Los nombres propios a observar en Octavos

Se guardaron las calculadoras, se terminó el contemporizar y mantener resultados. Ya no nos vale empatar, si en el otro partido aparece el resultado que nos favorece. Ahora se abre el telón y el público es el más exigente: Victoria o para casa.

Ya sabemos los 16 elegidos, el cuadro, los cruces y los partidos. Ahora toca poner el foco en los protagonistas, quienes llevarán la gloria a su país. Y este artículo no va a centrarse en las estrellas que ya conocemos, esos jugadores ya contrastados. Desde éste humilde artículo, queremos ofrecer una pequeña lista de los jugadores a seguir en Octavos para aquellos que no conocen algunos futbolistas.

Comenzamos con el Francia-Argentina, donde poco queda por descubrir para el gran público, por lo que vamos a aportar dos nombres, aun jugando en la SuperLiga Argentina, que para el público europeo es más desconocida. Tanto Meza como Pavón, han destacado en sus respectivos equipos por ser volantes de mucho desequilibrio, y gran capacidad de último pase. En el caso del jugador de Independiente, ganador de la Copa Sudamericana 2017, tuvo grandes destellos de calidad que le llevó a entrar en la lista de Sampaoli. Cristian Pavón fue una de las piezas claves para que Boca lograra revalidar el título de Liga.

Por parte francesa, poco por descubrir que no sepamos ya, quizás interesante ver si Pavard da el salto de calidad para ser un lateral de élite. El jugador del Sttugart tiene una oportunidad buenísima y está por ver si supera la prueba ante Argentina.

El siguiente partido, también el sábado, será el Uruguay-Portugal, con mucha tela por cortar. Por parte lusa, atención especial en Raphael Guerreiro, William Carvalho y Bruno Fernandes. Éstos dos últimos sin equipo tras haber rescindido con Sporting de Lisboa, serán seguidos por los grandes de Europa. Guerreiro es un lateral zurdo de gran recorrido, casi la banda completa para él, por donde fluye Cristiano, William es puro músculo que sujeta todo el mediocampo y Bruno tiene una clase exquisita para romper líneas.

En el lado charrúa, muchos nombres interesantes, Guillermo Varela, De Arrascaeta, Torreira y Laxalt. Son jugadores que siguen fuera del foco mediático, pero que atesoran una gran calidad.

Varela, lateral diestro de Peñarol, con mucho recorrido, oficio y gran capacidad de marca. Torreira es de corta estatura, pero con una capacidad para el robo de balón impresionante sumado a una salida de balón muy limpia. Tanto De Arrascaeta como Laxalt son dos finos volantes con un guante en su zurda, si bien Laxalt tiene mejor repliegue, ya que puede jugar de Carrilero.

Ahora pasamos al Domingo, donde empieza el España-Rusia, y aquí solo voy a dejar un nombre. Pero vale por 6. Alexandr Golovin. Alfa y Omega en el juego ruso. Todo pasa por sus botas. Si bien, el Chelsea parece ya adelantado en su fichaje, su salida de Rusia parece inminente.

Luego tenemos el Croacia-Dinamarca, con mucha tela por cortar. Por parte croata, intentaremos abstraernos de Modric -tarea muy difícil- y nos fijaremos en Rebic y Kramaric. El jugador del Eintracht Frankfurt ha culminado una gran temporada con la titularidad en un equipo con grandes nombres. Rápido, sacrificado y con mucha capacidad de gol. En cuanto al delantero del Hoffenheim, recambio de lujo para Mandžukić, definido por su seleccionador como un delantero completo muy parecido a Davor Suker. Ahí es nada.

Comenzamos nueva semana, y en el lunes tenemos el Brasil-México, dónde los focos irán en México pues en Brasil queda poco por reconocer. En la tricolor tenemos mucho y muy bueno. Evitando elegir a Guardado, Vela, Chicharito o Hector Herrera. Vamos a marcar con subrayador a Hirving Lozano. Apodado “Chuky”, el habilidoso extremo del PSV ha hecho delicias en la fase de grupos, anotando el gol que definió el encuentro ante Alemania y ha sido elegido por muchos como el Extremo Zurdo de la fase de Grupos. Vertical, eléctrico y con mucha llegada a portería.

El siguiente encuentro del día, nos sitúa en el Bélgica-Japón. Dónde sería interesante ponerles el ojo a los japoneses-más desconocidos- y sobretodo, tanto a Inui como a Shibasaki. Ambos ya conocidos por los españoles, pues han hecho gran campaña tanto en Eibar como en Getafe.

Para el martes, empezamos con un Suecia-Suiza, que, en lo personal, en mi juventud me trajo muchos problemas en Geografía para diferenciarlos. Comenzamos con los suecos, que sin Ibrahimovic, se han colado en Octavos, bien sustentados en Toivonen y Forsberg. Ambos atacantes son un lujo de ver, con muchísima calidad y con un golpeo de balón excelente.

En la parte suiza, nos vamos a olvidar de Shaqiri y Xhaka, más conocidos, y vamos a centrarnos en Zuber y Embolo. Ambos han compartido el extremo zurdo, siendo uno recambio del otro, pero con cosas muy interesantes por ver.

Y por último, Colombia-Inglaterra, dónde hay mucho nombre, Kane, Sterling, Ashley Young, Alli, James, Falcao, Mina..pero nosotros, siempre desesosos de descubrir la próxima perla vamos a fijarnos en Loftus-Cheek y Rashford por parte británica y en Quinteros y Arias por parte cafetera.

Análisis de una joven Francia

Francia, posiblemente, esté ante una de las camadas mas importantes de su historia. Con la ventaja de la colonización de los países africanos y una gran red de scouting, Francia se caracterizó a lo largo de su historia por tener jugadores que no eran franceses jugando para su selección, por ejemplo, en la selección de 1998 casi ninguno de los jugadores franceses campeones del mundo eran nacidos en Francia. Un caso parecido ocurre ahora, con varios jugando para las selecciones que no corresponden a sus tierras natales.

Ésta Francia tiene muchos puntos altos en lo individual pero no tan desarrollado el funcionamiento colectivo, por eso no deslumbró en la etapa de fase de grupos pero ha mostrado muchas cosas interesantes que diviremos en 2: Postura para defender y postura para la creación de juego.

En lo que respecta a la postura defensiva, destacamos que se posiciona diferente según el rival, Deschamps pone un 4-1-4-1 ante una selección que no tiene mucho juego elaborado y suele tener poco el balón, cómo Australia:

Francia1

Ambos “wings” bajan para tomar posiciones de marca: Dembelé y Mbappé, pero lo característico es que estas posiciones no suelen ser fijas ni mucho menos, muchas veces suele colocar un rombo en la mitad de cancha para ir rotando las marcas. Pero Kanté siempre en su quintita:

Francia2

Lo importante de esa posición es el lugar que toma Pogba cómo primer apoyo ante una falla en la primera presión y el rol que cumple Tolisso moviéndose entre los dos. Dijimos que Kanté se mueve en su quintita, y en definitiva es la base fundamental para el desarrollo del juego de recuperación de Francia: es el que más recuperaciones de balón tiene en el mundial. Y esto lo hace jugando contra un equipo que resigna la posición (cómo Australia) y contra un equipo que no la resigna (cómo Perú).

Contra Perú, Francia juntó cercanos a Kanté y Pogba en la mitad de cancha, dándole a este ultimo la responsabilidad absoluta de conectar a los delanteros dentro del circuito colectivo. El trabajo de Kanté es el de perseguir al principal receptor interno, se espera que algo así intente al momento de marcar a Messi, de hecho, Kanté lo ha hecho en la Champions League cuando el Chelsea jugó contra el Barcelona y la marca de Kanté fue –dentro de todo— efectiva.

Francia3

En lo que respecta a las presiones altas o a las esperas, Francia también cambia según el rival. Contra Australia formará parejas para presionar alto, por las mismas falencias que tienen los oceánicos para salir jugando:

Francia4

Pero en el caso de un equipo qué si tiene argumentos asociativos de juego, cómo Perú, Francia no salió a presionar y prefirió una espera en la mitad de cancha:

Francia5

En lo que respecta a la postura de creación de juego, notamos ciertas virtudes y falencias en la eficacia en la elaboración, sobre todo en una “pogbadependencia” o una postura invalida de Matuidi y los pases internos. Por ejemplo, vemos una falencia para la creación de juego en el planteo de Perú al taparle la segunda línea de volantes y la posibilidad de filtrar pases efectivamente:

Francia6

El 4-1-4-1 peruano fue muy efectivo sobre todo al momento de cortarle el juego imaginativo por los interiores franceses, acá lo veremos mejor: sólo Matuidi es el que rompe la línea por el sector izquierdo pero no genera ningún peso específico y se superpone con Griezmann

Francia7

La “Pogbadependencia” para ser de nexo va de la mano con la “Griezmann” dependencia para la creación de juego interior. Si bien es un medio distribuido, al jugar de segunda punta corre con esa responsabilidad y las variantes francesas ya pasan por otro lado: jugar a los laterales o volantes y no por el juego interno:

Francia8

Ese triángulo en el medio campo se vio en reiteradas ocasiones y de una manera parecida. En ataque Francia tiende al 4-3-3 pero en defensa el 4-2-3-1 cómo ya vimos, cerrando a Mbappé y a Griezmann.

Francia9

La amplitud de la cancha suele ser total para crear los espacios internos para Mbappé o Matuidi (aunque no tenga características de hacer eso a velocidad). Ahora podemos ver una distribución ofensiva muy clara de Francia: Giroud de Pivot, Griezmann en una zona intermedia, la apertura de Mbappé, el pase interior de Pavard, la posición de apoyo ante cualquier pérdida de Pogba y Kanté, y la secuencia entre Lucas Hernandez y Mauidi por el sector izquierdo del ataque:

Francia10

Giroud es fundamental para trabajar de pívot, en una transición rápida tiene movimientos muy precisos para liberar espacios a los compañeros que lleguen por detrás. El duelo entre Giroud y Otamendi será clave para definir quien gane el partido.

Francia11

¿Francia siempre tuvo estas carencias en la creación de juego? La verdad es que no, y lo demostró contra Australia en dónde puso a dos interiores (Dembelé y Tolisso) para la asociación de juego, Griezmann suelto y Mbappé en una zona intermedia:

Francia12

Y, en cierta medida, también lo pudo lograr vs Perú en medida que Pogba rompió la línea de volantes y se asoció con Griezmann, el más retrasado de la línea de 4-3-3:

Francia13

En la ultima foto la distribución del medio campo y su dinámica queda en evidencia: Kanté para recibir un pase, Pogba para romper una línea de volantes y Matuidi de distracción y liberando el espacio para que el volante peruano no se cierre en busca del jugador del Manchester United.

En síntesis: Podemos sacar varias conclusiones.

  • Francia tiene dificultades en la creación de juego partiendo del rol interior de Matuidi
  • Mbappé de volante genera más riesgo que de centro delantero
  • Kanté hace una persecución individual
  • Pogba una salida de juego, es el conector siempre necesario para que Francia tenga juego.

A todo esto, Argentina deberá presionar alto, tratar de evitar tener siempre la pelota porque Francia la puede frustrar persiguiendo escalonada (o individualmente) a Messi y poniendo un tope a Banega con Matuidi o Tolisso. Francia no tiene problemas para resignar la pelota si es necesario. Francia no es un cuco, son individualidades, para ganarle hay que mejorar en el juego colectivo y ser muy efectivos.

Empezar a jugar en tercera fecha

Si éste partido fuera hace 4 años podemos catalogar a la selección Argentina cómo un equipo normal de Sabella. Hoy, Argentina fue un equipo sencillo, simple, buscando la pelota segura y reuniéndose ante el balón para generar juego: Argentina volvió a las bases, y por eso jugó realmente bien, sobre todo en el primer tiempo.

Nigeria poco pudo hacer ante una pasible línea del medio campo, poca neutralidad y Banega-Messi se ubicaron allí en reiteradas ocasiones para generar desequilibrio y quedar mano a mano a una limitada última línea africana. Pero, defensivamente, cómo preveíamos, se paró 5-3-2. El ocupar el espacio sin perseguir al hombre fue la principal diferencia entre la defensa nigeriana y las defensas de Islandia o Croacia, que limitaron el juego interior, la selección Africana permitió ocupar esos espacios para crear volumen de juego.

Argentina1

Las asociaciones individuales fueron indispensables para reunir a un equipo alrededor del balón, de hecho, el juego asociado fue el bastión de Argentina en el primer tiempo, en dónde Banega y Messi se colocaron en posiciones de receptores para acelerar luego:

Argentina2

Aunque, si bien el lanzador allí es Mascherano, no siempre lo fue, en otros momentos fue Banega el intérprete de las lecturas de juego ofensivo, pero el cuadrilátero o el triángulo siempre se mantuvieron fijos:

Argentina3

Además, prestemos atención a la posición de ambos laterales argentinos: abrir toda la cancha es fundamental para romper una línea de 5 defensores. Esto también lo hizo Croacia con Nigeria y, se ve, que Sampaoli tomó nota. Así mismo, la posición de los laterales fue producto de una movilidad intensa de los volantes argentinos, esto es gracias a Banega que entendió muy bien su rol de administrador de juego y de atacante de los espacios entre los defensores y mediocampistas rivales. Los laterales suben de internos, los volantes se posicionan de wing. Argentina fue amplia y con movilidad de juego durante el primer tiempo.

Argentina4

Pasando en limpio, la estructura de mediocampo para la creación de juego por el equipo de Sampaoli fue con Banega y Enzo Perez de internos, los laterales abiertos y Messi suelto.

Argentina5

El término de “Messi libre” conduce a un Messi destinado a ubicarse en su mejor posición natural, es decir, por derecha, buscando arrancar desde allí

Argentina6

Pero si bien este triangulo se mantuvo en todo el partido, no siempre fueron los mismos. Con la salida de Enzo Perez durante la segunda etapa, fue Messi el que se ubicó dentro del esquema (perdiendo un poco el protagonismo desequilibrante) para que Pavón ataque cómo Wing por la derecha.

Argentina7

El mejor jugador del partido fue Banega. El ex Newells demostró ser el más intelgiente y el mejor nexo para unir todo el desequilibrio que habíamos destacado en los análisis de los partidos anteriores. Banega no solo fue un nexo que se asoció con el pase corto o los lanzamientos, sino que silenciosamente se cerraba para liberar el espacio a un compañero que llegara por sorpresa desde la defensa, ese rol fue vital para generar desequilibrio numérico al 5-3-2 africano

Argentina8

¿Que pasó cuando esto no fue posible y no hubieron socios directos para crear juego? Banega sacó de la galera su manual de recursos: ésta vez fue un lanzamiento a una diagonal marcada por Messi. Ésta jugada terminó un gol, y fue brillante.

Argentina9

Para ir terminando, un detalle que nos complicó después del primer gol: las transiciones rápidas. Argentina se lanzó al ataque en busca del segundo gol con más corazón que otra cosa, hacer un análisis de esos minutos es imposible porque juegan otros factores y no solamente el juego, por momentos es necesario dejar de lado la táctica y asumir la responsabilidad a lo sentimental, ese factor no tangible tan importante en el fútbol. Bueno, en las transiciones rápidas nigerianas, Mascherano se vio muy sobrepasado y generaron peligro.

Argentina10

Las jugadas de apoyos defensivos fue un factor muy importante para determinar un balance: Argentina fue simple, jugó bien porque se juntó al través del pase, Banega fue el socio ideal para crear la estructura para que Messi desarrolle su capacidad y los laterales-volantes hicieron un tándem muy complementario y bueno.

Empezamos a jugar, por fin, y en el momento justo, era necesario. Ahora podemos decir que tenemos ciertos argumentos para enfrentar lo que viene. Se nos viene Francia, veremos con qué nos encontraremos.

Colombia y el efecto Quintero

Colombia logró ayer una resonante y contundente victoria contra Polonia por 3-0. Pekerman no varió mucho su idea en relación al encuentro contra Japón. Un 4-2-3-1 con muchísima movilidad en los laterales y con absoluta libertad (siempre utilizada con gran criterio) por parte de James Rodríguez.

La clave del partido pasó por el enorme rendimiento de la mediapunta del equipo. Juan Cuadrado, Juan Fernando Quintero y James Rodríguez. Los tres han sido brutales en la creación del juego colombiano. Pero tuvieron movimientos distintos a tres mediapuntas habituales en cualquier equipo. En primer lugar, Juan Cuadrado se dedicó a hacer un verdadero surco en la banda derecha, no sólo fue profundo a la hora de atacar y desbordar, sino que supo volver con mucho criterio cuando Polonia atacaba, generando una amplia cobertura con cinco jugadores en defensa por parte del equipo de Pekerman.

Luego, James Rodríguez actuó con total libertad de movimientos, como anteriormente comenté. El jugador de Bayern Münich por momentos se acercó a la posición de Mojica para generar superioridad numérica, pero la banda izquierda fue utilizada en menor manera. Por lo que muchas veces caía a banda derecha en donde se juntaba con Arias, Cuadrado y Quintero haciendo destrozos en el sector que intentó controlar Pazdan y Rybus.

Pero el verdadero crack del día fue Juan Quintero. El mediapunta de River manejó los hilos del equipo, siendo el primer pase en campo rival. Juanfer tuvo la capacidad para generarse sus propios espacios, pero lo que sorprende es su capacidad en el regate corto, pero además en sus pases. Realizó 73 toques de balón y 63 de ellos fueron pases. Además, casi la mitad fueron hacia el tercio final del campo y obviamente realizó una gran asistencia.

Esa asistencia a Radamel Falcao es el paradigma del juego de Quintero en este partido, la capacidad para comprender las velocidades del juego y en qué contextos tenía que bajar dos velocidades para poder generar sus espacios. Además tuvo la capacidad en más de una oportunidad de engañar constantemente con su pase más incisivo, de hecho, en el primer gol el cuerpo indicaba que la iba a recostar sobre la banda izquierda donde tenía pase, pero decidió recortar para James Rodríguez que estaba liberado.

Su visión periférica, el toque atinado y efectivo lo ha hecho el factor decisivo de Colombia para destruir la defensa polaca.

Análisis de un viejo conocido argentino

No hay fundamentaciones para garantizar que, futbolísticamente, Argentina se merece clasificar, sin embargo, el fútbol es enormemente gratificante y nos da una oportunidad más: vencer al equipo que más ha enfrentado Argentina en fase de grupos: Nigeria.

Partiendo de un prejuicio podemos suponer que Nigeria es un equipo físico, rápido, sin tantos buenos componentes técnicos y desordenados en defensa. Y la verdad es que ésta Nigeria se caracteriza por tener mucho mejor ataque que defensa, partiendo de esa base, podemos establecer algunas secuencias en su formación.

Éste mundial se está caracterizando por ser un campeonato jugado de una manera muy parecida y dinámica, quien no entienda esa situación de transición y manejo veloz por el medio campo está condenado a no obtener resultados inmediatos (veamos Argentina con Mascherano y Enzo Pérez vs Croacia). No son pocos los equipos que plantean un 5-3-2 en defensa cómo lo hace Nigeria, también lo hizo Polonia y hasta Uruguay.

Nigeria1

Se puede prever que esa va ser una “disciplina” defensiva de Nigeria, sin embargo se observa a simple vista su incapacidad para cerrar espacios internos con facilidad: Nigeria busca agrupar hombres, no ejercer una función de recuperación.

Contra Islandia esta línea defensiva se ve menos consolidada por el hecho de que Islandia evita atacar escalonado, pero Nigeria se planteó en medio campo de una misma manera: 3-2-3-2 en ofensiva:

Nigeria2

Nigeria tiene un motor: Etebo. Sin dudas será el jugador a marcar para el medio argentino, Etebo es fundamental para que la pelota le llegue a un Musa que está en un momento dulce. Sin embargo, no es el único recurso que tiene Nigeria, ambos laterales suben para posibilitarse a Mikel o Ndidi un pelotazo cruzado para abrir una defensa. Nigeria es un equipo que intenta jugar bien.

Nigeria3

La amplitud en el campo será algo curiosa en caso de intentarla hacer con Argentina, Nigeria es capaz de hacerla pero no a través de ataques escalonados sino de transiciones, pero es interesante ver el cómo se parará Nigeria para intentar romper la espalda de Mascherano: Etebo estará pisándole los talones al momento de atacar y buscará conectar a Musa, aquí será importante que el defensor central que vaya a marcarlo esté en una buena condición porque –como vimos y alentamos vs Islandia— se vuelve de momentos incontrolable e indetectable por su libertad de juego. Etebo juega para Musa porque Nigeria juega para Musa. Acá podemos ver mejor la amplitud de su juego, tal cómo se viene jugando por varios equipos durante toda la Copa del Mundo:

Nigeria4

Para ir definiendo, Mikel y Ndidi son fundamentales para darle una estructura al motor de Etebo y la conexión con Musa. Idowu y Moses liberan los laterales para atacar directamente, el trabajo de ellos dos será fundamental para que las transiciones nigerianas generen un poco de riesgo.

En la disciplina táctica, Nigeria es muy pasivo para defender si no tiene la iniciativa, tal como se vio contra Croacia, contra Argentina agrupará hombres e intentará que Mikel y Ndidi colaboren lo más posible en la recuperación, pero no será el rol principal de un equipo dispuesto a la recuperación.

Argentina tiene una oportunidad única, la última, no dio respuestas para merecer clasificar, pero el merecimiento no es la única circunstancia para definir una clasificación. Argentina, está viva.

El primer adiós de Robert

Diez años debió esperar Robert Lewandowski para disputar una Copa del Mundo. Debutó con la absoluta polaca allá por 2008 con 20 jóvenes años. Hoy no solo es el capitán y el emblema del equipo, es también el goleador histórico. Goleador de la Bundesliga en 2013-14 y 2015-16; máximo goleador de las eliminatorias a la Eurocopa 2016 y llega como máximo goleador de las eliminatorias para este Mundial de Rusia. Sus cualidades individuales como centrodelantero son incuestionables, sin embargo, con Polonia en estos dos partidos de esta Copa del Mundo cosechó dos derrotas y se despidió en forma anticipada de máximo torneo del fútbol mundial con cinco goles en contra y solo uno a favor.

En el debut, “Lewangolski” -como se le dice en Alemania-, se vio totalmente absorbido por una pareja de centrales senegalesa que dio lugar a un artículo en nuestra web. No obstante en el partido del día de ayer, desarrolló nuevas estrategias ante la lógica que se le plantea en cada partido a un jugador como lo es el oriundo de Varsovia, que los centrales estén 200% concentrados en que no haga contacto con el balón.

Como decíamos, tras su mala experiencia en el debut con los africanos, ayer, en los primeros minutos ya comenzó a moverse por todo el frente de ataque, tirándose a banda y saliendo mucho del área para recibir la pelota. No sé si es bueno o es malo, creo que depende, pero en la pasada jornada vimos un Lewandowski por muchos momentos del partido jugando lejos del área, apareciendo desde atrás en varias ocasiones. Eso cuando atacaba, cuando defendía, era la punta de lanza para la presión, el primero en salir a presionar seguidos por todo el equipo –en las pocas veces que Polonia lo hizo-.

Tal vez una de sus principales virtudes sea el juego que tiene de espaldas al arco, pivoteando y aguantando el balón para descargar a sus compañeros o bien hacer una jugada personal. Lo triste -para él- es que hoy no está rodeado como sus condiciones futbolísticas lo merecen; porque si recibe de espaldas pero lo marcan dos y no tiene a quien descargar ¿De qué sirve?

No obstante, hay números que reflejan las diferencias de contexto. En el Bayern Múnich, tiene un promedio de 19,1 pases por partido, en la selección polaca tiene un promedio de 26 ¿Qué demuestra esto? Que en la liga alemana el ariete es un definidor nato, y que en su selección demuestra no tener un entorno favorable, para ser –precisamente- un definidor. Por todo lo que decíamos antes, en Polonia tiene contadas las chances de gol mientras en el Bayern puede incluso-en ocasiones- prescindir de ellas.

La soledad y la clase de Toni

El primer partido lo padeció. A Sami Khedira se le pedía llegar desde segunda línea para cargar de hombres la zona final del ataque alemán y Toni quedaba totalmente solo, teniendo que tirar de registros que no tiene. Aceleración, presión sobre el balón y el hombre, cobertura de grandes espacios, etc. Herrera lo invadió, Layún y Lozano lo desbordaron y el equipo de Löw lo pagó.

Para el duelo ante Suecia, le puso a un jugador que necesitaba como agua. Sebastian Rudy. Un pivote posicional que generaba el balance. Lo liberaba en sus tareas defensivas a Kroos y este se podía adelantar al menos unos metros, sin necesidad tampoco de ser sumamente profundo. Pero la alegría a Toni le duró media hora. Rudy se fue del campo con su nariz lesionada y su frustración a cuestas.

No se tardó mucho en explotar esa falencia por parte del equipo escandinavo, ya que el ingreso de Gündogan solo hizo volver al mismo sistema que ante México, al menos en el sector de la sala de máquinas alemana.

Rudy le aportó otro tipo de movimientos, más en horizontal que en vertical en ese primer pase asociativo a Toni Kroos, pero el mediocampista del Manchester City no, fue sumamente vertical desde su ingreso.

Y el primer pase en vertical de Toni, su error. Un pase al rival y un equipo desbalanceado, de hecho, es justamente nuestro protagonista que corrió (desde atrás siempre) a Ola Toivonen.

Luego, lo sabido. Toni Kroos realizó un partido magnífico. Se plantó por delante (casi al lado) de Rüdiger, que ofició como último hombre ya que Jerome Boateng hizo casi de interior por delante de ellos. Y desde allí manejó los hilos del equipo. Werner con muy buenos movimientos, tanto cuando se cerraba para generar superioridad numérica como para abrirles carriles a Hector y Kimmich, pero todo lo decidía Toni.

Cuando quiso ver a Werner abierto a banda, lo hizo y el chico del RB Leipzig asistió a Reus para el empate, y luego le vuelve a ver a Timo abierto en la misma banda izquierda, y saca una falta que era agua en el desierto. Y Toni Kroos hizo lo suyo.

No obstante, Alemania sigue aquejando la soledad del mediocampista de Real Madrid en la mitad de cancha. Cuando a Alemania la toman retrocediendo, sufre. No puede ser el pivote que genere el equilibrio defensivo en su selección, su velocidad de desplazamiento atenta contra lo necesario. Obviamente,  y más allá de esto, la clase y la jerarquía la hace imponer siempre que puede. Y Toni está solo, pero su nivel ha sido espectacular.

La generación dorada mete miedo

Otro sábado para levantarse temprano. La razón: jugaba una de las selecciones candidatas por su juego a ganar la Copa del Mundo, Bélgica. En su primer partido, les costó más de lo esperado, pero golearon 3 a 0 a una selección debutante en este torneo como lo es Panamá.

La idea es clara, y desde hace bastante tiempo que está afianzada en los jugadores. Pero su rival, Túnez, también tiene lo suyo. Aunque con esta derrota 2-5 frente a los belgas quedaron eliminados, su juego atrajo a todos los que vieron su andar, sobretodo en este partido, en donde, a pesar del abultado resultado, tuvieron varias chances de gol, y estuvieron siempre metidos en el partido.

Roberto Martínez, el DT de los “Diablos Rojos”, formó como siempre con un 1-3-4-3, en donde los extremos Hazard y Mertens, son apoyados por los carrileros Meunier y Carrasco. Cuando estos suben, ambos extremos se mueven al medio para generar el juego por adentro, con un referencia corpulento como es Lukaku. En el medio, marca y salida limpia (aunque es un poco desaprovechado), con Witsel y De Bruyne. El volante ofensivo-extremo del Mánchester City en su selección no tiene protagonismo, opacado por tantas figuras que tiene Bélgica en ofensiva.

Nabil Maaloul por otro lado, con un 1-4-3-3, pretendió opacar las virtudes de su rival por las bandas, también haciendo daño por las mismas, y con individualidades destacadas como las de su figura Khazri, quien junto a Sassi en la mayoría de las ocasiones, fueron los principales distribuidores de juego. Cabe destacar que una de las ventajas que tiene en su plantel esta selección es su promedio de altura, donde hasta en la delantera superan hasta los 190cm, con Ben Youssef y Badri, ambos extremos.

Ya desde el principio, el partido se vio condicionado por el penal sobre Hazard, quien se encargó de cambiarlo por el primer gol del encuentro. Apenas 10 minutos después, pelota perdida que termina con Lukaku haciendo el segundo. Desde ese momento, se pudieron ver mejor las ideas de cada uno. Enseguida descontaron las “Águilas de Cartago”, por medio de un tiro libre dirigido por Khazri, quien como dijimos, estaba presente en todas las jugadas.

La idea de Túnez, era aprovechar los 3 zagueros que planteaba Bélgica para poder presionar las salidas cortas, y provocar que busquen en largo constantemente a Lukaku, pero para lograr esto, es necesario también jugadores de calidad. En la mayoría de las ocasiones, la presión dio resultado, aunque buscar en largo era buena idea también para los belgas, pero es difícil evitar las salidas por abajo cuando tu rival tiene a dos zagueros como Vertonghen y Alderweireld, acostumbrados a esto en el Tottenham, y a De Bruyne en una zona retrasada. Lo que si les dio resultado, y terminó provocando el segundo gol, fueron los desbordes y pases al medio, donde principalmente Carrasco se vio superado en varias ocasiones, ya que es un extremo, no un lateral.

Pero lo importante en este partido, fueron los 5 goles. La base lógica para lograr 8 goles en apenas dos partidos mundialistas, es tener hasta 6 hombres adelante, más uno como apoyo por detrás. Como ya mencionamos, las subidas de los carrileros dejaban libres a Hazard y Mertens, jugadores muy habilidosos, y un Lukaku que siempre se las ingenia para encontrarse un hueco por detrás de la defensa rival. Sumado a esto, De Bruyne siempre desmarcado para ser el principal apoyo de estos 5 delanteros, y Witsel como “emergencia” o presión. Demasiados hombres arriba, todos con diversas cualidades, que juntas, provocan estas estadísticas.

Es cierto que hasta ahora no se midieron con una potencia futbolística, pero se hicieron grandes en los partidos “ganables”. El tercer y último partido de la serie, que los enfrenta a Inglaterra, decidirá si de verdad son serios candidatos al título de campeones del mundo, o seguirán quedándose por el camino con una generación “dorada”.

Construcción sobre la marcha para Brasil

La Brasil de Tite, así como ante Suiza en su debut, ha vuelto a evidenciar problemas en la construcción de juego para que sus mejores talentos rompan las defensas más abroqueladas en lo que va de competencia. Costa Rica, con su sello más que transparente de cerrar pasillos internos y externos, ha sido un hueso bastante duro de roer hasta que un error de seguimiento sobre una marca, mejor llamada una ‘desconcentración’, concluyó en el gol de un descolgado Coutinho partiendo desde el centro del campo.

Los inconvenientes de Brasil, por ahora, mucho tienen que ver con la ausencia de un Dani Alves en el lateral diestro, y desde luego, de un retroceso y cambio de perfil de Coutinho. ¿Por qué incide tanto en el juego la falta de Dani Alves? Habría que preguntarle en su momento a Juande Ramos, Guardiola, Allegri y hasta Unai Emery qué produce tanto el divertido de Alves, para que su ausencia se propague negativamente en la fabricación de juego para sus equipos o hasta al mismo Messi, que desde la salida del brasileño del Barcelona, centralizó su posición a falta de un activo fundamental.

Llamémosle falta de automatismos y magia. Es lo que hacen de Dani un baluarte para que sus equipos presenten una buena y prolija realización del buen pase y el engaño. Porque eso es el lateral de Brasil ausente. A esto, la resta de Coutinho por ese perfil, hace que de manera fortuita, Tite deba edificar, otra vez, una herramienta de conjunto para que su ‘10’, Neymar Jr. no cargue con todo el peso de la presión por hacer destrozos.

El 1-4-3-3 en estático de Brasil, se está haciendo difícil de digerir precisamente por estos matices, ya que las mutaciones, los espacios y lo que abarcan los de Tite con balón, se está atascando prematuramente. La llamada zona de influencia de Marcelo, Coutinho y Neymar, se está viendo, por momentos sobrepoblada a la hora de desplegar el fútbol tan conocido. La entrada de Willian para darle dinámica en la otra frontera de Brasil, se está quedando sin gasolina al no tener un motor con tantos cilindros como Dani Alves. El proceso de reestructuración del equipo de las Eliminatorias que barrió con sus rivales, está todavía ‘verde’ si se quiere, muy aparte, por los problemas físicos de su líder futbolístico.

No siempre con más defensas sobre el campo vas a defender mejor. Y tampoco con más delanteros sobre el campo vas a conseguir más goles. Ante Costa Rica, Douglas Costa y Firmino fueron los elegidos para revertir el 0-0 provisional, y algo de mejoría presentó Brasil ante un equipo agazapado con Keylor Navas atrapando todo. Han tardado los de Tite en darse cuenta de cómo lastimar a su rival, pero al final saborearon el triunfo más sufrido. Y si no es así, que lo digan las lágrimas de Neymar al finalizar el partido.

Croacia: Una victoria bien interpretada

Durante un partido de fútbol pueden pasar diferentes momentos donde puede hacer cambios el transcurso del mismo para tratar de inclinarlos a tu favor o pueden ocurrir acciones que te llevan a perder el partido. Croacia, supo interpretar los respectivos momentos que fueron ocurriendo durante su partido ante Argentina y pudo obtener una victoria clara y que lo lleva a los octavos del final.

Zlatko Dalić, realizó cambios en la formación con respecto al partido anterior ante Nigeria. Saco a Andrej Kramaric del equipo y en su posición de mediapunta lo puso a Luka Modric y en el lugar de Luka, el entrenador puso a Marcelo Brozovic. Durante el primer tiempo, Croacia no logro hacer un gran juego. Brozovic no podía ser el primer pase para el ataque y eso hacía ver que tanto Rakitic como Modric no lograban tener las actuaciones que conocemos. Pero el negocio de Croacia no era el mediocampo, sino era atacar por las bandas. Ante el rival que tenía dudas en su línea de 3 en el fondo, aposto mayoritariamente por las bandas. Perisic tuvo la primera ocasión con disparo cruzado que logro tapar el arquero rival. Además la subida de Vrsaljko por la banda derecha también traía dudas a la defensa rival, donde en una de sus subidas tiro un centro cruzado a las espaldas de la defensa donde llego Mandžukić pero no logro definir bien.

A pesar de esas llegadas Croacia no pudo lograr crear más. Sin embargo, ¿Quién tenía la necesidad de ganar? Ante esto Dalić pensó que sería mejor contrarrestar el juego del rival antes que anteponer el suyo. La entrada de Brozovic no genera juego pero sumado a Vida lograban dejar fuera de participación a la mayor amenaza del rival, Lionel Messi. Además, el mediocampo croata presionaba en una presión hombre a hombre donde lo que hacía era retroceder el balón al rival a sus defensores centrales como también a su arquero. Croacia entendía que su rival era el más necesitado de ganar por lo que les cortaba los caminos hacia el arco de Subasic.

El plan defensivo funcionó bien pero ha veces las desconcentraciones del fondo pudo haberle traído dolores de cabeza sobre todo cuando Lovren y Subasic no se entendieron en una presión de un rival y que Enzo Perez desperdicio su oportunidad y Croacia por poco no se traía un dolor de cabeza. A pesar de no tener mucho volumen de juego, Croacia si su tuvo mejores jugadas de peligro y se iba al vestuario tranquilo viendo que el plan pensado daba sus frutos.

El segundo tiempo siguió teniendo la misma tónica pero Caballero pifiaba un pase que se le cedió el balón a Rebic y este último no dudo y de volea convirtió el primer gol del partido y este fue el punto de inflexión del partido. Ante un equipo quebrado en el mediocampo y golpeado psicológicamente no tuvo problemas en imponer la jerarquía de sus grandes talentos para terminar sellando una victoria bien trabajada primero con un gran gol de Luka Modric fuera del área y después una contra encabezada por Ivan Rakitic cuando se culminaba el segundo tiempo en un segundo tiempo donde no sufrió muchos ataques argentinos.

Croacia supo interpretar los momentos del partido para inclinarlo a su favor y aprovecharlos para alcanzar la victoria para su clasificación a octavos de final. Donde tuvo un gran trabajo donde pudo cortar los avances del rival y que si haber logrado un gran volumen de juego tuvo ocasiones claras para romper el partido y lo deja  tranquilo ya clasificado y pensando en lo que va a venir.