A falta de magia, Kanté.

El ambiente en Selhurst Park era magnífico, gradas repletas y un equipo locatario que buscaba extender la racha de partidos sin perder ante un equipo importante como lo es Chelsea.

El libreto de estos equipos es más que conocido, Sarri busca que sus equipos sean protagonistas en base a la posesión y Hodgson todo lo contrario, busca hacerse fuerte cerrándole los espacios al rival y limitándolo.
Crystal Palace inició con un 4-5-1 en el que solo Zaha se posicionaba por delante de la línea del balón, el resto de jugadores se replegaba para cubrir pasillos externos y no dejar progresar de manera cómoda a los blues, y lo logró bastante bien, Chelsea a pesar de dominar la posesión no dispuso de muchas ocasiones claras de gol ni de una circulación de balón que sofocara al conjunto locatario. Crystal Palace quizás estuvo en el debe en cuanto al apartado ofensivo ya que no logró generar peligro con sus contragolpes, estuvieron imprecisos y nunca lograron sorprender a una defensa de Chelsea que se plantó en mitad de cancha. Da la sensación de necesitar un delantero centro alto y fuerte físicamente para poder buscar ganar en el apartado aéreo si el equipo no está fino como fue el caso de esta jornada.

Chelsea partió con su característico 4-3-3, algo para destacar fue el movimiento de Hazard, que contó con total libertad para moverse por todo el frente de ataque, dejando toda la banda izquierda a disposición de Marcos Alonso y con Willian más fijo sobre la banda derecha ya que Azpilicueta no es un jugador que tienda a subir demasiado. Fue una buena actuación de los centrales, que situados en mitad de cancha lograron que el partido y sobretodo el primer tiempo se jugara siempre en campo rival, un poco por merito de ellos y otro poco por el planteo de Hodgson. A pesar de eso, la gran cantidad de jugadores de Crystal Palace en el centro del campo dificultó la participación de Giroud, que no pudo generar ventajas para sus compañeros a partir del juego de espaldas. Siempre estuvieron en inferioridad numérica por el centro, lo que dejaba las bandas descubiertas, pero Marcos Alonso estuvo impreciso y no logró capitalizar sus escaladas por banda con buenos centros.

Ese primer tiempo fue chato, no hubo grandes ocasiones para ninguno de los 2 equipos más allá de un tiro libre de Willian que se estrelló en el palo. El conjunto local se iba conforme porque la primera parte y la más importante del libreto había sido cumplida, aunque luego no pudieran ser punzantes arriba.

El segundo tiempo fue diferente ya que en el minuto 6 N’Golo Kanté cruzó un remate dentro del área tras recibir de pecho un envío de David Luiz, concretando así su tercer gol en la temporada, a partir de ahí las sensaciones fueron diferentes, ya que el resultado favorecía a los blues, lo normal sería que los locales adelantaran sus filas, presionaran más arriba y buscaran el empate. Pero lo que se vio fue más de lo mismo, un Chelsea que ya sea por falta de creatividad o por conformismo, siguió sin generar demasiado y un Crystal Palace que mantuvo esa mentalidad conservadora y continuó esperando en su propio campo.

Hodgson intentó buscar el empate en los últimos minutos con los ingresos del alemán Meyer y Wickham, y se vio un Chelsea con algunas dudas en defensa, nos quedaremos con la duda de que hubiera pasado si estos ingresos se daban antes, ya que el mediocampista creativo Meyer dejó algunos destellos de creatividad y mostró frescura en su ingreso.

El equipo de Sarri cierra el año de buena manera y mantiene la 4ta posición con un total de 43 unidades.
Mientras que Crystal Palace cierra el año en la posición 14 con 19 unidades situándose 4 por encima de la zona de descenso.

Las cinco de la jornada

Pasó la fecha 20 y con ella comenzamos los partidos de vuelta en la temporada 18/19. Ganaron, Liverpool, Manchester City, Chelsea y Manchester United, está vez fue esquiva la suerte para el Tottenham y durísima para Arsenal. La zona de descenso está que arde todo esto y mucho más, acá en las cinco de la jornada.

  • Una paliza histórica, de esas que no se olvidan fácilmente, no solo por el resultado, sino que también por la actitud entre un equipo y otro. Los de Klopp fueron una orquesta gran parte del juego. A pesar de tener un inicio errático, rápidamente dieron vuelta el resultado. Con un Firminho en su mejor versión (tres goles) y un equipo que lo acompaña, nos deleitaron el sábado. Novena victoria consecutiva para los “Reds” en Premier, que manera de terminar el año. Las siguientes son palabras dirigidas a nuestro querido Unay Emery, para que cambiar en este partido? Por qué qué conformarse con Aubameyang o Lacazette, y no con los dos juntos? Se las hiciste fácil. Lo cierto es que se van de Anfield con un golpe anímico muy grande, quedando a solo tres puntos del United que se viene con todo.

  • Un pié el freno, esa es la sensación que nos dejó el Tottenham frente al Wolverhampton. Los “Spurs” comienzan ganando con gol de Harry Kane, cuando no, pero una vez mas el fútbol nos enseña que nada es seguro y los partidos hay que jugarlos y ganarlos por sobre todas las cosas. “The Wolves” se impusieron en el Wembley Stadium, con la actuación de Raúl  Jiménez que viene siendo el jugador de la temporada para el equipo de “Nuno Santo”. Para los de Pochettino esta derrota le significó perder el 2° puesto en la tabla y quedan a solo 2 puntos de Chelsea de Sarri. La visita con estos 3 puntos ascienden al 7mo puesto.

  • Con lo justo, así fue la victoria de los “Blues” en Selhurst Park, si bien se llevan los tres puntos a Londres, el equipo de Sarri viene en decadencia de juego y es notable. Se encontró con un pálido Crystal Palace, que se acordó de atacar faltando 10 minutos para la finalización del encuentro, con pocas armas complicó en demasía a la defensa “Blue”. Lo destacable en la visita es el pase de David Luiz a N’golo Kanté y el movimiento del propio para cortar a la defensa rival, a espaldas de Sakho superando la floja marca de Van Aanholt. Para los del sur de Londres hay mucho para mejorar si no quieren sufrir con el descenso. Roy Hodgson dejó en el banco a Meyer y la ausencia del Alemán se hicieron notar a la hora de armar juego. Ambos quedaron en deuda.

  • Volver a empezar, es lo que se propusieron los “Citizen” al enfrentar al Southampton en su casa. Los de Pep demostraron que siguen vivos, ganaron y convencieron, asi recuperaron el 2° lugar en la tabla de posiciones. La presencia de Fernandinho se hace notar en el medio campo del City, tanto es así que cada vez que juega las probabilidades de perder se reducen considerablemente. El “Soton” venía de una derrota ante el West Ham y ahora suman una nueva pérdida quedando al borde del descenso. Nuestro “Clon de Klopp” el Austríaco Ralph Hasenhüttl, tiene mucha tarea por realizar. El City tiene la posibilidad esta semana de enfrentarse al Liverpool y así descontarle puntos al líder, si es que gana, claro está.

  • El teatro de los sueños, fue testigo de la obra maestra de Paul Pogba, el Francés se llevó todos los honores y las fotos dela noche en Manchester. Jugando a ser él fue mucho para un débil Bournemouth, que como Punto destacable tiene a N. Aké quien marcó para la visita y tiene una performance destacable en los “Cherrys”, a pesar de que en los últimos 10 partidos perdió 8 encuentros, un número por demás alarmante para los de Eddie Howe. M. Rashford y R. Lukaku completaron una obra de arte futbolística para un United que vuelve a creer.

 

La última jornada del año no fue la excepción y nos dejó datos por demás interesantes y curiosos.

Todo el equipo de Código Premier les desea un muy feliz año nuevo, por más fútbol en nuestras vidas.

Hamza Choudhury, Leicester y la inmigración

Hace unos cuántos días ya, en el duelo entre Leicester y Manchester City, vimos una maravillosa actuación del chico Hamza Choudhury, y no podemos dejar pasar el detalle sobre su origen, y en el lugar donde está jugando, la relación es por demás interesante.

Hamza es inglés, nació en Loughborough un poblado de poco más de 50 mil personas que queda a tan solo 20 minutos de Leicester. Además, su padre es de Grenada una isla que no supera los 350 km2 en el sur del Mar Caribe, bastante cerca de las costas de Venezuela, obviamente otrora fue territorio de ultramar británico. Por el lado de su madre y de la gran parte de su familia el origen es bengalí, y no hay que ser muy culto para comprender la importancia de la región de Asia del Sur (Pakistán, India, Bangladesh) en la migración recibida por Inglaterra.

De hecho, la diáspora bengalí en el Reino Unido llega a casi el 1% de la población total del país, más de medio millón de personas nacidas en Bangladesh viven en esa zona, en su mayoría musulmanes.

A su vez, la diáspora granadina no es demasiado amplia, pero el primer destino luego de la vecina isla de Jamaica, es Reino Unido. Chodhury entonces, es producto de un país repleto de migrantes y que por la coyuntura actual puede que sea una situación que sea más difícil de observar. La salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) puede poner en riesgo el visado de la población migrante a este país, además, existe una creciente intolerancia hacia la burbuja de migrantes.

En este sentido Hamza vive en la ciudad que tal vez sea la excepción a la regla. Leicester es la ciudad con mayor índice de inmigrantes, siendo que casi el 25% de la población de la ciudad (460.000 habitantes totales) es proveniente de otros países. Casi 30% provenientes de la India, y luego el resto entre paquistaníes, bengalís, chinos, africanos y caribeños en menor medida.

Esto genera una lógica muy atípica al resto de las ciudades inglesas, la tolerancia y la convivencia con el extranjero es algo muy normal para las personas de Leicester, y se comprende la elección de Vichai Srivaddhanaprabha de invertir en el club de la ciudad, nunca iba a estar mal vista la llegada de un tailandés al club, que por aquel momento militaba en League One.

Leicester, como club y como ciudad sin dudas aparece como una alternativa tolerante hacia la migración, el vivir en comunidad y el comprender que el inmigrante, es uno más. Y Hamza Choudhury sea una síntesis de esto. Inglés, hijo de inmigrantes y jugando en el equipo de la ciudad con más inmigrantes del Reino Unido porcentualmente.

Pogba está feliz

Para comenzar este artículo tal vez, debamos comprender que hay algunos puntos de Manchester United que todos sabemos, y que vale siempre la pena recordar. En primer lugar, que es el club más grande de Inglaterra y como tal, debe salir a ganar en cada partido que se le presenta, porque la era Ferguson les otorgó a sus predecesores ese mandato, el de dominar la competición. En segundo lugar, que es un equipo más que interesante, con una inversión brutal y que, además, posee a un jugador que debe ser el hombre franquicia, por valor, por lo que hizo en el pasado Mundial y por como volvió a la institución. Y, en tercer lugar, que la felicidad de Paul Pogba está ligada al éxito de este club.

Pogba es un jugador que dista mucho de ser un profesional modélico, suele ser lagunero en su rendimiento, displicente en algunos momentos del partido, y algo frágil en lo emocional, si está a gusto juega y es un jugador top, si pasa lo opuesto, es un jugador más, que pasa sin pena ni gloria. Además, necesita tener un rol protagónico, su tipo de fútbol se lo merece.

Mourinho, sin embargo, prefería ahogarlo en sus posibilidades creativas, atorado muchas veces en un 1-4-3-3 en donde su rol no le permitía llegar desde segunda línea, ni participar en la parte creativa del equipo, pero si debía participar en coberturas, en cuidar las espaldas de los extremos en algunos casos. La muestra, es que Pogba en la temporada con el portugués consiguió solamente tres goles.

La llegada de Ole Gunnar Solkjaer le trae al Manchester United una nueva cara, un estilo más fresco si se me permite. Ojo, no queremos decir nunca que Jose Mourinho era un tipo que tiraba de lo defensivo, sus equipos proponían y buscaban los partidos sin dudas, y existen muestras en varios pasajes de su estadía en esta temporada. Pero el noruego, realizó tres cambios claves.

El cambio de sistema, en donde Pogba pasa a ser el centro neurálgico del juego mancuniano, un 1-4-2-3-1 en donde el francés pasa a ser casi un mediapunta, que retrocede varios metros para juntarse con Ander Herrera/Fred y Nemenja Matic para jugar, para divertirse y a partir de ahí crear fútbol, pero luego mirar hacia el arco rival.

Ese es el segundo cambio, Pogba ahora mira al arco rival, pero lo ve de cerca. El ex Juventus llega desde la segunda línea, sea para finalizar los desbordes de los extremos (otro acierto del noruego, abrir la cancha con los extremos y no buscar las diagonales constantes de los mismos) o mismo generar ese pase punzante para el delantero centro.

Y el tercer cambio, es claro también. Ole Gunnar Solkjaer ha comprendido que su equipo no está en condiciones de plantarse igual ante todos los rivales, Mourinho lo hacía. El ex entrenador del Molde planteó un mediocampo con Fred y Matic como pivotes y luego Lingard-Mata en bandas y Rashford ante Huddersfield, y tiene un porque, necesitaba en primer lugar la velocidad del centrodelantero y del extremo izquierdo, pero también la capacidad de Juan Mata para poder lograr generar espacios. El resultado fue maravilloso. Y en el pasado partido, ante Bournemouth, se enfrentaba a un equipo que poseía muchas falencias, muchos jugadores lesionados. La línea de tres, era una tentación, entonces Lingard-Martial aparecieron por las bandas, y Rashford como delantero. Pura explosión para hacer cada vez más extensa esa defensa con Cook – Aké – Daniels, y que iban a sufrir con la velocidad. Esos huecos, aprovechados por Pogba atacando desde atrás. El ¿resultado? El francés tuvo su noche, dos goles y una asistencia.

Versatilidad, y el poder sacar el mejor provecho a sus hombres es la gran virtud de Solskjaer en sus tres primeros juegos, pero también el mejorar la gestión de su mejor hombre. Pogba tiene más goles con el noruego que con Mourinho en este curso y eso es decir muchísimo.

Santa esperanza

La visita de Manchester City a St Mary’s Stadium podía cerrar un diciembre fatídico o abrir una última puerta para obtener, por primera vez en la historia, el bicampeonato de Premier League. Los tropezones ante Leicester y Crystal Palace, potenciados por el imparable momento de Liverpool, instalaban una pequeña crisis futbolística y de resultados.

Por el contrario, eran otros los aires respirados en Southampton. En el otro extremo de la tabla, y  con Ralph Hasenhüttl al mando, los Saints buscaban mantener su franca levantada y alejarse de los puestos del descenso. Luego de finalizar el largo invicto de Arsenal y vencer a un rival directo como Huddersfield Town, se encontraban con un duro rival, tanto por calidad como por estilo de juego.

El estilo propuesto por Hasenhüttl se hacía ver desde el primer minuto y reafirmaba lo mostrado en los anteriores encuentros. Líneas compactas y retrasadas en defensa, con Elyonoussi y Ward Prowse como conductores, buscando activar a Charlie Austin, el ariete y finalizador del equipo.

El partido comenzaba con un City dominador, como de costumbre, y con el equipo local replegado. Las ocasiones de peligro no tardaban en llegar,con McCarthy luciéndose con una gran tapada a Bernardo Silva y, minutos mas tarde, Austin fallando en el control en un mano a mano contra Ederson. A los 10 minutos caería el gol, producto de un desborde por derecha de Bernardo Silva, el mejor jugador del City de la temporada, y un preciso pase a David Silva.

Manchester City se floreaba, dando una auténtica demostración del juego de posesión y ataque por las bandas, generando situaciones de peligro y acercándose al segundo gol. Pero Southampton hizo sus deberes: imitando los habituales planteos de Klopp y su Liverpool, la presión alta a Zinchenko fue efectiva por parte de Pierre-Emile Højbjerg, quien logró trasladar hasta el área y vencer a Ederson con un fuerte remate.

El empate complicaba las cosas para el elenco visitante, que debía ganar como sea para acercarse lo más posible a Liverpool. Fruto de esa necesidad, combinada con un fútbol ofensivo y un gran dia de los extremos Citizens, Sterling se interna en el área y envia un centro raso que Ward Prowse manda al fondo de su propio arco. Y para liquidar el encuentro, dos minutos después del autogol y segundos antes del final de la primera parte, Zinchenko envia un preciso centro que Agüero conecta y logra vencer, tras una floja respuesta del arquero rival.

Los segundos 45 minutos fueron protocolares, siendo una de las acciones destacadas la expulsión de Højbjerg. El equipo de Guardiola, como de costumbre, supo controlar la pelota para anular al rival, y así, irse con los 3 puntos a Manchester.

Importante triunfo del City, tanto para recortar puntos al líder de la tabla como para recuperar el nivel de juego. La próxima fecha recibirán a Liverpool, en un encuentro que podría definir el futuro de la temporada 2018/19. Los Santos vinieron marchando, pero los Ciudadanos se fueron caminando y con la santa esperanza intacta.

Milagro en Craven Cottage

En la previa al encuentro entre el local Fulham FC Versus Huddersfield Town, la visita, se palpaba la ligera impresión de que no iba a ser el partido de la fecha ni mucho menos.

Y así fue,  cinco tiros efectivos a los arcos por cada lado, transcurrían los minutos y lo que era una sensación terminó siendo una realidad. Un encuentro chato entre dos equipos que luchan con todas sus armas, sean muchas o pocas, buenas o regulares, salir de la zona de descenso, aunque observando lo que ofrecieron, tendrán que hacer más méritos para contar con el privilegio de seguir en Premier League en la temporada siguiente.

“The Cottagers” que vienen de dos partidos sin conocer la derrota, salían a disputar el encuentro con su ya clásico 1-3-4-1-2, con L. Vietto y A. Mitrovic en ofensiva, que no lograrían inquietar demasiado durante los primeros 45 minutos al arco defendido por J. Lössl.

En la visita los dirigidos por David Wagner, disponían de un 1-3-5-1-1, con una clara premisa, la de irse a casa con al menos un punto. Sin ponerse colorados a la hora de esperar al rival e intentar salir de contra hacia el área rival. Estrategia que no tuvo mucho resultado, ni en el juego, como asi tampoco en el resultado.

Claudio Ranieri, al observar la falta de respuestas en ofensiva y también por necesidad, estuvo obligado a realizar los tres cambios, uno por lesión y dos con el afán de lograr un cambio en el ataque  local. Y así fue que uno de ellos, A. Kamara, iba a ser la nota de la tarde al malograr un penal, y en ese instante los presentes y quienes estaban distantes de kilómetros, tenían la idea de que el encuentro finalizaría en empate.

Por suerte la lógica en este deporte, no tiene una efectividad de certeza, hasta que apareció la figura de la noche, el goleador de los “Blancos” A. Mitrovic ( 8 goles) quien se hizo presente en la red en tiempo de descuento, para lograr una deseada victoria y más que necesaria para un equipo golpeado, quién está en formación con su nuevo DT. intentando conseguir una identidad de juego, que se hace rogar en llegar.

Seguramente nadie recordará este encuentro la semana que viene, pero son esos puntos que al final de la temporada serán la diferencia entre un equipo que permanecerá en Premier y otro que caerá a la Championship.

Otro milagro para Craven Cottage.

Liverpool 5 v 1 Arsenal, tortuoso

El periodista y reconocido presentador de televisión británica, Piers Morgan, twitteó al finalizar el primer tiempo: “This. Is. Torture (Esto es una tortura)”. No pudo ser menos para cualquier fan del Arsenal. No quedan muchas expresiones más para admirar el fútbol directo, al estilo del mejor rock and roll, que propone el Liverpool. Klopp es un revisionista, el mote de “revolucionario” es desconocer la historia de los Reds, recuperó el viejo Liverpool. Y qué bien está.

El primer tiempo ha sido una exhibición. Los locales tiraron en la cancha su multiplicidad de recursos y liquidaron al Arsenal en apenas media hora. Emery había pensado en un partido de igual a igual, no era ilógico si quería tener chances de jugar un fútbol ofensivo debía plantearle un duelo parejo en número en la mitad de cancha, pero la calidad y la mecanización de uno y otro no es comparable. Eso se sintió mucho y fue vital para definir el resultado.

El mejor ejemplo de esto ha sido la presión alta, ambos equipos buscaban reducir los espacios al rival para que, al arriesgar el balón, se gane “la segunda pelota”. La diferencia, vuelve a estar en quien lo hace mejor, quien lo tiene más sistematizado. En la imagen, podemos ver cómo Liverpool divide el campo en dos segmentos, con Firmino como eje. Si el balón va para un sector, es él quien se inclinará para bascular al equipo a determinado sector, reduciéndole los espacios al rival. La presión del Liverpool no es sólo numérica, sino puntualmente es de posición. La presión en alto, fue clave para que el Arsenal quede completamente neutralizado.

 

liverpool presión

En el mano a mano, Klopp fue enormemente superior. El gol del Arsenal fue apenas un descuido (debido a una presión en alto similar a la del Liverpool) que no fue un gran problema. Inmedatamente, Roberto Firmino marcó dos goles hermosos (sobre todo el segundo, en dónde encara al arquero eludiendo rivales con una gambeta corta extraordinaria) y a los 16 minutos el Liverpool daba vuelta el partido se encaminaba a lo que después fue. Salah mete un pase brillante y habilitó a Mané sólo frente a la portería concretando el 3-1. A los 46, Alisson saca en largo después de un ataque del Arsenal, el pase fue tan bueno que dejó a Salah para que gambetee y luego le cometan penal -que cambiaría por gol-. El primer tiempo termina 4-1 y, cómo dijo Piers Morgan, fue una tortura.

Lo mejor es que en el juego no se vio un Liverpool que intentó cosas nuevas para superar al Arsenal. Jugó como lo hace siempre. Con un Firmino que ataca los espacios -hasta creándolos- con una gran versatilidad; con Mané corriendo en diagonales muy punzantes; Salah saliendo de su espacio natural para convertirse en un conductor-pasador de una influencia enorme; Shaquiri liberando espacios para que Alexander-Arnold (¿Acaso el lateral derecho de mejor actualidad en Premier?) sea una variante más en este ataque de múltiples recursos.

liverpool ataque

Muy poco del Arsenal. Emery perdió la batalla táctica en la primera media hora y nunca se pudo recuperar. Aubameyang prácticamente no tocó balones y el ingreso de Lacazzette fue tardío. Una actuación individual muy mala de Lichteiner, que perdió todos (sí, todos) los duelos individuales contra Mané en el primer tiempo. El equipo no mostró rebeldía, no tuvo armas para contrarrestar la aplanadora roja.

El segundo tiempo no fue más que una continuación de la primera etapa. Al momento de que Firmino marque el quinto gol, después de una acción exultante de Salah, se supo que el partido estuvo terminado, por más que el Liverpool se replegó para controlar el resultado, ya con la cabeza puesta en el partido siguiente: City, dónde se definirá gran parte del campeonato.

¿Dónde habrán quedado los que trataron de “defensivo” a Klopp en la semana? Twitter se ha convertido en un antro dónde se les da entidad a gente que no visualiza el futbol y falsea el mensaje. ¿Contentos de la victoria del “defensivo Klopp” ante el “lírico Emery”? ¿Acaso ven algo más allá de los números? No hay equipo más ofensivo en Inglaterra -incluso en el mundo- que el Liverpool de Jürgen. Es un equipo para verlo por afuera de las estadísticas, para admirar la resolución de problemas en cada sector del campo, un equipo que es capaz de no renunciar a sus ideas, pero modificando su programa para ante el rival.

Triplete de Firmino, uno de Salah y otro de Mané. Los tres letales de siempre. Liverpool vuelve a ser Rock and Roll, y se viene el Manchester City.

Fin a la racha Spurs

Venía el equipo de Pocchetino con una racha 5 de 5, certificando su pase a Octavos de la Champions League y aupándose a la 2 plaza de la Premier League.
Había superado el boxing day con nota, dando un espectáculo ante el Bournemouth, con un contundente 5-0. Pero la realidad en la Premier indica que, cómo se dice en España, camarón que se duerme, se lo lleva la corriente. 

Pocchetino había planteado un cambio táctico jugando con un trivote formado por Sissoko-Winks-Eriksen, arriba Kane con mucha movilidad y por detrás aparecían en los huecos Son y Alli. 

Por su parte, Nuno mantenía su esquema 3-4-3, con mucha velocidad arriba. 

La primera parte había transcurrido al ritmo que ha querido el equipo local. Sin grandes alardes, sin exigir mucho a Rui Patricio, pero con el oficio suficiente para irse al descanso con ventaja. 

Cierto es que la producción ofensiva está siendo escasa, y el peligro visitante surgía de las arrancadas potentes de Adama Traoré, pero al equipo londinense le dio para sestear a partir del gol de Harry Kane y así contemporizar el esfuerzo. Eriksen marcaba el rumbo de juego, y Son era quien más daño hacía sin llegar a conectar con Kane. 

El paso por el vestuario parecía mantener lo que se vió en el primer tiempo, y más cuando a los Wolves se les iba por lesión su hombre más peligroso, Adama Traoré, Helder Costa a la postre decisivo. 

Los minutos iban pasando y el faro del Tottenham se fue apagando, tanto que los Wolves comenzaron a comer terreno y a progresar con más peligro. Y apareció el hombre más determinante, Joao Moutinho. Sorprendente su suplencia, tanto cómo la pasividad de la zaga Spurs al defender un córner que servía para que Boly pusiera el empate al marcador. 

El empate no pareció sacudir al Tottenham que seguía hibernando y viendo como Moutinho comenzaba a conectar con las bandas y aparecía el peligro en área londinense. 

Un error de concentración de Davinson Sánchez que le dio los metros suficientes a Raúl Jiménez para que la colocará pegadita al palo y pusiera por delante al equipo visitante. 

Ahora sí, con 1-2 en el marcador, el Tottenham comenzó a temer por el resultado y adelantó líneas y empezó a acelerar el juego, dejando muchos espacios para la contra rival. 

Seguía el Tottenham tocando y tocando, pero sin ganar profundidad, y en una pérdida, Rubén Neves pone un exquisito balón para que Helder Costa pusiera el 1-3 definitivo. 

Fin a una racha increíble de resultado, dejando al Liverpool volando solo en el liderato y permitiendo al City que le supere en la clasificación. Por parte de los Wolves se aúpan a la séptima plaza superando ya los puntos que hizo en toda la temporada 2011-2012, última vez que pisó la Premier. 

Las cinco de la jornada

Llegamos a la mitad del torneo y no nos deja de sorprender algunos resultados que arrojó la fecha 19° en Premier League, analizamos los detalles más sobresalientes de este Boxing Day, pero sin olvidarnos que ya comienza una nueva fecha, con todos los encuentros de vuelta.

  • Una nueva caída “Citizen”, sin tiempo de reponerse de la fecha anterior con la dura derrota ante el Palace, Los “Ciudadanos” visitaron al Leicester con el afán de volver rápidamente a la victoria, pero lo que era una ilusión terminó siendo una pesadilla, los de “Pep” vuelven a caer sobre la lona, una vez más le dan vuelta un resultado favorable y retornan a Manchester con su segunda derrota de manera consecutiva, y asi se aleja del equipo líder del torneo quedando a 7 puntos, y no solo eso, sino que también ya perdió la segunda posición en la tabla. Lo de Leicester es muy serio señores, en menos de una semana se despachó con dos victorias enormes, ante Chelsea y ahora ante el City, final de año inmejorable para los “Foxes” que reciben en la próxima al Cardiff en casa.

  • La Furia Red no para de ganar, los de Klopp se tomaron en serio está premisa de campeonar y van por muy buen camino, destrozando todo lo que se les cruza en el medio, así fué el turno del Newcastle de Rafa Benítez, que se olvidó como jugar contra el  líder para ganarle (frase arrojada por Rafa en la previa al encuentro) un contundente 4-0 se llevaron de regalo desde Liverpool a Newcastle sin escalas. Los “Reds” son los únicos punteros e invictos de la Premier, 8 victorias de manera consecutivas en Premier, pero el dato a tener en cuenta es que la fecha siguiente enfrentan a los “Gunners”, y en la que sigue al “City”, ahí vamos a ver si este equipo sale airoso, postulándose para ser campeón, no aflojen ahora muchachos.

  • Un Coreano con capa, así es como llega H. M. Son por estos días a Londres, sin olvidarnos claro está, de H. Kane, ya lo dijimos el artículo passdo y lo volvemos a repetir, los de Pochettino están logrando una regularidad que les otorgó como premio la 2° posición en la tabla. Son 5 victorias de manera consecutiva para los “Spurs”, llevan 11 goles a favor en 2 partidos, un número para nada despreciable. Por el Lado del Bournemouth, sino aparece C. Wilson ó D. Brooks, el equipo se desmorona en la derrota, y ya caen a la 12° posiciones, impensado más teniendo en cuenta que hasta hace no mucho tiempo atrás eran los 6° en la tabla.

  • Durmiendo con el enemigo, así lo debe sentir Mourinho, con un P.Pogba en modo Francia, los “Diablos Rojos” logran volver a ganar, y esta vez fue de local ante su público en el “Teatro de los sueños” parece ser que O. G. Solskjaer le devolvió las ganas de jugar a estos muchachos, y se despacharon con un 3-1, sumando así 8 goles en 2 encuentros, pobre “Mou”. Huddersfield se ganó la comodidad en el ataúd del descenso, última posición tranquilos y sin inmutarse, parecen irse sin decir adiós.

  • Dos en Uno, Arsenal con un excelso P. E. Aubameyang, paga con goles cada centavo que pusieron por él, lleva ya 25 goles en 29 partidos jugando de titular, terrible número. Los “Gunners” se llevan un empate de Brighton que no los modifica en nada, por qué tiene asegurada la 5° posición por lo menos 2 fechas más. Por el lado del Brighton, es un equipo que no va ni viene, ni copas, ni descenso, el típico relleno de la torta, nadie lo vé, pero se sabe que ahí está.
  • Chelsea ganó con un E. Hazard y N. Kanté que juegan distinto, así le ganaron al Watford 1-2 y continúan en la 4° posición tranquilos y cómodos, daría la impresión que lo único que les queda por pelear es la clasificación a las copas del año próximo y aspirar llegar lo más lejos en UEL.

Se nos fué nomás una nueva fecha, pero no sé pongan tristes que mañana sábado llega la 20°, disfruten los partidos de vuelta, que la cuenta regresiva comenzó.

Leicester v City: El momento del reinicio

Leicester y Manchester City jugaron 2 partidos en apenas una semana. El primero de ellos, correspondiente por la Carabao Cup, fue victoria para el equipo de Ciudadano por penales. Pero el equipo no deslumbró, a medida que fueron pasando los minutos Leicester se fue haciendo más fuerte y supo contrarrestar el juego del rival. El Manchester City, sólo se quedó con el primer tiempo de ese partido, y nunca pudo sobreponerse.

El City jugó realmente mal, viniendo de una derrota similar ante Crystal Palace, el rendimiento del equipo comienza a ser una preocupación mayor en esta etapa de la temporada, que como sabemos, es clave para obtener cierta ventaja en el futuro. El Liverpool, parece encaminado a sacarle una diferencia mayor al City, y se aprovecha de todos estos baches.

El primer tiempo fue realmente paupérrimo, visto del lado del equipo visitante. El Manchester City no le supo generar situaciones de gol. Aunque mantuvo la posesión, no logró superioridad numérica y de posición para filtrar pases con una mayor velocidad. Sané fue, por momentos, un parche a éste problema, pero con un nivel bajo de De Bruyne, un Sterling completamente neutralizado y un Bernardo Silva desaparecido, el equipo quedó a merced de lo que pueda hacer el Leicester.

Leicester que se encargó de jugar a empatar. Para ellos, este partido fue una continuidad del encuentro por Copa de la Liga de hace una semana. Aprendieron de los errores (ya que en ningún momento el City lo había pasado “por arriba”) y acomodaron los detalles para que éste encuentro le sea más difícil al equipo de Guardiola. Y así fue. Sólo con detalles, con planeamiento táctico y aprovechamiento de oportunidades, el Leicester se fue agrandando en el partido y consiguió la victoria.

Una victoria que se fue fundamentando en lo táctico, cómo dijimos antes. Para entrar en detalle, fue clave el plantear un mediocampo en situación 1-3. Es decir, colocar tres jugadores de recuperación en detrás de la línea del balón, con un rival que no tiene jugadores en situación intermedia para profundizar, lo que genera que se termine “atacando en U”, volviendo cada vez para atrás. Sumado a que la velocidad y el rendimiento individual fue bajo, el City estuvo atrapado.

1-3 en situacion defensiva

En las actuaciones individuales, el mejor fue Choudhury hasta que fue sustituido en el minuto 63. El inglés fue clave para neutralizar el hilo conductor del City, el principal apoyo, que fue Delph. En su rol de lateral izquierdo interno, se fue situando de doble volante central, acompañando a Gundogan. Este movimiento es algo que Guardiola lo practicó mucho desde que dejó Barcelona, en Bayern fue Alaba el encargado de hacerlo. Choudhury fue la sombra de Delph, no lo dejó controlar con tranquilidad y fue el bloqueo constante a sus vías de pase. Se retiró del campo con una justa ovación.

Si tomamos a los dos partidos cómo un todo, Ndidi fue vital. Se fue haciendo, a medida que el Leicester le perdía los temores al City, el dueño del mediocampo. Control, posición, entendimiento de espacios y roles, son apenas algunas cualidades que Ndidí mostró en estos cuatro tiempos de cuarenta y cinco minutos. Jugador total que dudo que siga en The Foxes por mucho tempo.

La manera de cómo el City ataco y se dejó dominar por el Leicester fue alarmante. No logró encontrar ritmo de juego y se fue llevando por una nebulosa de confusiones y malas decisiones. Nebulosa por la cual ya viene transitando en los últimos 4 partidos. Son baches mínimos, pero en un momento de temporada clave para definir la Premier y con un Liverpool que no para de ganar. Momento para el reinicio, para que Pep haga un “F5”.