Se ganó el lugar

Un jugador de tranco lento, cansino, pero con una técnica exquisita, una zurda llena de talento. El uruguayo Gastón Pereiro cumple un rol preponderante en el PSV puntero de la Eredivisie. Con pocos minutos en cancha, pero ingresando desde el banco y marcando siempre diferencia.

Tocaba enfrentar a un equipo grande, Feyenoord de Róterdam, dirigido técnicamente por Giovanni van Bronckhorst, en uno de los clásicos neerlandeses.

El mexicano Hirving Lozano se encontraba desafectado de la nómina, tras ser sancionado con la tarjeta roja frente a Heerenveen, en la fecha anterior.

Dada dicha circunstancia, Phillip Cocu decidió insertar al charrúa en el once inicial. Era una oportunidad inmejorable para demostrar merecimientos. ¡Y vaya que lo aprovechó!

Desde el comienzo, a Gastón se lo notó motivado y activo. Comenzó a manejar con criterio la gran mayoría de las pelotas paradas, sean tiros libres cercanos al área, como córners. Con excelente capacidad de visión de juego, más una posible indicación del DT, vislumbró una aparente falencia en la defensa de Feyenoord: la marca en zona. Para eso, ejecutó varios saques de esquina en toque corto, generando así la segunda pelota, encontrando a la defensa saliendo. En una de esas acciones, llegó el primer gol de PSV.

Además, en los free kicks optó por asistir en reiteradas ocasiones a sus compañeros, dejándolos habilitados y de cara al gol.

En el juego, arrancó por banda cambiada, para obtener ese recorte característico de los zurdos. Sin tanto dinamismo, ni pique corto, pero capaz de encajar balones con gran precisión. Y de esta forma, se dio el segundo gol del conjunto de Eindhoven. Un robo en la zona central del campo, que desemboca en los pies de Pereiro, quién en un movimiento se saca la marca y lanza con un pase certero al punta, definiendo este último ante la salida del arquero.

Su zona de influencia, por momentos, estuvo caracterizada por retroceder unos metros, posteando y generando espacios a sus espaldas, capitalizando su gran estatura y físico espigado, rompiendo el esquema defensivo rival.

Con movimientos inteligentes, capaz de desestabilizar con un amague o regate para obtener espacios, tomando, en ciertos pasajes del partido, el papel de lanzador y siendo el primer eslabón de la conducción del ataque. Logró acoplarse de excelente forma al ataque, llegando sin pelota por el lado opuesto al momentáneo ataque. De dicha forma, consiguió su premio, recogiendo un rechazo del arquero contrario y empujándola a la red, curiosamente con la pierna inhábil.

Fue uno de los artífices de la victoria de su equipo, aportando una buena solución para el técnico, obteniendo méritos a futuro, pensando tanto en la liga local, como en Rusia 2018.

Una victoria que presiona

En el mediodía del pasado sábado se enfrentaron en el mítico estadio de Anfield el Liverpool y el West Ham United en un partido muy dispar; con dos tiempos muy distintos el uno del otro.

Los locales salieron a la cancha con su característico 4-3- 3, mientras que los Hammers salieron según decían las transmisiones y las aplicaciones sobre el partido con un 3-4- 3. Lo cierto es que ni una ni otra, el Liverpool utilizó para su típica salida por abajo bien jugada un 3-4-3, donde por lo general se volcaba el juego a una banda y el lateral opuesto se sumaba a la línea de mediocampistas, no obstante también sucedió a lo largo del cotejo que, también para salida por abajo, ambos laterales se unieran a la línea de mediocampistas y uno de los pivotes -ya sea Emre Can o el capitán Milner- se retrasara.

Por el otro lado los provenientes de la capital británica salieron con un clarísimo 5-4- 1, con los supuestos carrileros –Zabaleta y Evra- como auténticos marcadores de punta, mientras tanto los dos supuestos extremos –Joao Mário y Lanzini- se retrasaban a
la línea del mediocampo dejando en punta a un solitario Arnautovic.

Dicho esto, comencemos a hablar de lo que pasó con la número 5. Los primeros diez minutos presentaron a un Liverpool muy fino con la pelota, teniendo más del 80% de la posición pero además inquietando con alguna situación de gol clara pero bien resuelta por la defensa Hammer. Durante casi todo el partido los dirigidos por el escocés Moyes presionaron arriba pero siempre en inferioridad numérica lo que nunca le permitió robar la pelota en la salida limpia de los reds y que además le generaba menos gente en la zona donde debía quitarle la pelota al Liverpool, el mediocampo.

Gracias a su pragmatismo los tres delanteros del Liverpool realizaron, ante la férrea defensa del West Ham, todo tipo de movimientos, moviéndose Firmino a la banda, pasando Salah de 9, lo mismo con Mané y así, pero la concentración de toda la defensa del Irons era tremenda.

Sin embargo, a los veintiocho minutos de juego tras un córner todo el gran trabajo defensivo se echó a perder tras varios errores consecutivos, primero el guardameta Adrián es estorbado por un jugador red que no tiene la marca de ningún jugador Hammer, esto genera que un tiro de esquina que cae al centro de área chica no pueda ser repelido por el portero y por si fuera poca un muy mal marcaje del experimentado Evra que quiere anticipar a su marcador Emre Can pero no llega y la pelota lo sobre pasa dejando solo al joven alemán que casi sin elevarse concreta el 1 a 0 que sería lapidario.

La primera mitad se fue con el Liverpool merecidamente arriba por el dominio del juego, pero el West Ham con Arnautovic aislado logró exigir a Karius en dos oportunidades claras, entonces, la diferencia en tenencia de pelota no era proporcional a la cantidad de jugadas de peligro creadas.

Para el segundo tiempo el Liverpool salió como un torbellino a llevarse el mundo por delante. A los cinco minutos ya estaba dos arriba en el marcador tras un error defensivo de Kouyaté y una gran definición de Salah. La defensa del West Ham parecía otra, había perdido toda la concentración que tuvo en la primera mitad, fue una llegada tras otra, y llegó el gol de Firmino.

Cuando el partido parecía más que cerrado llegó el gol del recién ingresado Antonio -por un muy poco participativo Lanzini- que cualquiera hubiera pensado le daría ánimos para seguir, pues no, fue como un palo en la rueda, ya que tras el gol el equipo se quedó aún más, entregó la pelota al Liverpool que siguió haciendo su juego y encontró luego de varias chances desperdiciadas, una muy bonita jugada que definió Mané. Lo mejor que se vio de los reds en la segunda mitad fue la aparición de Chamberlain como media punta llegando al área por el centro -como a él le gusta y no lo suelen poner-, tuvo el balón, y realizó pases exquisitos e hilvanó jugadas memorables.

Por el lado del West Ham le faltó pragmatismo para salir a buscar un partido cuando se encontró debajo en el marcador, incluso estando solo dos goles abajo y quedando media hora de juego fue muy pasivo en la marca y en la presión, le faltó agresividad para llevarse aunque sea un punto de Anfield, Arnautovic sigue dando de qué hablar pero está muy solo como para poder arreglárselas, Chicharito que venía de tres goles en sus últimos cuatro partido solo estuvo once minutos en cancha y sin Arnautovic al lado.

En la vereda del frente, el Liverpool guardó algunos jugadores pero puso casi toda la carne en el asador, si bien mejora defensivamente con Van Dijk sigue pasando zozobras con equipos de poco peso ofensivo, la gran virtud defensiva que tienen los de Klopp es defenderse con el balón en los pies, teniendo la pelota y generando posesiones largas. Esta victoria, en relación a los resultados de la jornada en Premier League hace que los que pelean por puestos de Champions League estén más atentos que nunca. Liverpool consiguió una victoria que presiona.

Diario de un europeo #1 – Porto Alegre, Brasil

Hace aproximadamente un año me metieron el veneno del fútbol sudamericano: Argentina, Uruguay, Colombia y sobre todo la Libertadores. Desde el otro lado del Atlántico se hace difícil acceder al fútbol sudamericano, por lo que el interés debe ser grande para ver fútbol de madrugada.

Aquí es donde me surge la idea de analizar partidos de allá con la visión de un español. Y esa es la gracia, la ausencia de un contexto histórico-cultural, y solo hablar del plano futbolístico.

Nace el cuaderno de bitácora de un europeo enamorado del fútbol sudamericano.

Esta madrugada, mi viaje virtual me lleva a Porto Alegre, ciudad sureña de Brasil. Muy cercana a Buenos Aires y Montevideo. El desembarco llega con motivo de la vuelta de la Recopa Sudamericana. Enfrentando al campeón de la Copa Libertadores, Gremio, y el campeón de la Copa Sudamericana, Independiente de Avellaneda.

La atención centrada en este partido, llega, primero, por ver quién logra alzarse Rey de Sudamérica, y segundo, precisamente por el partido de ida, donde Independiente a pesar de jugar con uno menos, demostró un gran compromiso y un derroche físico.

El ambiente del Arena Do Gremio es ensordecedor, con 60.000 gargantas alentando a los suyos y apretando a los argentinos. Y sobre el césped, alto voltaje, sin concesiones, a tumba abierta.

Gremio, sin Arthur, se aferra a un centro del campo fuerte, y a la velocidad arriba de Everton y Luan, sumada a una presión brutal en zona de creación del rojo.

El plan del equipo argentino, poner más paciencia en la creación y las apariciones por dentro tanto de Menéndez como de Meza, y debido a la verticalidad de Gremio, replegar un poco más la presión.

Los primeros 15 minutos, fueron completos de Gremio, llegó con más claridad y peligro, incluída una incursión en solitario de Everton, que saca bajo palos Amorebieta.

Tras sacudirse la presión brasileña, Independiente comienza a combinar y aparecer por las inmediaciones del portero brasileño, Marcelo Grohe. Al llegar a la primera media hora, se pausó más el partido, comenzando el juego más táctico y sobretodo de intensidad y fricción de ambos conjuntos.

Gremio desactiva la conexión de Gaibor con los volantes Menéndez y Meza, obligando a Fernández a disputar con Geromel y Kannemann, lo cual es una desventaja y los centrales de Gremio, estuvieron muy comodos toda la primera parte. Por parte de Independiente, adelanta líneas y provoca que Everton y Luan no tengan tantos espacios obligando a Alisson a moverse a los espacios entre defensa y Domingo.

Y llega la jugada que lo cambia todo, llegando al final del 1T, el arbitro consulta el VAR por una acción temeraria de Amorebieta, que termina expulsado. Esto obliga a Holan a sacar del partido a Leandro Fernández para ingresar a Figal.

El 2T volvía a recordar al partido de ida, Gremio volcado al ataque e Independiente peleando sin 9 puro. Quizás Gremio pecó de conservador o Independiente demostró que se puede defender igual de bien con uno menos. Intercambio leve de golpes en el 2T, y partido a la prórroga.

La prórroga se planteó como una lucha de fuerzas, por parte brasileña, acumuló 4 hombres arriba, emparejados con los 4 defensas de Independiente y a buscar la acción individual, y por parte argentina, el mencionado bloque defensivo encargado de parar el ataque, 4 en el centro y Benítez arriba en solitario.

El 2T de la prórroga nos ofreció dos equipos muy cansados del desgaste, con mucho miedo a encajar y partidos en dos. Pocas ideas, menos piernas, se terminaron por ir a penales.

En los penales, Gremio se llevó la gloria. Tras alzar la Libertadores, se hizo Rey de Sudamérica.

A dos orillas | 1×03

“A dos orillas” es un espacio dentro de Detrás del Arco Radio para poder hablar del fútbol rioplatense. Argentina y Uruguay son los protagonistas de un programa para analizar la actualidad de las ligas locales, los equipos que participan de Copa Libertadores y de sus selecciones.

En el tercer programa Alexander Machado y Mario Repetto tratan los siguientes temas:

A dos Orillas 1x03

Mediocampos antagónicos

La segunda tanda de partidos de la ida de la Champions League nos presenta un Shakhtar Donetsk versus Roma, un partido donde se miden dos equipos con peso en el ámbito local de cada uno. Además, los dos suelen plantear estilos diferentes en cuanto a la zona de volantes se habla. En este caso, vamos a repasar las ventajas y desventajas de ambas formas de nutrir la mitad de la cancha.

Por un lado, el equipo de origen ucraniano, posee entre sus filas la sorprendente suma de 8 futbolistas brasileños, de los cuales 5 son volantes. Todos los de esta zona tienen como similitud ser o de corta estatura o no ser robustos en cuanto a su físico. Menos Alan, el resto de ellos suelen ser titulares en el equipo dirigido por el portugués Fonseca. En un esquema de cinco jugadores en el medio, dos de marca y tres ofensivos, el quinto jugador, de origen local, Stepanenko, tampoco cuenta con las facetas corpulentas que requiere la zona defensiva que ocupa en el campo, en dicha línea de dos por delante de la defensa. Todo esto, lo que nos demuestra, es que los “Topos”, suelen ser un equipo muy ofensivo, que juega mucho por afuera con jugadores rápidos como Taison o Marlos, y que en zonas más defensivas, prefiere usar jugadores que apoyen al juego rápido que proponen los de arriba. Quizás las falencias que puedan sufrir en los partidos frente al conjunto italiano, se deban a la baja capacidad de contener los ataques rivales a físico, como se suele usar en todo equipo equilibrado. Por otra parte, la ventaja que despliegan los también llamados “Mineros”, son la velocidad tanto por afuera como por adentro, para asistir al argentino Ferreyra, que también conecta con el estilo de juego de los brasileños. Para poder frenar a este equipo, se necesita llegar a igualar la gran agilidad que tienen.

Por el otro lado, se propone un mediocampo un poco más equilibrado, pero que tiene como principal virtud, el físico, y la capacidad defensiva. Normalmente, tras la salida de Pjanic a mediados de 2016, se suele establecer una línea de tres con De Rossi, Nainggolan y Strootman, y desde el anterior período de fichajes cuanta con Gonalons. Como se ha dicho, estos jugadores destacan frenando los ataques rivales a puro físico, pero a la hora de generar jugadas, se encargan generalmente los punteros. El más completo de los cuatro es el de origen belga Nainggolan, que se encuentra en su máximo nivel, haciendo goles o incluso actuando como enlace para los tres delanteros. Esto se resume en que si logran cerrar los espacios que el Shakthar pueda generar, podrán encerrar a los atacantes, pero en situaciones de duelo individual, la ventaja la tienen los de Ucrania, ya que poseen la velocidad para escapar de los corpulentos pero más pausados mediocampos romanos.

Dos formas de plantear la zona de volantes que se contradicen, y que mostrando sus mejores versiones, ofrecerán un duelo más que interesante. Los de Donetsk, apostando a hacer el mayor daño posible, y los romanos apostando a controlar dicha ofensiva.

Diablos rojos en Nervión

Por historia, palmarés y presupuesto, se antoja un duelo con los de Manchester muy favoritos, pero si algo hemos aprendido del Sevilla, es que como dice la letra de su himno “…nunca se rinde…”.

Con Mourinho aceptando que luchan por ser segundos, con la Carabao Cup entre City y Arsenal, la FA Cup en fases tempranas, no le queda más remedio a la ambición mancuniana que apretar por pelear la Champions League. Su primer escollo será el Sevilla F.C., club con una trayectoria reciente cargada de títulos y sobre el cual se ha etiquetado la vitola de rival incomodo. Visitar Nervión es símbolo de tener que estar al 200% si quieres mantenerte vivo en la eliminatoria.

Bien es verdad, que el adiós de Monchi ha supuesto un bajón en las prestaciones sevillistas, con más sombras que luces en las incorporaciones y un mercado invernal con importantes refuerzos. Contaba el Sevilla con un centro del campo de mucha presencia física con Pizarro-N’Zonzi y Banega descolgado con libertad para crear. Nolito y Navas como estiletes en banda, Correa sumando entre líneas y arriba Muriel y Ben Yedder con la responsabilidad del gol.

Con la llegada de Enero, de Montella y 4 fichajes, el Sevilla ha modificado estilísticamente su manera de atacar. Navas ha retrasado su posición para ser lateral, Nolito ha perdido protagonismo, Pizarro se ha perdido en el banquillo, y el gran rendimiento de Sarabia, le han dado al sevilla otro color.

En defensa, Lenglet-Kjaer-Mercado serán las alternativas en el centro de la zaga, dependerá mucho de si Montella apuesta por Navas en el lateral, o prefiere a Mercado para contener a Alexis Sanchez. Escudero es fijo en el lateral zurdo. En el centro del campo, donde más variantes se esperan, es probable que apueste por Roque Mesa como ancla, y con ello, darle libertad de espacio a N’zonzi para que se empareje con Pogba y se lo ponga difícil al bueno de Paul.

Banega estará muy liberado de la parcela defensiva y con la incorporación de Roque Mesa, le permite jugar entre líneas y no tener que bajar a comenzar la creación.

Arriba, Sarabia-Correa-Mudo Vázquez para dos puestos, siendo Sarabia el que mejor rendimiento está dando, siendo pieza clave, y en punta un Sandro que regresa a España tras un discreto paso por la Premier.

Por parte del Manchester, cuenta con 2 bajas por lesión (Bailly e Ibrahimovic), por lo que en defensa parece claro que saldrá con Lindelof-Jones, con Valencia por lateral derecho y Shaw por izquierda. El centro del campo, con Matic-Herrera-Pogba y arriba Alexis por izquierda, Mata por derecha y como referencia Romelu Lukaku.

Es un dibujo muy similar al del Sevilla, con Herrera como ancla, Matic como recorrido para transicionar y Pogba entre lineas para hacer daño.

Parece claro que Lukaku será quien fije a los centrales, y Alexis y Mata rompan por dentro para dejar el carril a los laterales. Duelo importante el que se prevé entre Lukaku y Kjaer, clave para el Sevilla si quiere evitar la segunda jugada del United.

El duelo destacado estará en el centro del campo, Pogba-N’Zonzi, duelo de mucho físico, gran recorrido y mucha altura. Del rendimiento de N’Zonzi depende muy mucho las opciones del Sevilla.

Blues y Culés, un duelo moderno

Cuando se develaron los octavos de final de la Champions League 2017/18 las luces, sin dudas, se fueron con el enfrentamiento del defensor bicampeón y el equipo que tiene esta competencia como obsesión, al que parece ser lo único que motiva en su día a día. Pero cuando pasó la euforia de los primeros momentos, y analizando todos los cruces, el que más me llamó la atención es el choque de los Blues ante el equipo de Lionel Messi, que es lo mismo que decir Chelsea vs Barcelona.

Creo que el campeón de la Premier League 16/17 se está recuperando de la siesta de esta temporada y está listo para enfrentar al equipo español de par a par. Ya no se extraña al Diego Costa en Stamford Bridge y no se lamenta la lesión de David Luiz. Antonio Conte, el estratega nacido en la ciudad italiana de Lecce, tiene preparado y en perfectas condiciones a sus jugadores.

Chelsea no parte como favorito, pero si hay un equipo que complica al Barcelona en Champions es sin dudas el equipo de la clase alta de Londres. Recordado es el gol en el minuto 93 de Andrés Iniesta en el semis final de la edición 2008/09, dándo el pase a la final y a la que sería la primer Champions League ganada por Pep Guardiola como entrenador.

¿Pero si no es favorito, puede igualmente eliminar al FC Barcelona?

Conte ha recuperado su mayor arma que es la defensa, con dos caras nuevas como el danés Andreas Christensen y el alemán ex Roma Antonio Rüdiger por el lesionado David Luiz y por decisiones técnicas Gary Cahilll. Ellos, más Azpilicueta forman el tridente delante de Courtois y están respaldados en banda izquierda por Marcos Alonso, mientras que en derecha por el nigeriano Victor Moses.

Sacando al nigeriano que nació futbolísticamente como un hombre de ataque, los otros cuatro integrantes  de la defensa tienen, desde lo físico y técnico todo lo que se puede exigir a defensores de nivel Champions League: son rápidos, grandotes y muy aguerridos en la marca, sobretodo el ex Olympique de Marsella Cesar Azpilicueta.

Enfrente, para probar esto que decimos de los “soldados” de Conte estarán el mejor jugador del mundo, el mejor 9 del momento, y una de las mejores promesas como Ousmane Dembélé.

Si Messi elige tirarse al lado derecho y hacer su jugada característica de derecha al centro, su primer escoyo será el más duro tal vez para el rosarino, porque desde el medio llegará la ayuda de N´Golo Kante, que se sumará a Marcos Alonso y al primer central por ese costado Rüdiger. Igualmente creo que no enfrentar a Azpilicueta es una ventaja a favor de Messi.

El punto más flojo, si se puede decir, sin dudas está en el ataque. Un equipo que no cuenta con un goleador es difícil que llegue a la meta final de coronarse campeón de algo, pero esto es solo una serie de 180 minutos en la que esa falencia puede que no aparezca. Hazard es el crack y el mejor anotador en lo que va de la temporada. En él está depositada la esperanza de gol/juego. Del belga esperamos que tenga su partido consagratorio en esta competencia llevando a su equipo a cuartos. No sabemos qué esquema pondrá Antonio Conte en cancha, si se la juega por poner a los más veloces como contra el Arsenal en la semifinal de Copa Pedro, Hazard y Willian o sacar a este último y poner un nueve de contextura como Morata o el recién llegado Giroud. En mi opinión que Willian y Pedro tengan más que preocupado a Jordi Alba y Sergi Roberto es un punto a favor para los ingleses.

Hablamos de la defensa y ataque de los blue para llegar a donde para mi está la clave y ésta tiene un nombre propio: Cesc Fábregas tiene la llave para que Chelsea se quede con el pasaje a cuartos. Serán decisivos si el español puede meter esos pases entrelineas a los delanteros y si puede encontrar esa bola que quedará tras la presión que harán los de Conte en la salida de Barcelona.

Chelsea en modo Premier está presionando alto con la línea de ataque y el medio con la defensa se adelantan pero muy unidas entre no así entre la primera y segunda línea en la cual hay cierta distancia. Que Hazard vaya encima de Busquets podría tener mucho sentido para el equipo inglés, tratar que quede desconectado con los tres de arriba y que la única forma de encontrarlos sea un balón largo donde en número de jugadores y en potencia física Chelsea es mucho mas.

Habrá que esperar qué decide el técnico italiano, ya que esta temporada no tiene un once ni tampoco un esquema fijo, puede jugar con 5-2-3 (Willian, Hazard, Pedro), un 5-3-2 (Kante, Bakayoko, Fábregas), o 5-2-3 con una referencia de área.

Por último, el fútbol es dinámica de lo impensado, así que ya veremos.

Bayern Münich y el éxito de sus rotaciones

Por el marco de la Bundesliga, al Bayern de Múnich se le presentaba una oportunidad ideal para experimentar la fórmula planteada tras el último mercado de pases para encarar el resto de la temporada, y es que el enfoque principal fue buscar jugadores a la altura del torneo local que pudieran suplir a los titulares, ya que estos serían los principales para disputar la Champions League, torneo donde se encuentran en Octavos, y deberán enfrentar al Besiktas. Teniendo a jugadores como Lewandowski (principal jugador a suplir en el equipo), James, Muller, o la pareja de zagueros Boateng y Hummels, jugadores recientemente fichados como Tolisso, Sule o el experimentado delantero centro Sandro Wagner, iban a tener otra oportunidad, para demostrar que con ellos, pueden darle descanso a los mejores y aun así, seguir en el tope de la tabla alemana. Esta vez frente al Wolfsburg, se iba a probar otra vez esta idea.

Como era de esperarse, a pesar de estar jugando en el Wolkswagen Arena, el conjunto visitante iba a ser el que dominara el balón al principio, pero sin generar llegadas de peligro, pero es el local, que tras un córner con jugada preparada, hace que Didavi conecte con la cabeza y la mande a la red. Tardía respuesta de la defensa conformada por Sule y el habitual volante de marca Javi Martínez, y Ulreich que no puede desviar la pelota. Tras esto, la línea defensiva de los de Heinckes se adelantó claramente hasta terminar jugando en la zona de volantes, y utilizando muchas veces a los carrileros como apoyo para Robben y Ribery. Terminado el primer tiempo, incluso el Bayern pudo haberse quedado com 10 futbolistas, tras un golpe intencional en una disputa de Ribery, pero el árbitro desestimó el hecho.

Sin cambios para la segunda parte, pero la dinámica era la misma, con dominio Bávaro, y con contraataques de “Los Lobos”, hasta que, tras una dudosa decisión del colegiado, Robben tenía la oportunidad de igualar el marcador, pero fue en el mejor momento de Casteels, que detuvo esa y otras llegadas peligrosas. Minutos después, Wagner recibe un gran centro de derecha del holandés y define de cabeza para el empate. Las cosas se ponían más tranquilas, pero era tiempo de ir a por los 3 puntos, y terminaron entrando Lewandowski, Alaba y Muller, y en el último minuto, otro penal y el polaco goleador del torneo la manda a guardar.

En aprietos, pero se logró el resultado. Sirvió para darle minutos a los fichajes más recientes, y se pudieron ver puntos altos en la mayoría. Wagner, la llegada más anhelada, demostró una vez más su gran carácter dominante dentro del área, que junto a su experiencia, lo hace el “9” típico de área. Rudy suplantando a Vidal, demostró tener buenas facetas defensivas y de incorporación al ataque. Perfectamente puede ser titular en la liga. La dupla de zaga Sule-Javi Martínez también tuvo un buen partido, excepto por la pérdida de marca del español en el gol que recibieron. El que no demostró estar a su mejor nivel fue Tolisso, el volante “box-to-box” francés, que no entró en las mayores incidencias del partido.

El resumen, la mayoría de los nuevos futbolistas cumplen con las expectativas, e incluso algunos pretenden dar pelea por un puesto fijo, y analizando los millones invertidos en ellos por parte del club, podemos decir que está siendo una estrategia exitosa, y de seguir con este ritmo arrollador en el medio local, podrán asegurarse su sexto título consecutivo de Bundesliga.

Gran campaña del interino Jupp Heinckes…

Sobrevivir en el Allianz Arena

Andaban por Münich felices porque su Bayern había salido afortunado del sorteo de Octavos de Final de la UEFA Champions League. El sorteo le ha regalado a una de las “cenicientas” del bombo, un Besiktas que ya ha sorprendido a Porto y Nápoles. No en vano, en la capital bávara no deberían relajarse y pensar que todo está hecho, pues el Besiktas cuenta con un plantel muy interesante.

La fuerza del Besiktas radica en un once que deriva en dos bloques con Hutchinson como nexo de unión. Cuando el equipo ataca, casi siempre por la banda de Quaresma, llega al área con 4 jugadores, siempre con la intención de dar la jugada por finalizada. Dos guardaespaldas como pareja de centrales, Pepe y Tosic, fuertes y duros al corte, con gran anticipación, dos laterales de largo recorrido, Erkin y Adriano (a pierna cambiada), el ancla Hutchinson y arriba aparece un dinamismo bestial, con Quaresma por derecha, Babel que arranca por izquierda para entrar en área, Talisca con libertad de movimiento y Negredo como punta.

Tras la salida de Tosun, Şenol Güneş ha modificado su parcela ofensiva con un referente arriba como es Negredo y Talisca ha perdido espacios para aparecer desde atrás.

Si el Bayern no quiere sobresaltos ni jugar con fuego, debería fijar muy bien los desmarques de Quaresma, pues mucho fútbol turco fluye por su banda, fijar muy bien a Negredo para que no abra los espacios, y sobretodo tener localizado siempre a Talisca.

Es el hombre clave del Besiktas, 12 goles en 29 partidos dan fe de ello. 1,91m y muchísima potencia de llegada son las claves de un brasileño atípico.

Heynckes por su parte, dispone de un variado arsenal ofensivo capaz de borrar la sonrisa a cualquier equipo. Una potente referencia arriba, Robert Lewandowski, fijando a los dos centrales y entrando al área, mucha movilidad por dentro con James, Müller y Thiago y por fuera mucho desborde, uno para uno con Robben, Ribery y Coman.

El Bayern ha recuperado con la vuelta de Juup, la verticalidad, el juego al espacio y un balance defensivo más marcado. Con Javi Martínez como Pivote defensivo, Arturo Vidal y Tolisso como volantes de gran recorrido, el conjunto bávaro cierra muy bien por dentro y sobretodo les da más seguridad a las subidas de Alaba-Bernat por izquierda como de Rafinha-Kimmich por derecha.

Todo ello sumado a la pareja de centrales, una de las más completas del torneo debido sobre todo al alto nivel competitivo que ofrece Hummels; estará por ver si Juup sigue apostando por Boateng o le da la alternativa al bueno de Süle.

Arriba, se ha vuelto fundamental James Rodríguez, que ha recuperado su mejor versión, ha recuperado la sonrisa y devuelve la confianza con goles. Pero no todo es James, también hemos visto la alternativa a Robben-Ribery en Coman, el francés vuelve a ser ese extremo incisivo y de llegada a fondo, con una aceleración endiablada.  Dos alternativas a la larga lista de armas ofensivas del Bayern, sin duda con apuesta fija a Lewandowski.

El duelo destacado de esta eliminatoria va a ser las opciones que tenga Talisca frente a la regularidad del polaco Lewandowski.

Chelsea gana en recursos

La temporada pasada, cuando el Chelsea de Antonio Conte cambió su forma de jugar, cuando el equipo tuvo que hacer un “click” porque Wenger y su Arsenal los habían humillado, se transformaron en un equipo sólido, invencible por momentos de la temporada. Aprovecharon la ausencia en competiciones europeas y jugaron al límite cada una de las jornadas que lo llevaron a un título que se veía de lejos que podría alcanzarse más pronto que tarde.

Antonio Conte, como hemos comentado ya en este espacio, realizó una revolución táctica en una Premier League globalizada a la máxima expresión. Muchos equipos comenzaron a tener grandes sucesos con el mismo sistema que el italiano trajo a las islas británicas.

En esta temporada, las incorporaciones realizadas por el equipo londinense hicieron a Conte cambiar ciertos aspectos de su esquema táctico, y del funcionar del equipo. En primer lugar, la salida de Nemanja Matic del equipo fue un factor traumático para el medio campo blue, el serbio se entendía y complementaba a las mil maravillas con el francés N´Golo Kanté. Mientras uno presionaba alto, el otro se quedaba ocupando espacios. Matic le daba al equipo además una salida siempre segura, un pase a banda o en diagonal a los extremos que se sabía que iba a llegar a destino. En el actual curso, la llegada de Tiemoué Bakayoko generó que la sala de máquinas cambie de operario ya que paso a ser Kanté el creador de los primeros pases en las transiciones ofensivas de Chelsea.

A su vez, un cambio muy radical, y que lo viene sufriendo desde comienzo de temporada es la salida de su estandarte ofensivo Diego Costa. La desaparición del once titular del actual jugador de Atlético Madrid hizo cambiar la fisonomía de los ataques de Chelsea. Costa no sólo fijaba centrales, sino que los sacaba de posición retrasándose en el campo de juego. Hoy, Álvaro Morata carece de ese oficio guerrero que te daba el español nacido en Brasil.

No obstante, no son todas pálidas para el conjunto de Conte. En el último partido disputado ante Hull City por FA Cup, pudimos observar un equipo muy parecido al de la pasada temporada. La aparición de Emerson Palmieri en la banda izquierda es un soplo de aire fresco para el entrenador italiano. No sólo le genera competencia por el puesto a Marcos Alonso, sino que Emerson a la capacidad ofensiva del carrilero le agrega una maravillosa técnica con el balón en los pies. También, observamos la aparición de Olivier Giroud en el equipo titular. Me cuestionaba sobre la capacidad del francés de hacerse con el puesto de delantero centro, pero la realidad es que ahora Chelsea cuenta con dos números nueve capaces de realizar distintas cosas en el campo de juego, de entregarle al equipo distintos registros y que permiten al equipo jugar con un delantero mirando al arco, o de espaldas al mismo.

Con la aparición del ex Arsenal, además, los movimientos de los mediapuntas (hoy Willian y Pedro) comenzaron a parecerse a lo realizado por Eden Hazard y Pedro Rodríguez en la temporada donde consiguieron el título. Esos extremos que tienen la capacidad de presionar muy alto y coordinado con el delantero centro, pero que, además, pueden intercambiar bandas y desbordar o realizar diagonales según la jugada lo pida.

Chelsea realizó cuarenta y cinco minutos maravillosos en su estadio. Y el rival si bien no mostró mayor resistencia, si permitió ver a los muchachos de Conte desplegar todo su repertorio en materia ofensiva. Donde pudimos ver parte de lo señalado, los cambios de banda de los extremos, el juego de espaldas al arco de Olivier Giroud que se fue con un gol y dos asistencias. El puñal que resultó Emerson Palmieri por banda izquierda y el equilibrio que significó Davide Zappacosta por el lado opuesto.

En resumidas cuentas, Chelsea comienza a mostrar que, a partir de fichajes nuevos posee mayor capacidad resolutiva, y sobre todo de recursos para poder crecer mucho más durante la temporada. El escollo del martes será clave para observar si este equipo está listo para competir al mayor nivel de exigencia posible.