Las cinco claves de la jornada 13

Llegaron las cinco claves de la jornada, nuestro espacio que nos permite ser un poco más ácidos, pero a su vez, destacar varios aspectos de lo que dejó la primera división inglesa.

Adiós invicto: algún día iba a llegar la derrota, y así fue, esta vez le tocó al Chelsea de Sarri, que se encontró con un Tottenham disfrazado de grande, esa gran deuda que tenían los Spurs con decirles que Foyth parecía Beckenbauer marcando a Hazard. Una mentira.

La gran Claudio: llegó para hacer historia, y milagros! El Fulham no solo ganó, sino que también dio vuelta un resultado adverso. Mismo esquema táctico, solo cambió dos nombres, listo, eso fue suficiente para ganar de local con la figura estelar de Mitrovic. Jokanovic, retirate!

Liverpool y Manchester City, mano a mano: ambos invictos, la diferencia son dos puntos, nada más por el momento, uno golea 3-0 el otro no quiere ser menos y encaja un 4-0, estos tipos ya aburren jugando a ver quién la tiene más grande.

De callado: a eso juega Arsenal y sigue en zona de copas, mantiene un invicto de 11 encuentros, otra vez Auba, el del país del nunca jamás, si Gabón. Como se nota que juegan sin presión ¿No?

En las zonas bajas: hay lindas variantes, ganó el Huddersfield y de visitante! Increíble. Por su parte el Cardiff perdió y sigue en zona negra. Uno que no quiso ser menos es el Soton que fue bienvenido al fondo de la tabla. A ellos le sumamos al Burnley que perdió versus Newcastle, y el Palace empató contra el United. Tanto The Eagles como The Clarets juegan en la próxima fecha para despegarse o aferrarse al abismo de las zonas bajas.

Remembrance Day

Llegaron las cinco claves de la jornada, nuestro espacio que nos permite ser un poco más ácidos, pero a su vez, destacar varios aspectos de lo que dejó la primera división inglesa.

El fin del mundo: si algo no esperábamos era la victoria del Cardiff, tampoco la del Newcastle, ahora bien, si antes de comenzar la fecha nos hubieran dicho que ambos equipos iban a ganar sus encuentros, nos estaríamos riendo fuerte. Pero esto es fútbol señores, y la lógica no forma parte de él, afortunadamente. Los de Gales tienen los mismos puntos que El Soton y el Palace (8 pts.) siguen en zona de descenso solo por diferencia de gol. The Magpies lograron sacarle el tubo de oxígeno al querido Rafa y respiran un poco mejor (9 pts).

Cocodrilo que se duerme, es cartera:  y así fue, el Crystal Palace recibía al Tottenham de Pochettino en casa, resultado, 0-1 para la visita, pero lo más alarmante fue la NO reacción de Ayew en el gol de Foyth, (tuvimos que bardearlo la semana pasada para que mejore su imagen), si tienen la posibilidad de ver la bronca de Luka Milivojevic en gol de los Spurs, se van a dar cuenta lo alarmante de la situación. Tenemos información de que Jordan Ayew aún está en Selhurst Park dudando si cabecear o no. Dormilón!

Los escoltas, uno sí el otro no: Liverpool se abusó de la condición paupérrima del Fulham, que hasta que parece no salir del pozo y reposa cómodo en la última posición de la tabla. Mo Salah está calentando motores y volviendo a ser el de la temporada pasada, junto con Shaqiri que de a poco va cumpliendo. Chelsea y Everton empataron en cero, la única crítica que le voy a hacer a Sarri es la no inclusión de Barkley en el once titular, quién venía teniendo una actuación más que rescatable y con llegada al gol. Lo bueno fue ver a Cesc Fábregas aunque sea unos minutos.

Se equivocó y sumó: eso fue lo que pasó con el Arsenal de Emery, se encontró con el deportivo Atlético Portugués (Wolves para los dormidos), quién se puso en ventaja con gol de Cavaleiro, por su parte los Gunners ganaron la posesión del balón en el encuentro pero la visita tuvo más disparos al arco y mayores intentos. Ah, sí el empate, fue un centro al área desde la izquierda, que se metió en el arco, tan sorpresivo fue, que Mkhitaryan no sabía si festejar el gol o pedir disculpas. El narigón de la suerte.

El Derby de Manchester: para cerrar la fecha esperábamos a los de Pep y Mou, que no defraudaron, o sí, depende del punto de vista, Silva, Agüero (goleador histórico) y Gundogan, tras 47 pases seguidos reflejaron la paternidad de Pep sobre el portugués y así seguir en la cima de la tabla. Por el lado de los diablos rojos, que no llegaron ni a ser diablitos, Mata sigue en el banco y Lukaku también, las consecuencias están a la vista. Queremos agradecer la presencia de Ederson en el partido, ya que sin él, todo hubiera carecido de emoción. Al ver que el encuentro no tenía emoción, decidió hacer un penal en el extremo del área, al recién ingresado Belga, que Martial cambió por gol. Gracias Eder, nada sería igual sin vos. Ídolo!

No dejaremos pasar por alto la celebración del Remembrance Day ó Armistice Day, en conmemoración del final de la primera guerra mundial donde fallecieron más de 10 millones de personas. El símbolo que se observó en las casacas, es una amapola en honor a todos los caídos, gesto que podríamos que imitar los de este continente, con sus caídos en diferentes conflictos bélicos.

 

Las cinco de la fecha

Llegaron las cinco claves de la jornada, nuestro espacio que nos permite ser un poco más ácidos, pero a su vez, destacar varios aspectos de lo que dejó la primera división inglesa.

En el patio de su casa: El City se divirtió de lo lindo con el “Soton” y le pegó el paseo de la fecha, 6-1, la misma cantidad que le propinó al Huddersfield en la fecha 2. Así que The Saints pueden estar tranquilos que no fueron los únicos en ser el juguete del líder.

Invictos!: Así es, 14 encuentros sin conocer la derrota para el Arsenal de Emery, y partido número 50 en el que Mesut Ozil desaparece ante los grandes. Sigan festejando empates que ya están en el quinto puesto y a seis del líder. Fríos!

El fin del mundo: paren todo! Newcastle y Huddersfield ganaron un partido, despídanse de todo, que el apocalipsis llegó! No hay vuelta atrás, fue muy fuerte ver esos dos encuentros, con decirles que no sabían cómo festejar la victoria. Amargos!

Aceptemos esto: El United va a jugar mal todas las fechas, no hay nada que hacer. Pero las victorias suman tres puntos, y jugando horrible ya está a tres puntos de la zona de copas. Imagínense qué serían de los diablos si jugaran bien los primeros tiempos.

A prueba de Foyth: Hay dos teorías con respecto al partido del Wolverhampton – Tottenham, la primera es hubo una apuesta entre el joven argentino y Lamela para ver cuántos penales era capaz de hacer.  Y la segunda es que el partido estaba muy aburrido y Foyth le quiso poner un poco de picante, te pasaste Juan!

Bonus track: Todos queríamos que el Leicester ganara su partido, independientemente de quien fuera su rival, y así fue, en honor a esto la imagen de nuestra portada de la fecha.

Un cuento de lobos y penales

20:45 el horario. Molineux Stadium, el estadio que hospedaba a dos buenos equipos. Wolverhampton buscaba recuperarse de dos duras caídas ante Brighton y Watford, las cuales significaban la segunda y tercera derrota de una muy buena temporada. Por su parte, el elenco visitante quería volver al triunfo del 1-0 sufrido en Wembley contra el puntero de la Premier League, Manchester City.

El equipo dirigido por Nuno Espiritu Santo repetía su atractivo 3-4-3 mostrado a lo largo de la temporada, reemplazando a Adama Traoré por Cavaleiro con respecto al equipo que sufrió la derrota ante Brighton. El conjunto visitante, priorizando el duelo contra PSV en Champions League, daba ingreso a Winks y Foyth, el flamante convocado defensor a la Selección Argentina. Lo que suponía una noche soñada para él, terminaría en una autentica pesadilla..

Hablando de una mala noche, el comienzo de Tottenham no era nada alentador, con una lesión de Moussa Dembele a los 3 minutos, dando ingreso a Heung Min Son en el tridente ubicado detrás de Kane. Así, el francés Sissoko pasaba a ocupar el mediocampo con Winks.

Wolverhampton buscaba juego por las bandas, con Castro y Doherty generando amplitud, desdobles con Cavaleiro y Helder Costa y centros a Raúl Jiménez, quien se encontraba bien custodiado por Foyth y Alderweireld. Sin embargo, Tottenham comenzaba a apoderarse del encuentro, llegando la primera chance de peligro en el botín zurdo de Kane, bien denegada por Patricio.

Pero a los 27 minutos, Lamela lograba, con un buen regate, salir de la presión rival, encontrar a Son, que le devolvería una gran pared, y definir con su pierna derecha para poner en ventaja a los Spurs. Tan solo 3 minutos después, Trippier enviaba su primer centro del encuentro y encontraba totalmente desmarcado a Lucas Moura, quien marcaba el 2-0 con un certero remate de cabeza.

El resultado adverso no modificaba los movimientos del equipo local, que seguía buscando, ahora de manera más directa, los pivoteos y apariciones del mexicano Jiménez. Tottenham, con dos goles a favor, utilizaba a Winks como primer pase, siendo Sissoko el que mas despliegue otorgaba de los dos. A los 36 minutos, Wolves realizaba otro ataque por derecha(entre Doherty y Joao Moutinho), el cual Jiménez terminaba en gol, pero era anulado, de manera incorrecta, por offside.

Comenzado el segundo tiempo, las alineaciones seguían iguales pero no así las posturas de los equipos; Wolves, en tan solo 6 minutos, generaba tres buenas respuestas de Lloris. Con la presencia de Eriksen desde los 59 minutos, Tottenham sufría el peligroso crecimiento de Wolves, protagonizado por Neves, Helder Costa y Doherty. Pero fiel a sus principios, el futbol no sabe de merecimientos y, a los 62 minutos, Kane cortaba una racha de 3 partidos sin anotar goles, poniendo el 3-0 y cerrando el partido. Pero Pochettino no tenía entre sus planes a la figura del rival: Juan Marcos Foyth, su propio joven talento.

El joven argentino, que venía de mostrar un gran nivel en el partido contra West Ham, sería el villano de la noche, cometiendo dos penales que serían convertidos por Neves y Jiménez, respectivamente.  Wolves, que podría haber conseguido el empate con una mejor puntería, dejaba una muy buena imagen confirmando que es el mejor de los tres equipos ascendidos y que peleara por un puesto de Europa League.

Únicos punteros

Domingo, 04 de Noviembre 2018, está esta fecha será recordada como el día en que Sergio “El Kun” Aguero llegó a los 150 goles en la Premier League, todos marcados con el Manchester City, así quedó ubicado como el noveno jugador con más goles. Ya de por si, es el jugador sudamericano en marcar más goles en esta liga.

Dicho esto, nos abocamos directamente al partido donde “Los Citizens” recibían al Southampton dirigidos por Mark Hughes, en el Etihad Stadium con el arbitraje de Lee Mason.

Con el resultado puesto entre Arsenal y Liverpool (empate), los dirigidos por Pep Guardiola sabían que consiguiendo la victoria llegarían en soledad a la sima en la tabla de posiciones de la Premier. Cumpliendo con su favoritismo, el City comenzó su juego con el 1-4-3-3 manteniendo la posesión del balón y jugando bien arriba en campo contrario, desplegando todo su repertorio en la recuperación tras pérdida, y presión asfixiante en la salida rival, que indefectiblemente provocó una catarata de goles en pocos minutos.

Tal es así que tardarían en marcar sus primeros tantos a los 5, 11, y 17 minutos, 3-0 para tirar por la borda todo trabajo previo realizado por el “Soton” durante la semana. Si analizamos tácticamente esta etapa del partido, vamos a resaltar las asociaciones por izquierda entre Mendy-Silva-Sané sector por el cual llegó el primer gol de los locales. En el  sector derecho Walker-Bernardo-Sterling, hacían de las suyas, con una pasividad alarmante por parte de la defensa visitante.

Si analizamos el planteo defensivo del Southampton, (1-4-3-2-1 pero que terminaba siendo un 1-4-5-1) entendemos que la idea era agruparse atrás, intentar ser un equipo corto y salir de contra en caso de que sea posible. Así llegaron a amontonar literalmente a 9 jugadores en su propia área, supuestamente en defensiva, pero no fue suficiente para frenar al ataque “Ciudadano” que jugaban a esta altura del partido a quien marcaría el próximo gol, una situación totalmente extraña, teniendo en cuenta el espacio reducido, dentro del área grande, ante la mirada de todos los jugadores visitantes, increíble.

“Agrupar muchos jugadores en defensa, no garantizan solvencia ni seguridad” 

El Southampton en ataque, realizó su primer disparo al arco a los 23 minutos del encuentro. Limitado ataque, caminos cerrados, no encontró el balón ni la posesión en ningún momento. Pero cuando menos lo esperó, y mucho menos lo mereció, se encuentra con un penal a favor debido al error en la salida de Emerson, que hasta ese momento no había sido nombrado en el encuentro, así Ings cambia por gol la pena máxima. Para terminar de liquidar el encuentro Raheem Sterling, marca el cuarto gol al finalizar el primer tiempo. Este jugador Inglés fue la nota sobresaliente de la tarde, todas sus intervenciones en ataque fueron decisivas, y generaron siempre peligro en el arco rival. Dos asistencias y dos goles para ser el jugador del partido. Nivel superlativo para el extremo derecho del City.

El final del encuentro nos dice que fué un 6-1 para los locales, de esta manera son únicos punteros con 29 puntos, y llegan de cara al clásico de Manchester el próximo domingo de la mejor manera, dónde volverán a ser locales ante el United de Mourinho, que viene ganando pero no convence para nada en juego, pero esa es otra historia.

El “Soton” es el equipo que ganó una sola vez en lo que va del torneo, empató cuatro y con esta derrota lleva perdidos seis encuentros. Así quedan muy cerca de la zona del descenso. Comienzan a jugar con fuego si mantienen este paupérrimo nivel de juego. En la próxima fecha reciben al Watford. “The Saints” tendrán que invocar ayuda del más allá si quieren revertir esta historia.

Por último y para cerrar este artículo, vale recordar el minuto de silencio antes del inicio del partido por la tragedia de Leícester la semana pasada. Un momento más que emotivo y respetuoso de todo el estadio. Esto también es la Premier League.

 

 

 

 

For you, the boss

Dicen que el fútbol es cada vez más de sentimientos, de estados de ánimo, psicología, concentración, serenidad…Y lo vivido en el Cardiff City Stadium es una buena muestra. 

Se presentaba la tarde en Gales con un ambiente especial, el homenaje a Vichai Srivaddhanaprabha estallaba los corazones de miles de aficionados foxes que partieron a Cardiff. 

El Cardiff, en contra de lo esperado, salió un poco más volcado, enganchado a lo que pudiera sacar Murphy desde la banda izquierda. Atrás Morrison, Samba y Manga vivían enganchados al larguero. 

Prácticamente su juego se basaba en lo que Camarasa produjese a balón parado, o con alguna jugada en profundidad por izquierda. Fiel a su entrenador, el equipo vivía enrocado, aliviando el acoso del Leicester.  

Por parte visitante, músculo y altura en la parte central, con Mendy y Ndidi en el doble pivote, y Maguire y Morgan en el centro de la zaga. Tanto Gray como Albrigthon asociándose por dentro para dejar toda la profundidad a dos carrileros de mucho recorrido, Ricardo Pereira y Chilwell, y arriba Vardy y Maddison con mucha movilidad. 

El partido tuvo una ida y vuelta muy bonita en los primeros 15 minutos, con un Cardiff, como local, dando un paso adelante, tratando de robar en mediocampo y montando contras. 

Tras este ida y vuelta, el Cardiff volvió a replegarse y ofreció más tiempo al Leicester para organizar sus ataques. 

A partir de entonces, Cardiff se agarró a mantener el 0-0, y buscó tímidamente la portería rival, con aproximaciones como 3-4 hombres y escasa probabilidad de éxito. 

Warmock no es un tipo que conceda espacios con facilidad, mantiene su bloque hasta que no le queda más opción que ir a buscar un gol. Conservador al extremo, teniendo en cuenta que jugó de local, que la clasificación le pide ir a ponerse por delante, y porque siempre es mejor defenderse cuando vas ganando. 

Por parte foxie,  bien es verdad que arriesga y trata de proponer más, pero con un centro del campo de tanto trabajo y con tan poco fútbol es imposible trenzar juego y desarrollar jugadas que desconecte la red defensiva rival.  Maddison queda demasiado aislado y Albrigthon necesita bajar demasiado para conectar con la pelota. La más clara referencia fue Vardy, ahogado entre los dos centrales, muerto en mil desmarques e incapaz de recibir un balón en ventaja.  

Y así es como llegamos al final de la primera parte, ambos equipos tratando de imponer su criterio, y el 0-0 en el luminoso. 

La segunda parte, presenta a ambos conjuntos en la misma dinámica del primer tiempo, Cardiff parapetando el área, y Leicester agarrado a las subidas de Chilwell y Pereira. Y en una de esas llegó el gol del partido, Albrighton bajando a recibir, filtra un pase excelente a la carrera de Chilwell, el balón al punto de penalti, donde aparece Gray solo, y marca a placer. Dedicatoria especial a Vichai, emotivo a la vez que potente. 

Tras el gol, el Cardiff no modifica en exceso su plan, entran Hoillett y Madine para dar algo de movilidad arriba, pero seguía sin arriesgar lo necesario para lograr el empate. El peligro galés llegaba por jugadas a balón parado. 

En los últimos compases, Vardy tuvo la oportunidad de marcar su gol, y sentenciar el encuentro, pero la salida de Etheridge frustró el plan. 

Final del partido, reforzando a un equipo debilitado anímicamente, pero que con el partido de hoy, demuestra fidelidad eterna a un Presidente que ya tiene palco de honor en las puertas del cielo. 

 

D.E.P. Vichai. 

La decada british

El Mundial de Alemania Occidental en 1974 fue el origen del fútbol moderno. La naranja mecánica aplicó el pensamiento del fútbol global de Alfredo Di Stéfano a todo un equipo. Todos los jugadores deberían saber desenvolverse en cualquier posición del campo. Es decir, el fútbol tal y como lo conocemos hoy. Pero no sólo fue una época de revolución deportiva. Los futbolistas se convirtieron en fenómenos sociales y por tanto publicitarios. La moda, los coches, sus novias y las frases inmortales de George Best.  

 

Tras un naufragio por la depresión post II GM, el fútbol inglés disfrutaba de un gran repunte de calidad y personalidad. Años donde la gente había disfrutado con la música de The Beatles, el mundo se sumergía en un optimismo proveniente del movimiento hippie. Romper con las normas clásicas de la sociedad, vivir libre, hacer el amor, eran algunas de las consignas que los jóvenes comenzaban a lanzar. 

Ésta nueva filosofía y sobre todo la fama alcanzada por los Beatles, y en los 70 por los Rolling Stones, aupó a los jugadores ingleses a disfrutar de un estatus de megaestrellas de rock. Muchas fiestas, repercusión mediática y el primer fenomeno fan.  

Pero toda ésta fama no venía solo por una nueva forma de pensar de la sociedad, el fútbol inglés dominaba Europa y cualquier torneo continental que presentara la joven UEFA. 

 

La primera que llega a las islas, fue a comienzos de los 60, cuando en el 63 y por Recopa de Europa, el Tottenham se convierte el primer equipo británico en levantar un título continental. En el 65, repite el West Ham en la misma competición. 

Y llegamos al 67, donde el Celtic de Glasgow se convierte en el primer británico en ganar la máxima competición continental.  Un año después, llega el primer doblete inglés al levantar el Manchester la Copa de Europa y el Leeds United, la Copa de Ferias. 

La Copa de Ferias sería un asunto inglés hasta su desaparición ganando consecutivamente las ediciónes 68,69,70 y la última del 71. 2 para el Leeds (68 y 71), Newcastle en el 69 y Arsenal en el 70. 

A pesar de parecer la predecesora de la también extinta Copa de la UEFA, para el organismo europeo no tiene consideración el palmarés de la Copa de Ferias, asunto que si tiene relevancia para la máxima competición, su creadora la FIFA. 

 

Tras la extinción de la Copa de Ferias, la UEFA pone en marcha una competición propia que demostrase su crecimiento, debido a que la Recopa y la Copa de Europa son iniciativas de propios equipos, la Copa de la UEFA es de creación propia de la institución.  

Y ésta nueva competición no pillaba despitados a los ingleses que ganaron las dos primeras ediciones (72 y 73) por parte de Tottenham y Liverpool, respectivamente. 

 

Hubo un pequeño valle de 3 años de sequía, hasta que llega la gran dinastía del Liverpool, donde se forjaron las leyendas de Kenny Keegan y Kenny Dalgish. 

En el 76, comienza su camino a la gloria, dominando y ganando la Copa de la UEFA. 

Al año siguiente, en Roma, vence 3-1 al Borussia Monchengladbach y alza su primera Copa de Europa. Revalidando el título un año después en Wembley por 1-0 al Brujas. 

En los dos próximos años es el Nottingham Forest quien toma el testigo y alza la Copa de Europa dos años consecutivamente. 

El 27 de Mayo de 1981, el Parque de los Príncipes de París es testigo de un partidazo, Real Madrid-Liverpool, dos de los tótems de la competición. El partido lo ganan los reds con gol de Alan Kennedy. Suponía colocarse, con 3 títulos, junto a Bayern y Ajax como los perseguidores en palmarés al Madrid que con 6 seguía como el Rey de Europa. 

En la temporada 81-82, la leyenda inglesa continúa agrandándose y es el Aston Villa quien sube al escalón del campeón ganando 1-0 al Bayern con gol de Peter white. 

 

El fútbol inglés gozaba de todo el reconocimiento internacional, siendo la bestia a quien todos querían batir, pero seguían ganando. En 1984, el Liverpool vuelve a alzar el máximo trofeo continental. Una final, con el morbo de tener a los locales, AS Roma, jugando en casa, y el partido se decide agónicamente por penaltis, permitiendo al Liverpool levantar su 4 Copa de Europa y situarse en la estela perseguidora del Real Madrid. 

Y fue otro todopoderoso de Europa, la Juventus de Turín quien termina con la dinastía inglesa, precisamente ganándole al Liverpool. 

 

El final de una era dorada, supuso la sequía de más de 15 años, hasta el año 99 donde el Manchester United levanta su primera Copa de Europa, que ya pasaba a llamarse Liga de Campeones de la UEFA. 

Una visita al pasado para recordar de donde viene el fútbol, quien lo domino durante 10 años y porqué están destinados a recuperar esta dinastía. 

Klopp y Emery, a gusto.

A priori, este era el partido más importante de la fecha, y no defraudó, un encuentro con muchas emociones, varias situaciones para analizar desde lo táctico y, por supuesto, goles.

Arsenal, llegaba al encuentro luego de empatar en condición de visitante ante Crystal Palace por Premier League y posteriormente haber derrotado a Blackpool en dieciseisavos de Carabao Cup.
Liverpool por su parte, afrontaba el duelo luego de vencer en Anfield a Cardiff City por 4-1.

Para los dirigidos por Unai Emery, este fue el tercer encuentro ante rivales del Big Six, los dos partidos anteriores ante estos rivales fueron derrotas ante Manchester City y Chelsea, en la primera y segunda jornada respectivamente. Como vemos, ha pasado mucho tiempo desde aquellos encuentros y ahora mismo, los Gunners son un equipo mucho más sólido y más familiarizado con lo que quiere el entrenador de origen vasco. Arsenal antes del partido acumulaba 22 puntos, esto lo posicionaba en la cuarta posición liguera.

Para Liverpool sería el cuarto enfrentamiento ante equipos integrantes del Big Six, los antecedentes de esta temporada fueron: Victoria frente a Tottenham en la quinta fecha, empate frente a Chelsea en la séptima jornada, y otro empate enfrentando a Manchester City en la octava fecha. Además, el equipo de Klopp iniciaba la fecha como líder, junto a Manchester City, ambos con 26 unidades.

La oncena que escogió Emery para este partido fue: Leno; Bellerin, Mustafi, Holding, Kolasinac; Torreira, Xhaka, Ozil, Mkhitaryan, Aubameyang; Lacazette.
Por parte de Liverpool, la oncena fue: Alisson; Arnold, Gomez, Van Dijk, Robertson; Fabinho, Milner, Wijnaldum; Salah, Firmino y Mané.

La primera mitad fue pareja en cuanto a situaciones de gol, pero se vio un juego más fluido por parte de Arsenal, las situaciones del equipo locatario fueron en consecuencia de lo que producían con balón y la mayoría del equipo de Klopp fueron por jugadas puntuales, ya sean distracciones de la defensa de Arsenal, o pelotas paradas.
Sabemos que Arsenal no se caracteriza por ser un equipo que priorice la posesión de balón, pero hoy sucedió, ya que el estilo de Liverpool vertical y de ritmo alto, te puede llevar a eso.
Esta primera mitad fue bastante entretenida y se vio el partidazo que todos esperábamos en la previa.

Hubo algunos rendimientos altos en esa primera mitad, por el lado de Arsenal destacar a Mustafi que anticipó  en reiteradas ocasiones a Firmino, no dejándolo influir en el juego, se mostró muy firme y además cubrió de forma aceptable la espalda de Bellerin. Destacar además a Torreira, que se mostró como siempre, bien posicionado y a disposición de sus compañeros tanto en la salida de balón, en coberturas o a la hora de presionar, tuvo un rendimiento destacado sobre todo si lo comparamos con Fabinho, que no tuvo su mejor noche y fue uno de los rendimientos bajos del equipo visitante.

Por el lado de Liverpool, los rendimientos destacados de esa primera mitad fueron Milner y Van Dijk, el incansable mediocampista inglés es el típico Box to Box que defiende, conduce el balón, recupera muchas pelotas y además tiene llegada al área rival, llegadas al área que le permitieron rematar y convertir el único gol del equipo visitante. El central holandés se mostró nuevamente superior a todos en el juego aéreo, tanto en el apartado defensivo como en el ofensivo, lo que ya es una constante en su carrera.

En la segunda mitad la diferencia de posesión de balón se acentuó a favor de Arsenal, en parte porque en el minuto 61 Milner pone en ventaja al equipo visitante tras un error de Leno en una salida con los puños, en lo que significó la única llegada clara que había tenido Liverpool en ese segundo tiempo, y en parte porque Klopp realizó una variante posicional, cambiando a un 4-4-2 dejando a Salah y Firmino como delanteros y retrasando a la línea de volantes a Mané, esto lo hizo porque en el primer tiempo el equipo local aprovechó que el egipcio Salah no siente tanto el retroceso para atacar principalmente por esa banda.
El gol de Liverpool obligó a Emery a arriesgar un poco más y buscar soluciones, las decisiones que tomó fueron, sustituir a Mkhitaryan para darle ingreso a Iwobi (minuto 68), darle cancha a Aaron Ramsey en lugar de Aubameyang (minuto 73), y por ultimo quitar a Kolasinac para que ingrese Welbeck (minuto 81). Estos cambios fueron pensando en el arco rival y buscando revulsivos, ya que ni Mkhitaryan ni Aubameyang tuvieron su mejor partido, podríamos decir que su mayor acierto fue la inclusión del nigeriano Iwobi ya que es el que habilita a Lacazette con un pase filtrado para que este último defina de manera excelente luego de eludir a Alisson en el minuto 82.
En los minutos posteriores al gol, el equipo que más se animó continuó siendo Arsenal, las intenciones de los 2 equipos se pueden explicar desde los cambios, Klopp minutos antes del empate por parte del delantero francés había sustituido a Firmino dándole lugar a Shaqiri y en el minuto 90 quita a Salah para que ingrese el central Matip.

Hay que destacar que ninguno de los 2 goleros estuvieron en un rendimiento aceptable y que algunas chances claras llegaron por errores de ellos, es curioso ya que son de los arqueros que mejor rendimiento han tenido hasta ahora en Premier League.

Las conclusiones que pueden sacar los entrenadores son buenas en general, Emery vio que su equipo está a la altura de sus rivales por entrar en Europa y que es posible hacerles frente, pero también debe tener cuidado ya que los errores ante estos equipos se pagan caro, como fue el caso en el gol de Liverpool.
Klopp debería irse, al igual que Emery, con conclusiones de los 2 tipos, positivas porque el equipo ya tiene una idea clara de juego y están familiarizados, pero imagino que le preocuparán los tramos en donde el equipo no pudo construir contraataques de manera constante y eso generó que no tuvieran tantas chances de gol como a él le gustaría.

Lo próximo para Arsenal es recibir a Sporting Club de Portugal por Uefa Europa League y luego hacer lo mismo ante Wolverhampton por Premier League.
Para Liverpool lo más cercano de cara al futuro es visitar a Estrella Roja por Uefa Champions League y recibir a Fulham por Premier League.

Superioridad Blue

El domingo pasado teníamos en mente previo al partido, lo que finalmente sucedió. En Turf Moor, el local Burnley se enfrentaba al creciente, futbolísticamente hablando, Chelsea de Maurizio Sarri, encuentro correspondiente a la fecha 10 de la Premier League 18/19.

Los de Sean Dyche (Burnley), se presentaron tácticamente distribuidos en el campo con un 1-4-4-1-1, esquema por demás conservador, que en definitiva, iba a terminar siendo el reflejo de lo que iban a ofrecer, a nivel juego.

Los Blues, por su parte, ya con su reconocido 1-4-3-3 desplegaron en juego parte de su gran potencial que poseen. Dos centrales firmes, laterales con proyección, más Alonso por izquierda, que Azpilicueta por derecha. En el mediocampo Chelsea refleja su mayor potencial, y no vamos a descubrir nada en decirlo, pero realmente vale la pena sobresaltarlo, con Jorginho, Kante y Barkley, nos inspiran una seguridad temible, un juego práctico y simple, sencillo, al punto tal que parecen hacer todo fácil, desde salir desde abajo, hasta proyectarse en ofensiva y llegar al área rival en pocos segundos, una transición efectiva, que brinda sus frutos en ofensiva, los resultados están a la vista.

En ofensiva, William por izquierda, Pedro y Loftus-Cheek por derecha (por la lesión del español), sumado a Álvaro Morata. Quién a medida que pasan los partidos demuestra un agresividad en ofensiva, que es el broche de oro a un equipo que refleja la imagen y semejanza de los equipos de Zarri.

Por el lado del Burnley, es posiblemente, uno de los equipos que no brindan demasiado en juego, por momentos Gudmundsson intentaba por derecha y logró ganar las espaldas de Alonso, pero no más que insinuaciones. A medida que pasaba el tiempo de juego, se fueron esfumando. Sin agrupaciones en el mediocampo, los intentos eran casi en solitarios, y sin riesgo para Kepa. Para ser más drásticos, Burnley disparó 7 veces en todo el partido, y solamente 1 vez encontró el arco rival. Con lo cual, así resulta imposible si quiera robarle un empate a uno de los mejores equipos de la temporada. Zarri logra con Chelsea un récord de 10 partidos invictos. 

Afortunadamente, no se notó la ausencia del que para mí personalmente es el mejor jugador en lo que va de la Premier, Eden Hazard. Por su parte Ross Barkley marcó su tercer gol en 3 partidos, y parece inclinar la balanza a su favor, ganándole la pulseada a Mateo Kovacic, quien fuera titular en los partidos iniciales de la temporada actual.

El resultado final fue un contundente 0-4 en favor de la visita, con goles de A. Morata, R. Barkley, Willian y R. Loftus-Cheek.

En la próxima fecha, Burnley visitará al West Han de Manuel Pellegrini, quienes cuentan con la misma cantidad de puntos (8), por su parte Chelsea recibe en casa al frío Crystal Palace, quién viene de obtener un empate con Arsenal pero quedó eliminado en la Carabao Cup a manos del Boro.

Al acecho y aguardando su momento, Chelsea espera un paso en falso de Manchester City y Liverpool, para llegar a la cima del torneo, ya que solo 2 puntos los separan de sendos líderes.

 

Crystal Palace 2-2 Arsenal: ¿Aprenderán los Gunners?

El Arsenal venía dulce pero a la vez en aprendizaje. Parecía que habia aprendido por completo el adminsitrar las ventajas y los momentos del partido, pero, pese a la sensación, todavía le falta seguir trabajando al equipo de Emery. Con el empate en 2, Arsenal cortó la racha de 11 triunfos consecutivos, su racha más larga desde 2007.

Del otro lado, un Crystal Palace que viene complicando a varios rivales, pero sobre todo viene mostrando jugadores que pueden hacerles frente a equipos de una talla mayor, más allá si termina ganando o no al final de los 90 minutos. El Palace salió a jugarle de igual a igual a un Arsenal que le costó encontrar ritmo y aceleración.  Dos goles vía punto de penal, hizo que los locales saquen un punto importante al final de cuentas de la temporada.

Durante la primera etapa, el Arsenal demostró un buen nivel de fútbol pero sin una profundización mayor. Tenía el balón pero le faltaba un pase decisivo que coloque a Lacazette o a Aubameyang en posiciones ventajosas de gol, allí dónde nunca fallan. Esta dificultad hizo que el Crystal Palace salga a jugarle en las mismas condiciones: imponiendo una linea de mediocampistas para aislar a Guendouzi del resto de los compañeros. Es que, en definitiva, no le importó al equipo de Hodgson que el Francés tenga el balón, siempre y cuando no sea capaz de encontrar a sus compañeros, bloqueandole el funcionamiento. Gran parte del primer tiempo se desarrolló esa manera.

El Palace logró el gol producto de un penalti al finalizar la primera etapa, desde el primer momento, se podía ver el gran nivel de Zaha, que volvió loco a toda la defensa Gunner. La principal virtud de Zaha, más allá de la notable capacidad de dribbling, es el entender que ubicarse en las zonas intermedias es fundamental para poder pensar-pasar. Además del regate, Zaha colocó una buena cantidad de pases que terminaron en disparos peligrosos.

Zaha en zonas intermedias

En la segunda etapa, y con el marcador en contra, Arsenal salió y tomó el balón unos metros más adelante. Habiendo pasado los 15 minutos, ya se encontraba con el marcador a favor 2-1. Con el pasar de los minutos, el equipo de Emery empezó a cerrarse y al final pecó de pragmático culpa de un penal insólito de Xhaka… ¿Qué hace Xhaka de 3? Bueno, el Arsenal es una multiplicidad de parches en la defensa, lo importante termina siendo tapar los espacios como sea, agrupar jugadores y no terminar dando una propuesta defensiva propia. Creemos que esto es cuestión del trabajo, y hasta ahora, éste plan le ha salido bastante bien.

Los errores en los Gunners estuvieron en no poder terminar de re-asociarse en relación de la profundización ofensiva, en la dinámica, siempre preocupados por tapar a los mediocampistas creativos de los locales, sin poder desplegar todo su poderío y la memora, todavía muy presente, de Wenger.

Estos partidos terminan siendo contraproducentes para los Gunners, al final de temporada, son los que le definen su mediocridad de no poder ganar una Premier o pelear realmente por los primeros lugares. ¿Será Emery el salto de calidad? Veremos cómo sigue trabajando, contra Crystal Palace habrá aprendido bastante.