Premier League

Kane sin Spurs

El regreso de Harry Kane, post lesión que lo condicionó varias jornadas, significó retomar las ilusiones del Tottenham para ganar -o intentar- la Premier League. Sin embargo, en un partido atípico, sumado por el grueso trajín de las ultimas semanas, los Spurs se vieron imposibilitados de generar juego y llevarse -aunque sea- un punto del Turf Moor.

El comienzo del partido se desarrollaba cómo estaba planificado, con un Tottenham dominador con la posesión y la posición. Pero no era un agobio. La falta de profundidad y de movilidad para romper el esquema defensivo del Burnley hicieron que los ataques carecieran de valor. Esta estructura defensiva era simple pero requería mucha disciplina táctica: jugar con 4-4-1-1, siguiendo a los receptores entrelineas y bloqueando las opciones de pase inmediatos por dentro. Esto, en Tottenham, cohesionaba a Eriksen y producía un juego tendiente a “atacar en U” o buscar balones largos hacia alguno de los wings.

5YMRGQQ_

Sin embargo, la materia ofensiva era algo careciente en Burnley, siempre llegaba de manera directa y rara vez sabía qué hacer en sus ataques estacionados. Pero se movía en bloque, y moverse así significa tener un compromiso absoluto de los jugadores para conducir el juego hacia lo más conveniente en sus características. Manchester City juega la mayor parte del tiempo en bloque ofensivo, Burnley -o los equipos de menor jerarquía- lo hacen en bloque defensivo. El hecho de atacar de manera directa y adelantar las líneas al momento de la presión seguía sometiendo a los mediocampistas de Tottenham en un bloqueo imposible de solucionar, la única vez que lo pudo hacer fue en el gol de Harry Kane que encontró la posibilidad de atacar directamente tras un error defensivo.

Los de Sean Dyche siguen en esta carrera triunfal por escaparle a las zonas del descenso. Burnley tuvo la capacidad de darse cuenta que el Tottenham no le generaba y significaba un peligro serio alrededor de los 65 minutos de juego. Un gol de pelota parada y otro de Barnes hicieron que se lleve el resultado a su favor, una victoria que, a priori, no estaba en los planes de nadie, pero fue muy merecida.

En Tottenham sigue la parsimonia producto del trajín de los partidos, ha jugado lo suficiente en estos días y carece de un recambio profundo en la plantilla. Lo mejor se lo vio a Harry Kane, saliendo del área, pivoteando y corriendo al vacío. Simplemente, volvió Harry, pero el equipo no lo acompañó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s