Actualidad Premier League

Leicester agradece

Una de las formas ¿ilógicas? que tiene la Premier League es la volatilidad de los resultados. No siempre se terminan definiendo por goles convertidos y mucho menos por el merito en el juego (aunque vemos cómo en los últimos años esta tendencia va cambiando, sobre todo con Manchester City y Liverpool), ya que hay muchas variables que definen un partido de fútbol. Burnley vs Leicester fue el mejor ejemplo.

Todo esto comienza de inmediato con un partido interesante en lo táctico, antes de los tres minutos, se pudo ver cómo Leicester intentaba tener el balón y buscar movilidad entre los del mediocampo y disponer de diferentes variantes en una salida al estilo “La Volpe”; con un Burnley presionando coordinadamente con mucha gente en campo rival. Pero esto cambió rotundamente apenas empezado el partido, ya que fue expulsado Harry Maguire por corta un avance manifiesto de gol, un pecado que condicionó a Leicester en todo el partido.

Sacando los condicionantes previos, hubo un plan de juego que se readaptó (porque Leicester tuvo que cambiar la manera de atacar ante la salida de Demarai Gray) a las condiciones, pero mostraba cautela al momento de atacar. Los Foxes se empezaron a confiar con el balón y adelantó bastante las lineas, jugando muchas veces 1-1 en defensa, apostando al buen rendimiento individual que tuvieron ciertos jugadores, como el portugués Ricardo Pereira. Pasando mitad de cancha, Barnes y Maddison tomaron la responsabilidad de construir juego partiendo en la zona intermedia del circulo central y el área, ya que Burnley presionaba y tapaba la lineas de pase, sin marcar agresivamente en esa zona. ¿Cómo llegar allí? La mejor carta ofensiva de todo Leicester: Jamie Vardy, es quien le da profundidad al equipo, el encargado de “bajar” balones para los jugadores de creación y el de pivotear para crear espacios en el centro. Un jugador clave, como siempre.

Pero con el pasar de los minutos, rondando ya los 30/35, el modelo de juego fue cambiando mucho. Ya no era Leicester quien atacaba (en parte por conseguir el 1-0 con un explendido tiro libre de Maddison) sino que cedía el protagonismo al Burnley. En el equipo local tenemos que destacar un detalle táctico vital: todo el equpo se mueve en bloque. Ya sea para defender o atacar, para transcionarse o para “luchar” el mediocampo, el equipo se agrupa en 30-40 metros que es dificil de sacar de allí. Y después del gol de Dwight McNeil, sólo hubo un equipo que tuvo el control reactivo del partido.

El segundo tiempo es facilmente explicable con los datos, ya que Burnley tuvo el control absoluto del partido, con un 75% de posesión y un Leicester sometido y aguantando. Aunque, es verdad, que la falta de eficacia y profundidad hizo que el equipo local fracasara reiteradas veces en el intento de poner el 2-1. La visita consiguió un gol en una acción aislada en el minuto 90, y los tres puntos se fueron para Leicester.

¿Qué pasará con Burnley? Hasta ahora, ha demostrado vastas condiciones para seguir en Premier League, aunque la zona de descenso aún lo asecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s