la Premier más interesante aún, nada mas.

Se nos fue la fecha 21, pero hay mucho por resolver aún, ¿alguien sabe como salió el “Soton”?

Goles de año nuevo

En el Vitality Stadium se enfrentaron Bournemouth y Watford, encuentro que en la previa nos llenaba de incógnitas de cómo cómo afrontarían ambas partes teniendo en cuenta su presente, que no era de lo más alentador si fijamos la vista en sus últimas actuaciones.

Por el lado de los locales, “The Cherries” bajo el mando de Eddie Howe, están atravesando un momento más que complicado. Teniendo en cuenta el empate de hoy, vienen de lograr solo dos victorias de los últimos once en encuentros, cosechando solo 7 puntos de 33 en disputa, números catastróficos para las aspiraciones de cualquier equipo en Premier.

Por el lado de la visita “The Hornets” los dirigidos por Javi Gracia, no vienen de una realidad muy distinta a la de su rival, tomando en cuenta la misma cantidad de partidos, obtuvieron solo 10 puntos de 33 en juego, números alarmantes que hacen a la realidad del Watford.

Pasando en limpio, los locales se encuentran en la 12° posición con 27 puntos y la visita en la 8° posición con 29 unidades. Con este ejemplo vemos lo ajustada que está la tabla en la zona media, dónde en 2 unidades hay 5 equipos en disputa.

Lo abstracto, en sus esquemas tácticos, Bournemouth salió con su ya conocido 1-4-4-2, con Begovic, Aké, Frazer y Wilson cómo columna vertebral identificada.

Por el lado del Watford, un más vistoso 1-4-2-2-2, Foster, Doucouré, Pereyra, Deulofeu, como actores principales.

Hoy metafóricamente, se jugaron dos partidos, el del primer tiempo claramente es al que nos vamos a abocar de lleno. Tal vez las ganas y la necesidad hicieron que al intentar siempre ir en busca del arco rival, Bournemouth, tenga ciertas desatenciones  en el retroceso. Tal es así que en el primer gol de la visita el centro cae sobre Deeney, que agarra a contrapierna a toda la defensa, y El delantero logra impactar de cabeza y muy cómodo para gritar el primer gol. Posteriormente una mala entrega en el mediocampo toma mal parada a la última línea del Bournemouth, Aké logra aguantar el embate de Deulofeu casi 30 metros retrocediendo siempre sin darle tiro a la pierna derecha, pero un cierre desafortunado termina favoreciendo a Deeney quién define y conecta el 0-2 para Watford. Así en tan solo 27 minutos la visita sacaba una diferencia impensada.

Claramente en ese mismo instante resurgían los fantasmas del United y Tottenham, dónde los de Eddie Howe terminaron con 9 goles en contra.

Con más amor propio que juego, y con la siempre peligrosa pero no efectiva pelota parada los “Cherries” encontrarían la redención de encontrar el empate. Aké, tomaría un rebote tras una espectacular atajada de Foster, poniendo el 1-2, nuevamente y tras otro balón parado desde la derecha previo a dos amagues llega el cabezazo goleador de Wilson, 2-2 alegría en los locales que parecían dar vuelta la historia en solo 3 minutos. Pero la euforia duraría muy poco, a continuación un balón se disputa en el aire, cae favoreciendo a Sema, quién impacta el esférico entre medio de tres jugadores del Bournemouth, claro ejemplo de que la segunda pelota era siempre aprovechada por el Watford y estampa el 2-3.

Volver a empezar para los “Cherries” que dos minutos más tarde en un avance por derecha un centro razante a la altura del área grande y tras doble amague que deberían ser contadas como asistencias, por qué sin tocar el balón logran despistar a la defensa rival que retrocedía a gran velocidad, fue Frazer quién con una fría definición (y festejo) pone el 3-3 final.

Cabe aclarar que en 26 minutos hubo seis goles, y cuatro de estos se dieron en 6 minutos, una locura de fútbol.

El otro partido fue el segundo tiempo, donde el que más busco fué el local, para reflejarlo mejor aún, acudimos a las estadísticas que reflejan 14 disparos del Bournemouth y solo 3 del Watford, los de Eddie Howe fueron a buscar la victoria y los de Javi Gracia cerraron el encuentro con un empate que al finalizar la jornada y por como se daba el encuentro, no vieron con malos ojos llevarse un punto del Vitality Stadium.

El final de la historia pudo ser memorable para los locales, y tal vez un comienzo de una nueva etapa, pero otra vez la suerte le fue esquiva.

Cambiando la pisada

El sábado por la sexta fecha de Premier League se enfrentaron el Burnley y el Bournemouth en el Turf Moor, ante aproximadamente 18.500 espectadores entre locales y visitantes. The Clarets, hasta el momento eran apenados por una campaña más que lamentable, con una forma que permitía escuchar murmullos entre sus aficionados, ya que en los últimos cinco encuentros lograron obtener un empate y cuatro derrotas consecutivas, terribles números para quien en principio se esperaba estuviera en otro puesto de la tabla, afortunadamente, para ellos, esto cambiaría a partir de esta fecha.

Por su parte el Bournemouth, comandado por Eddie Howe, venía de un pasar un poco más tranquilo y esperanzador que su rival de turno, tenían en su haber tres victorias, un empate y una derrota, ante el Chelsea de Sarri. The Cherries llegaban con la frente en alto y con la autoestima muy por arriba al de los locales.

¿Qué hizo Sean Dyche para lograr un cambio en el juego del Burnley? En primer lugar, metió mano a sus once iniciales, por lo tanto, realizó tres modificaciones con respecto al partido ante Wolverhampton. Así, ingresaron Matthew Lowton por el escosés Phil Bardsley en defensa, en el mediocampo Ashley Westwood por Jeff Hendrick y en la delantera finalmente Matej Vydra por Ashley Barnes.

Así se finaliza la racha negativa de los locales con cuatro derrotas al hilo, de manera tal que esta victoria acabaría con el mejor comienzo de liga para el Bournemouth en la Premier.

Por su parte el ex DT del Burnley Eddie Howe, se vio sobrepasado los últimos minutos del primer tiempo, cuando Matej Vydra logra su primer gol con la camiseta de The Clarets a los 39 minutos, y tan solo dos más tarde, Aaron Lennon tras asistencia de Johann B. Gudmundsson abre una herida que no cerraría más en la visita, teniendo en cuenta el impacto anímico que esto provocaría en el equipo visitante.

Transcurridos algunos minutos de la segunda etapa, ingresa al campo de juego quien había perdido la titularidad en el Burnley, Ashley Barnes, quien terminaría siendo decisivo en el marcador. Herido en su orgullo, logró concretar el tercer gol y así liquidar las aspiraciones de un Bournemouth que no tenía respuestas futbolísticas hasta el momento. Promediando los 88 minutos de juego nuevamente Barnes es figura, tras recibir una asistencia de Aaron Lennon y así dar cifras finales en el marcador. Vale decir, ante la atenta mirada del Técnico de la selección mayor de Inglaterra, Gareth Southgate.

No hay tiempo para disfrutar esta victoria para los locales ya que por la Carabao Cup enfrentan a Burton Albion y el domingo 30 de setiembre se enfrentan al débil Cardiff City, motivo por el cual se espera un alza en el rendimiento y en los resultados de The Clarets. Por su parte el Bournemouth, enfrenta también por la Carabao Cup al Blackburn Rovers y en Premier se medirá contra un tibio Crystal Palace.

Resurgido entre las cenizas de la derrota, el Burnley se reinventó a la espera de un mejor andar en los resultados, y volver a ser el equipo al que nos tenía acostumbrados.

Duelo de estilos

Cuando se miden dos equipos con estilos de juego bien marcados y diferentes se suelen dar partidos muy interesantes. El partido del pasado sábado entre Bournemouth y Leicester fue uno de ellos.

Por un lado, los cherries de Eddie Howe, uno de los entrenadores más prometedores de los últimos años en el fútbol inglés, siendo el de mayor antigüedad en el cargo y el más joven de la Premier League actual. Por el otro el Leicester del francés Claude Puel, un entrenador que llegó ya empezada la temporada anterior (a fines de octubre para ser más precisos) para intentar enderezar el rumbo de un equipo que estaba en zona de descenso.

Los cherries formaron con un 1-4-4-2 cambiando así el esquema en relación a la derrota del partido anterior ante Chelsea. Por su parte, el Leicester formó con un 1-4-2-3-1. Mismo esquema que ha utilizado en todos los partidos de esta temporada.

El Leicester comenzó el partido sabiendo que al Bournemouth le gusta salir jugando la pelota por abajo, por lo que salió a presionar bien alto para intentar forzar algún error del rival. El Bournemouth demostró tener algunos problemas cuando el rival le realizó este tipo de presión, y comenzó perdiendo algunos balones de este tipo. Igualmente, el Leicester no supo generar ningún peligro mayor.

El Leicester intentaba atacar con bastante gente, permitiendo la subida de los laterales. Una subida de Ricardo Pereira por el carril derecho hizo que el sector defensivo quedara descubierto en esa zona. El Bournemouth se aprovechó de ello y en un contragolpe muy rápido, abrió el marcador a su favor. El equipo visitante controlaba la posesión pero le costaba generar ocasiones claras. En cambio el locatario aprovechaba las pocas situaciones que tenía, ya que apenas en su segundo remate al arco rival, amplió la diferencia. Tres minutos después, una mano en el área de Ricardo Pereira (que tuvo un partido para el olvido), permitió al noruego Joshua King meter el tercero para de esta forma, hacer creer a todo el mundo que el partido ya estaba prácticamente liquidado.

En el segundo tiempo se vio al local mucho más tranquilo (si es que ya no lo estaba en el primer tiempo) y a un Leicester que quería intentar acortar la diferencia pero no podía. La posesión fue prácticamente total de los visitantes pero le faltaba profundidad a su juego. Puel intentó cambiar un poco esto con las entradas de Iheanacho por Gray y Albrighton  por Ghezzal (que es un jugador que tiene con qué lastimar pero falla enormemente a la hora de tomar decisiones) pero todo parecía que iba a quedar igual, ya que no produjeron el impacto pretendido por el entrenador.

Un centro atrás le permitió a Adam Smith meter el cuarto ante un Leicester que ya jugaba con diez por la correcta expulsión de Wes Morgan. Cuando parecía que el partido terminaba con este resultado, el Leicester pareció despertar y con un penal convertido por James Maddison (uno de los que más quiso jugar en el Leicester), y un cabezazo de Marc Albrighton tras un centro de Iheanacho, maquillaron el resultado de un partido que ya estaba terminado hacía un buen rato.

Para destacar queda la contundencia y efectividad del Bournemouth, que sin tener muchas ocasiones y sin tener la posesión, supo controlar el partido. Dio la sensación de ser un equipo muy sólido.

En cambio el Leicester parece ser, en cierta forma, un equipo en proceso de reconstrucción. Todavía se nota que Claude Puel no está hace mucho en el cargo y que al equipo le falta tiempo de trabajo para plasmar su idea al ciento por ciento.