Los Canarios vuelan bien alto

El día de ayer se abrió la fecha de EFL Championship. Comenzó la jornada número 36 y nos traía un partidazo; el Norwich City recibía al Swansea con la intención de sostener la punta del campeonato en soledad y sacarle la ventaja de 5 puntos al Leeds su máximo perseguidor.

El técnico del local, Daniel Farke, planteó un 4-2-3-1 como disposición táctica. Al atacar Buendía y Hernández, que eran dos de los tres que se paraban por delante del doble 5, se sumaban al único delantero y goleador Pukki, generando velocidad por los costados, pero también cooperando con la creación cerrándose al centro cuando esto era necesario.

Por el lado visitante, Graham Potter utilizó un esquema similar al del local (4-2-3-1). Al retroceder los dos extremos se colocaban como volantes por afuera para colaborar en las labores defensivas. Fue un buen planteo del técnico de ‘Los Cisnes’, conjunto que dominó durante todo el primer tiempo, sin lograr capitalizar sus ataques. Esto fue en gran parte por las atajadas de Tim Krul que logró mantener en 0 el arco de Norwich con una muy buena actuación en la parte inicial.

0-0 nos fuimos a la segunda mitad. Habíamos visto más avances de la visita y solo un ataque importante para el conjunto local. Parecía que el segundo tiempo nos deparaba algo parecido hasta que a los 54’ el argentino Emiliano Buendía colocó un enorme zurdazo al ángulo para el 1-0 de los canarios.

Luego del gol poco ocurrió en Norwich. Swansea culminó con el 54% de posesión y en las estadísticas resultó claro dominador por sobre los locales, excepto en el marcador. Hubo una clara por lado, un cabezazo del central Van Der Hoorn, luego de un corner, por parte de la visita y un remate en el palo, producto de un derechazo cruzado de Pukki, para los locales.

Esas dos jugadas resultaron las más claras luego del único tanto del encuentro, donde los canarios volaron bien alto y mantienen la punta del campeonato en la lucha por el ascenso a la Premier League.

Los espía desde arriba

“Perdonen si los ofendí, yo no tuve la intención de romper el fair play, pero no importa lo que yo piense, sino si ustedes se sintieron ofendidos” Así arrancaba Marcelo Bielsa la previa al partido, al ser consultado tras la detención de uno de sus colaboradores que se había colado a ver la última práctica de Derby County. Esta obsesión -propia del Bielsismo- es tan solemne como la “nobleza de los recursos”, nunca hay que esperar que nada los sorprenda, todo se puede planificar.

Con ese mandamiento filosófico, Bielsa empezaba a disputar la fecha veintisiete de la Championship estando punteros, perseguidos desde cerca por Norwich y después de una derrota dura ante Nottingham Forest (de ganar 2-1 a perder 4-2). Vencer al equipo de Lampard sería el pequeño cambio para retomar el camino a la Premier League.

El partido empezó como suele querer ‘el loco’ Bielsa: Un Leeds dominador del balón, con muchas transiciones rápidas para cruzar balones, con volantes proyectándose constantemente en el 1v1 generando superioridad a partir de ganar lo duelos individuales. Prácticamente, el mensaje era de jugar por las bandas sin tener mucho paso por el centro del campo. Esto es un detalle táctico que Bielsa se percató para que no sufrir a espaldas de los defensores, ya que al no tener un lateral izquierdo natural, improvisó con Alioski -que si bien casi no retrocedió por detrás de mitad de cancha- y le salió bastante bien; sin embargo, el centro estaba ocupado por Forshaw, encargado de administrar las transiciones en largo hacia alguno de los laterales del ataque.

forshaw admnistrador de juego

Seis jugadores en ataque no es ninguna sorpresa para éste Leeds, fue una constante desde el minuto inicial hasta el final del encuentro. Derby County no encontró nunca la posibilidad de tener el balón para crear superioridad por el medio, ni tampoco pudo neutralizar al rival. Leeds dominó, cómo le gusta a Bielsa.

Párrafo apare merece el MVP del parido, el joven Jack Raymond Clarke. Apenas dieciocho años para este chico producto de la cantera y está evolucionando de manera bestial, sólo 13 partidos y en cada uno de ellos fue determinante para cambiar el rumbo del partido. El esquema del entrenador argentino se adapta muy bien a sus cualidades: rápido cuando hay que atacar el espacio, inteligente para jugar en triangulaciones, gambeteador en el 1-1 y buen pie para centrar. Esta vez le tocó la responsabilidad de jugar prácticamente mano a mano contra Max Lowe, y lo sacó a bailar. Una asistencia para el gol de Roofe y otro desborde al momento de que Harrison marque el 2-0 apenas empezado el segundo tiempo. Mucho futuro en este joven, y tuvo la suerte de encontrarse a Bielsa en sus primeros pasos.

A base de triangulaciones por afuera, interiorización con los volantes, manejo del balón con Forshaw, desequilibrios de Alioski y capacidad goleadora de Roofe; Leeds sigue prendido a la punta y no hay nada que prevea su caída, aunque todavía quedan 19 partidos por delante. Le lleva 5 puntos al Norwich City y 7 al Sheffield. Evitar el play off debe ser ya la meta para este tramo del Championship, y tiene argumentos futbolísticos para hacerlo.