Golpe cherrie

Se estrenaba en sociedad el fichaje de la temporada del Chelsea. Gonzalo Higuaín era el deseo de Maurizio Sarri. Llegaba al Dean Court con la tensión que está marcando el Manchester United en su escalada. El cuarto puesto es ahora cosa de 3. Chelsea renunció a dar un paso al frente y tendrá que pelearlo hasta el final con su rival en Londres, el Arsenal, y con un resucitado Manchester United. 

 

Pero volviendo a Bournemouth, lo sucedido sobre el terreno de juego, más allá del resultado, Sarri sigue sin darle continuidad al juego desplegado en Napoli.  Su 4-3-3 está siendo contrarrestado en muchas fases, y si Jorginho no conecta con Hazard, parece imposible que el Chelsea despliegue su fútbol. 

Salía el equipo de Howe con un 4-4-1-1, con líneas muy juntas, siempre buscando defensivamente el 2 para 1, los extremos, siendo más volantes, apoyando siempre a su lateral, y los dos interiores, muy cerrados con los centrales. Bloqueo del conjunto cherrie, a desconectar a Hazard y a tener controlado a Higuaín. No parece mucho más el Chelsea. Pedro no está fino, y Sarri no cuenta apenas con Willian o Barkley. El juego blue estaba condenado a terminar por banda, y entre las coberturas cherries, y que Higuaín no es el tanque que se requiere en estos partidos, el fútbol se fue apagando, y se convirtió en lo que Howe quería, centro-despeje y a soñar con que un balón caiga para la mortal contra de King.
Con el Chelsea volcado, y sus laterales subiendo mucho, comienzan a aparecer las llegadas del Bournemouth. Al descanso 0-0. 

La vuelta del descanso deja helado al Chelsea. Un balón filtrado a la espalda de Rudiger, Brooks envía al punto de penalti donde aparece King para fusilar a Kepa. 1-0 y a seguir con la misma tónica. El Chelsea parece condenado a tener que dejar aún más espacios. 

El Bournemouth tenía claro cómo se iba a jugar. Seguía ahogando al Chelsea que mandaba a muchos jugadores arriba en busca de conexiones, y fruto de volcarse arriba, llega una nueva contra cherrie, controla King en la espalda de Azpilicueta, Rudiger y David Luiz muy descolocados y el pase filtrado al espacio deja a Brooks solo que rompe a David Luiz que regresaba con lo que podía y batía por bajo a Kepa. 2-0, y un mundo para seguir matando a la contra. 

El partido continuaba con la misma dinámica, el Chelsea estampándose en el muro cherrie, y con espacios, King era mortal a la espalda de David Luiz. En una de esas, y cómo si de una muerte anunciada se tratara, nuevo balón a la espalda del central brasileño y Stanislas filtra un balón que King sólo tiene que empujar. Si el rival sólo necesita dos hombres para desmontar tu sistema defensivo, es imposible pretender llevarte la victoria fuera de casa. 

Con la entrada de Giroud y de Loftus-Cheek el Chelsea comienza a tener más peligro y sobretodo a desarmar el enjambre defensivo de Howe, pero con el 3-0 y 8 jugadores defendiendo en su propia área, el peligro es minimizado. 

La puntilla llega con un centro lateral, cabeceo desde el punto de penalti y terminar de matar un partido muy trabajado del Bournemouth. 

Con una liga tan igualada, donde Liverpool y City están descolgados peleando por el título, con un Tottenham vagando por la tercera plaza, es incomprensible como un equipo de mitad de tabla puede desarmar tan fácilmente al Chelsea. Toca asegurar la victoria como local ante el colista y prepararse para un calendario dónde tendrá que enfrentarse al City con la eliminatoria de Europa League ante el Malmoe de por medio.

El Arsenal, con la camiseta

El día martes 29 en el estadio Emirates de Londres, disputaban un partido clave para ambos, el local Arsenal y una visita necesitada como lo es el Cardiff. Por qué era clave para los dos conjuntos? Arsenal instalado en el quinto puesto, tenía la intención de despegarse del United en la lucha por los puestos de copas europeas y a su vez poder alcanzar al Chelsea, dueño de la cuarta plaza. En cambio en Cardiff solo se piensa en poder escapar de los complicados puestos de descenso que al momento lo mantienen nominando a la ‘Football League Championship’. 

De esa forma llegaban al barrio Holloway de Londres. Unai Emery planteó un 4-4-2 que se transformaba en un 4-3-1-2 cuando Torreira formaba parte del tridente del medio junto a Guendouzi y Elneny + Özil suelto por delante suyo. Arriba Lacazette y Aubameyang rotaban constantemente por derecha e izquierda. Por otro lado, la disposición táctica de Neil Warnock fue un 3-5-2 con dos carrileros bien marcados (Paterson por derecha y Benett por izquierda), 3 mediocampistas centrales, Gunnarson en el centro y a su lado Arter y Ralls para intentar generar juego. 

En el primer tiempo del encuentro se vio un Arsenal bastante inofensivo que intentaba aprovechar las llegadas sin lograrlo. Bastante parejo ya que el Cardiff se animó a proponer una presión alta que le impedía a los ´Gunners´ una salida cómoda y llegó a asfixiarlo en un pasaje de la parte inicial, sin embargo fue dominio del local. La visita en sus llegadas apostaba a los laterales-centros de su mediocampista central Aron Gunnarsson directamente a los receptores que se encontraran en el área. Hasta aquí poco en el partido, 0-0.

Nos fuimos al segundo tiempo. La constante de los de Emery era intentar sus avances por el lado izquierdo. Llegado el minuto 65’ el juez concedió penal luego del derribo de Manga a Kolasinac, justamente lateral izquierdo. Aubameyang convirtió desde los 12 pasos y puso el 1-0 para el Arsenal. De esta manera el Arsenal jugaba con más tranquilidad creando alguna que otro ocasión pero sin demasiada intención de volver a lastimar. Ya llegado el minuto 83’ Lacazette inició una gran jugada en velocidad por la banda derecha del ataque, variante a lo que venían proponiendo y tras dejar rivales en el camino definió ante el arquero rival para el 2-0. Cuando parecía que todo ya estaba definido, llega el descuento de los de Cardiff para darle un poco de emoción al final del encuentro. Mendez-Laing decreta el 2-1 a los 93’.

Resultado final del encuentro, donde sale victorioso un Arsenal, con sus figuras en la delantera, que alcanza la 4ta posición compartida con su rival de ciudad, Chelsea, ambos con 47 unidades, dejando atrás al United que los sigue con 45. La otra cara es la de Cardiff quien sigue en zona de descenso. Tras la derrota, ahora se encuentra décimo octavo con 19 puntos a 4 del Burnley que por ahora está salvado. 

Así, Arsenal con pocas oportunidades, se puede decir que ganó con la camiseta.

El Wolverhampton sigue a lo suyo

Lo que vivimos ayer por la jornada 24 de la Premier League en el Molineux Stadium fue, otra demostración de que los de Nuno Espírito Santo, volvieron a la primera división del fútbol inglés para quedarse, y es que, tras la goleada al West Ham por tres goles contra ninguno, quedaron en séptima posición, por detrás de los considerados parte del “Big Six”, los seis equipos más poderosos de la Premier League actualmente. Por el lado de los derrotados, siguen entreverados con los de mitad de tabla.

Hablando de lo que fue el partido, hace unos días te analizamos lo sucedido en el partido entre los Lobos y los Zorros, un partidazo que terminó 4 a 3 y que tuvo como figuras desnivelantes a ciertos jugadores del Wolves. Estos eran los delanteros Diogo Jota, el mexicano Raúl Jiménez y Moutinho. Pues ayer, este trío volvió a hacer de las suyas.

El esquema base fue un 1-3-5-2 que, dependiendo de las circunstancias, adelantaba a Moutinho por detrás de los delanteros Diogo y Raúl, formando un triángulo por delante de la zona de volantes.

Por el lado del West Ham, Pellegrini paró un 1-4-4-2 con Anderson por izquierda y Snodgrass por derecha, aunque esto no fue tan así. Antonio se abría por derecha constantemente (el costado más utilizado para ofender a los rivales) y Snodgrass se situaba por detrás de Arnautovic. Igualmente, esto no dio mucho fruto, ya que el inglés fue anulado totalmente por Saiss y Jonny.

En general, el partido de los Hammers fue bastante mediocre, ya que no pudieron explotar las bandas y los huecos mediante velocidad, y sufrieron las consecuencias de sus debilidades, los contraataques. Zabaleta por el lateral derecho y Rice en la zona del doble “5” fueron los que dentro de todo, hicieron un buen partido. Ambos mejoraron considerablemente en la segunda mitad, pero poco pudieron hacer para evitar la goleada. De hecho, el inglés alcanzó un 94% de precisión en pases, y fue, luego de los dos zagueros, el de mejor rendimiento defensivamente, mientras que el argentino destaca también en la faceta defensiva y fue generador de faltas a favor por su banda en territorio rival.

Por el lado del ganador, más de lo mismo, más de lo de siempre. En cuanto a números, Jiménez convirtió dos goles que terminaron de liquidar al rival cuando este iba en busca del empate, Moutinho colaboró con dos asistencias y generó 5 pases claves, y Diogo por su parte, una asistencia y 3 pases clave. El gol restante, fue convertido por el zaguero izquierdo Romain Saiss, quien además, es el que tiene los mejores números en defensa, aunque esto era de esperarse, ya que, como dijimos anteriormente, la mayoría de los ataques del West Ham se efectúan por el lado derecho. Repetimos, Antonio y Zabaleta fueron totalmente anulados.

Otra vez los pases largos de tanto Moutinho como Neves estuvieron a la orden del día, pero ayer, hubo otro jugador que destacó, además de los ya mencionados. Se trata del carrilero derecho Matt Doherty. El irlandés de 27 años fue una pesadilla para Masuaku. Fue una constante amenaza para la defensa Hammer, logrando penetrar en el área rival la mayoría de las veces que lo intentó.

En fin, un equipo que supo hacer daño por medio de las debilidades de su rival, y que se sitúa como el séptimo mejor equipo de la Premier League hasta el momento. El mexicano Jiménez sigue dando de qué hablar. El próximo rival del Wolverhampton será el Everton, mientras que del West Ham, el líder Liverpool.

 

 

Giros Inesperados#1- Alan Shearer, la urraca eterna.

Muchos equipos no son recordados por su palmarés, ni siquiera por un periodo de dominio. Simplemente, la forma en la que trataron al fútbol les hizo pasar a la posteridad. 

La Hungría de Puskas de los 50, la Holanda de Cruyff de los 70, el Alavés de la final del 2001, y un largo etc. Y dentro de ese etcétera podemos encontrar al Newcastle. 

Newcastle, a pesar de que al principio del siglo cosechó algunas ligas, era un equipo humilde, acomodado en la zona baja de la Premier y el ascenso inglés.  

Pero en los 90 se cambia su destino. A mitad de la década, el club decide apostar por la bota de oro de la Premier de ese año, propiedad del equipo campeón de Liga, para aspirar al título. 

303 goles en 540 partidos. 6 veces pichichi de un torneo disputado. 2 veces mejor jugador de la Premier. 1 Premier League.
Para poder hablar del personaje de esta semana, primero debemos mostrar sus avales. Su nombre Alan, apellido, de sobra conocido en Newcastle, Shearer.
Su llegada al Newcastle no condujo a ningún título, pero su nombre quedará marcado en la historia del club del nordeste de Inglaterra. 

Hablar de Shearer, es hablar de gol, pues su carrera ha estado ligada constantemente al gol, al punto de tener el récord de botas de oro de la Premier de manera consecutiva, junto a Henry con 3 galardones seguidos. 

Su llegada a las urracas fue el traspaso más caro del mundo hasta la fecha, por 15 millones de libras, poniendo en liza la apuesta por el título del Newcastle. No obstante, ese año volvió a ser bota de oro y el club terminó en segunda posición. 

Al año siguiente se rompe los ligamentos de la rodilla y se pierde gran parte de la temporada por lo que el club en liga acaba en mitad de tabla, pero logra llegar a la final perdiéndola ante el Arsenal, partido al que si logra llegar Shearer. 

Ya en 1998, con vistas al Mundial, el entrenador le entregó el brazalete de capitán, que tuvo hasta su retirada en 2006, y respondió con 14 goles en 30 partidos.  

Un camino marcado por las constantes lesiones, nunca pudo disfrutar de la continuidad necesaria para aspirar a algo más. 

Con sus goles, el Newcastle pudo disfrutar de la pelea por el título, hito que nunca lograría, siendo habituales sus goles por toda Europa al punto de ser máximo goleador de la Copa de la UEFA en dos ocasiones. También llevó a su equipo a dos finales de FA Cup consecutivas, ambas con derrota. 

La leyenda de Alan Shearer siempre acompañará al Newcastle al punto de ser el jugador que logra llevar al club a la zona alta de la Premier, siendo un equipo que siempre pelea el título. Con su retirada el club jamás logra regresar a esa élite del fútbol inglés. 

Uno de los últimos grandes arietes del fútbol fue el emblema de un club que ha pasado a ser reconocido por el mundo del fútbol más allá de las fronteras de la Gran Bretaña.

Pudo ser peor

El domingo pasado en el John Smith’s Stadium, el colista Huddersfield recibía al Manchester City de Pep Guardiola por la fecha 23 de Premier League.

Los locales con un presente devastador, no solo por lo expuesto futbolísticamente en el transcurso del torneo, sino que también anímica e institucionalmente, no llegaban ni por asomo a la mejor forma para enfrentar a uno de los mejores equipos del momento.

La destitución de David Wagner la semana pasada trás el empate ante Cardiff, a su vez la renuncia de su director deportivo, ponían en jaque las posibilidades de obtener un resultado positivo ante los “Citizen”. Así, de manera interina Mark Hudson, tomaba las riendas y ponía manos a la obra.

Tenía que lograr un impacto en el plantel para intentar obtener un resultado, como mínimo digno, teniendo en cuenta la localía y lo peligroso del rival de turno, en la previa una goleada catastrófica, no era descabellada pensarla.

Por eso Mark Hudson, cambia de sistema táctico, pasa de 1-4-3-2-1 al 1-4-2-3-1, intentando con tres media punta (o volantes ofensivos, como más gusten) dos cosas, primero, tener llegada con más gente al arco rival, cosa que claramente debía mejorar, a su vez intentar tapar la salida limpia del “City” por lo general con Fernandinho, siempre siendo eje en salida, como De Bruyne y Gündogan en ocasiones distintas. Objetivo logrado en gran parte del primer tiempo, dónde la superioridad de la visita se veía reflejada en posición, pero no en el marcador.

Con respecto a los nombres, hubo seis cambios con respecto al partido anterior, tres cambios en la defensa, dos en el medio, y en la delantera Diakhaby le ganó la pulseada a Mounie, también hubo cambio de capitán, J. Hogg dejó de serlo y la cinta pasó al brazo de T. Smith, que en el último encuentro ni siquiera fue titular, esperó sentado en el banco de suplentes.

Esta vez la fortuna no estuvo junto al mas débil, ya que Danilo adelantó al City tras un desvío a la portería local, posiblemente ahí el encuentro tomó un rumbo irreversible.

Lo cierto es que el ritmo, triangulaciones, pases a un toque,  transiciones, categoría individual, presión, técnica de un equipo y otro quedaron expuestos en el terreno de juego a medida que transcurrían los minutos de la segunda parte.

Por el lado del City, sucede todo lo contrario, el mejor equipo en lo que va del 2019 marcando 24 goles a favor y solo 1 en contra, con 13 jugadores distintos marcando en el torneo, son un claro índice de como está el equipo de Pep Guardiola.

Con L. Sané y R. Sterling en un nivel muy alto, más Fernandinho, y la colaboración en juego de K. De Bruyne, I Gündogan, con laterales convertidos en interiores a la hora de atacar, daría la sensación que fué una máquina muy aceitada, contra otra armada con prisa, solo para pasar el momento.

Lo cierto es que Huddersfield (hoy) tiene nuevo técnico, y es Jan Siewert, quién viene de dirigir el Borussia Dortmund II, tendrá la chance de debutar en Premier League contra Everton, nuevamente de local por la fecha 24. El objetivo principal es lograr escaparse del descenso, claramente difícil de alcanzar, pero no imposible.

La toma del palacio

La jornada sabatina de Premier League nos tenía preparados un verdadero partidazo. Liverpool recibía a Crystal Palace, un equipo que ha sabido ser una piedra en el zapato de los Reds desde aquel recordado 3-3 en la temporada 2013/2014.

Klopp ponía en cancha un esquema diferente al que nos habituó desde su llegada a Anfield: Fabinho y Henderson integraban la medular de un 4-2-3-1, con Milner en el lateral derecho (Alexander-Arnold lesionado), Matip acompañando a Van Dijk, Keita por izquierda, Mane por derecha y Firmino alternando la mediapunta y el puesto de centrodelantero con Mohamed Salah. Por su parte, Roy Hodgson mandaba a la cancha a Speroni por las lesiones de Hennessey y Guaita. Un 4-5-1 en retroceso, con Ayew en punta, buscando ser la referencia de Townsend y Zaha, con claras instrucciones de atacar las espaldas de Robertson y doblegar con el lateral a Milner, respectivamente.

Fabinho se desprendía del doble 5 para conducir las transiciones del equipo local, siendo Jordan Henderson el líbero de Van Dijk-Matip para anticipar lo más cerca del arco rival las corridas de Ayew y Zaha. La presión alta de Liverpool se veía desde es el primer minuto, presionando de a dos jugadores para recuperar rápidamente la posesión. Las Águilas de Londres se veían superadas táctica y técnicamente, siendo Speroni quien mantenía el empate con buenas atajadas a Matip y Mane.

Pero el fútbol, que poco conoce de justicia y merecimientos, le susurraba al Palace que podía hacer ruido en Anfield. Las oportunidades estaban en las espaldas de Fabinho, que solo podían ser encontradas por balones largos y rápidas salidas, buscando la pausa y la devolución precisa de Ayew para los picantes extremos. Fue así como, a los 34 minutos, Zaha sacó a bailar a Milner y metió un preciso centro raso para Townsend que, de zurda, vencía a Alisson y ponía el 1-0.

Ante la urgencia y la necesidad de lograr los 3 puntos, Liverpool aumentó la ofensividad y logró dar vuelta el resultado en tan solo 8 minutos. Salah a los 46, tomando una pelota perdida tras remate de Fabinho, y Firmino con una buena jugada personal en el área a los 53 ponían el 2-1. Los dos nombres importantes del ataque red, que cada dia se entienden y juegan mejor, daban vuelta un partido que todavía tenía emociones por dar.

Dicho y hecho, a los 65 minutos, Tomkins ponía el 2-2 parcial con un gran cabezazo colocado, luego de un preciso córner lanzado por Milivojevic, la figura indiscutida del equipo visitante, amo y señor de las pelotas paradas. De no ser por Speroni, Crystal Palace podría haber logrado un valioso punto. El arquero argentino, de pésimo partido, perdía un centro lanzado por Milner y le dejaba en bandeja el 3-2 a Salah. Mane ponía lo que pareciera ser el 4-2 definitivo a los 92 minutos, pero Meyer le daba suspenso con su primer gol con la camiseta del Palace, firmando el 4-3 final.

Liverpool lograba el triunfo con más ganas que fútbol, pero eso no debe engañar a Klopp. Las ausencias de Alexander-Arnold y Lovren, los bajos niveles de Milner y Keita y la incapacidad de Fabinho de encontrar la regularidad son errores que debe corregir para levantar el trofeo a final de temporada. Asaltaron el palacio, solo falta encontrar la corona.

 

Un Bournemouth que sigue a lo suyo

Eddie Howe es un entrenador paciente, de los pocos que quedan en la Premier League. Y lo que está haciendo con el Bournemouth es digno de admirar.

Los del Vitality Stadium vencían por 2 a 0 al West Ham y confirmaban su plena candidatura a optar a puestos europeos.

Para este partido, Eddie Howe alineo un 1-4-4-2, como viene siendo habitual en los Cherries. Por el otro lado, los de Pelligrini salieron con su tipico 1-4-2-3-1. En los locales, si alguien está rindiendo quizás por encima de los esperado, es Callum Wilson. Este espigado delantero es una de las armas letales del Bournemouth y con permiso de Joshua King (Otro gran goleador) es la pieza mas importante de cara al gol.

Llegado al Bournemouth en la temporada 2015/2016, desde entonces sus apariciones han ido increscendo, asi como su numero de goles. De marcar 5 goles en su primera temporada, a marcar, momentaneamente, 10 goles. Estos 10 tantos los ha marcado en 21 partidos, una cifra mas que aceptable.

Como anteriormente he dicho, los goles no son solo del delantero inglés, si no que su compañero, el noruego Joshua King, es otro jugador que aporta gol a los de la costa. Lleva las mismas temporada en el Bournemouth que su compañero de delantera, y aunque sus numeros goleadores son inferiores, su trabajo en el campo es incomiable.

Estos dos delanteros demostraron su olfato de gol frente al West Ham, marcando ambos un gol cada uno, asegurando la victoria para su equipo.  Lukasz Fabianski veía, algo confundido, como los dos delanteros eran un dolor de cabeza una y otra vez para la defensa hammer.

Si hablamos sobre el West Ham, no nos podemos olvidar la gran labor de Samir Nasri en el medio del campo. El mediocentro francés, repescado por los londinenes tras su sanción, está siendo una de las sorpresas notables en el equipo que ahora ocupa el Estadio Olimpico.

Como antes he nombrado, Pellegrini dispuso sobre el césped un 4-2-3-1, aunque a la hora de la estructura sobre el cesped, este mismo esquema se transformó en un 4-5-1. La gran irrupción de Declan Rice en el West Ham y en la Premier League ha dejado asombrado a todos, y aunque su equipo de una mala imagen, como es en el caso de este encuentro, el joven mediocentro irlandes siempre nos muestra destellos de su gran calidad.

Una impecable conducción de balón, una gran fortaleza física y un carácter que nos hace indicar lo cerca que se quedará de ser capitan hammer. Por el contrario, su compañero Andy Carrol, como viene siendo habitual, sigue negado de cara al gol. El exjugador del Liverpool no ha marcado ni un solo gol, si, como leen, ni un solo gol, en toda la temporada. Y si que ha jugado, concretamente 9 partidos.

SI tenemos que destacar otro jugador del West Ham, sería Mark Noble el que nos haría sacar algo positivo. El jugador inglés siempre es conocido por su derroche en el medio del campo, y cada partido nos lo demuestra. Baja a recoger el balón y lo distribuye, normalmente hacia los interiores.

Volviendo al Bournemouth, también cabe destacar la labor de Dan Gosling y Jefferson Lerma. Los dos mediocentros son lo mas parecidos a pivotes defensivos y así lo demuestran sobre el verde. El jugador inglés hace la labor de creación, mientras que el colombiano, fichado desde el Levante este verano, es el encargado de la llamada labor de “destrucción” que tanto está de moda en el fútbol ingles hoy en día.

Si nos fijamos en la defensa, la llegada de Nathaniel Clyne ha dado mucha profundidad al ataque del Bournemouh, así como sacrificio defensivo. EL jugador cedido por el Liverpool está demostrando la calidad que tiene aportando ese salto de calidad a la defensa de Howe. También, como centrales, Ake (que recordemos, fue descarte del Chelsea) y el capitán Steve Cook hacen del Bournemouth un equipo muy solido en la faceta defensiva.

Seguiremos observando de cerca al Bournemouth, ojeando con ilusión que puedan acercarse al tan querido sueño de Europa.

Un noruego imparable suelto en Manchester

Llegó nomas, la séptima al hilo de Ole Gunnar Solskjær al mando del Manchester United, algo que realmente parece ser imparable. Los ‘Diablos Rojos’ llegaron al encuentro ante Brighton con la esperanza de seguir cosechando triunfos para escalar posiciones y así lograr ingresar a las copas europeas. Se encontraban instalados en la sexta posición, siete plazas por encima de su rival de turno y a 15 puntos de distancia.

El planteo táctico del noruego fue su ya habitual 4-3-3, mientras que el técnico rival, Chris Hughton optó por un 4-5-1 con el que intentar neutralizar al mediocampo local, una línea de 5 bien compacta con March y Locadia como externos al atacar, sin embargo al defender se posicionaron como laterales bis, colaborando en la marca. Por el centro Groß, Stephens y Pröpper formaban un tridente que intentaba imponerse ante el fuerte de los ‘Red Devils”, su mediocampo y una pieza clave en el conjunto de Ole Gunnar, Paul Pogba.

Lo del francés roza la perfección en estos últimos partidos. Con ayuda de los laterales, en este caso Young y el portugués Dalot, quienes se abrían bien a la banda dándole la oportunidad de desplegar su juego por un pasillo interno.
De esa forma el número 6 llegó al ataque constantemente, fue el comandante en cada avance y con la posesión de la pelota todo lo anterior se traducía en peligro para los contrarios.
Una clara muestra de esto es el primer gol del United en el que vemos a Pogba ingresando al área por el sector izquierdo de la defensa del Brighton, a quien le cometen infracción que él mismo transforma en gol desde el punto penal.

Tendría también su momento el goleador del equipo. Hasta aquí, otro de los jugadores clave en la era Solskjær ha sido Marcus Rashford, quien con su gol ante Brighton llegó a los 6 goles y 3 asistencias en los últimos 8 encuentros, sin dudas una de sus mejores temporadas. Por otra parte, hay una pieza que no tiene demasiada repercusión pero ha cumplido su labor a la excelencia al mando del noruego y es Ander Herrera, quien le permite generar un balance entre ataque y defensa, tarea a la que no estaba acostumbrado pero pudo asimilar de la mejor manera al lado del serbio Matić. El español una figura en silencio.

Por el lado del visitante, de a poco se aleja de los puestos coperos y se ubica, actualmente, en la decimotercera posición con 26 unidades, al momento no ha pasado de ser un equipo de mitad de tabla lo que, de igual forma le permite seguir manteniendo la categoría.
El descuento en la visita fue por parte de uno de sus centrocampistas, Pascal Groß quien cerró una actuación aceptable pero sin poder cumplir el objetivo de bloquear el mediocampo del rival quien claramente ganó ese duelo.

Sin demasiadas luces el United se llevó la victoria por 2-1, algo que podría decirse bastante anunciado. Y en uno de los bancos del Old Trafford continúa un noruego imparable.

Las cinco de la jornada 23

No hubo grandes cambios en la tabla de posiciones como tampoco hubo grandes sorpresas, el clásico del frío en Londres, Liverpool y su manera de ganar a como sea, City a lo suyo, y el United al acecho. Son algunas de las claves de esta fecha.

  • Se dieron con todo, el sábado abrían la fecha Wolverhampton vs Leicester, en uno de esos partidos que pueden ser de lo más aburrido de la fecha, o ser “El” partido de la fecha. Se mataron a goles, sin piedad y en un choque cambiante hasta el último minuto. Y así fue, que lo ganaban los “Lobos”, despues los “Zorros” y asi hasta que se sacaron los pelos y el triunfante fue el local. Pero esta vez vamos hacer una excepción y felicitamos a los dos por el gran partido que nos regalaron dignos representantes de la Premier League.

  • Ya no es el mismo, después de perder el invicto les dijimos que los “Reds” no eran los mismo, algo se perdió en el camino. Posteriormente ganaron a Brighton con lo justo y ahora recibieron tres goles del Crystal Palace y necesitaron hacer 4 para ganar. Hasta la fecha solo habían recibido 7 goles, el sábado en uno solo le hicieron 3, alarmante señor puntero, no le parece? Lo cierto es que siguen a 4 de su perseguidor, cómodos, pero no debe estar tranquilo el Alemán, aunque lo niegue.

  • Manchester está en orden, ambos ganaron y ya no es novedad, los “Diablos rojos” cumplieron con un Pogba modo jugador líder, y Rashford encendido, fueron suficientes para las gaviotas que no pueden volar, y cada vez están más abajo en la tabla. Los “Citizen” atendieron a domicilio sin sobresaltos al pobre Huddersfield Town, sin técnico, ni director deportivo, (parece que el Titanic se hunde nomás) así los de Pep fueron superiores, sin necesidad de hacerles 9 u 8 goles.

  • El frío de Londres, crudo el invierno no? Pero vamos a contarles que jugaron entre sí cuatro equipos de la misma ciudad. Arsenal se llevó la copa del frío y le ganó a Chelsea. Manotazo de abogado de los de Emery para no ser superados por los de Manchester que se vienen como “Malón de indio”, así se descuentan tres puntos de los “Blue” y ahora va a pelear quién se queda sin copas.

         Por el otro lado, Fulham con todas sus necesidades a cuestas, recibió a un diezmado Tottenham sin Kane, ni Son, y no contaban con la ayuda de Llorente que les iba a dar una mano abriendo el marcador. Pero ni eso fue suficiente para los de Ranieri, que veían como se les escapaba el partido, como la tortuga. Fin en Craven Cottage, los “Spurs” siguen terceros cómodos y los locales sumergidos en un mar de dudas.

  • En las tinieblas, siguen firmes Huddersfield y Fulham por ahora, en el tercer descenso está la puja entre Cardiff y Newcastle (19 y 21 puntos respectivamente) pero a su vez con solo 22 unidades hay tres equipos, Burnley, Southampton y Crystal Palace, quienes se enfrentan en la próxima fecha.

La semana entrante no hay fecha por Premier, pero si habrá FA Cup, a disfrutar de la cuarta ronda. Nos vemos en la fecha 24 entre el 29-30 de Enero.

Todo Gunner

Otro derby de Londres que se queda para los de Emery. Esta temporada ya le han ganado al Tottenham y ahora triunfó enormemente ante el Chelsea. Londres es roja y blanca. Londres es feliz.

Dos equipos en plena construcción post cambios filosofía. Quizás con más camino por recorrer para Sarri al tener que mecanizar los eslabones del juego que el equipo de Conte no tenía, para ello contrató a Jorginho y diseñó un sistema de juego prácticamente sin referencias ofensivas, con Hazard-William-Pedro con absoluta libertad y movilidad. Para Emery fue todo más fácil, si el equipo estaba incómodo con Wegner, había que resignar ciertas facetas del juego para dedicarse a lo más simple: defender y transiciones rápidas.  Si este mismo partido se hubiese jugado la temporada pasada, el resultado y las acciones quizás hubiesen sido las mismas, pero con camisetas distintas.

Esto se evidencia con lo estadístico, Emery no le interesó la tenencia del balón. Apenas unos 377 pases contra los 676 de Chelsea, que acertó el 89% en el PT,  Kovacic 100%, Kanté 94% y Jorginho 85%, Pedro 92%, Willian 100%, Hazard 77%. Arsenal supo a quien presionar y cómo hacerlo. Esta presión fue conducida principalmente en los primeros quince minutos del partido, con un Chelsea incomodo y bloqueado, los gunners tenían en balón y recuperaban en alto.

dxtmovzw0aaulf0

La presión era, sobre todo, con el primer receptor. Si bien en la imagen parece Kovacic en ese rol, el jugador a presionar era Jorginho. Cuando giraba tenia inmediatamente a Ramsey y/o Torrera-Guendouzi, dependiendo la inclinación del equipo, además de que el resto de las líneas de pase estaban bloqueadas. Gran trabajo defensivo en cortar al Chelsea en dos segmentos ofensivos.

Con el paso de los minutos, se evidenciaba como cada sistema de juego estuvo en función de neutralizar al rival. Pasados los primeros quince minutos de presión y agobio del Arsenal (y con el marcador a favor 1-0), Chelsea adelantó las lineas, buscando quedar más corto y aprovechar los ataques posicionales. Ante este planteo, “la resistencia” no fue más que un simple y aguerrido 4-4-2, con Torreira bien ubicado para evitar los avances por dentro, incluso llegandose a formar una estructurada línea de 5 volantes.

dxtr2oywoaiaiy_

Arsenal pudo sostener las posesiones largas de Chelsea casi sin grandes inconvenientes, la falta de creatividad y variantes le hizo padecer una gran frustración añadida por la ausencia de una referencia cómo Giroud. No es la primera vez que el “falso nueve” con Hazard no le funciona a Sarri.
Londres es rojo y gran parte de eso es por Emery. Ataques directos por los laterales, elegir dónde presionar y bloquear al rival. Todo trabajo de estudio de acorde al rival, añadido por ese toque personal del entrenador español. Arsenal merece más. Y va a tener más.