Lo bueno de saber esperar

Por la fecha 29 de Premier, se enfrentaban dos rivales con más necesidades que sobras, principalmente teniendo en cuenta la ubicación que ocupan en la tabla de posiciones, que no llega a ser de alto riesgo, pero si debe ser de gran cuidado, sobre todo si se cae en uno o dos encuentros, ya el semblante podría ser otro, de jugadores, técnicos y ni hablar de los aficionados de cada club.

Burnley, que venía de caer ante el Newcastle de Rafa Benítez, recibía en su casa al Crystal Palace de Roy Hodgson, quién en igualdad de condiciones había caído ante el United de Solskjaer, en Shelhurst Park, su propia casa.

Para esto, los locales no saldrían con grandes modificaciones para el choque, con un sistema táctico ya conocido por todos es el que presenta Sean Dyche, su infalible e inamovible 1-4-4-2, con una sola variante con respecto al encuentro anterior, el ingreso de Hendrick por Gudmundsson, en la posición de volante por el sector derecho.

Del lado del Palace, la caída ante el United no cayó del todo bien, con lo cual Hodgson metió mano en el once inicial, realizando 5 cambios con respecto a ese último cotejo, estas fueron las variantes, Hennessey por Guaita, Aarón Wan-Bisakka por Ward, Kelly por Dann, Kouyate por Townsend y Meyer por McArthur. Esto infirió en el esquema que venía manteniendo su técnico, el anterior 1-4-3-3, se transformó en 1-4-4-2, y parece haber dado sus frutos cambiar.

El inicio del primer tiempo fue prácticamente todo del Burnley, inyectando una agresividad ofensiva digna de un equipo de Élite que sale a comerse al rival literalmente. Las asociaciones entre Westwood, Hendrick y Barnes principalmente por el sector derecho de ataque e izquierdo de la defensa del Palace, fue la zona predilecta a la hora de atacar, intentando llegar con juego asociado o centros al área en busca de Wood. Van Aanholt sufrió las embestidas de manera considerable por parte de los “Clarets”.

Pero si hay algo que aprendió el Palace con Roy Hodgson, es esperar, tomarse su tiempo, y estar agazapado para atacar cuando el rival menos lo espere, y así fue como llega el primer gol de la visita. Salida rápida de Milivojevic, Kouyaté, Zaha, Schlupp y mala fortuna para el defensa Bardsley que termina la jugada cometiendo el gol en contra.

Al inicio del segundo tiempo, golpea nuevamente Palace con lo que sería ya un denominador común en los goles de la visita, tanto Kouyaté como Zaha son participes sobresalientes en los tres goles de su equipo. En el segundo gol marcado por Batshuayi inician ambos la jugada que finaliza por el sector derecho con AWB. Para redondear en el tercero la destreza personal de Zaha fue demasiado para una defensa del Burnley que bailaba al compás del Marfileño.

Ya con más amor propio que fútbol los locales fueron en busca del descuento que llega a través de Barnes, y la complicidad de Hennessey quién no termina de salir a cortar el centro, ni tampoco se ubica en su posición bajo los tres palos. En el ocaso del encuentro el ingreso de Crouch generó una jugada de riesgo, bien resuelta por el portero visitante.

Tal vez la falta de finalización de las jugadas que realizó el Burnley, fue el principal motivo por el cual el marcador no fue más ajustado, los intentos de los locales fueron superiores, 18 disparos al arco pero solo 4 tuvieron destino de riesgo. El Palace logró la misma cantidad de disparos efectivos al arco y marcó en 3 situaciones de 4 realizadas. La diferencia se basó en la puntería y efectividad de sus delanteros.

La situación no es del todo cómoda para Burnley, quedando a 5 puntos del tercer puesto de descenso. Con esta victoria el Crystal Palace se aleja a 8 puntos del Cardiff quién hasta hoy sería el último descendido.

El panorama no es alentador para “The Clarets” quienes visitaran al segundo del torneo, el Liverpool de Klopp en Anfield. En Shelhurst Park, se disputará un encuentro de alto nivel de ebullición, teniendo en cuenta la gran rivalidad existente entre la afición del Palace y Brighton (quienes tampoco están del todo cómodos con el descenso, a pesar de lograr una victoria ante Huddersfield)

Lo bueno de saber esperar.

Las águilas quieren volar

Sur de Londres, Park Rd entre las calles Holmesdale Rd y Whitehorse Ln, se encuentra el pintoresco estadio Selhurst Park, con una capacidad para 26.300 espectadores, hogar del Crystal Palace Football Club.

Situados en la temporada actual, la que nos compete, dónde vamos a desarrollar la idea futbolísticas de los dirigidos por Roy Hodgson. Cómo asi tambien los puntos sobresalientes, aquellos que consideramos se deben mejorar, como asi también nos tomamos el atrevimiento de “aconsejar” desde nuestra humilde posición, cuáles son los puestos a reforzar en este mercado de invierno.

Orden táctico.

Hodgson utiliza tres esquemas tácticos, que solo varían en el mediocampo y la delantera. Claro partidario de jugar con línea de 4 en el fondo, eso no se negocia.

Ahora sí vamos a los esquemas en sí.

  • 1-4-4-2, por excelencia es la formación que más utilizó en el transcurso de la temporada. Inicialmente enfrentó a 14 rivales con este orden de los cuales logró, PG 3, PE 2, PP 9. Este esquema táctico tal vez es el que más crítica generó, no solo por los resultados que están a la vista, sino que por la falta de juego en determinados encuentros. Una línea de volantes muy rígida, con McArthur, Kouyaté, Milivojevic, Meyer (Schlupp) tal vez mas combativa que de juego.
  • 1-4-2-3-1, este esquema lo utilizó dos veces, una vez con Chelsea, con quién perdió por la mínima, pero también contra Manchester City, y esa recordada victoria en Etihad Stadium por 2-3. Una de cal y una de arena para esta segunda formación, dónde dejó una mejor imagen, aunque con algunas dudas. PG 1, PP 1.
  • 1-4-3-3, indiscutiblemente es el esquema que más cómodo resultó para los once iniciales. Posicionando como extremos a W. Saha por izquierda y a A. Townsend por derecha, sumando a J. Ayew de centrodelantero, (posición que puede ser cumplida por C. Benteke cuando retorne de su lesión). Obtuvo asi PG 2, PE 2, PP 1, cabe destacar que el encuentro perdido fue vs Bournemouth por 2-1, donde el desarrollo fue parejo. Con lo cual es claramente la táctica que mayor beneficio le proporciona en base a resultados.

Los once de memoria, No hay grandes cambios con respecto a los nombres que utiliza. Solo puede llegar a variar un nombre en base al esquema táctico que utilize, esto posiblemente cause en los jugadores, tanto suplentes como los no convocados tengan un dejo de inseguridad, sobre todo cuando les toca ingresar ya sea por lesión o suspensión de un compañero. Las inferiores tampoco cuentan con una suerte diferente.

El arco está cubierto, primero W. Hennessey ocupó el puesto durante 16 fechas, en la fecha 17 vs Leicester ingresó V. Guaita y desde ahí se adueñó de los tres palos. Con tanta suerte para él, que desde que ingresó obtuvo 3 victorias, 1 empate y 1 derrota. Recibiendo solo 3 goles en su meta. Números más que favorables para el español.

En defensa los jugadores son experimentados pero sobresale la figura más joven y tal vez el jugador que mejor proyección de carrera tiene y es Aarón Wan-Bissaka, con tan solo 21 años se ganó el puesto de lateral derecho. Con entradas limpias y quites quirúrgicos cuándo va a disputar el balón al suelo. En ofensiva sus movimientos son muy interesantes, realizando el recorrido de arco a arco sin problemas durante los 90 minutos.

Puntos a mejorar, sin ningún lugar a dudas, el mediocampo sufre de creadores de juego, solo cuando A. Townsend retrocede en busca del balón se gestan jugadas de peligro, pero así W. Saha queda muy solitario en ofensiva. Otro que suele generar juego es M. Meyer, el alemán, que juega de volante por izquierda, intenta asociarse a la delantera, pero todavía no consigue desarrollar su juego a un nivel que convenza a Hodgson para que sea titular indiscutido, de hecho es por lo general el primer cambio si juega de titular, o el primero en salir del once inicial si desea jugar con tres delanteros.

En la ofensiva la lesión de C. Benteke fue casi catastrófica, esto generó la falta de un 9 de área puro, que aguante el balón, pivotee o donde el equipo descanse a la hora de pasar de defensa a ataque sabiendo que puede cumplir esa función tranquilamente. Esto generó por momentos una total dependencia en ofensiva de W. Saha, solo cuando el equipo no jugó con él, (ausente vs Tottenham) pudo darse cuenta que hay fútbol después del Marfileño. A su vez la falta de gol en el equipo es muy importante, al punto tal de que su goleador es L. Milivojevic con 6 goles (5 de penal), para el volante central.

Solo para dejarlo en claro, tal vez un volante creativo y un delantero son los puestos a cubrir de manera primordial.

Ocupando el puesto 14° en la tabla de posiciones con 22 puntos en Premier League y ya en 4ta ronda de la FA Cup, es hora de que las águilas empiecen a volar.

 

Senegal: 16 años después

 

Tras una gran Eliminatoria, y de la mano de uno de los capitanes en Corea/Japón 2002, Senegal tendrá en Rusia su segunda participación mundialista. Aliou Cissé, referente del plantel que llegó a cuartos de final hace 16 años es hoy el entrenador de los Leones de Teranga y guiará a sus pupilos en un grupo parejo junto a Colombia, Japón y Polonia.

A pesar de esta importante ausencia en las citas mundialistas, el fútbol senegalés ha crecido mucho en todo este tiempo e intentará demostrarlo en suelo ruso. Muestra de ello es la conformación de la lista de los 23 convocados. Si recordamos el plantel comandado por Bruno Metsu, no aparecían nombres demasiado relevantes ni conocidos. La mayoría militaba en equipos de segundo orden del fútbol francés como Lens, Lille, Estrasburgo, Auxerre. Quizás las principales figuras eran el mencionado Cissé, que había tenido un paso importante por un PSG que no era lo que es hoy; o el arquero Tony Silva que militaba en el Mónaco.

Fue tras ese Mundial que explotaron las figuras de Henri Camara, Salif Diao, Bouba Diop o El Hadji Diouf para saltar a clubes y ligas de mayor renombre como Liverpool y Fulham de la Premier League.

Por eso, desde noviembre de 2015, cuando comenzó el camino a Rusia 2018, Aliou Cissé ha podido contar con jugadores que hoy militan en las principales ligas del mundo. Sadio Mané (Liverpool, Inglaterra), Kalidou Koulibaly (Napoli, Italia), Keita Baldé (Mónaco, Francia) o Lamine Sané (Hannover 96, Alemania) se asoman como las armas de mayor peso que tendrá el seleccionado senegalés para ir por el pase a octavos en el Grupo H.

El sistema de juego utilizado por Cissé no es siempre el mismo y ha ido variando de acuerdo a los rivales. En los duelos ante Madagascar, Cabo Verde, Sudáfrica y Burkina Faso pasó por el 4-4-2, 4-3-3 y el 4-5-1. Yendo a los nombres propios, en el arco la pelea será entre Abdoulaye Diallo (Rennes, Francia), quien empezó atajando en este ciclo, o el experimentado Khadim N’Diaye (Horoya AC, Guinea) que atajó en los últimos compromisos.

La defensa, salvo algún cambio o imprevisto de último momento, saldrá con dos centrales de gran temporada en Europa como Koulibaly y Sané, acompañados por Lamine Gassama a la derecha y Saliou Ciss por la otra banda.

Para la contención en el mediocampo se ubicará el capitán Cheikhou Kouyaté junto a Idrissa Gueye. Y de ahí para adelante aparece la mayor cantidad de opciones. Seguramente Sadio Mané se ubique como volante por izquierda con libertades para lastimar en ataque y Moussa Konaté (de gran temporada en el Amiens francés con 13 goles) iría por la otra banda. O bien si juega por ese lado Keita Baldé se adelantaría unos metros para acompañar al centrodelantero, puesto por el que pujan Diafra Sakho y Moussa Sow.

Con interesantes alternativas en la banca como Mbaye Niang, Ismaila Sarr, Cheikh N’Doye, Moussa Wagué o Mame Biram Diouf, el seleccionado senegalés tendrá la difícil misión de intentar igualar la actuación en 2002 cuando sucumbieron en cuartos de final. Aquella participación, junto a la de Camerún en Italia 1990 y la de Ghana en Sudáfrica 2010, sigue siendo una de las mejores de los seleccionados africanos en la historia de los Mundiales.

El último ranking FIFA ubica a Polonia en el puesto 10, Colombia en el 16 y Japón en el 60. Por lo tanto, las cosas aparecen complicadas para los senegaleses (en el puesto 28) en su objetivo de meterse en octavos. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde.