Leicester agradece

Una de las formas ¿ilógicas? que tiene la Premier League es la volatilidad de los resultados. No siempre se terminan definiendo por goles convertidos y mucho menos por el merito en el juego (aunque vemos cómo en los últimos años esta tendencia va cambiando, sobre todo con Manchester City y Liverpool), ya que hay muchas variables que definen un partido de fútbol. Burnley vs Leicester fue el mejor ejemplo.

Todo esto comienza de inmediato con un partido interesante en lo táctico, antes de los tres minutos, se pudo ver cómo Leicester intentaba tener el balón y buscar movilidad entre los del mediocampo y disponer de diferentes variantes en una salida al estilo “La Volpe”; con un Burnley presionando coordinadamente con mucha gente en campo rival. Pero esto cambió rotundamente apenas empezado el partido, ya que fue expulsado Harry Maguire por corta un avance manifiesto de gol, un pecado que condicionó a Leicester en todo el partido.

Sacando los condicionantes previos, hubo un plan de juego que se readaptó (porque Leicester tuvo que cambiar la manera de atacar ante la salida de Demarai Gray) a las condiciones, pero mostraba cautela al momento de atacar. Los Foxes se empezaron a confiar con el balón y adelantó bastante las lineas, jugando muchas veces 1-1 en defensa, apostando al buen rendimiento individual que tuvieron ciertos jugadores, como el portugués Ricardo Pereira. Pasando mitad de cancha, Barnes y Maddison tomaron la responsabilidad de construir juego partiendo en la zona intermedia del circulo central y el área, ya que Burnley presionaba y tapaba la lineas de pase, sin marcar agresivamente en esa zona. ¿Cómo llegar allí? La mejor carta ofensiva de todo Leicester: Jamie Vardy, es quien le da profundidad al equipo, el encargado de “bajar” balones para los jugadores de creación y el de pivotear para crear espacios en el centro. Un jugador clave, como siempre.

Pero con el pasar de los minutos, rondando ya los 30/35, el modelo de juego fue cambiando mucho. Ya no era Leicester quien atacaba (en parte por conseguir el 1-0 con un explendido tiro libre de Maddison) sino que cedía el protagonismo al Burnley. En el equipo local tenemos que destacar un detalle táctico vital: todo el equpo se mueve en bloque. Ya sea para defender o atacar, para transcionarse o para “luchar” el mediocampo, el equipo se agrupa en 30-40 metros que es dificil de sacar de allí. Y después del gol de Dwight McNeil, sólo hubo un equipo que tuvo el control reactivo del partido.

El segundo tiempo es facilmente explicable con los datos, ya que Burnley tuvo el control absoluto del partido, con un 75% de posesión y un Leicester sometido y aguantando. Aunque, es verdad, que la falta de eficacia y profundidad hizo que el equipo local fracasara reiteradas veces en el intento de poner el 2-1. La visita consiguió un gol en una acción aislada en el minuto 90, y los tres puntos se fueron para Leicester.

¿Qué pasará con Burnley? Hasta ahora, ha demostrado vastas condiciones para seguir en Premier League, aunque la zona de descenso aún lo asecha.

Las cinco de la Jornada 30

El clásico de la bronca, un puntero y su escolta, de 100 a 0 km/h, los estrategas y a quienes la soga les aprieta el cuello, todo eso y mucho más, aquí, en las cinco de la jornada.

  • Un clásico picante, por si hay algún desentendido, la rivalidad que existe entre Crystal Palace y Brighton es muy fuerte, tal es así que data desde los años 70, es por eso que el sábado se esperaba un clásico del sur de Londres bien caliente. Y así lo fue, Palace nervioso y sin ideas, y un Brighton que tuvo suerte a la hora de apuntar al arco rival, demasiado fue todo esto para los de Hodgson, que cayeron de local 1-2, el ambiente quedó caldeado en South London and Proud.

  • Puntero y escolta, palo a palo, no aflojan, ni lo piensan hacer, vamos a ver cuánto les dura la nafta. Lo cierto es que Manchester City con Hat-Trick de R. Sterling fue demasiado para los Hornets, Deulofeu siempre presente en la visita, poco tiempo le queda seguramente en Vicarage Road Stadium. Liverpool por su parte el domingo jugaba con la presión de saber que su competidor había ganado el día anterior, e hizo lo propio ante un Burnley que todavía sigue lanzando balones en largó a sus delanteros. 4-2 para los de Klopp, que siguen en la dulce espera.

  • In London, Chelsea aburrió el domingo, y benefició al Wolverhampton que esperó agazapado su oportunidad y atacó en el momento justo con R. Jiménez, Hazard salva a los Blues por enésima vez y a Sarri también, gracias Eden 1-1 final. A no dormirse Chelsea que con un partido menos están fuera de las copas. Tottenham, se relaja y termina siendo cartera de cocodrilo. Kane para los de Pochettino, Soton por su lado suma de a 3 puntos, que a esta altura valen por 6.

  • Clásico Gunners, sí señor, mientras United venía de un sueño vivido en UCL y en la misma Premier League, el equipo de Emery los despertó de un cachetazo avisándoles que se les acabó la racha dulce, 2-0 categórico para Arsenal que se mantiene en la 4ta posición entrando en Champions y United se quedaría en UEL en caso de no ganar Chelsea su partido postergado.

  • Zona C (Championship), la caída del Palace a manos del Brighton le puso picante al 3er puesto del descenso. Southampton respira con su victoria y sigue manteniéndose a salvo. Burnley se estanco en 30 puntos y tiene el abismo a sus espaldas. Cardiff, con su victoria sobre West Ham quedó a solo dos de la salvación. Los casos perdidos son Fulham y Huddersfield que siguen perdiendo, y se despiden de Premier.

Alguien se anima a decir quién será el 3er descendido?

En el sur se juega hasta el final

Lo que ha sucedido en el St Mary’s Stadium durante el sábado fue extraordinario. No todo el partido en sí, que se ha desarrollado de manera monótona y regular, sino en los últimos minutos que han sido para alquilar balcones.

El comienzo del partido fue realmente parejo, con un Southampton concentrado en su plan, atacando, defendiendo y parándose en mitad de cancha con una estructura muy cerrada, un bloque que estaba coordinado para no dejarle espacios a Dele Ali, Sissoko, Eriksen y Dier, los encargados en la creación del equipo visitante. Tottenham mostraba su multiplicidad de recursos y maneras atacando de manera más directa, conduciendo el balón hasta la mitad de cancha y buscando a Harry Kane sin muchas etapas previas, con poca verticalización de las líneas de pase. Este modelo de juego cambió rotundamente a partir de los 15/20 minutos, con unos Spurs más conductores, con espacios intermedios limitados pero consistentes alrededor de Eric Dier, empujando cada vez a un Southampton más atrás y bloqueando todo su juego ofensivo (de hecho, los locales no dispararían a la portería contraria en todo el primer tiempo).

El problema estuvo cuando Southampton fue a presionar sin aceitar la coordinación del bloque. En una presión alta son fundamentales los apoyos, los que presionan y los que marcan, pero sin una buena basculación para cuidar bien los sectores, se genera un desbalance que le permiten al rival tener muchos espacios para contragolpear. Y eso le pasó al South. Tottenham, ante la falta de encontrar espacios con la posesión, dejó que el local lo ataque para tener espacios en la salida post presión. Así llegó el primer gol de los Spurs, y pudieron liquidar de la misma manera en varios momentos del segundo tiempo.

PSNGyxOa

Llegando a los 75 minutos, el ritmo de Tottenham había bajado mucho, ya no tenia transiciones ofensiva con tanto ímpetu y verticalidad, y los movimientos en bloque de Southampton venían siendo superiores. Un gol a puro empuje certificaron el empate, no contento con eso, un enorme golazo de tiro libre de Ward-Prowse marcaron un 2-1, todo en cinco minutos. El bloque triunfó.

Tottenham tenía -y tiene- que seguir expectante a algún tropiezo de los dos de arriba, pero los errores al caminar vienen siendo de los Spurs. Llegaba a el sur de la isla con la ilusión de llevarse tres puntos e hizo todo el plan de juego para ello, pero un final tremendo termina condenándole a la nada misma.

Anfield imbatible

En el mítico Anfield estaba todo dado para recibir a Liverpool de Jürgen Klopp y a Burnley de Sean Dyche, con la promesa de buen fútbol, los primeros en su afán de no dejar más puntos en el camino y no ceder más diferencia con el City. Por el lado de la visita, la premisa era recuperarse de las últimas dos derrotas sufridas a mano de Newcastle y Palace respectivamente.

Los “Reds” saltaban al campo con el ya reconocido 1-4-3-3, con un solo cambio respecto al encuentro anterior, y fue Lallana por Henderson en el sector izquierdo. En el banco la buena noticia es que volvió a ser citado Lovren después de recuperarse de una lesión.

“The Clarets” en su paseo por Anfield llegaban con los mismos once que habían caído ante el Crystal Palace. Otra fórmula conocida la que nos muestra Sean Dyche, 1-4-4-2 con su defensa estática y sus dos buenos delanteros Barnes y Wood.

Las jugadas iniciales del Burnley en ofensiva en principio se crearon siempre con balón parado. De allí llega su gol al inicio del encuentro, olímpico de Westwood, en lo que entendemos había previa falta sobre Alisson. Lo cierto es que la pegada fué perfecta y poco le importó a la visita que se puso en ventaja a los 6 minutos del inicio.

Tal vez, esa ventaja no fue lo mejor que le pasó al Burnley, cedió campo y balón al Liverpool, con todo el riesgo que eso acarrea. Vamos a destacar a Wijnaldum comenzando con la presión alta que plasmaba a la defensa de los de Dyche, esto fue el principio de la constante del primer tiempo. De él nace el inicio de la jugada por derecha con Salah y una pared que no pudo descifrar la defensa del Burnley, falla de Keaton junto a Tarkowski que aprovecha Firminho por el medio. El brasileño vuelve a marcar tras 9 encuentros con sequía de gol.

Fue tan clara la presión alta que ejerció el conjunto de Klopp que tras una dubitativa salida del fondo nuevamente es interceptada y tras dos rebotes Mané aprovecha la jugada, mandándola al fondo de la red. El dato de color sobre Sadio Mané es que marcó en los últimos 6 encuentros jugados en Anfield, igualando a un tal Michel Owen y su compañero Mohamed Salah.

Lallana, Fabinho y Wijnaldum, entienden a la perfección el rol que cumplen sus marcadores de punta en ataque. Tanto Robertson como Alexander Arnold, con subidas constantes son imprescindibles a la hora de herir al rival, así la constante fue tanto por izquierda como derecha, indistintamente. Al descanso se fueron 2-1.

Poco para contar por el lado de los “Clarets” alguna incursión por izquierda de McNeil ( este talentoso jugador de 19 años que se ganó la titularidad a base de buenas actuaciones, dejando afuera del once inicial al experimentado Gudmundsson, el internacional Islandés) en  solitario que siempre finalizan en centro al área para Barnes y Wood. Lo que sí se destaca es el juego en largo y aéreo.

Burnley promedia 76 jugadas en largo por encuentro, eso explica su falta de juego y asociación entre el mediocampo y su delantera.

En el comienzo de los segundos 45, nos mostró ahora sí un adelantado Burnley, pero eso duró solo 8 minutos, nuevamente Liverpool tomó la iniciativa y se adueñó del juego.

Promediaba el segundo tiempo, y si bien siempre el local era más, otra vez Keaton sorprende con un nuevo error, garrafal error que saliendo desde abajo le regala el balón a Salah, finalizando en gol de Firminho. Inentendible que suceda este tipo de situaciones en este nivel de competencia.

Ante tanta insistencia de los de Dyche por jugar en largo, la pregunta que tendrian que hacerse es, si teniendo a Peter Crouch en el banco, la suerte podría ser mejor con el en campo, sacrificar un medio, y con 3 arriba, una manera de obligar al rival a siempre dejar más defensores atrás.

Lo cierto es que solo jugó 12 minutos cuando claramente, puede generar más en ofensiva, si decididamente el juego característico del equipo sea el balón en largo.

El resto de los minutos en cancha fueron de complemento, los ingresos de Vydra, Crouch y Gudmundsson para la visita, Henderson, Keita y Sturridge para el local.

El amor propio del Burnley hizo esperanzar a sus aficionados con el gol de Gudmundsson, y cuando las dudas iban a comenzar inesperadamente a surgir, Sadio Mané puso el punto final, y los de Klopp festejaron.

Final, 4-2 para los “Reds” que ya piensan en la UCL. Los de Dyche quedan a dos puntos del descenso, alarmante situación, pero tristemente merecida.

35 partidos sin conocer la derrota para Liverpool en Anfield, imbatible.

Hazard, la única esperanza

El mejor momento de la temporada para el equipo de Sarri parece haber quedado atrás, en estos últimos meses hemos visto un equipo previsible, de ritmo muy bajo y con pocas variantes para sorprender al rival, esto es lo que debe cambiar el técnico italiano si quiere clasificarse para la Uefa Champions League.
Por su parte, el equipo dirigido por Nuno Espírito Santo está en una posición comoda en Premier League (7mo) pero muy lejos del 6to lugar ocupado justamente por el equipo londinense.

Chelsea partió con su característico 1-4-3-3, con tres variantes respectó al último encuentro disputado por Premier League ante Fulham, la inclusión de David Luiz en lugar de Christensen, el ingreso de Kovacic sustituyendo al inglés Barkley y la salida de Willian para el ingreso de Pedro en el extremo derecho.
Por el lado de Wolverhampton regresan algunos jugadores que habitualmente son titulares como Rui Patricio, Neves, Moutinho y Castro para conformar el típico 1-3-5-2 que tan buenos resultados le ha dado al técnico portugués.

No  fue un partido con demasiadas situaciones claras de gol, esto se dio por 2 cosas, el juego plano de Chelsea y la concentración de los dirigidos por Nuno. Los londinenses nunca pudieron encontrar los espacios necesarios para generar peligro ya que la zona central siempre estuvo congestionada por los mediocampistas de Wolverhampton, que hicieron un partido muy serio, siempre concentrados y dispuestos a realizar apoyos constantemente.
Solo aportaba algo diferente el belga Eden Hazard cuando recibía con ventaja, pero eso sucedió muy pocas veces en el primer tiempo.

Los Wolves basaron su planteo en el orden y la concentración con sus 11 jugadores detrás de la línea de balón e intentando mantener una intensidad considerable, con un Raul Jimenez espléndido en todas las facetas del juego, con un compromiso a la hora de defender admirable pero también sacrificándose para crearle problemas a la línea defensiva de Chelsea gracias a los envíos de Dendoncker y Neves.

El segundo tiempo comenzó de la misma manera en la que finalizó el primero, caracterizado por la incapacidad del local para producir peligro pero con el visitante impreciso a la hora de buscar contragolpes, tanto así que el equipo de Nuno no había pateado a puerta hasta el minuto 56, minuto en el que se da el gol tras una excelente combinación por el centro entre Jimenez y Diogo Jota.
En ese mismo instante Sarri decide hacer la primera modificación, la salida de Kovacic para dale ingreso a Loftus-Cheek, buscando algo más de desequilibrio individual. Esto, junto al ingreso más tardío de Hudson-Odoi modificó la posición de algunos jugadores, centralizando a Hazard para darle las bandas al ya mencionado juvenil inglés y a Willian.

El partido se tornó ideal para el planteo que proponía Nuno, ahora Chelsea tenía la obligación de ir a buscarlo para conseguir al menos el empate y se iba a desproteger en demasía.
La realidad es que los cambios del DT portugués fueron demasiado conservadores y otorgaron el control total del partido a Chelsea, ya que quitó a los 2 jugadores más ofensivos y peligrosos que tenía para colocar un mediocampista (Gibbs-White) y a Traore, que si bien es rápido, no está capacitado físicamente para aguantar el balón de espaldas y conseguir tiempo para que su equipo se desahogue.

Aunque todo esto no lo estaríamos diciendo si en la oncena de Chelsea no estuviera uno de los mejores jugadores del mundo, Eden Hazard. El belga no tiene un contexto favorable en Londres, el equipo no lo ayuda a desarrollar todo su potencial, por sus pies pasan muchísimos balones pero no en las mejores condiciones, y al ser el único recurso desequilibrante de su equipo pierde impacto.
Pero el nacido en La Louvière es tan bueno que es capaz de sobreponerse a ese contexto no favorable y al microclima que se vivía en Stamford Bridge, en todo ese caos en el que estaba el partido, Hazard se mostró tranquilo para ubicarse bien, en una posición ventajosa al borde del area y tras recibir el pase de Willian se quitó a un hombre de encima y disparó con potencia y colocación al palo más lejano defendido por Rui Patricio.
Hazard parece cada día más comprometido con Chelsea, cada día más sacrificado y menos irregular.

Este resultado no es bueno para Chelsea, ya que lo priva de posicionarse más arriba en la tabla de posiciones aunque todavía está en la lucha por el tan anhelado 4to puesto.

Para los de Nuno queda el sabor amargo de no poder llevarse los 3 puntos pero hay aspectos positivos para destacar como el nivel de Jimenez y la eficacia del equipo, que convirtió la única chance clara que generó.

Los Canarios vuelan bien alto

El día de ayer se abrió la fecha de EFL Championship. Comenzó la jornada número 36 y nos traía un partidazo; el Norwich City recibía al Swansea con la intención de sostener la punta del campeonato en soledad y sacarle la ventaja de 5 puntos al Leeds su máximo perseguidor.

El técnico del local, Daniel Farke, planteó un 4-2-3-1 como disposición táctica. Al atacar Buendía y Hernández, que eran dos de los tres que se paraban por delante del doble 5, se sumaban al único delantero y goleador Pukki, generando velocidad por los costados, pero también cooperando con la creación cerrándose al centro cuando esto era necesario.

Por el lado visitante, Graham Potter utilizó un esquema similar al del local (4-2-3-1). Al retroceder los dos extremos se colocaban como volantes por afuera para colaborar en las labores defensivas. Fue un buen planteo del técnico de ‘Los Cisnes’, conjunto que dominó durante todo el primer tiempo, sin lograr capitalizar sus ataques. Esto fue en gran parte por las atajadas de Tim Krul que logró mantener en 0 el arco de Norwich con una muy buena actuación en la parte inicial.

0-0 nos fuimos a la segunda mitad. Habíamos visto más avances de la visita y solo un ataque importante para el conjunto local. Parecía que el segundo tiempo nos deparaba algo parecido hasta que a los 54’ el argentino Emiliano Buendía colocó un enorme zurdazo al ángulo para el 1-0 de los canarios.

Luego del gol poco ocurrió en Norwich. Swansea culminó con el 54% de posesión y en las estadísticas resultó claro dominador por sobre los locales, excepto en el marcador. Hubo una clara por lado, un cabezazo del central Van Der Hoorn, luego de un corner, por parte de la visita y un remate en el palo, producto de un derechazo cruzado de Pukki, para los locales.

Esas dos jugadas resultaron las más claras luego del único tanto del encuentro, donde los canarios volaron bien alto y mantienen la punta del campeonato en la lucha por el ascenso a la Premier League.

Lo bueno de saber esperar

Por la fecha 29 de Premier, se enfrentaban dos rivales con más necesidades que sobras, principalmente teniendo en cuenta la ubicación que ocupan en la tabla de posiciones, que no llega a ser de alto riesgo, pero si debe ser de gran cuidado, sobre todo si se cae en uno o dos encuentros, ya el semblante podría ser otro, de jugadores, técnicos y ni hablar de los aficionados de cada club.

Burnley, que venía de caer ante el Newcastle de Rafa Benítez, recibía en su casa al Crystal Palace de Roy Hodgson, quién en igualdad de condiciones había caído ante el United de Solskjaer, en Shelhurst Park, su propia casa.

Para esto, los locales no saldrían con grandes modificaciones para el choque, con un sistema táctico ya conocido por todos es el que presenta Sean Dyche, su infalible e inamovible 1-4-4-2, con una sola variante con respecto al encuentro anterior, el ingreso de Hendrick por Gudmundsson, en la posición de volante por el sector derecho.

Del lado del Palace, la caída ante el United no cayó del todo bien, con lo cual Hodgson metió mano en el once inicial, realizando 5 cambios con respecto a ese último cotejo, estas fueron las variantes, Hennessey por Guaita, Aarón Wan-Bisakka por Ward, Kelly por Dann, Kouyate por Townsend y Meyer por McArthur. Esto infirió en el esquema que venía manteniendo su técnico, el anterior 1-4-3-3, se transformó en 1-4-4-2, y parece haber dado sus frutos cambiar.

El inicio del primer tiempo fue prácticamente todo del Burnley, inyectando una agresividad ofensiva digna de un equipo de Élite que sale a comerse al rival literalmente. Las asociaciones entre Westwood, Hendrick y Barnes principalmente por el sector derecho de ataque e izquierdo de la defensa del Palace, fue la zona predilecta a la hora de atacar, intentando llegar con juego asociado o centros al área en busca de Wood. Van Aanholt sufrió las embestidas de manera considerable por parte de los “Clarets”.

Pero si hay algo que aprendió el Palace con Roy Hodgson, es esperar, tomarse su tiempo, y estar agazapado para atacar cuando el rival menos lo espere, y así fue como llega el primer gol de la visita. Salida rápida de Milivojevic, Kouyaté, Zaha, Schlupp y mala fortuna para el defensa Bardsley que termina la jugada cometiendo el gol en contra.

Al inicio del segundo tiempo, golpea nuevamente Palace con lo que sería ya un denominador común en los goles de la visita, tanto Kouyaté como Zaha son participes sobresalientes en los tres goles de su equipo. En el segundo gol marcado por Batshuayi inician ambos la jugada que finaliza por el sector derecho con AWB. Para redondear en el tercero la destreza personal de Zaha fue demasiado para una defensa del Burnley que bailaba al compás del Marfileño.

Ya con más amor propio que fútbol los locales fueron en busca del descuento que llega a través de Barnes, y la complicidad de Hennessey quién no termina de salir a cortar el centro, ni tampoco se ubica en su posición bajo los tres palos. En el ocaso del encuentro el ingreso de Crouch generó una jugada de riesgo, bien resuelta por el portero visitante.

Tal vez la falta de finalización de las jugadas que realizó el Burnley, fue el principal motivo por el cual el marcador no fue más ajustado, los intentos de los locales fueron superiores, 18 disparos al arco pero solo 4 tuvieron destino de riesgo. El Palace logró la misma cantidad de disparos efectivos al arco y marcó en 3 situaciones de 4 realizadas. La diferencia se basó en la puntería y efectividad de sus delanteros.

La situación no es del todo cómoda para Burnley, quedando a 5 puntos del tercer puesto de descenso. Con esta victoria el Crystal Palace se aleja a 8 puntos del Cardiff quién hasta hoy sería el último descendido.

El panorama no es alentador para “The Clarets” quienes visitaran al segundo del torneo, el Liverpool de Klopp en Anfield. En Shelhurst Park, se disputará un encuentro de alto nivel de ebullición, teniendo en cuenta la gran rivalidad existente entre la afición del Palace y Brighton (quienes tampoco están del todo cómodos con el descenso, a pesar de lograr una victoria ante Huddersfield)

Lo bueno de saber esperar.

Las cinco de la Jornada

Llegó el día, cambio de líder, empate en el clásico de Londres, la victoria de los Manchester’s, y la victoria de Chelsea, más todo lo sucedido en la zona “C” por el descenso, todo eso y más, aquí lo vamos a desarrollar.

  • La culpa la tiene el viento! Fue la explicación que dió Klopp al finalizar el clásico de Merseyside, un 0-0 clavado, donde el miedo escénico ya superó al equipo, los resultados lo demuestran, de los últimos 6 encuentros ganaron solo 2 y empataron 4, claro indicio de la situación que se está viviendo por el Liverpool. Ahora el campeonato ya no depende de ellos, tienen que esperar que se caigan los nuevos punteros, se los había dicho hace mucho tiempo atrás que esto iba a suceder.

  • Otro clásico de Londres, nuevo empate, 1-1 y esto no le sirvió a ninguno, Auba desperdicia la posibilidad de ganar, tras penal tapado por Lloris, esto provoca despedirse de la pelea por el torneo, ya lejos a 10 puntos del City, pero en zona de UCL, aún no sabemos por cuánto tiempo, ya que tienen a United y Arsenal pisándole los talones por ese lugar. Los “Gunners” sígue en zona UEL con la sombra de Chelsea a sus espaldas.

  • Nuevo líder, a pesar de ganar el City, los “Cherries” jugaron a no perder, un sistema ultra defensivo fue el que planteó Eddie Howe, y si le costó, es verdad, pero si jugas a empatar o a no perder terminas perdiendo, inevitablemente. Con decir que no patearon al arco en todo el partido! Es decir, si Guardiola decidía jugar sin arquero, el resultado iba a ser el mismo. Ederson devolvé el sueldo ladrón! Lo cierto es que nada le importó al “City” que con esta victoria se relame las manos camino hacia el Bicampeonato.

  • Golazos por doquier, fue el que brindaron “United y Soton” 5 goles y uno mejor que otro, lo cierto es que Lukaku viene de doblete en doblete demostrando que no solo Pogba es el imprescindible, los diablos rojos siguen jugando y ganando parejo en Premier, aunque esta semana debería demostrar carácter en UCL en París, y dar vuelta el resultado. Ese ya es otro tema. 12 partidos sin perder y en la próxima se viene Arsenal, lindo encuentro.

  • Zona “C”, en la zona Championship los dos últimos puestos ya parecen una fija, Huddersfield cayó ante el Brighton por la mínima, Fulham lo propio con Chelsea fue un 1-2 en Craven Cottage, Burnley cae de local ante el Palace 1-3, Newcastle pierde ante el West Ham 2-0 y Cardiff quién parece tener todos los números para ganar el 3er puesto de descenso cae ante el “Wolves” por 2-0 y así quedó la tabla.
  • Posiciones:
  • Brighton 30
  • Burnley 30
  • Southampton 27
  • Cardiff 25
  • Fulham 17
  • Huddersfield 14

Se nos fué la fecha 29 y esto no es respiro, veremos qué sucede en la próxima fecha de nuestra querida Premier League.