Wembley vio brillar a De Gea

Era el primer gran desafío para Ole Gunnar Solskjaer desde que asumió la dirección (como interino) de Manchester United hace casi un mes.

 La dificultad estaba en enfrentar a un Pochettino ya consolidado en Inglaterra, con un proyecto deportivo que le ha dado identidad a un club como Tottenham y en el mítico Wembley. Además, de conseguir una victoria sería el primer entrenador en la historia del club de Manchester en encadenar 6 triunfos en sus primeros 6 partidos por Premier League.

Tottenham afrontaba este encuentro en buena forma luego de los últimos 3 partidos donde consiguió 3 victorias incluyendo una ante Chelsea por Carabao Cup y buscaba una victoria para seguir en la lucha por el segundo puesto.

A priori, una de las claves del partidos sería la banda izquierda de Manchester United/ la banda derecha de Tottenham, los locales suelen acumular gente en el centro del campo y usar a sus carrileros para profundizar, principalmente el derecho (en este caso Trippier). Mientras que el conjunto visitante suele atacar por las bandas recostándose principalmente en la izquierda y a partir de ahí generar ventajas.

El conjunto dirigido por Mauricio Pochettino planteó, como se preveía, el típico 1-4-4-2 conformando un rombo en el mediocampo para explotar al máximo la zona central; y si no les era posible de esa manera, y buscaban la solución utilizando a los carrileros para dar amplitud al juego.
Los locales movían el balón buscando progresar de forma segura, principalmente con Winks y Eriksen que se retrasaba para ser una opción más a la hora del comienzo de las jugadas.

amplitud tot.jpg

Por el lado de Manchester United tampoco hubo sorpresa: fue con el 4-2-3-1 que posiciona a Pogba por delante de Herrera y Matic, con Lingard a su derecha, Martial a su izquierda y Rashford en punta. La diferencia estuvo en que, al momento de replegarse, formaban 2 lineas de 4 jugadores estrechándose. La finalidad de esto era cerrar espacios que pudieran generarse en la zona central, además, situaban por delante del balón a Martial y Rashford que esperaban envíos cruzados a espalda de la defensa locataria.

rara.jpg

Aunque generalmente los envíos cruzados tuvieron como objetivo al francés Martial, el gol llega al minuto 44 por un error de Trippier que Pogba aprovecha muy bien demostrando toda su técnica, con un pase exquisito dejando con ventaja a Rashford que definió al segundo palo.

rashfordgod.jpg

Ese primer tiempo fue disputado aunque se vio más peligroso al conjunto visitante, que no tuvo la posesión pero si aprovechó sus chances para irse con ventaja.
Tottenham tuvo movimientos interesantes como el retroceso de Kane para llevarse a los centrales con él y crear espacios a sus espaldas, donde estuvo muy inteligente Son con su posicionamiento pero no pudieron generar demasiado peligro.
Fue clave la salida de Mousa Sissoko producto de una lesión, principalmente porque Lamela es un jugador de otras características y obligó a hacer pequeños cambios posicionales al DT Argentino.

El segundo tiempo si tuvo a los Spurs como claros dominadores, pudieron encontrar pasillos internos y hacer daño, Son se mostró más cerca de la línea de cal y mostró las carencias de la defensa Red Devil.
 Trippier estuvo más preciso e incidió con envíos más peligrosos desde la banda, Eriksen fue más participativo gracias a la movilidad de sus compañeros que le otorgaban más opciones de pase y merecieron el empate. El único que no estuvo a la altura fue Dele Alli, tuvo varias chances de gol incluso una clarísima en donde dispuso de tiempo y espacio para pensar y elegir bien a donde definir pero lo hizo de mala manera.

Manchester United en el segundo tiempo se mostró más pasivo y espero en su campo, quizás, más de lo que debía. Los envíos a Rashford y Martial fueron menos frecuentes y provocó que el conjunto local tomara confianza y tuviera continuidad en su juego.
Fue ampliamente superado, pero en este segundo tiempo es donde vemos la mejor actuación de David De Gea en mucho tiempo, las 11 paradas que completó en este partido fueron, en su mayoría, espectaculares además de claves para que el equipo de Ole Gunnar Solskjaer se lleve los 3 puntos de Wembley. Puede ser un punto de inflexión para el portero español y para el equipo en general, esta clase de partidos son los que marcan una temporada.

Con esta victoria, Manchester United alcanza la línea de Arsenal en el quinto puesto, quedando a 6 puntos de Chelsea.

Tottenham debido a esta derrota se posiciona a 2 puntos del segundo puesto a la espera de lo que haga Manchester City, que podría irse a 5 puntos de ventaja respecto al conjunto londinense.

¡Casi nadie contó con el Tottenham!

Tras 21 jornadas disputadas en Premier League, el equipo londinense del Tottenham Hotspur se encuentra tercero en la clasificación con 48 puntos, a solo 2 del Manchester City. Unos números fantásticos que han llevado al equipo de Mauricio Pochettino a realizar el mejor arranque del club en la era Premier y así, además, a dar un golpe sobre la mesa para reivindicarse como una alternativa con la que ‘casi nadie’ contaba. Continúa leyendo ¡Casi nadie contó con el Tottenham!

Urgida victoria para los Spurs

El partido en el Falmer Stadium tuvo el guión de una película de acción: la primera parte controlada, contando la historia de los personajes, sin mayores “atractivos” en cuanto al peligro y más; la segunda parte, en su mayoría, tuvo toda la actividad y produjo el interés, por el cual (de antemano) uno elige verla. Así fue el partido que disputaron los equipos de Hughton y Pochettino.

Los de Chris llegando de dos sendos empates ante Fulham y Southampton, mientras que el Tottenham de tres durísimas derrotas juntando Premier y Champions. ¿La idea de Mauricio? Recuperar inmediatamente sensaciones de potestad sobre un partido, realmente. Pero no solo eso, sino que a la vez, aquella paternidad transmitirla en el marcador, sin aspavientos. Pues el Brighton eso supuso en gran parte del partido.

Los intentos de presión (en ambos tiempos) del local, bajo su 1-4-1-4-1 asimétrico, fueron desligados por un Tottenham que volvió a alinear a la dupla Dier-Dembélé. Pero esta vez con un rasgo: Eric ya no tomaba la altura en el campo respecto a Eriksen, como en partidos anteriores, sino que se movió en relación a su colega, repartiéndose en “partes iguales” la zona de organización del equipo. Como en los mejores momentos en función del equipo, para abarcar mejor los sectores en la mitad.

Apenas el Brighton pudo llegar a los 78 pases en el 1T, con un dominador absoluto como el Tottenham, que al gol llegó por medio de un penal anotado por Kane. Pero que lo necesitaba como el agua en el desierto. En el intento de alargar al equipo, fue Kane quien se recogió muchas veces para generar distintas opciones de pase para sus compañeros, quienes con Alderweireld y Vertonghen, mantenían el bloque junto. Tanto para defender como para atacar por el centro, burlando los exteriores de Kayal o de Pröpper.

Las entradas de Lamela y Alli fueron precisamente para esto: generar más pases interiores, pero el hándicap era “desproteger” las franjas. Y esto fue oxígeno para el Brighton pero padecimiento para Trippier y Rose, sobre todo para el primero quien fue superado algunas veces en su espalda por Solly March y Anthony Knockaert.

Pero cada causa, tiene su efecto: Lamela leyó bastante bien esto para internarse por el carril central (con el Brighton adelantando líneas) y conducir hasta llegar a portería rival para definir el 0-2 a placer y poner tablas de por medio. Eso enfrió el partido hasta el gol del descuento.

El Tottenham volvió a la victoria, y en cierta manera, regresó a un funcionamiento que se acerca (un poco) a su mejor nivel, aunque está, aún lejos.

Inglaterra: En busca de la redención

Los “creadores” de este hermoso deporte llegan a Rusia a reivindicar este equipo sólido y bastante prometedor que quiere formar parte del gran papel que hace años falta en el futbol británico.

Inglaterra es uno de los 32 equipos que llegaron a la cita mundialista de este año, el equipo británico y su joven camada de jugadores clasificaron en primer lugar del grupo F con 26 puntos, por encima de Eslovaquia, Escocia, Eslovenia, Lituania y Malta.

Ocho partidos ganados solo dos empatados y sin derrotas, con un promedio bastante goleador con 18 tantos a favor y solo tres en su arco son los números de los dirigidos por Gareth Southgate.

La figura de este conjunto es el delantero del Tottenham Harry Kane, que lleva más de cuatro temporadas consecutivas en la Premier League anotando más de una veintena de goles. Con tan solo 24 años y con los grandes nombres de Europa en su búsqueda, Kane es el arma en la delantera por excelencia para este conjunto inglés.

Southgate aposto también por el joven de 22 años Ruben Loftus-Cheek del Chelsea, la sorpresa mayor de esta escuadra es el lateral derecho del Liverpool Trent Alexander-Arnold de 19 años que aún no debuto con el equipo absoluto.

También se da el regreso tras perderse los últimos amistosos del defensa Gary Cahil de 32 años el veterano jugador del Chelsea será la experiencia del equipo de Southgate.

Las formaciones más usadas desde la llegada de Southgate, es con tres hombres en defensa y más jugadores en el medio campo en adelante, con variantes en los futbolistas. Por excelencia la formación preferida del entrenador inglés es la de 3-5-2, que deja en ventaja a su equipo en sus puntos fuertes, dominando el mediocampo y retrocediendo a tiempo para defender incluso para salir jugando de su propia defensa.

Con las variantes de Vardy-Kane-Rashford y Sterling, el conjunto ingles suma rapidez y efectividad en el ataque. En la materia de mediocampo Dele Alli y Lingard son dos armas fuertes al momento de reforzar la mitad del campo británico.

Con tan solo tres defensores, el entrenador Southgate confía en el regreso rápido de por lo menos dos de sus mediocampistas al momento de sumar hombres para la defensa, en experiencia para esta área del campo inglés, la clave está en el experimentado Cahill.

Inglaterra no se mete entre los mejores cuatro del mundo desde el mundial de Italia 1990 donde llego a semifinales donde Cae ante Alemania y finalmente se ubica en el cuarto puesto del mundial.

El recuerdo más “fresco” de esta selección en un mundial claramente data de Brasil 2014, donde sorpresivamente queda eliminada en la fase de grupos que compartía con Uruguay, Italia y Costa Rica. Esta edición de la Copa del Mundo deja a Inglaterra en el grupo G, que también tiene a Bélgica, Panamá y Túnez. Un grupo bastante parejo y con uno de los países favoritos a llegar a instancias finales.

Si los dirigidos por Southgate pasan a octavos de final sus rivales podrían ser Colombia, Polonia, Senegal o Japón. Un camino bastante difícil para esta Inglaterra, que quiere cambiar la imagen que dejo en la última copa y apostando a la juventud sueña con volver a levantar el trofeo más deseado. Su última prueba antes de pisar tierras rusas fue en Elland Road, terreno del Leeds United, equipo de la liga inglesa. El encuentro fue ante la también mundialista Costa Rica que integrara el grupo E junto con Brasil, Suiza y Serbia.

El dominio ingles fue claro ante los ticos, resultado plasmado claramente por dos tantos contra cero en el marcador. El conjunto de la rosa gano, gusto y dejo con fe a sus fanáticos, para la copa del mundo a empezar en siete días.

Southgate aposto nuevamente con un 3-5-2 al igual que en su anterior amistoso ante Nigeria. Una de las claves del partido fue Rashford que aprovecho su titularidad para demostrar, porque su velocidad, técnica y determinación son claves para el ataque inglés.

El primer gol llega de la mano del jugador del Manchester United, cuando en un claro dominio mediante el juego por las bandas por parte de los ingleses, el numero 19 dispara violentamente de afuera del área y coloca el balón en el ángulo del palo derecho del arquero de Costa Rica, Keylor Navas. Rose por el lado izquierdo y el debutante Arnold por el derecho llevaron a los ticos a jugar en su propia área dándole solo la opción de jugar a la contra. Fabian Delph otro de los pilares de esta victoria, disputo un gran partido dándole tranquilidad en la salida desde el fondo británico cuando bajaba a defender. Parece ser la formación ideal pensada por su entrenador que debutara ante Túnez el 18 de junio. Fuertes en pelota quieta, veloces a la hora de jugar por los costados, y por último claros y precisos al tiempo de definir desde afuera del área.

Inglaterra en sus amistosos deja seguridad y tranquilidad en todas las áreas de su equipo, promete ser uno de los seleccionados a entrar en los 8 mejores.

Un empate con distintas sensaciones

Por la cuarta ronda de la FA Cup, se enfrentaron el modesto equipo galés Newport County de la ciudad de Newport, a 12 kilómetros al este de Cardiff, y el conjunto londinense de la máxima categoría del fútbol británico, Tottenham Hotspur.

El encuentro se disputó en el pequeño estadio Rodney Parade, en la ribera del Río Usk, con un aforo de tan sólo casi 8,000 localidades.

De movida, la presión alta de Newport County, sumado a las malas condiciones del campo de juego, propiciaron salidas desacertadas de los centrales spurs y por consecuente peligro inminente sobre el arco de Tottenham.

Con el correr de los minutos, el conjuno londinense intentó acortar espacios, recuperar terreno y adelantar líneas, además aumentar la posesión del balón. Newport amainó su empuje inicial y Tottenham logró generar peligro con alguna incidencia aislada del incesante Harry Kane, siendo suministrado, en la mayoría de las veces, por los medio centros Sissoko y el joven Walker-Peters.

En el vaivén del partido, Newport consigue el gol tan anhelado. A partir de una repetida, pero eficaz jugada de Ben Tozer, implementando un saque de banda con la fuerza necesaria para llegar al área en forma de centro; tras un rechazo de la defensa, Robbie Willmott renueva la jugada con un envío al segundo palo, encontrando por la espalda a la referencia de área Padraig Amond, que con un certero golpe de cabeza esquinado, manda la pelota al fondo de la red, para el deliro de todo el estadio.

Animado por este gol, el equipo galés asedió en reiteradas chances el arco defendido por el guardameta holandés Michel Vorm, sin lograr aumentar el marcador. El primer tiempo culminó sorpresivamente con la victoria parcial del pequeño equipo de la League Two -cuarta categoría del sistema de ligas de gran bretaña-.

Para la segunda mitad, Pochettino mandó a la cancha a Heung-Min Son, intentando obtener mayor vértigo por la banda izquierda.

Tottenham no consiguió, en gran parte del partido, el manejo en el mediocampo. Por lo tanto, entre la faja defensiva y el ataque, en ciertos momentos, no existía conexión y por ende, generación de juego y abastecimiento a los puntas.

Pasados 20’ del segundo tiempo, el DT argentino realizó el segundo cambio, ingresando Dele Alli y retirándose, sin acciones notorias, Fernando Llorente. Pochettino buscaba agilidad y sorpresa para complementar a Kane, que no bajaba los brazos buscando el empate.

En los últimos minutos, Eric Dier se trasladó al medio y junto al tercer cambio, Davies, se fortaleció la mitad de la cancha. El lateral derecho Kieran Trippier, se soltaba por la línea como escape para poder centrar desde el flanco y así favorecer a los atacantes en las arremetidas por el área rival.

Tanto aguantó el equipo galés, que en un saque de esquina ejecutado rápidamente y al primer palo, la pelota es redirigida con un taco aéreo de Son al segundo poste, descolocando a toda la defensa y descuidando, nada más y nada menos que al goleador Harry Kane, quién la empujó al gol para empardar las acciones. Un quedo defensivo que desvarató el buen trabajo de todo el partido.

El encuentro tuvo unos últimos minutos de especulaciones en cúanto al resultado, pero no saliendo del empate, concluyendo que el austero cuadro Newport County hará historia al jugar el replay en el mítico y majestuoso Wembley de Londres.

Más dudas que certezas

Para concluir la fecha 20o de la Premier League, se dio un choque entre dos equipos similares en cuanto a tácticas, pero que dieron rendimientos muy diferentes, uno de gran manera, y el otro decepcionando a su afición. Este partido fue muestra de ello, y en esta ocasión, analizaremos las razones futbolísticas de la superioridad del Tottenham sobre el West Ham, dadas en el emblemático estadio Wembley.

Puesto que en la temporada anterior, el conjunto dirigido por Pochettino logró un segundo lugar, llevó a conservar la estructura base del equipo, efectuando apenas un cambio en el lateral, con la llegada de Aurier para suplir la salida de Walker, y la llegada de la joven promesa Davinson Sánchez, para suplir el lugar de Alderweireld. En la ofensiva, la joven dupla inglesa Kane y Dele Alli, junto a Eriksen dio mucho de qué hablar, siendo revelación e incluso teniendo a Harry como máximo goleador de la temporada. Se construía un equipo digno de dar pelea en la doble competencia, la Premier League y la UEFA Champions League.

Por el lado de los “Hammers”, se propusieron “romper la chanchita”, para conformar un equipo competitivo, y llegar a puestos de competiciones europeas. Se dieron llegadas como las del “Chicharito” Hernández, Marko Arnautovic y Zabaleta entre otros, para formar un plantel temible de cara a la nueva temporada.

Pero los del Norte de Londres fueron los que cumplieron con las expectativas. En Champions League lograron avanzar primeros en el grupo, superando al Real Madrid y al Borussia Dortmund, y en la competición doméstica disputan los puestos para las copas europeas, mientras que los vecinos apenas sacan una mínima ventaja en los puestos de descenso, sin encontrar la forma de estructurar correctamente el equipo.

Ambos equipos confían en alinear normalmente un equipo más técnico que velocista. Futbolistas como Payet el año pasado, Arnautovíc (hoy lesionado), Lanzini, Carrol o Hernández por parte del equipo marón y celeste son muestra de mucha calidad, aunque sin esa velocidad característica se basan en el juego por las bandas, con una delantera capaz de aprovechar los huecos y los centros, pero la diferencia entre ambos es que el local en este caso, intenta combinar el juego por afuera con uno más vertical, haciendo uso de jugadores de buen pie, apoyados por los laterales. En esta ocasión, el Tottenham planteó un equipo con las facetas explicadas anteriormente, pero también protegido atrás, con dos volantes de contención, por detrás de cuatro futbolistas ofensivos, mientras que, por el lado del visitante, una ofensiva con dos futbolistas ágiles, además de técnicos, y una zaga que pretendió variar entre tres o cinco futbolistas, y un mediocampo de contención muy firme.

El partido empezó como se esperaba, con los “Spurs” arrinconando al rival y encerrándolo atrás, haciendo de esa defensa una línea de 5, pero se toparon con Adrián en el arco que tuvo un gran rendimiento, y una defensiva bien parada, que dejó pocos espacios, todos malgastados igualmente. Los de Pochettino, generaron llegadas combinando para abrir la cancha, aprovechando la velocidad de Son y Davies por izquierda y la llegada de Aurier por derecha, pero no pudieron llegar al gol. Los conducidos por David Moyes no lograron contrarrestar con sus armas las aproximaciones rivales. Pero en el segundo tiempo se destapó el partido, y se “mancharon” los papeles de cada técnico. El West Ham empezó a llegar al área rival aunque sin peligro, hasta que Obiang saca un derechazo de otro partido y pone en ventaja a los suyos. Ante esta sorpresa, ambos equipos ingresaron futbolistas de alta estatura, como Llorente por el local y Carrol por el visitante, y el Tottenham intentó empatar el encuentro lo más rápido posible, ya que una derrota les dejaba a cuatro puntos del cuarto lugar, mientras que para los “Hammers”, superar a un equipo de los de arriba significaba mucho. Cerca del final, tras constantes llegadas de los “Spurs”, se dio el empate, por medio de otro derechazo increíble de Son. Pese a los arduos intentos, el marcador quedó igualado, y las incógnitas surgen en los locales.

 ¿El estilo de juego debe variar? Quizás Lamela pueda dar otro aire al juego, llegando a velocidad por las bandas, o Dembélé por el centro pueda dar un juego más técnico en lo defensivo, o si se necesita poner sólo a un volante central, que puede ser Wanyama, que posee mucho físico y velocidad. El tema es que en lo individual el equipo rinde, pero en la Premier League se están quedando atrás, y por parte del West Ham, es inminente lograr un cambio radical para no tener que jugar en Championship la siguiente temporada, ya que su juego no convence, y los fichajes no están dando resultado. En lo ofensivo, es necesario alguien que juegue más por detrás del mexicano, y poner al argentino por afuera, ya que ambos no pudieron tener mucho el balón esta tarde. El ingreso de Ayew por afuera dio otro estilo, pero no tuvo tiempo suficiente, y quizás Carrol tenga lo necesario para la delantera, un juego aéreo magistral.

¿Podrán lograr ambos equipos sus metas para este año? ¿Qué cambios hacen falta?