Kepa: por consolidarse en la élite

Hace ya un tiempo en la liga española, se viene hablando de un joven portero español, que jugaba en el Athletic Club. De él, se decía que era el futuro de su selección, y que sería dentro de unos años, uno de los mejores del mundo. Pues resulta que éste guardameta de 23 años, es ahora el guardameta más costoso de la historia, cuando el Chelsea oficializó su fichaje por los 80 millones de Euros que demandaba su cláusula.

Este llamativo movimiento, es producto de otro más grande, que tras varias ventanas de negociaciones donde se rumoreaba su consolidación, por fin se dio: el pase del belga Courtois al arco del Real Madrid. Esto llevó a una respuesta inmediata del club londinense, pero lo peculiar es la elección que hicieron. El experimento de tener como primer golero a uno que tuvo como única experiencia atajar en un club de media tabla de La Liga, puede salir muy bien, y que sea el futuro del club, como todo indica que será, pero también, ese dineral que costó cancelar su contrato anterior, puede ir a la basura si Kepa no es capaz de adaptarse a un fútbol diferente y mucho más exigente.

De todas formas, el nacido en Ondárroa tiene las cualidades que se necesitan para tener un pasaje exitoso por la Premier League.

Para empezar, una de las ventajas del negocio es poder tener un gran dominio sobre la etapa de mayor progreso del futbolista en cuanto a aptitudes y habilidades se refiere. Lo que se espera de él, es que de ahora en adelante, atraviese los mejores años de su carrera, y al ser tan joven, el Chelsea se asegura tener un arquero de calidad para dentro de varios años.

Hablando de sus cualidades bajo los tres palos, es muy bueno cerrándole los espacios a los delanteros rivales cuando tienen todo el arco para definir, con posturas firmes y efectivas. También, otra de las cosas en la que destaca es en su capacidad de estirarse para sacar pelotas esquinadas. Mide 1,90 metros, y aunque no es una estatura tan grande como la de otros porteros que vemos comúnmente en Inglaterra, tiene un estilo de salto que le permite, a mano cambiada sobretodo, girar en el aire y aprovechar la gran altura que ganan sus saltos.

En resumen, es un movimiento que puede generar grandes resultados a largo plazo, pero que llama mucho la atención por lo invertido en él. Tiene todo para triunfar esta temporada, y dejar de ser la “revelación”, para asentarse como los mejores del mundo muy pronto.

Higuaín: la cuota de goles que hacía falta

En el fútbol italiano este verano, tras una muy interesante movida que involucró a 3 jugadores entre el Milan y la Juventus, se dio un fichaje quizás un poco inesperado, pero que será el pilar de un proyecto a corto plazo, para que su nuevo equipo llegue lejos en el marco internacional. Hablamos de Gonzalo Higuaín y su llegada al equipo “Rossoneri”.

El “Pipa”, es el típico delantero centro con un estilo de juego estático y aniquilador, pues no ocupa regularmente lugares del campo ajenos al área rival, pero el equipo rival no se puede permitir dejarle un espacio, porque lo que ocurre normalmente es que te convierta un gol.

Tiene un gran porte físico (1,86m y 90kg), que le permite pivotear y deshacerse del defensa que lo esté marcando, con simplemente mostrarle su espalda, pues es muy difícil quitarle el balón de los pies cuando le llega. Esta ventaja, la utiliza para girar hacia el arco, ya que en un principio lo tiene de espaldas, y gracias a su buena técnica de control de pelota, pocos toques le bastan para ubicarla en su mejor perfil.

También, esas aptitudes físicas, le facilitan el juego aéreo, en el cual Gonzalo rinde de gran forma, como lo debe hacer todo delantero de área.

Es derecho, pero de todas formas, otra cualidad que posee es la capacidad de definir de igual manera con ambas piernas, sobretodo en el tipo de jugada explicada anteriormente. Buena colocación y gran potencia en ambos pies, le permiten finiquitar una jugada en cuestión de segundos, de la mejor manera.

Una ventaja que tenía jugando para la Juventus, era que tenía como socio a Paulo Dybala, un delantero que jugaba por detrás de él para hacerle de asistente y llevar a cabo el trabajo de moverse por todo el frente de ataque. Entre sus nuevos compañeros, quizás un delantero como Suso que se desempeña con un papel similar al del “10” de la Juventus, Higuaín pueda lograr una conexión similar.

Conoce de sobra la Serie A, ya que ha sido estrella del Napoli y del equipo de Turín más ganador en los últimos años, sumando entre ambos, un total de 146 goles. Con este fichaje, el Milan se asegura una amplia cuota de goles por temporada, algo que hacía falta en anteriores planteles.

Ronaldo: el deseo de triunfar

Mientras todos estábamos pendientes de lo que sucedía en el mundial, tras la eliminación de Portugal a manos de Uruguay por los Octavos de final, ocurría un movimiento que nadie esperaba, y al que perfectamente se le puede llamar como lo hicieron varias fuentes periodísticas: “el fichaje del siglo”. Hubo muchos destacados y llamativos desde el año 2001 hasta la actualidad como para decir que es el mejor, pero los movimientos que generó apenas el rumor antes de que se hiciera oficial, lo meten entre los mejores.

Es el caso de Cristiano Ronaldo. Un movimiento que alcanzó posiblemente la misma altura a nivel mundial que la mismísima Copa del Mundo en cuanto a llamar la atención. Al terminar el partido final de la Champions League, las palabras del astro portugués dieron mucho de qué hablar por un buen tiempo, donde aparecieron muchos rumores, pero es algo que pasa en cada período de traspasos desde hace ya un buen tiempo. Esta ocasión no fue una venta de humo. Eso sí, el club que lo fichó, no estaba entre los principales candidatos a obtener su ficha, y el precio que les costó, no fue tan cercana al de las súper estrellas como Neymar que se movieron últimamente, y que para la actualidad del Real Madrid, esos 117 millones de euros, no significarían un monto muy importante.

Hablando del fichaje, algo muy sorprendente que arrojó, fue que apenas el rumor de que esto podía suceder, elevó un casi 8% las acciones en la bolsa de la Juventus, un récord para el club. Impresiona que apenas la posibilidad de que algo impensado ocurra mueva tanto la economía de un club, y por supuesto genere ganancias.

Si nos fijamos en el tema plantel y qué puede aportar CR7, podemos ver que, para el sueño de por fin volver a levantar el trofeo de la Champions League, es una pieza fundamental. El portugués tiene un promedio de casi un gol por partido, y es el máximo goleador en la historia del torneo, por lo que conoce y posee lo que se necesita para lograr levantar una quinta copa para su palmarés personal.

Pero si intentamos ver los beneficios desde un punto de vista futbolístico, también encontramos varias desventajas. Cristiano afirmó que se retira a los 41 años, pero es difícil creer algo nunca visto, que alguien con tanta edad siga al más alto nivel, y ya con 33 años, comienza el declive. Si la Juventus quiere levantar la copa de Europa, esta es su oportunidad, y no se le debe escapar.

Si revisamos el plantel que se está armando hasta la fecha (el período de pases todavía tiene varias jornadas por delante), a excepción de Douglas Costa que tiene 27 y Dybala que tiene 24, todos hasta superan los 30 años, por lo que les queda poco tiempo para sobrellevar la exigencia del fútbol que quieren jugar. El de CR7 es el único movimiento en ofensiva hasta ahora, y la inversión que se hizo para lograr que se vista de “Bianconeri”, es bastante elevada. El proyecto es a corto plazo.

Igualmente, un fichaje como el de Ronaldo, podríamos decir que se paga solo. Ya vimos lo que aumentó el valor del club sólo un simple rumor de su llegada, y con temas de márketing (sobre todo venta de camisetas, que se agotaron en minutos), gran parte del desembolso se paga solo, pero igual se habló de por ejemplo aumentar el costo de las entradas al estadio, entre otras cosas, para poder soportar esos 30 millones netos que cobrará el ex Real Madrid por temporada.

Por último, algo que podemos destacar de su llegada, es que ahora el vestuario, tras la salida de Bonucci el año pasado y la de Buffon, recupera un referente, una voz de mando, un capitán, alguien que guíe al equipo hacia sus metas. Experiencia tiene de sobra, y con 28 títulos bajo el brazo, sabe lo que es jugar partidos importantes. Los jugadores, sobre todo los jóvenes como el uruguayo Bentancur, tienen de quién aprender, tanto aspectos psicológicos como técnicos con el balón.

El deseo de triunfar sigue intacto, pese a su desgaste.

Cuatro equipos en busca de la gloria

El final del camino está cada vez más cerca. Sólo se ven 4 equipos, pero analizando profundamente cada uno de ellos, quedan sólo 4 estrategias vivas, para ver cuál es la más efectiva a la hora de planificar cualquier partido. Ya vimos que la tenencia total de pelota fue de los fracasos más llamativos y considerables del torneo, por lo que, a nosotros nos inquieta saber cuál estilo va a ser coronado como el “mejor del mundo”.

Por el lado derecho del cuadro, Croacia, de las sorpresas del campeonato e Inglaterra, que de a poco fue convenciendo al que lo  sigue que puede rendir más. Por el lado izquierdo, el gran candidato Francia, contra una que disfruta de los últimos pasos de su generación dorada al más alto nivel, pues todos llegaron a la cita a punto de caramelo para por fin dejar huella.

El equipo a cuadros, llegó a ubicarse entre los 4 mejores del mundo por segunda vez en su historia, de la mano del famoso “tiki-taka” del que hablábamos recién, pero con la condición de que concretaban llegadas al arco. El esquema suele ser con un delantero referencia (Mándzukic) y otro sin posición fija como Kramaric, y 4 jugadores de buen pie y remate a distancia alrededor. Así, tienen el control de pelota por todo el frente de ataque y pueden aprovechar el juego aéreo, sobre todo del jugador de la Juventus. Pero otra cosa que destaca en el juego croata, es el desgaste y trabajos en común que tienen todos los jugadores. Mario, no es un fijo tampoco en el área rival, pues suele ayudar en la cobertura de espacios y en la marca, y en el caso de Luka Módric, su cobertura de campo es total. Toma las riendas del equipo, manejando los tiempos y asociándose formidablemente con sus compañeros, que como ya mencionamos, también tienen como virtudes la técnica con el esférico.

Sobre los ingleses, pudimos ver que su juego es netamente ofensivo, y surge de los pies del único volante de marca que tiene el equipo, el capitán Jordan Henderson. Él es el encargado de hacerle llegar la pelota a los 6 atacantes que tiene el equipo, contando los carrileros que suben para llegar a esta cifra, porque el resto, son Kane y Sterling arriba, y dos media puntas como lo son Dele Alli y Lingard. Los veloces como Raheem, Jesse o Rashford que suele ser un cambio frecuente, explotan espacios alrededor del “9” referencia. Para defender, bajan los carrileros, armando una línea de 5 y los 3 volantes por delante esperando la oportunidad para interceptar.

Por el otro cruce, si queremos analizar a ambas selecciones, bastan casi las mismas palabras, porque, aunque con un aprovechamiento obviamente diferente de sus estrellas ofensivas, comparten varios aspectos. Por ejemplo, el primordial: hacer daño al contraatacar. Ambos poseen mucha velocidad en las bandas, y jugadores técnicamente dotados para llevar a cabo una respuesta rápida. A su vez, los dos también modifican sus esquemas de ataque moviendo a sus puntas al medio, para generar el juego y utilizar los laterales como punteros. En el caso de Bélgica, es Hazard el que corta para filtrar pelotas, y en el caso francés, son Griezmann y por momentos Mbappé, los que generan el juego. Claro, todo es más fácil si por detrás están jugadores como Pogba o De Bruyne, y por delante un delantero que mande a guardar todo lo que le dan, como es el caso de Lukaku. En este tema sufre Francia, ya que sorprendentemente, Giroud no convirtió goles hasta el momento, siendo además el único en el plantel capaz de hacer de “tronco” en el área rival, pero la solución de “Les Bleus” está por otro lado.

Veremos cuál método logra coronarse campeón del mundo.

Posesión vs Destrucción, el duelo del Mundial

Terminaron los Octavos de Final, y Rusia nos regala un parón de actividad significativo, en el cual, para evitar inquietudes de volver a la rutina adoptada de consultar resultados y pasar tardes enteras frente al televisor constantemente, nosotros preferimos aislarnos del ambiente, y reflexionar sobre varios hechos que se dieron, quizás inesperados, o resultados de ideas mal ejecutadas.

Todos pensamos igual, cuando nos referimos a que este mundial ha sido hasta ahora diferente a los demás, y es que hasta lo disputado, a ninguno de los más de 60 partidos que se llevan disputados les hizo falta algo que los hiciera interesantes o llamativos. Pero vayamos a lo que más nos importa: las potencias que quedaron eliminadas.

Cuando uno piensa sobre selecciones como España o Alemania, se le viene a la cabeza una estrategia que suele dominar de principio a fin los partidos. Cuando repasa los nombres, todos suenan a posesión y dominio en la mitad de la cancha, algo así como la ideología “guardiolista” (citando a Guardiola, de los mejores llevando a cabo esta estrategia en los últimos años). Teniendo la pelota, el rival no te hace daño, sino que le genera a este un gran desgaste al intentar lograr la posesión, y si la llegas a perder, estás muy lejos de tu arco (al atacar en territorio rival), y volver a situarte bien en el campo debería ser tarea fácil. Parece la idea perfecta, pero en esta edición de la Copa del Mundo, los que la llevaron a cabo, quedaron eliminados o en el grupo o en Octavos de Final.

Si vemos los datos, las selecciones que tuvieron mayor porcentaje de posesión por partido y precisión en pases, fueron la alemana, española y argentina, y las tres se volvieron a casa.

¿Pero qué puede salir mal? Si se supone que la estrategia es perfecta…

Por el lado de los argentinos, las riendas en el mediocampo las llevó Mascherano, quien se encargó de distribuir el juego, pero en el afán de encontrar a Messi, era casi imposible generar jugadas peligrosas. Es el mejor jugador del mundo, pero en lugar de servir de distracción o acompañamiento junto a otros jugadores de virtudes similares, fue el foco futbolístico, lo que facilitó el trabajo de los marcadores rivales, que con solo rodearlo, impedían que Argentina avanzara.

Por el lado de los alemanes y españoles, es simple. Guardiola juega a tener la pelota, pero es capaz de hacer que sus equipos conviertan una cantidad estrepitosa de goles por partido, o que al menos lleguen con claridad, cosa que no ocurrió en los partidos de ambas selecciones. Tuvieron mucha posesión de balón, por lo que el rival no podía hacer su trabajo en la mayoría de las ocasiones, pero nunca encontraron como penetrar las defensas rivales, y si estos contrincantes tenían como virtudes una rápida transición defensa-ataque, como la demostraron tener los mexicanos, coreanos, o una gran capacidad física como la de los suecos.

Por el otro lado, la contradicción y sus variantes a este estilo, se encuentran clasificadas y con grandes chances. Brasil es la excepción, no por jugar a posesión, sino que combina el juego rápido y directo, y el juego de tenencia de pelota, lo que la hace, a mi opinión, la selección más completa de la fase, pero por supuesto, no deja de ser un capricho personal del autor.

Francia posee un juego rápido atacando espacios y elaborando sus jugadas a gran velocidad, Uruguay va recién criando a su pieza fundamental para manejar los tiempos que es Bentancur, Bélgica apostando a sus grandes capacidades ofensivas, juega con Hazard como creador, y casi todo el equipo en campo contrario buscando rodearlo, Inglaterra tiene volantes más de contención que de creación, Suecia apuesta a un juego desgastador desde lo físico y a individualidades, Rusia al ingenio y velocidad también de sus actores y Croacia, que es la selección que puede apostar más al buen trato del balón.

Está siendo un mundial en donde ganar es lo único que importa, lo que para este autor, es fútbol en su estado más puro, porque al final, no importa como jugaste, mientras que hayas cumplido el objetivo de introducir el balón dentro de los tres palos.

Pudo ser peor

Gran expectativa por el resultado. Era una candidata contra una marea de argentinos que hicieron sentir a sus seleccionados como si estuvieran jugando de locales. Pero eso mismo era lo único que tenían. Estaba Messi también, pero de a ratos.

Argentina frente a Nigeria, jugó con el alma, porque si hablamos de conceptos futbolísticos, fue un partido bastante malo, aunque su rival haya sido peor, como era de esperarse. Una zona de volantes perdida, y un Messi obligado a “dar la cara” por el equipo, pero con nadie a su lado. Lo lograron, pero lo que ocurrió hoy frente a Francia, era de esperarse.

Les Bleus sabían a lo que se enfrentaban, y supieron aprovecharlo al máximo. La idea era esperarlos en campo propio, cediendo totalmente la posesión y bloqueando las líneas de pase por el centro, para que el jugador referencia, Messi, estuviera obligado a buscar la pelota por afuera. Sumado a esto, Sampaoli no puso a un delantero centro en cancha, apostando al juego individual de los puntas Pavón y Di María. Cuando buscaran el juego por afuera, apretarlos y recuperar la pelota, y acto seguido, pase largo a Mbappé y que corriera. Con simplemente esa indicación, hasta el empate argentino, tuvieron al borde del abismo a la defensa celeste y blanca.

El partido se vio condicionado antes de los 15” minutos, donde gracias a esta estrategia, no sólo Francia obtuvo un penal, el cual Grizzy cambió por gol, sino que el mismo también estrelló un tiro libre en el palo. Argentina no tuvo respuesta, simplemente a seguir buscando espacios inexistentes tocando la pelota de un lado a otro, con Mascherano a la cabeza. La única forma de abrir esa muralla francesa era intentar de media distancia. Di María encontró la clave, y antes de ir al descanso, encontró una falla en el Arco del Triunfo y la perforó, en la esquina donde ningún golero llega, y los papeles se calentaban en el momento indicado.

El segundo gol argentino, apenas comenzada la segunda mitad, fue a raíz de lo mismo, más no de suerte, porque había que patear al arco de una vez, en lugar de buscar armar una jugada elaborada, y justo encuentra en su trayectoria el botín de Mercado. Francia quedaba frío, pero una volea de otro planeta ejecutada por Pavard, inciaba la respuesta de los azules, y los siguientes 2 goles fueron la agilidad de Mbappé superando una vez más a la lenta defensa argentina. Agüero descontó en el final, y Meza le quitó el gol a Messi en la última jugada del partido, y con el 4 a 3 en el marcador, Francia espera rival.

Hoy el que sobró fue claramente Giroud, que no tuvo casi participación, y el revelado fue Mbappé, que con apenas 19 años, sacó a bailar un buen tango de Gardel a la zaga argentina, sobre todo a Tagliafico, quien se vio superado todo el partido. Por parte de Argentina, Pavón no entró en juego en ningún momento, les hizo falta un referencia de área, y llama la atención que Dybala no haya tenido casi minutos en toda la copa, siendo alguien que pudo haber ayudado a abrir espacios.

 Se van con las manos vacías ante un candidato, pero pudo ser peor.

La generación dorada mete miedo

Otro sábado para levantarse temprano. La razón: jugaba una de las selecciones candidatas por su juego a ganar la Copa del Mundo, Bélgica. En su primer partido, les costó más de lo esperado, pero golearon 3 a 0 a una selección debutante en este torneo como lo es Panamá.

La idea es clara, y desde hace bastante tiempo que está afianzada en los jugadores. Pero su rival, Túnez, también tiene lo suyo. Aunque con esta derrota 2-5 frente a los belgas quedaron eliminados, su juego atrajo a todos los que vieron su andar, sobretodo en este partido, en donde, a pesar del abultado resultado, tuvieron varias chances de gol, y estuvieron siempre metidos en el partido.

Roberto Martínez, el DT de los “Diablos Rojos”, formó como siempre con un 1-3-4-3, en donde los extremos Hazard y Mertens, son apoyados por los carrileros Meunier y Carrasco. Cuando estos suben, ambos extremos se mueven al medio para generar el juego por adentro, con un referencia corpulento como es Lukaku. En el medio, marca y salida limpia (aunque es un poco desaprovechado), con Witsel y De Bruyne. El volante ofensivo-extremo del Mánchester City en su selección no tiene protagonismo, opacado por tantas figuras que tiene Bélgica en ofensiva.

Nabil Maaloul por otro lado, con un 1-4-3-3, pretendió opacar las virtudes de su rival por las bandas, también haciendo daño por las mismas, y con individualidades destacadas como las de su figura Khazri, quien junto a Sassi en la mayoría de las ocasiones, fueron los principales distribuidores de juego. Cabe destacar que una de las ventajas que tiene en su plantel esta selección es su promedio de altura, donde hasta en la delantera superan hasta los 190cm, con Ben Youssef y Badri, ambos extremos.

Ya desde el principio, el partido se vio condicionado por el penal sobre Hazard, quien se encargó de cambiarlo por el primer gol del encuentro. Apenas 10 minutos después, pelota perdida que termina con Lukaku haciendo el segundo. Desde ese momento, se pudieron ver mejor las ideas de cada uno. Enseguida descontaron las “Águilas de Cartago”, por medio de un tiro libre dirigido por Khazri, quien como dijimos, estaba presente en todas las jugadas.

La idea de Túnez, era aprovechar los 3 zagueros que planteaba Bélgica para poder presionar las salidas cortas, y provocar que busquen en largo constantemente a Lukaku, pero para lograr esto, es necesario también jugadores de calidad. En la mayoría de las ocasiones, la presión dio resultado, aunque buscar en largo era buena idea también para los belgas, pero es difícil evitar las salidas por abajo cuando tu rival tiene a dos zagueros como Vertonghen y Alderweireld, acostumbrados a esto en el Tottenham, y a De Bruyne en una zona retrasada. Lo que si les dio resultado, y terminó provocando el segundo gol, fueron los desbordes y pases al medio, donde principalmente Carrasco se vio superado en varias ocasiones, ya que es un extremo, no un lateral.

Pero lo importante en este partido, fueron los 5 goles. La base lógica para lograr 8 goles en apenas dos partidos mundialistas, es tener hasta 6 hombres adelante, más uno como apoyo por detrás. Como ya mencionamos, las subidas de los carrileros dejaban libres a Hazard y Mertens, jugadores muy habilidosos, y un Lukaku que siempre se las ingenia para encontrarse un hueco por detrás de la defensa rival. Sumado a esto, De Bruyne siempre desmarcado para ser el principal apoyo de estos 5 delanteros, y Witsel como “emergencia” o presión. Demasiados hombres arriba, todos con diversas cualidades, que juntas, provocan estas estadísticas.

Es cierto que hasta ahora no se midieron con una potencia futbolística, pero se hicieron grandes en los partidos “ganables”. El tercer y último partido de la serie, que los enfrenta a Inglaterra, decidirá si de verdad son serios candidatos al título de campeones del mundo, o seguirán quedándose por el camino con una generación “dorada”.

El debut menos pensado por Pekerman

Quedaba ya la última selección sudamericana para debutar en el Mundial, con el “peso” de que sólo Uruguay fue la que logró los 3 puntos. El resto de ellas, incluyendo la máquina imparable que venía siendo Brasil, no pudo batir a su rival. Pekerman, con el viento en la camiseta de haberle dado vuelta un 2 a 0 a Francia en sus tierras, con un equipo que tenía a sus estrellas en plena racha positiva en sus clubes, plasmó su mejor versión en cuanto a material disponible (recordemos la lesión de Fabra antes de viajar a Rusia) para volver a ganarle a Japón por el grupo de un Mundial, como ocurrió en 2014. Por el otro lado, el conjunto asiático apenas logró un resultado positivo frente a Paraguay en la previa del torneo.

Ambos esquemas iguales y con intenciones parecidas para el ataque, pero fueron justamente las que evitaron el ideal contrario, las que decidieron el partido. 1-4-2-3-1 para ambos, con un eje por detrás del delantero centro que jugara por todo el campo, para generar el juego veloz de los puntas. James Rodríguez por molestias no fue de arranque, pero Quintero disimuló bien la falta del futbolista del Bayern Múnich. Japón, como ya lo analizamos anteriormente, tuvo a Kagawa como creador de ideas.

Cabe destacar que apenas a los 5 minutos de comenzado el partido, una contra que dejó mal parada a la selección cafetera, tuvo como consecuencia la expulsión del principal músculo en la zona de volantes centrales y un penal en contra, que el mismo “10” japonés cambió por gol. Un hecho que anímica y esquemáticamente te destruye y te condiciona por el resto del partido, pero en una Copa del Mundo es inadmisible no poder recomponerse e igualar los papeles en cuanto a juego.

Dichos parecidos en ataque, constaban de hacer que los laterales suban constantemente para liberar a los extremos. En Colombia, destacaba el juego en diagonal de Cuadrado, y en Japón, el de Inui, que junto con Nagatomo, fueron los que provocaron más peligro por banda. Los colombianos, a falta de James, también utilizaron a Falcao de falso “9”, para ayudar en el medio a hacer jugar al equipo, pero no tuvo buenos resultados en todo el partido. Tampoco con el ingreso del ex Real Madrid lograron lo propuesto. Buscando el balón en zona media o actuando como extremo en algunos casos, los japoneses lo contuvieron perfectamente.

Ambos con estos esquemas, intentaron generar jugadas por la banda acumulando mayoría de jugadores propios, pero aquí fue Japón donde salió mejor parado, ya que siempre que Colombia intentó esto, ellos con una marca muy compacta no dejaron ningún hueco libre para aprovechar, y el juego cafetero se vino abajo. Esto, y sumado a un nivel bastante menor al esperado por parte de la zaga colombiana con Sánchez y Murillo, provocó que sobretodo en el segundo tiempo, los asiáticos tomaran definitivamente el control del partido.

Luego del segundo gol de Japón, los azules se cerraron abajo, con un 1-6-3-1 con mucho desgaste físico, que es lo que más los caracterizó en todo el trámite, y cuando dominaban el balón, ya de la mano del ingresado Honda por Kagawa, 2 jugadores a cada banda, otros 2 al área y entre los volantes, buscando pacientemente más pases filtrados, de los cuales pasaron casi todos a la zaga rival.

En resumidas cuentas, triunfo muy justo para los asiáticos, que demostraron una notable firmeza en defensa, ahogando a la “sala de máquinas” colombiana e intentando en base a tenencia de pelota y pases al pie su oportunidad de tomar ventaja en el marcador. Equipo difícil y a vencer en el Grupo H.

Triunfo con más dudas que certezas

Las 7 de la mañana. Muy temprano, sobre todo luego de una larga semana de exigencias laborales, pero esto lo puede todo. No sólo es el Mundial, que ya de por si es suficiente, sino que es el primer paneo de una de las flamantes candidatas a levantar la copa, lo que provoca que haga el esfuerzo de levantarme a esa hora.

Recapitulando lo que analizamos en la previa del Mundial, en el partido frente a Colombia, y en el más reciente amistoso contra Italia, para este partido se esperaban ver 2 opciones posibles planteadas por Deschamps. Un 1-4-4-2, con Lemar, Griezmann y Mbappé en el ataque libres detrás Giroud como ocurrió con los cafeteros, o un 1-4-3-3, sin Giroud pero con Griezmann otra vez llevando las riendas del juego como lo hace en el Atlético Madrid, Mbappé teniendo la misma función alternando con Antoine dependiendo de la ocasión, siendo su principal deber el penetrar por banda y por el medio a la defensa rival, y Dembélé como puntero a pura velocidad para atacar los huecos. Ahora veremos cuánto de esto fue verdad en el debut frente a Australia, que terminó con un 2 a 1 a favor de “Les Bleus”.

Se cumplió lo visto frente a los italianos. Dembélé fijo por izquierda o derecha, y Griezmann rotando con Mbappé, y la idea principal era buscar las pelotas largas para que corrieran por detrás de la línea de 4 de Australia. Por el otro lado, los de Oceanía, tenían claro que jugar por el medio no les iba a ser favorable, y para evitar a Kanté y Tolisso (Pogba más adelantado pasa asociarse con los de arriba), buscaban las bandas, donde los laterales Hernández y Parvard subían constantemente y podían dejar huecos. Esto ocurrió muy pocas veces, pero en el primer tiempo, las ocasiones más claras las tuvieron ellos. Francia apenas tuvo tiros al arco, con poco peligro, y nunca pudo concretar nada de su plan, pero Australia sí. Con pocas llegadas también, pero todas con peligro. Incluso malograron la más clara del primer tiempo, donde Leckie aprovecha un centro pasado pero Lloris ataja a reflejo y estirada. La posesión la llevaba Francia, pero el partido estaba muy igualado.

En el segundo tiempo, poco cambió hasta los goles. La primera aparición del VAR en el Mundial y penal (bien cobrado) para Francia, y una clarísima y absurda mano de Umtiti en el área generaron casi pegados el 1 a 1 en el marcador. Tras esto, Deschamps decide poner a Giroud (algo visto desde el comienzo del partido que era inminente hacerlo) y a Fékir en logar de Griezmann y Dembélé, dejando como generador a Pogba y de puntero ahora si a Mbappé, pero poco cambió. Australia tomó por varios minutos las riendas del partido, a puro carácter, pero no logró penetrar con peligro el área rival. Luego de un rato, sale Tolisso por Matuidi, un cambio más defensivo para Francia, algo extraño por lo que iba siendo el trámite del partido, pero en el 81”, Pogba en base a toques y piques cortos, logra combinar y entrar en el área australiana, y tras un rebote, le vibra el reloj a Cunha, lo que prueba que el balón entró entero en el arco, pese a que terminó rebotando afuera del mismo. Francia volvía a ganarlo, y desde ese momento, Australia se vino abajo, y fue solo un trámite simple para los franceses terminar los 10 minutos restantes de partido.

Dudas en Francia, tras el mal rendimiento de su esquema, pero en base a lo que plante Perú en su partido, Didier armará su táctica.

Japón: Las herramientas para la sorpresa

No es una selección poderosa. De hecho, en materia de mundiales, por más que clasificó a los últimos 6 consecutivamente (siendo las únicas oportunidades en las que dijo presente), su mejor récord es alcanzar los Octavos de Final, precisamente en 2002 y 2010. Pero es un pueblo futbolero. Todo el mundo conoce la serie “Súper Campeones”, de origen japonés, pero quizás no sabe que hay decenas de otros dibujos o mangas de fútbol de dicho país. Gracias a ellas, muchos niños japoneses sueñan con vestir la camiseta azul, como sus ídolos Oliver y Benji (personajes de la serie nombrada), pero unos pocos, lograron el objetivo de liderar a su selección en base a sus impresionantes cualidades.

Para esta cita, hay 3 jugadores en especial que llegan a Rusia en óptimas condiciones, y acorde al esquema habitual de su nuevo entrenador, Akira Nishino, podrán gozar de minutos jugando a la vez. Son 3 los que juegan por detrás o por las bandas, al lado de una referencia de área en dicho esquema. Estas posiciones van a ser ocupadas probablemente por Honda, Usami y Kagawa, tres de los jugadores más destacados del plantel citado.

En principio, el más joven de todos, Takashi Usami. El jugador del Fortuna Dusseldorf (cedido del Augsburgo) recién ascendido a la primera división de Alemania, es un puntero izquierdo que destaca por su agilidad y velocidad. Llegó al club para intentar llevarlo a la Bundesliga, y lo logró, quedando como primeros de la liga, anotando 8 goles en 28 apariciones. A sus 26 años de edad, tiene experiencia de fútbol alemán, y viene de ser campeón. Tuvo apenas 34 minutos en las Eliminatorias de Asia, pero el DT lo está probando de titular en los amistosos internacionales previo a la Copa del Mundo.

Por el otro costado, suele jugar Keisuke Honda, un viejo conocido del Milán. Actualmente, está libre, pero el año pasado, demostró todo su potencial en el Pachuca de México, potencial que sigue en pié, por el bien del fútbol. Es un jugador muy completo. Destaca técnicamente, pero además, posee una potencia que en pocos metros le permite salir de espacios reducidos con simpleza, y una elegante definición para cuando la ocasión lo demanda. Por su fuera poco, patea estupendamente las pelotas quietas. Con sus 31 años y su destacado paso por el Milan durante 4 temporadas, es el jugador más experiente en materia de ataque de la Selección Japonesa.

Por último, el que probablemente jugará en el medio de los ya mencionados, es Shinji Kagawa. El enganche del Borussia de Dortmund, tiene 29 años. Es bastante joven se podría decir, pero es que debutó en la selección absoluta con apenas 19, luego de cumplir con el proceso juvenil, y además, tuvo presencia durante 2 años en el Manchester United, antes de ser repatriado por el club alemán. Es muy ágil, regateador, se mueve por todo el frente de ataque, y es, al igual que Honda, excelente técnicamente. Últimamente no está teniendo el protagonismo que merece en el ex equipo de Tuchel, pero si es un fijo en los partidos de eliminatorias de su país.

Estos son los medios de generación de ataque que destacan en la Selección Japonesa, pero no son las únicas armas que presentará Nishino en Rusia, y es que en el plantel, tiene a jugadores como Nagatomo en el lateral izquierdo, actual jugador del Galatasaray pero con destacado y prolongado paso por el Inter de Milán, Hasebe y Kawashima, veteranos de la selección que juegan en la Bundesliga, y el segundo delantero del Leicester City actual y campeón de Premier League, Okazaki. Con todas estas armas, los japoneses le disputarán un lugar en la segunda fase a Colombia (como en 2014), Senegal y Polonia.