Premier League

Liverpool 5 v 1 Arsenal, tortuoso

El periodista y reconocido presentador de televisión británica, Piers Morgan, twitteó al finalizar el primer tiempo: “This. Is. Torture (Esto es una tortura)”. No pudo ser menos para cualquier fan del Arsenal. No quedan muchas expresiones más para admirar el fútbol directo, al estilo del mejor rock and roll, que propone el Liverpool. Klopp es un revisionista, el mote de “revolucionario” es desconocer la historia de los Reds, recuperó el viejo Liverpool. Y qué bien está.

El primer tiempo ha sido una exhibición. Los locales tiraron en la cancha su multiplicidad de recursos y liquidaron al Arsenal en apenas media hora. Emery había pensado en un partido de igual a igual, no era ilógico si quería tener chances de jugar un fútbol ofensivo debía plantearle un duelo parejo en número en la mitad de cancha, pero la calidad y la mecanización de uno y otro no es comparable. Eso se sintió mucho y fue vital para definir el resultado.

El mejor ejemplo de esto ha sido la presión alta, ambos equipos buscaban reducir los espacios al rival para que, al arriesgar el balón, se gane “la segunda pelota”. La diferencia, vuelve a estar en quien lo hace mejor, quien lo tiene más sistematizado. En la imagen, podemos ver cómo Liverpool divide el campo en dos segmentos, con Firmino como eje. Si el balón va para un sector, es él quien se inclinará para bascular al equipo a determinado sector, reduciéndole los espacios al rival. La presión del Liverpool no es sólo numérica, sino puntualmente es de posición. La presión en alto, fue clave para que el Arsenal quede completamente neutralizado.

 

liverpool presión

En el mano a mano, Klopp fue enormemente superior. El gol del Arsenal fue apenas un descuido (debido a una presión en alto similar a la del Liverpool) que no fue un gran problema. Inmedatamente, Roberto Firmino marcó dos goles hermosos (sobre todo el segundo, en dónde encara al arquero eludiendo rivales con una gambeta corta extraordinaria) y a los 16 minutos el Liverpool daba vuelta el partido se encaminaba a lo que después fue. Salah mete un pase brillante y habilitó a Mané sólo frente a la portería concretando el 3-1. A los 46, Alisson saca en largo después de un ataque del Arsenal, el pase fue tan bueno que dejó a Salah para que gambetee y luego le cometan penal -que cambiaría por gol-. El primer tiempo termina 4-1 y, cómo dijo Piers Morgan, fue una tortura.

Lo mejor es que en el juego no se vio un Liverpool que intentó cosas nuevas para superar al Arsenal. Jugó como lo hace siempre. Con un Firmino que ataca los espacios -hasta creándolos- con una gran versatilidad; con Mané corriendo en diagonales muy punzantes; Salah saliendo de su espacio natural para convertirse en un conductor-pasador de una influencia enorme; Shaquiri liberando espacios para que Alexander-Arnold (¿Acaso el lateral derecho de mejor actualidad en Premier?) sea una variante más en este ataque de múltiples recursos.

liverpool ataque

Muy poco del Arsenal. Emery perdió la batalla táctica en la primera media hora y nunca se pudo recuperar. Aubameyang prácticamente no tocó balones y el ingreso de Lacazzette fue tardío. Una actuación individual muy mala de Lichteiner, que perdió todos (sí, todos) los duelos individuales contra Mané en el primer tiempo. El equipo no mostró rebeldía, no tuvo armas para contrarrestar la aplanadora roja.

El segundo tiempo no fue más que una continuación de la primera etapa. Al momento de que Firmino marque el quinto gol, después de una acción exultante de Salah, se supo que el partido estuvo terminado, por más que el Liverpool se replegó para controlar el resultado, ya con la cabeza puesta en el partido siguiente: City, dónde se definirá gran parte del campeonato.

¿Dónde habrán quedado los que trataron de “defensivo” a Klopp en la semana? Twitter se ha convertido en un antro dónde se les da entidad a gente que no visualiza el futbol y falsea el mensaje. ¿Contentos de la victoria del “defensivo Klopp” ante el “lírico Emery”? ¿Acaso ven algo más allá de los números? No hay equipo más ofensivo en Inglaterra -incluso en el mundo- que el Liverpool de Jürgen. Es un equipo para verlo por afuera de las estadísticas, para admirar la resolución de problemas en cada sector del campo, un equipo que es capaz de no renunciar a sus ideas, pero modificando su programa para ante el rival.

Triplete de Firmino, uno de Salah y otro de Mané. Los tres letales de siempre. Liverpool vuelve a ser Rock and Roll, y se viene el Manchester City.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s