Las cinco claves de la jornada 10

1 . Juego macabro, es la impresión que nos dejan tanto Fulham, Huddersfield, Newcastle y Cardiff. Pasan las fechas y partido tras partido se turnan para ver quien va a descender primero, nos ilusionan con alguna victoria esporádica, pero vuelven a caer en la tentación de la derrota. Así no muchachos, así no.

2. Presa fácil, el domingo a la mañana observábamos como un cazador furtivo como el Chelsea, esperaba su momento a placer propio, para cazar a su débil victima, está vez fue el Burnley, que de local no pudo siquiera huir con un empate. Realmente dio la impresión de que cuando el equipo de Mauricio Sarri se lo propuso hirió letalmente en cuatro ocasiones, que pudieron ser más, pero ya no era necesario.

3. Corte de rachas, así terminaron Cristal Palace y Arsenal, los oriundos de Londres lograron lo que pocos pueden. Uno cortó su racha negativa de tres derrotas consecutivas (The Eagles) y los de Emery finalizaron con este empate en dos, con una larga racha de 7 victorias al hilo, cifra para nada despreciable. Fin de la historia, todos contentos, claro, los del Palace.

4. El ahorcado, sigue adivinando letras Mou y por momentos parece encontrar la palabra que lo salve de la horca, el United logra una victoria que le da aire a su técnico, pero que no calma las ansias de ver sangre correr, sobre todo por aquellos que no simpatizan por el portugués. Todos sabemos cómo va a terminar esto, aunque cueste millones de Libras a las arcas Reds.

5. 2×1 Liverpool y Manchester City, ambos siguen en la punta del torneo con 26 unidades. Los de Klopp parecen haber despertado a la momia egipcia, que volvió a marcar junto a Mané y Shaqiri hombre ex Stoke City que parece haber encontrado su lugar en el mundo. Por el lado de los de Pep, ganaron por la mínima, y mínimas fueron las ganas de terminar ver el segundo tiempo. Gracias por todo.

Por último, no queremos dejar pasar esta ocasión, para dar nuestras condolencias a las familias de las personas fallecidas en el accidente aéreo de Leicester. Todos quiénes amamos la Premier League, nos sentimos muy apenados por lo ocurrido. Desde Detrás Del Arco, enviamos un fuerte abrazo a las familias afectadas.

Ben Foster al rescate

En Vicarage Road se juntaban dos campañas contrapuestas hasta el momento. El buen torneo del Watford de Gracia y el deficiente curso del Huddersfield de Wagner. Las caras de estilos a los que en su mayoría la esencia “Premier” se los come, pero en los cuales jugadores como Roberto Pereyra o Aaron Mooy pueden dar cuotas contrarias, adjudicándose a ellos mismo el rótulo de ‘diferenciales’.

Aun gozando de una jugada y gol messiánico por parte del nacido en Tucumán, la estrella rotunda del partido fue Ben Foster. Nada más cruzar la mirada con una estadística más que evidente: 7 atajadas. Y muchas de ellas con poses dignas para los fotógrafos que se asentaban a los alrededores. Probado de muchas formas y siempre respondiendo, para que gente como Deulofeu, Pereyra o Hughes, aprovechen una posesión un tanto compartida, pero sacando mayores y mejores réditos ante un equipo que no encuentra el rumbo todavía en el torneo. Lo sufre y el ‘26’ agudizó dicho sufrimiento.

1

Por momentos, era el Huddersfield quien encontraba los espacios medulares para disparar hacia Foster. Pases de afuera hacia adentro horizontales para desagrupar al Watford y encontrar las grietas disponibles. En este trabajo, era Jonathan Hogg quien se hacía eje para distribuir la pelota y provocar las ocasiones de los terriers que no encontraban fondo.

2

Los ataques del Watford tenían una mayor calidad individual y con buen nivel de interpretación en los últimos metros. Deulofeu, Pereyra y Hughes moviéndose por sectores internos o externos, buscando los menos pases posibles para intentar dañar a su rival.

La victoria sigue atribuyendo al Watford una temporada seria, en la que en su momento lo tenía líder del campeonato, mientras que al Huddersfield lo tiene en la zona más baja de la tabla de posiciones, compartiendo el lugar con el Newcastle de Rafa Benítez, más unas sensaciones de frustración difíciles de manejar.

Valiosa Victoria

Luego del parón por fecha FIFA, la Premier League volvió a decir presente con algunos partidos interesantes. Uno de ellos fue el que protagonizaron, en el estadio Olímpico de Londres, West Ham y Tottenham. El primero un conjunto que venía de perder ante Brighton por la mínima, y el segundo, un equipo que venía de ganar ante Cardiff por el mismo resultado.

Los de Pellegrini se pararon con un 1-4-1-4-1, con la variante de Robert Snodgrass por Pedro Obiang en la línea de cuatro volantes como la única novedad con respecto a la fecha anterior. Por el lado del Tottenham, Pochettino cambió el esquema y formó con un 1-4-3-2-1, con los ingresos de Ben Davies por Danny Rose en el lateral izquierdo y de Erik Lamela por Heung-Min Son.

El primer tiempo mostró a los Spurs controlando la posesión e intentando llegar al arco rival con paciencia. En cambio el West Ham parecía más nervioso con la pelota y se metía muy atrás. Las subidas de Ben Davies por izquierda y de Kieran Trippier por derecha, hacían que Andriy Yarmolenko y Felipe Anderson tuvieran que bajar y ayudar en la marca constantemente. Esto limitó mucho los ataques de los Hammers y en las pocas veces que crearon peligro sobre el arco rival, los visitantes supieron controlar bien la situación. Faltando cinco minutos para el final, una jugada desafortunada hizo que Andriy Yarmolenko se rompiera el tendón de aquiles y tuviera que ser remplazado inmediatamente. Tendrá 6 meses de recuperación y será una baja muy importante para el West Ham en lo que resta de la temporada. Los Spurs carecieron de sorpresa en su juego ofensivo y prácticamente no llegaban con claridad al arco rival. Hasta que en los últimos minutos de la primera mitad, una gran pared entre Trippier y Moussa Sissoko (que se liberó muy bien de la marca de Felipe Anderson), permitió a este meter un buen centro a la cabeza de Erik Lamela para así poner el 1 a 0.

Para la segunda mitad se vio a un West Ham más decidido con el balón y bastante más adelantado en el terreno de juego. Tanto fue así que apenas comenzado el segundo tiempo, tuvo la chance de empatar el partido cuando Aaron Cresswell puso un centro para que Marko Arnautovic cabeceara e hiciera lucir a Hugo Lloris con una tremenda atajada sobre el ángulo izquierdo del arco. Con 10 minutos pasados de la segunda parte, Pellegrini decidió cambiar las cosas y le dio ingreso a Javier “Chicharito” Hernández (que volvía tras 7 semanas de inactividad) por Felipe Anderson (que tuvo su peor partido desde que llegó a West Ham). Con este cambio Pellegrini modificó el sistema a un 1-4-4-2, con Robert Snodgrass por izquierda en la zona de volantes y con Arnautovic y “Chicharito” en la delantera. West Ham controlaba más la posesión que en el primer tiempo, pero igualmente no lograba igualar las acciones. El Tottenham controlaba el partido a su manera esperando con un 1-4-4-1-1. El entrenador de los Hammers buscó empatar el partido dándole ingreso a Michail Antonio pero el partido no dejaría de ser favorable para los visitantes por lo que restó de partido.

En general el partido estuvo controlado por Tottenham, pero el esfuerzo de West Ham por rescatar el punto, mereció dar frutos. Las situaciones más claras las tuvieron los locatarios y merecieron algo más. A los visitantes les faltó generar más ocasiones, fue un equipo muy anunciado.

Para la siguiente jornada West Ham visitara a Leicester, mientras que Tottenham tendrá una parada muy difícil y será locatario ante uno de los máximos candidatos a quedarse con la Premier League: el Manchester City.

Chelsea vs Manchester United: duelo de estilos

El partido que se llevó todas las luces la semana pasada fue el clásico de estilos entre Sarri y Mourinho. No defraudaron. Se manejaron de acuerdo a su libreto de manera correcta y estructurada, ambos con baches en distintos momentos del juego y con la variable (si es que existe) “merecimientos” sin un dueño fijo.

Hubo más tensión, nerviosismos que fútbol, sobre todo con el cruce constante entre Mourinho todo Stamford Brigde… ¿se terminó el amor entre los blues y el mítico entrenador portugués? No nos importa mucho en DDA, así que trataremos de concentrarnos en el fútbol.

El primer tiempo fue la mejor muestra deportiva del Chelsea, dónde mejor se llevó a cabo el plan y se ejecutó de mejor manera. Con Jorginho siendo el costurero entre las líneas de juego, para dar las salidas, para entender dónde hay que conducir al ataque, el Chelsea fue el que mejor se desarrolló y controló todo el primer tiempo. Manchester United no disparó ninguna vez al arco. Pero no fue por el volumen de juego que el Chelsea abrió el marcador, sino que fue gracias a un cabezazo de Rudiger (por pérdida de marcaje de Pogba). El hecho de que los de Londres no hayan podido capitalizar con más goles el primer tiempo fue un problema que lo sufrió bastante en la segunda etapa.

 

ataque

Los movimientos en éste Chelsea son claves, sobre todo si lo empezamos a contrarrestar con un equipo que desprecia la tenencia del balón. Morata ha hecho un buen primer tiempo aunque se vio muy neutralizado en la segunda parte. Kanté ha tenido muy poco compromiso con el juego en esta mitad, lo que habla bien del planteo de Sarri (se ha tenido que defender menos). La falencia –y la lamentación- de los blues fue no marcar más de un gol teniendo varias oportunidades.

El segundo tiempo fue un bajón anímico muy grande para el Chelsea. Mourinho sacó a su equipo diez metros más arriba y le quitó el monopolio de la tenencia del balón. Manchester United fue mucho más directo, con balones más luchados y poniendo hombres por encima de Jorginho; además es muy destacable todo el muy buen partido que hicieron Lindelof y Smailling en el bloqueo defensivo, durante el segundo tiempo tuvieron que defender muchas veces mano a mano y lo hicieron muy sólidamente.

El Chelsea se vio expuesto con el nuevo planteamiento de Mourinho, quedando muy abierto Marcos Alonso y con muchos espacios disponibles en la zona central, espacios que los supieron aprovechar Mata y Martial(autor de dos goles). Manchester United desnudó las falencias en las transiciones rápidas de los blues

defensa

Los últimos diez minutos fueron un show total. Jugadas por ambos lados, ataques en cada arco, fallos, aciertos… Chelsea lo perdía 1-2 y logró el gol de Barkley el empate en 2. El final del partido fue muy entretenido, para disfrutar con “un habano y un whisky”.

Sarri cierra esta jornada sin conocer la derrota. Así mismo, parece sólo limitarse a hacer más de un gol que el rival, veremos cuanto le aguanta este buena vibra goleadora que sabemos que no siempre acompaña, pero mientras siempre se genere mayor ocasiones de gol, más chances de ganar tendrá; aunque sabemos que no es la única variante que influye en un resultado final. Hasta ahora se está viendo un equipo maravilloso cuando tiene el balón y dubitativo cuando lo presionan, ya le pasó con el Arsenal esta temporada.

Por el otro lado, todo parece indicar que Mourinho se salvó del despido con el empate, hubiese sido muy difícil sostenerse en el cargo después de unas mediocres 8 jornadas (ManU se encuentra décimo).

Para vos, Arsène.

Se podía prever que iba a ser un encuentro con muchos goles, ya que el Leicester había convertido en 10 de sus 11 partidos en lo que va de temporada, y el equipo londinense llegaba con una estadística similar, había convertido en 11 de sus 12 encuentros.

El partido comenzó con trámite favorable al conjunto visitante, recuperando muchas veces en campo rival y atacando con mucha precisión y velocidad, tanto así que a los 5 minutos de comenzado el partido, Leicester ya había tenido 2 oportunidades claras de adelantarse en el marcador.
El atacante nigeriano Iheanacho estuvo muy activo en esa primera mitad y aprovechó las complicaciones que tuvo el suizo Lichtsteiner al jugar por el sector izquierdo siendo la derecha su pierna hábil. Otros rendimientos destacados en los Foxes fueron los laterales, Chilwell y Pereira se mostraron sólidos en el apartado defensivo y, cuando tuvieron la oportunidad proyectarse lo hicieron con mucho criterio, de hecho, el gol de Leicester llega en una escalada por la banda de Chilwell que centra, se desvía en Bellerin y finalmente es gol en propia puerta del español.
En ese primer tiempo el equipo Gunner no mostró la fluidez necesaria en cuanto a circulación de balón, provocando pocas chances de gol aun teniendo la posesión.
Los rendimientos destacados en esa primera mitad por parte de Arsenal fueron, el portero Leno que tuvo un par de buenas intervenciones cuando el equipo más lo necesitaba, Özil (autor del primer gol) que tuvo un partido muy bueno y su rendimiento fue de menor a mayor, y finalmente Lacazette; este último siempre participó con criterio y a pesar de no disponer de muchas chances para rematar, dejó buenas impresiones en cuanto a calidad asociativa.

La segunda mitad fue totalmente diferente, Leicester fue un equipo mucho más conservador, Vardy y Maddison apenas tuvieron participación y el equipo no pudo ni siquiera tirar a puerta en toda la segunda parte.
Arsenal se mostró confiado con balón, se posicionó muchísimo más en campo propio, pudo encadenar pases que le permitieron a los laterales y principalmente a Bellerin proyectarse con mucha más asiduidad y profundidad.
Se vio a Lucas Torreira con una precisión en pases por encima del 90%, esto permitió que el conjunto local pudiera darle continuidad al juego y así sofocar a la defensa rival. Özil estuvo magnífico, dio un recital de interpretación y de manejo del tiempo y el espacio. Controló la segunda mitad a su antojo, a su visión habitual le sumó precisión a sus pases incisivos y regularidad en cuanto a participación. Si a esto le sumamos mejoría en el rendimiento de Bellerin en faceta ofensiva, el buen ingreso de Guendouzi y  el aporte goleador de Aubameyang convirtiendo nuevamente un par de goles después de salir desde el banquillo (llegando así a 16 goles y 5 asistencias en 22 partidos por Premier League), es razonable que la segunda mitad haya sido de total dominio para Arsenal.
A pesar de todo esto, no todos en el equipo Gunner tuvieron rendimientos destacados, el armenio Mkhitaryan no completó un buen partido antes de ser sustituido por Guendouzi (61′), el experimentado Lichtsteiner tampoco tuvo su mejor partido, en el primer tiempo le sufrió mucho cuando lo atacaron y no se proyectó con claridad, en el segundo tiempo mejoró en el apartado defensivo ya que el equipo le ofreció un contexto más favorable al de la primera mitad pero la actuación global no fue la ideal, se fue sustituido por Aubameyang (61′). Los goles convertidos por el conjunto local fueron convertidos por Özil (45′) y Aubameyang (63′ y 66′).
Mención especial para el tercer gol convertido por Arsenal, que nace en los pies de Leno y es una jugada en la que participan todos los jugadores, con asociaciones rápidas, fluidas y precisas, similar a los goles de la mejor época de Wenger, justamente Arsène cumplió 69 años este 22 de Octubre.

De esta manera el equipo dirigido por Unai Emery encadena su décima victoria consecutiva en todas las competiciones y cada vez se afianza más, parece que el entrenador español está cada vez más cómodo. Su próximo encuentro es frente a Sporting Club de Portugal por Uefa Europa League.

El equipo al mando de Claude Puel se enfrentará en la próxima semana a West Ham en condición de local e intentará cambiar la dinámica negativa en la que se encuentra actualmente.

Las Cinco de la novena

1. Casi un cuadrilátero, casi, la pregunta es, ¿por qué estaban ahí los agentes de seguridad de Stamford Bridge? Queríamos ver sangre correr, o por lo menos unos cruces de dos púgiles, uno con la euforia del empate en el tiempo adicional y otro con la bronca de que se lo empaten sobre la hora, hubiera sido más que interesante. Lo cierto es que igualaron en dos tantos, y no pudimos puntear a los boxeadores en Chelsea vs United, así los de Londres perdieron la punta, pero no el invicto, los de Mou están en el puesto 10°, ¡vaya, vaya!

2. Le robaron la tortuga, fue lo que le sucedió al Fulham, ya que el Cardiff, si señores,       el Cardiff le propinó cuatro goles, leyeron bien cuatro, que alguien despierte a los de          Slavisa que tienen que mantenerse en primera, ese era el objetivo, no bajar a la                  Championship en menos de un año. ¿Qué hacemos con el Cardiff?, nos ilusionamos o esperamos, ok esperamos a ver que pueden lograr en los próximos encuentros, a pesar de que salió de la zona roja.

3. Bulling futbolístico en Manchester, pero en la zona celeste de Manchester, ya lo sabemos. Goleada, con cinco tantos y cinco goleadores distintos, ¿qué más se le puede pedir al puntero de la Premier? Más teniendo presente que es puntero por diferencia de gol, y si sigue abusando así de los restantes equipos, va a ser difícil que se le escape el record de goles en premier. ¿Burnley? Bien gracias, ni siquiera pegaron una patada, o una entrada a la inglesa, nada solo dos amarillas, muy fríos, si, pechos.

4. Dos en uno, Tottenham le dijo Lamela al West Ham de Pellegrini, y le robó de visitante los tres puntos. The Hammers no saben si juegan a ganar o a perder, para el colmo, se les lesionó Yarmolenko, su cuota en ofensiva aparentemente seis meses out, Ouch!Liverpool también robó de visitante, al pobre Huddersfield. Mo Salah quiere recordar por que juega en los “Reds” ojalá recobre pronto la memoria, ¡pronto! Los de Klopp siguen en la sima del torneo.

5. Un engaño, cuando comenzó el encuentro el Leicester, en cierto punto nos hizo recordar a aquel equipo campeón, sobretodo hasta el primer gol, pero fue solo eso, hasta que el Arsenal con Ozil y Lacazette a la cabeza realizaron una segunda parte a toda orquesta, y así con Auba (no escribiré más su nombre lo prometo) llevaron a los Gunners a la victoria número siete de manera consecutiva, desde que Emery nos hizo caso al poner de titular a Torreira, todo parece marchar sobre ruedas en Londres.

Hoy no hay bonus, me niego a comentar algo del Crystal Palace, ¡goodbye!

Vincent Kompany: El capitán de la era dorada

Este año no es uno más para Vincent Kompany, y es que hace poco, el 22 de agosto para ser exactos, cumplió 10 años en las filas del Manchester City, equipo en el cual es capitán y ha sido clave en la segunda época dorada del mismo, levantando allá por la temporada 2010/2011 una FA Cup que daría comienzo a otros títulos importantes y logros a nivel internacional que en un pasado no muy lejano eran impensables.

Cuando hablamos de Vinny nos referimos a un defensa central muy corpulento, con mucho carácter, capaz de ponerse su equipo al hombro en las más difíciles, y técnicamente perfecto. Siempre bien parado, y aunque la velocidad no sea su fuerte, es complicado evadirlo, ya que es extraordinario en los duelos individuales. Sus 193 centímetros de altura le permiten a su vez ser una amenaza aérea en el área rival. Todas estas características, son las que le permitieron militar 10 años en uno de los mejores equipos del mundo, con un nombre en el vestuario y una consideración importante en los esquemas tácticos.

El belga nacido hace 32 años en el municipio Uccle (escrito en francés) de Bruselas, llegó al club en 2008, tras haber militado 2 años en el Hamburger  SV de Alemania. No tuvo mucho protagonismo como el que tuvo en el club donde debutó en el fútbol profesional, el Anderlecht de Bélgica, pero de todas formas Mark Hughes, el DT galés que dirigía a los Cityzens en aquella temporada, lo pidió para formar la dupla defensiva generalmente con el inglés Micah Richards, quien actualmente juega para el Aston Villa. En aquella temporada, brillaron nombres como Robinho, Elano, Ireland o Wright-Phillips entre otros, pero apenas lograron un décimo lugar en la Premier League. Kompany fue regular en el esquema de Hughes, pero no fue hasta la temporada 2010/2011, donde además de lograr la ya mencionada FA Cup, fue distinguido por sus brillantes actuaciones cono el mejor defensa de la temporada. Aquella tarde del 14 de mayo, cuando superaron al Stoke City por la mínima, fue el inicio de otro período glorioso para el club.

Desde ese momento hasta la fecha, no ha parado de lograr títulos con la camiseta del Manchester City. Todos los años, ha logrado al menos un trofeo local, en los cuales destacan 3 Premier League, 3 Copa de la Liga y 2 Community Shield, siendo en todos protagonista y timón del equipo.

Entre sus distinciones individuales, se encuentra la distinción de “Jugador del Año de la Premier League” en el año 2012, lo que es peculiar ya que pocas veces se ha visto que un defensa obtenga dicho galardón. Nemanja Vidic, ex zaguero del Manchester United, fue el otro defensa que logró el premio, incluso por duplicado, en los años 2011 y 2009.

Actualmente, Guardiola le está dando más minutos a Stones al lado de Otamendi, ya que este tiene apenas 24 años y ya es uno de los habituales en la selección inglesa, pero de todas formas, Vincent sigue teniendo algunos minutos. El equipo necesita renovación, y a sus 32 años, no tendrá los minutos que necesita, por lo que, tarde o temprano, será tiempo de cambiar de aires, y de convertir su nombre en una leyenda del club.

Las cinco claves de la jornada 8 en Premier League

  • Se acabó la racha

El West Ham visitaba en la apertura de la fecha al Brighton con el afán de seguir en racha positiva, ya que venía de lograr un empate con Chelsea y una victoria ante el United, pero se topó con un equipo tan necesitado como ellos mismos y cayó derrotado en el Amex Stadium con gol de Glenn Murray (5 goles) el veterano de guerra de los locales. A pesar de tener más posibilidades y dominar el balón por mayoría de tiempo en el encuentro, no fue suficiente para los de Pellegrini, que contaron con sus dos armas en ofensiva, ni Yarmolenko ni Arnautovic pudieron quebrar la defensa de “The Seagulls”.

  • Los caballeros de Marco

The Toffies visitaban en el King Power Stadium al Leicester de Claude Puel, y conquistaron los tres puntos con las intervenciones del Vikingo Sigurdsson (4 goles) y Richarlison (4 goles), quienes siempre dicen presente a la hora de la batalla azul, y así sumar nuevamente de a tres puntos ya que vienen de lograr una victoria en la fecha anterior ante el Fulham. De esta manera se aseguraron el puesto 12° hasta la próxima fecha como mínimo al desprenderse de su seguidor por 4 puntos.

  • Una cachetada a la realidad

Fue la que le propinó el Bournemouth a la cenicienta de la Premier Watford, y así escalar a la 6° posición en la tabla que lo coloca con aspiraciones de llegar a puestos de copa, solo por ahora, no se entusiasmen. Un portentoso 0-4 para volver a la triste realidad de un Javier Gracia que parece perder la brújula en esta etapa del certamen. Tres derrotas y un empate son la forma que vienen teniendo The Hornets, que se quedaron sin Aguijón para pinchar a nadie.

  • Orgásmico

Así se sintió ver a The Gunners en la mañana del domingo en su visita a Craven Cottage. Los de Emery mostraron todo su potencial futbolístico ante un débil y sin respuesta equipo de Fulham. Con actuaciones sobresalientes de Lacazette y Aubameyang, sumado al exquisito gol de Ramsey, no solo por la definición, sino que también por el armado previo de la jugada. Así el Arsenal logra de manera consecutiva 6 victorias y juega un papel secundario, solo por ahora, en la tabla de posiciones, pero a tener en cuenta que se encuentra 4° a solo dos puntos de los tres líderes. Fulham va en caída libre, tanto dinero invertido para estar al borde del abismo del descenso y ser la defensa más goleada de la Premier hasta el momento.

  • La decepción de la 8va

Sin lugar a dudas era el partido más esperado de la fecha y el más deseado hasta el momento, el que disputaron Liverpool y Manchester City en Anfield. Jugaron a no perder literalmente, sabiendo que con el empate ambos seguirían en la punta. Esperábamos muchos más de estos dos equipos, porque se enfrentaban las dos defensas menos goleadas y las delanteras con más goles en lo que va del torneo, y terminó el partido con un apático 0-0, a pesar de que los de Guardiola tuvieron la posibilidad de ganarlo con un penal que le cometen a Sané (entró desde el banco de suplentes, ¡Guardiola no sabes nada!) y cara de nada de Mahrez la mandó a la luna. Lo ya dicho, ambos finalizan en la cima de la tabla de posiciones.

Bonus

Es para Chelsea, y su estrella estelar Súper Eden Hazard (7 goles), que cumple fecha tras fecha para posicionar a los de Zarri en la cúspide del certamen. Ya puede finalizar el año para el belga, que tuvo un 2018 insuperable.

Remontada que da oxígeno

Manchester United se enfrentaba a Newcastle después de empatar entre semana ante Valencia en condición de local por Champions League. Ese partido fue el cuarto consecutivo sin obtener una victoria en Old Trafford, la última vez que lo había conseguido había sido en la primera fecha Premier League ante Leicester.

Las críticas a Mourinho no son algo que se esté dando de forma repentina, han sido una constante, principalmente en esta temporada, en donde el equipo además de no mostrar su mejor cara futbolística, no está consiguiendo los resultados y surgen conflictos entre el entrenador portugués y algunos de sus jugadores, cosa que es bastante habitual en los equipos dirigidos por Mourinho, debido a su fuerte personalidad y ego. Incluso se hablaba en la previa del partido, de su dimisión en caso de no conseguir una victoria ante el equipo de Rafa Benítez.
Newcastle por su parte, quería hacerse fuerte en Manchester y conseguir su primera victoria en Premier League para poder escalar posiciones y alejarse de la zona de descenso.

Los Red Devils presentaron en su oncena, 2 variantes respecto a la derrota sufrida ante West Ham en la pasada jornada, la inclusión de Bailly en lugar de Lindelof (autor de un gol en propia puerta) y el ingreso de Marcus Rashford en lugar de Marouane Fellaini.
Partió de un 1-4-3-3; la defensa fue Shaw, Bailly, Smalling y Young; un mediocampo conformado por Matic, Pogba, el juvenil McTominay y en la delantera iniciaron Martial, Lukaku y Rashford. En el banco, entre otros, estaban Alexis Sánchez, Juan Mata y el belga Fellaini.

Por el lado de The Mugpies se realizaron un par de modificaciones en relación a la derrota en condición de local ante Leicester, la inclusión del lateral español Manquillo en lugar de  Dummett y la salida de Joselu para la inclusión del japonés Muto.
El once elegido por el entrenador español fue: Dúbravka; Yedlin, Lascelles, Fernández, Manquillo; Ritchie, Shelvey, Diamé, Kenedy; Pérez y Muto.

El equipo de Rafa Benítez se plantó con el clásico 1-4-4-2, con la mayoría de sus efectivos por detrás del balón, cuando el mismo era manejado por el rival, con Ayoze Pérez y el nipón Muto por delante, el español más retrasado e intentando hacer de enlace entre los 2 volantes externos y el japonés. Su plan fue esperar en campo propio, ceder terreno al rival para luego realizar transiciones rápidas y llegar al arco rival en pocos toques, aprovechando los espacios.

El primer tiempo fue muy favorable al conjunto visitante, que a los 10 minutos ya estaba 2-0 arriba en el marcador, gracias a los goles de Kenedy y Muto, a los 7 y 10 minutos respectivamente. Ambos goles fueron consecuencia de distracciones defensivas del United; el primer gol se dio de un lateral en mitad de cancha, Bailly estaba mal ubicado y tras un par de toques rápidos pusieron de cara a Kenedy frente a Young, este último no pudo contener al brasileño que con un regate superó al defensor y remató cruzado de forma precisa.

El segundo gol surgió de un mal rechace por parte de Smalling que capitalizó Muto tras un giro muy bueno en el área  aprovechando la pasividad de la defensa rival. El Newcastle tuvo varias chances que pudieron ser el 3er gol pero un buen David De gea y falta de acierto por parte de sus delanteros lo impidieron.

Es para destacar en ese primer tiempo la sustitución tempranera de Bailly para darle ingreso a Mata, a partir de ese momento, el juvenil McTominay jugó de central acompañando a Smalling y el equipo cambió su esquema a un 1-4-4-2, con Rashford y Lukaku como delanteros.
Para el segundo tiempo el equipo de Mourinho realizó la segunda modificación dándole ingreso a Fellaini en lugar de McTominay para ganar efectivos en el juego aéreo, ahí fue Matic el que acompañó a Smalling en la defensa.

Se vio un equipo local más agresivo, presionando más e intentando aprovechar el ingreso del belga Fellaini con muchos envíos al área.

La defensa seguía dejando dudas y las chances para el equipo de Rafa Benítez seguían apareciendo, pero ahora también generaba esas chances el equipo local, exigiendo a Dúbravka que respondió de muy buena manera.

Tras un par de chances desperdiciadas por Rashford, llega el descuento del United a los 69 minutos, un golazo de Juan Mata de falta directa. A partir de ahí Newcastle espera cada vez más atrás y pierde el balón cada vez más rápido, facilitando las chances a los Red Devils, tanto así, que 7 minutos después del gol de Mata, llega el empate por parte de Martial, tras una muy buena asociación con Paul Pogba de taco.
Todo parecía indicar que los visitantes iban a conformarse con el empate y seguirían esperando en campo propio. Pero en los minutos posteriores al gol de Martial, presionaron arriba y tuvieron chances como para ganarlo, ese envión duro sólo unos minutos ya que en los últimos 10  el que presionó por la victoria obviamente fue Manchester United.  Finalmente en el último minuto Alexis Sánchez, que había ingresado en lugar de Rashford, le da la victoria al conjunto de Mourinho que sigue sin tener un rendimiento aceptable pero esta vez consiguió el resultado.

Este resultado le da oxígeno a Mourinho, pero los próximos rivales son Chelsea en Stamford Bridge y Juventus por Champions League en Old Trafford, esto significa que si el equipo no mejora, posiblemente no obtenga buenos resultados y, en consecuencia de esto, se termine su etapa en el equipo inglés.
El parón que hay por fecha FIFA le da la chance al portugués de solucionar los problemas internos que tiene con algunos jugadores, fortalecer el grupo y a partir de ahí, intentar revertir la situación.

Benítez por su parte debe reponerse de esta dolorosa derrota e intentar conseguir buenos resultados en los próximos 2 partidos porque son ante rivales directos, Brighton y Southampton.

¿El comienzo de un nuevo reinado?

Por la séptima fecha de Premier League se enfrentaban en el Estadio Etihad y con el arbitraje de Lee Mason, Manchester City (2°) y Brighton & Hove Albion (13°), ahora bien, en principio y previo al partido nos resultó bastante difícil no caer en la tentación de pensar que The Citizens se iban a llevar por delante al humilde equipo visitante. Afortunadamente, este deporte no tiene lógica, y si bien el resultado final fue como se especulaba con victoria para los locales, fueron los visitantes quienes vendieron muy cara la derrota, demostrando así, que este equipo está para más.

The Seagulls (las Gaviotas), salen al césped con su formación natural, un esquema táctico empleado normalmente, 1-4-5-1 con su capitán, el defensa, Lewis Dunk, y para sorpresa de todos, si había algo en lo que eran similares ambos equipos, era en tener un goleador con la misma cantidad de goles, el del City, Agüero, con 4 goles y Glenn Murray, también con 4 goles, aunque este comenzaría el partido desde el banco de suplentes. Así lo decidió el DT. Chris Hughton. En la vereda del frente tenemos a los de Pep Guardiola, y su conocido esquema , el 1-4-3-3 que por momentos se transforma en 1-4-3-2-1.

Si analizamos de manera directa y casi fría como siempre resultan ser las estadísticas del partido, que posiblemente a veces no reflejan lo que realmente sucedió en el encuentro, vamos a ver lo que seguramente todos esperaban, una abrumadora posesión del balón favorable al City (80%), generando así a través de esta, 28 disparos al arco, donde fueron efectivos solo 8, a su vez contando con 8 córner a favor. Sería fácil así decir que el Brighton fue una víctima total del conjunto ciudadano, aunque con sus armas los locales contaron con cuatro situaciones más que peligrosas para el arco de Ederson. Posiblemente lo que al fin incline la balanza a favor de uno u otro sea la diferencia técnica de sus jugadores, y no en sí las cantidades de situaciones ocasionadas.

No quiero analizar tácticamente al equipo de Pep Guardiola muy profundamente, porque ese artículo posiblemente no tendría fin. Pero si vamos a sobresaltar en lo que ya es una característica en el equipo, es la velocidad y la precisión con la que generan las situaciones, en este caso en ambos goles de los locales las jugadas son muy similares, salida desde el fondo con David Silva, que automáticamente siempre busca a Agüero, así se arma el triángulo ofensivo entre Silva-Agüero-Sané para la culminación de la jugada con Sterling.

En el segundo gol la jugada es algo similar, cambia un nombre solamente Silva-Agüero-Sterling, salidas rápidas y precisas desde el fondo, Agüero transportando, apertura al extremo, en este caso Sterling, y conclusión de la jugada frente al arco. Sencillamente letal. Teniendo así la posibilidad de contar con jugadores con Sané y Sterling como extremos, Agüero cuenta con la ventaja de finalizar jugadas siempre dentro del área rival, sumado a los aportes del medio campo con Fernandinho, Bernardo Silva y David Silva, por momentos es demasiado para una defensa como la del Brighton.

Con esta victoria el Manchester City logra alcanzar la punta de la Premier League, tras el empate entre Chelsea y Liverpool, sumando 19 puntos, siendo el equipo más goleador con 21 y solo 3 en contra obteniendo así la valla menos vencida.

En la próxima fecha el Brighton abre la semana futbolística el día viernes frente a el West Ham de Manuel Pellegrini y el Manchester City se enfrentará al Liverpool de Klopp, en lo que será el partido de la fecha, y el resultado arrojará al nuevo líder de la Premier League.