Comienza la Fase Final del Sudamericano Sub 20

Como lo hicimos con el Europeo sub 19 en el año 2016, volvemos a meter el bisturí en un torneo de las futuras promesas del fútbol mundial. Esta vez la cita es en Sudamérica, más precisamente en Ecuador, donde las 10 selecciones Sub 20 pertenecientes a la Conmebol se juegan cuatro boletos al Mundial de la categoría que se disputará en Corea del Sur.
Lo primero que cabe puntualizar es el contexto en que se está despuntando este torneo. A diferencia del último europeo, acá las canchas presentadas son lamentables, lo que hace difícil la práctica del deporte. Los terrenos hacen que el juego tenga un alto porcentaje de “azar”, en distintas jugadas de los partidos. Esto es debido a los malos piques que continuamente hace el balón sobre el césped y recordemos que a esta dificultad se le agrega un inconveniente natural como la altura que existe en Ecuador. Olimpico Riobama, Bellavista de Ambato y el Olímpico de Ibarra son los tres estadios que albergaron la primera fase.
Con respecto a lo futbolístico tuvimos en este cierre de la primera etapa un grupo A con los clasificados, Ecuador, Colombia y Brasil, y los eliminados Paraguay y Chile. En el grupo B clasificaron Uruguay, Argentina, Venezuela, mientras que ya no compiten Bolivia y Perú.

GRUPO A

Nos encontramos con el local Ecuador que arrancó perdiendo 1 a 0 contra Brasil, pero que se recuperó ganando de forma agónica el segundo compromiso frente a Colombia por 4 a 3, terminó primero de grupo dejando una imagen buena pero, por más que la tabla lo muestre primero, tendrá que hacer algo mas para quedar entre los cuatro. Se espera que mejore el nivel su jugador franquicia Bryan Cabezas, que estuvo más en labores defensivas que haciendo lo que sabe -producir en el juego ofensivo. Están teniendo un gran nivel los dos puntas, Corozo y Lino, en el medio gran producción de Sierra y Jaramillo (doble cinco) y por el carril del 3 con muy buenas subidas esta Pervis Estupiñan, hombre de Liga de Quito.

FBL-U20-ECU-CHI
Bryan Cabezas

Colombia arrancó para volverse pronto a su país pero debido a la victoria en el minuto 41 del segundo tiempo frente a Brasil pudo ganar en su tercer partido y llegar con muchas más chances al último encuentro donde consiguió quedarse con los tres puntos contra el combinado chileno. El equipo cafetero logró tener un buen nivel de juego cuando la pelota pasaba por su medio centro, Eduardo Atuesta, un jugador fino, de un muy buen primer pase y un gran anticipo en la marca. También usó y abusó en algunos casos del pelotazo a los delanteros como Ceter– de gran envergadura como casi todo el plantel-, para que este baje el balón y así disputar la segunda pelota muy cerca del área rival. Para destacar algunos jugadores, me gustó mucho la dupla de centrales Cuesta y Segura, y me dejo algunas dudas el golero Manuel Arias.

Brasil desilusionó a medida que transcurrió el campeonato. Tuvo un buen debut frente al local donde el resultado final de 1 a 0 no refleja lo que fue el partido porque los de la verde amarella tuvieron muchísimas ocasiones, sobretodo su punta Vizeu. Pero después el equipo se volvió lento y previsible a tal punto que en el último enfrentamiento contra Colombia parecía no querer jugarlo mostrando un ritmo cansino y desganado.
Como siempre, en Brasil hay nombres interesantes, el que pongo arriba de todo es justamente uno que juega abajo, Lyanco, jugador con orígenes en el país de Serbia y que tiene la gran particularidad de haber defendido los colores de ese país en el ultimo Europeo sub 19 pero que ahora defiende los de su país de nacimiento. Jugador grandote algo lento pero de un poderosísimo juego aéreo y una presencia que imprime un gran respeto, también le gusta tirar del carro desde atrás cuando sus compañeros están medio “dormidos”. En la parte creativa destaco a Richarlison del Fluminense y a Jaba del Conrinthians, dos jugadores que van por los carriles laterales en donde tienen una velocidad y un regate que hacen que Brasil tenga su mayor poder de fuego en los costados del ataque. Por último, una debilidad personal que como Brasil terminó de más a menos en esta primera fase, el creativo, el que lleva la 10, el del toque exquisito pero el también lagunero, Lucas Paqueta.

lyanco
“El muro” Lyanco

Grupo B

Uruguay fue la que ganó este grupo. El equipo celeste arrancó con dos empates y después consiguió dos victorias con 5 goles a favor y ninguno en contra. En esta primera fase mostró que sus puntos fuertes están en el ataque. Liderados desde la capitanía y desde el juego por su hombre más importante, el jugador de Nacional de Uruguay, Rodrigo Amaral. Su estado físico no es el óptimo ni mucho menos, pero el 10 uruguayo está demostrando toda su calidad haciendo jugar a sus compañeros y también siendo protagonista en los goles como el que le marcó a Argentina con una gran definición con el cañón que tiene en su zurda. Otro nombre importante es el combativo volante central de Plaza colonia, Facundo Waller, es el hombre clave del equipo para recuperar el balón, es incansable y cuando recupera tiene un juego mas que respetable, no creo que el humilde equipo donde pertenece lo pueda retener, seguramente ya esté en varias carpetas de equipos del futbol europeo. El punto débil, a mi parecer, está en el arco, no lo vi muy bien a Santiago Mele, sobre todo en los partidos más importantes.

rodrigo-amaral
Rodrigo Amaral

Argentina fue la segunda, después del empate en el partido inaugural frente a Perú el equipo fue vareando hasta encontrar un equipo medianamente estable, salió del once Ezequiel Barco que llegó al sudamericano con el mote de la nueva joya Argentina y entró como titular el delantero de Boca Juniors, Marcelo Torres, que se destapó con goles importantes y que junto al otro delantero, Lautaro Martinez, están entendiéndose a la perfección. Lo pendiente en el equipo dirigido por Claudio Úbeda podría ser encontrar quien acompañe al capitán Santiago Ascacibar en el mediocampo, pasaron varios compañeros pero ninguno se pudo asentar. Otro tema sigue siendo el pobre nivel que suelen tener todos los equipos argentinos en los puestos de lateral izquierdo y derecho.

marcelo-torres-argentina-uruguay-u20-21012017_oox46g2ri7qj174avviotx84x
Marcelo Torres

Venezuela es la sorpresa del torneo. Se metió tras el cero a cero con Argentina en la segunda fase, dejando atrás a Bolivia y Perú. Se podría pensar que el equipo de la leyenda venezolana Rafael Dudamel estaría satisfecha con el torneo realizado hasta ahora, pero yo creo que tiene algunas armas para poder soñar estar entre las cuatro selecciones clasificadas. Cuenta con el mejor arquero para mi del torneo como es Wuilker Fariñez , el capitán y volante defensivo Yangel Herrera y el carrilero de gran potencia física, Sergio Cordova, con ellos creo que se puede tener una luz de esperanza. Solo faltaría que su punto más débil, que es el cetro delantero Ronaldo Peña, ajuste la mira de cara al arco para no seguir desperdiciando chances de gol.

Expectativas y desilusiones: lo que dejó la primera fase de la CAN 2017

can-2017-ghana-fans
Hinchada de Ghana. // Foto: Tomada de Internet.

La fase de grupos de la Copa Africana de Naciones (CAN) llegó a su fin, y con este comienzan a barajarse los posibles candidatos a conseguir el máximo trofeo a nivel de selecciones africanas. Al acabar esta ronda existen dos caras: la felicidad de los clasificados y la desilusión de los eliminados. Los cuartos de final comenzarán este sábado y las expectativas son altas, pero esta vez vamos a analizar a aquellos que no pudieron pasar de ronda, los que cayeron en la fase de grupos. El local Gabón ya no está, Argelia favorito en el grupo B quedó tercera, el actual campeón se fue para la casa y las pequeñas Malí y Uganda pasaron sin generar algo más. Vamos a analizar qué jugadores aportaron, de cuáles se esperaba un mejor papel y cómo jugaron la Copa.

 

Gabón: el local ya está afuera: ser anfitrión no es tarea fácil, dicen que los que disfrutan la fiesta son los invitados, puede que esta sea una de las razones por las que se le complicó el torneo al equipo del español José Antonio Camacho. Las Panteras comenzaban el torneo ante Guinea-Bisáu, un equipo accesible en el papel, pero que planteó algo diferente en el juego. Todo iba bien, victoria gabonesa, con gol de Aubameyang, hasta que en los últimos minutos recibieron el empate, un remate de cabeza del defensa Juary Soares ahogó lo que iba a ser fiesta y comienzo con el pie derecho. Gabón estaba iniciando bien la competición, pero esta sorpresa bajó los ánimos en el equipo, en su segunda salida también empataron el partido después de ir perdiendo frente a Burkina Faso, el pasaje a la siguiente ronda se tenía que luchar ante Camerún, una tarea complicada. El último partido del equipo no fue el mejor y terminó empatando de nuevo, esta vez 0-0 ante el equipo de Hugo Broos que pasaba así como segundo del grupo. Una de las razones de esta temprana eliminación es la baja participación de su jugador estrella, Aubameyang, hizo dos goles pero aparte no pudo sobresalir como él esperaba, el delantero tampoco tuvo el acompañamiento futbolístico para demostrar más, y figuras como Evouna y Poko no hicieron su mejor papel. Pero no todo fue malo para el anfitrión, el mediocampista Denis Bouanga fue el jugador más determinante de su equipo y en quien estaba la idea de juego. Bouanga recibió dos veces el premio Total al mejor jugador del partido y supo dar una asistencia en el debut, la única de su selección.

16252386_1207046026054985_8334013933899295786_o
Denis Bouanga fue uno de los más destacados en el grupo A y en especial de su selección. // Foto: Gavin Barker

 

 

Guinea-Bisáu: la última Guinea por debutar: una de las cosas que le pesó al equipo del oeste africano fue su falta de experiencia en el torneo. Participar por primera vez en un torneo de semejante nivel no es nada fácil, acoplar un equipo competitivo y demostrar más de lo hecho en la fase clasificatoria son los principales retos. La mejor cara del equipo fue puesta por su jugador estrella, Zézinho, quien tuvo el deber de liderar a los bisauguineanos. Otros jugadores que tuvieron su aporte fueron Piqueti Brito, el autor de uno de los dos goles del equipo, frente a Camerún cogió el balón en la mitad del campo y desde ahí hizo un eslalon hasta la portería, logrando uno de los mejores goles de la CAN 2017. La otra anotación vino de cabeza, por parte del defensor Juary Soares, otro de los referentes del equipo, su anotación significó el primer gol de Guinea-Bisáu en una CAN y así también le dio su primer y único punto en el torneo, aquel con el que el equipo de Baciro Candé tuvo que volver a su tierra.

 

Argelia y Costa de Marfil: el peso de ser favoritos: las primeras decepciones de Gabón 2017 vinieron de quien menos se esperaba, Argelia llegó a la Copa como uno de los serios candidatos a llevarse el título, el país se mostraba ilusionado y los jugadores venían con las baterías cargadas para dar caza al trofeo. El equipo dirigido por Georges Leekens tenía “armas” de peso para pelear, como el extremo campeón en Inglaterra, Riyad Mahrez, su compañero de equipo Islam Slimani, el defensa Faouzi Ghoulam, los mediocampistas Guédioura y Bentaled o el delantero Brahimi. Pero la Copa no comenzó bien para los del norte del continente, un empató ante Zimbabue, su portero M’Bolhi mostró dudas y fue cambiado para el segundo encuentro y la defensa no dio las suficientes garantías para demostrar confianza. El segundo partido vino con una derrota frente a Túnez con un autogol de Aissa Mandi. Ya en el último cotejo no pudo pasar del empate frente al líder Senegal que jugó con un equipo plagado de suplentes. Argelia no demostró todo lo que se esperaba, pero fue el único equipo en tener dos jugadores con dos goles en la fase de grupos, Mahrez y Slimani. Por su parte, el actual campeón del torneo tenía la ilusión de conseguir el doblete. Costa de Marfil necesitaba un cambio generacional y se mostraba positivo en ese sentido, en la presente temporada habían despuntado jugadores como Franck Kessié de 19 años o el defensa Eric Bailly de 22 años, esto más la experiencia de jugadores como Serey Dié o Wilfried Bony mostraban a Costa de Marfil como otra de las selecciones a tener en cuenta en la CAN. La travesía no comenzó nada bien, empate a cero frente a Togo, luego vino otro empate frente a la R. D. del Congo y cerró el grupo con una derrota de parte de Marruecos, 2 puntos, 2 goles, 3 tarjetas amarillas y una tercera ubicación sumaron los Elefantes en esta Copa; no era lo esperado por Michael Dussuyer.

16143643_1208325092593745_6565365968213068868_o
Riyad Mahrez ejecutando una falta en el partido contra Senegal. // Foto: Sydney Mahlangu

 

Togo y Zimbabue: finales parecidos: las dos selecciones no venían a Gabón 2017 con el listón de favoritos, pero querían lograr algo más allá de la sola clasificación a la Copa. Togo y Zimbabue no son selecciones de gran peso en la Confederación, pero querían demostrar el porqué consiguieron el tiquete a la competición. Ni para Zimbabue ni para Togo empezaba bien el torneo, el calendario dictaminó que sus primeros partidos fueran ante Argelia y Costa de Marfil respectivamente. Zimbabue tenía a su estandarte Knowledge Musona, al mediocentro Katsande y al extremo Mahachi; jugadores con los que quería disputarle a los grandes. Su mejor partido fue contra Argelia con un empate a 2 goles, después de allí no supieron encontrar una idea de juego y su línea defensivo no estaba dando garantías, en los tres partidos recibió 8 goles y marcó 4 más, supo sumar 1 punto frente a Argelia, pero ese sería su única unidad en la competición. Togo por su parte no tuvo un camino que fuese distinto, con Manuel Adebayor a la cabeza y jugadores como Dossevi, Floyd Ayite y Romão querían mostrar de qué estaban hechos. Su primer partido también lo empataron y uno de sus jugadores fue elegido como el mejor del encuentro (Atakora), todo parecía que iba a andar bien, pero las derrotas frente a Marruecos y R. D. del Congo terminarían por sepultar el sueño togolés. Sumo 1 unidad, tuvo 2 goles a favor, 6 en contra y una diferencia de gol de -4 (al igual que Zimbabue), terminando en la última colocación del grupo C.

 

Uganda y Malí: sin pena ni gloria: estas dos selecciones tenían una tarea difícil de desarrollar, competir ante dos grandes del continente, Ghana y el siete veces campeón, Egipto. Ambos se mostraban como planteles llenos de esperanza, humildad y con ganas de competir. Malí tenía en su plantilla a un jugador prometedor como Moussa Marega propiedad del FC Oporto y además tuvo un gran desempeño el extremo Bissouma, el mediocampista M. N’Diaye y el defensa Wague. Por el lado de Uganda se encontraban jugadores habilidosos como Luwagga Kizito y depredadores del mediocampo como Geoffrey Kizito y K. Aucho, sumándole a la actuación de su estrella, el portero Denis Onyango del Mamelodi Sundowns (RSA). Ambos equipos podían tener planteles justos a su medida, pero demostraron que aún tenían fallas en las que mejorar. Necesitaron una mejor creación de ataques, más compenetración de juego y mayor juego colectivo. Además, los ugandeses se fueron decepcionados por la actuación de su capitán y delantero estrella, Geofrey Massa, y Malí no pudo encontrar el acompañante ideal que sirviera de apoyo a Marega, quien necesitaba más ayuda en la parte delantera del equipo.

moussa-marega
Moussa Marega fue una de las “cartas” que usó Malí para disputar la Copa. // Foto: Footmali

 

La Celeste y un inicio inesperado

Dos partidos, tres goles a favor, tres goles en contra, nueve amonestaciones, una expulsión. Venezuela y Argentina, dos puntos cosechados. Estos son los números fríos que arrojan los resultados y muestran la realidad celeste en este Sudamericano Sub 20.

El combinado color cielo empató 0 a 0 con Venezuela en un pálido encuentro en el partido debut para ambas selecciones. La selección Charrúa jugó muy nerviosa y al combinado “vinotinto” se lo vio muy bien en el aspecto físico – realizó una aclimatación de un mes en la altura de la ciudad de Ibarra -. Jugó con un hombre de menos treinta minutos y aun así terminó el partido mejor físicamente que Uruguay. El partido tuvo un quiebre en el aspecto psíquico y emocional en el minuto 60’. Un intento de Panenka en el tiro penal del capitán uruguayo Nicolás De la Cruz marcó un antes y un después en el juego. El primer tiempo fue muy poco entretenido, una pelota en el vertical derecho tras un remate de afuera del área de una de la promesa del conjunto celeste: Nicolás Schiappacasse el delantero del Atlético Madrid y otro remate de afuera del área proveniente del botín diestro de otra gran promesa: Nicolás De la Cruz, que el guardameta vinotinto logró despejar. Por el otro bando vimos una gran tapada del golero uruguayo Santiago Mele a un tiro “a quema ropa” desde el área chica del venezolano Ronaldo Peña, así se fue el primer tiempo y comenzó el segundo con promesa de más y mejor fútbol.

Fútbol que no llegó, lo que si llegó fue la pena máxima a favor de los charrúas, un claro “agarrón” a De la Cruz en el área generó no solo el penal sino también la segunda amonestación para el lateral zurdo Eduin Quero. Parecía ser el minuto celeste pero como se los anticipamos, el mismo De la Cruz – figura del partido – marró la oportunidad con el intento de “picar” el balón. A partir de esta situación podemos dividir el partido en dos; antes, parejo, con alguna chance más para los uruguayos. Después todo se vino abajo, Uruguay desde el minuto 60´en adelante no tuvo una sola chance de gol clara y pudo perder el partido ya que Rodrigo Bentancur sacó una pelota de la línea que le hubiese dado a Venezuela el gol y el partido.

uruguay-vs-venezuela-sudamercano-u20
Rodrigo Bentancur mediocampista uruguayo intenta rematar al arco pero Soteldo lo impide. Partido Uruguay vs Venezuela primera fecha del grupo B del Sudamericano.

En el segundo cotejo el rival fue nada más ni nada menos quien está del otro lado del “charco”, Argentina. El clásico del Río de la Plata prometía un partido parejo, entretenido y cerrado. Los celestes salieron con un gol del vestuario prácticamente, un golazo mejor dicho, proveniente del delantero de Nacional Rodrigo Amaral que se clavó en el ángulo superior derecho del portero albiceleste a los 4´ minutos de juego. A partir del gol y una nueva jugada de peligro casi al instante socorrida por Ramiro Macagno todo fue de los de camiseta azul, veinte minutos más tarde llegaría la primera igualdad, tras un enganche Torres colocó la pelota en el vértice entre el vertical izquierdo y la línea de meta de Mele decretando el 1 a 1. Unos minutos más tarde Uruguay comenzó a volver a tomar las riendas del partido, ya casi al final de primer tiempo, en ese momento llegó al minuto 46 un penal bien decretado a Mathías Olivera que De la Cruz esta vez sí cambió por gol. Para el segundo tiempo se esperaba la reacción Argentina que sin dudas llegó; el control del partido era de ellos, el gol estaba al caer y cayó nomas al minuto 74´. Un cabezazo desde el vértice del área chica tras un tiro de esquina perfectamente cobrado, el pequeño Torres lo hizo de nuevo 2 a 2.

Parecía Argentina llevarse a Uruguay por delante quien ya había hecho dos cambios para conservar el resultado. Sin embargo, en una jugada aislada cuando los celestes casi no atacaban aparece un infantil penal a Schiappacasse que anticipa y lo tocan casi sin querer, el mismo Schiappacasse era el encargado de cobrarlo, se lució Macagno y también atajó el rebote de Waller – cinco de Uruguay – pero no pudo con el segundo rebote que de los tres pareció ser el  más difícil pero Schiappacasse ingresó la pelota a la red y decretó el 3 a 2 parcial que parecía sentenciar un encuentro con un resultado un tanto injusto. Más cambios defensivos se realizaron en Uruguay, salió el mismo Schiappacasse por Viera un mediocampista defensivo. Solo dos minutos más tarde, se dio la doble amonestación de Rodrigo Bentancur y Uruguay se quedaba sin un número  cinco de gran porte para los últimos minutos. Lamentablemente para los dirigidos por Coito, Uruguay siguió con problemas con el juego aéreo y Lautaro Martínez en las postrimerías del partido cuando parecía que Uruguay se lo llevaba decretó el 3 a 3 final que le ponía justicia al encuentro.

uruguay-vs-argentina-sudamericano-u20-2017
Matías Viña, zaguero celeste lucha un balón con el delantero argentino en el segundo cotejo del Sudamericano para Uruguay.

¿Qué Uruguay está descalificado? Ni por asomo. ¿Qué se esperaba más? Sí, es verdad. Pero esto recién empieza, Uruguay en estos momentos habiendo pasado su fecha libre y con tres fechas jugadas se encuentra en zona de clasificación y depende de sí mismo para pasar al hexagonal final.

Nadie tiene dudas del potencial a nivel individual que tiene Uruguay, con jugadores en el exterior y otros con minutos en primera del fútbol local. El principal problema se encuentra en la defensa, más precisamente en los zagueros quienes no están funcionando en el juego aéreo y muestran algún tipo de dificultad en jugadas en velocidad. Pero sin dudas este plantel de Uruguay tiene de donde sacar fútbol y rebeldía para pasar al hexagonal final y hasta clasificar al mundial de la categoría.

La Real de Eusebio: Una idea que se consolida

Los inicios siempre generan dudas e incertidumbre. La falta de capacidad humana para prever con certeza lo que va a suceder,  unida a la falta de experiencia para el desarrollo de ese nuevo cometido dan lugar a ello.  No obstante, esas dudas e incertidumbre se mezclan con la ilusión que generalmente implica un nuevo proyecto. Sentimientos dispares, pero a la vez unidos por coincidir en una misma situación, cuya gestión y control serán circunstancias vitales para hacer de ese inicio una situación consolidada con la que se materialicen los objetivos perseguidos. En esta situación se encontraba Eusebio Sacristán en noviembre de 2015, cuando aterrizó en tierras donostiarras para ponerse al frente del banquillo de la Real Sociedad de Fútbol. El técnico vallisoletano llegaba a San Sebastián para reflotar la situación de un equipo que había sumado 9 puntos en las primeras 11 jornadas de Liga. Una situación que se hacía insostenible para el que había sido durante los años anteriores uno de los conjuntos más destacados del fútbol español, llegando a disputar la Champions League en la temporada 2013/2014. Eusebio tenía la dura tarea de reflotar a un equipo en un momento de horas bajas, pero sin duda, contaba con una gran materia prima que pulir. Grandes jugadores a los que volver a nutrir de una idea. Su idea. La idea de Eusebio Sacristán.

Las ideas que las personas adquieren durante la vida dependen en gran parte de los lugares por los que hayan pasado y las experiencias allí vividas. Por ello, para comprender la idea de fútbol de Eusebio es preciso analizar los diferentes clubes que componen su trayectoria como futbolista, ya que es en éstos donde se forjó el entrenador que es hoy en día. A pesar de pasar por el Real Valladolid, el Atlético de Madrid y el Celta de Vigo, fue en el F.C. Barcelona donde dio sus mejores años al fútbol. Y no lo hizo en un Barça cualquiera, sino en un equipo revolucionario, el cual fue un punto de inflexión en el desarrollo del club culé, y en general, de este deporte; el Dream Team de Johan Cruyff. Si algo caracterizaba a la escuadra barcelonista del técnico holandés era el gusto por la posesión y el juego combinativo, una idea de la que se impregnaron los miembros de esa espectacular plantilla que ganó la primera copa de Europa del conjunto culé, donde destacaban jugadores, y ahora entrenadores, como Koeman, Guardiola, Laudrup o el mismo Eusebio. Decía Johan Cruyff que al fútbol siempre debe jugarse de manera atractiva, de manera ofensiva, que todo lo que hagas sobre el terreno de juego sea un espectáculo. Estas afirmaciones del “tulipán de oro” son claramente definidoras del estilo que proponía y del cual se alimentaron durante años sus jugadores, y ahora técnicos.

eusebio-sacristan-fc-barcelona_i3me03swnwp015hzwz0q143pq
foto: http://www.goal.com

Esa filosofía de juego la lleva en su ADN futbolístico el entrenador vallisoletano. El hecho de pasar tantos años nutriéndose de una idea y de triunfar a través de ella como futbolista, ha hecho que Eusebio la haya intentado poner en práctica en todos los clubes donde ha entrenado. Empezó en los banquillos de la categoría de plata del fútbol español, entrenando a Celta de Vigo y el filial del F.C.Barcelona, siendo en este segundo equipo donde consiguió su mejor rendimiento posicionando a una joven y talentosa escuadra culé en la tercera posición, su mejor posición histórica. A esa enorme temporada, le siguió una discretísima temporada que motivó su destitución en febrero de 2015. No obstante, esa gran imagen que mostró el Barça B por los campos de la Liga 123 sirvió al técnico de La Seca para llamar la atención en la Liga Santander. La Real Sociedad, atraída por el estilo propuesto por Eusebio durante los años anteriores, le ofreció la posibilidad de asumir la difícil tarea de entrenar a un equipo de primera división e intentar reproducir allí los éxitos cosechados en esa enorme temporada con el filial barcelonista. Con una plantilla deprimida por los nefastos resultados cosechados hasta el momento, pero de un enorme talento, Eusebio intentaría consolidar su proyecto.

Desde una perspectiva táctica, la idea de Eusebio se materializa en la formación 1-4-3-3. En la parte ofensiva del juego, el conjunto txuriurdin siempre inicia jugando el balón con criterio desde campo propio. Adquiere en esa fase del juego una importancia sustancial la figura del único pivote del equipo, Illaramendi, el cual participa de manera muy intensa en la construcción del juego. Muy activo todo el partido, el centrocampista de Motrico, viene constantemente a recibir de los centrales o se incrusta entre ellos para permitir la salida limpia del balón hacia los  dos interiores. Éstos, con una gran movilidad durante todo el partido, intercambian en numerosas ocasiones su posición con los dos extremos quienes vienen a jugar por dentro con el fin de favorecer el juego combinativo. El juego entrelíneas de los interiores y extremos es una de las claves del juego de la escuadra realista, con jugadores que se mueven en esas demarcaciones como pez en el agua. Zurutuza y Xabi Prieto como interiores, y un renacido Carlos Vela y Oyarzabal en las bandas permiten desarrollar a la Real Sociedad un juego brillante. El hecho de que los extremos vayan a jugar por dentro en numerosas fases del partido, favorece las subidas de sus laterales, los cuales se caracterizan por su profundidad  y llegada al área contraria. A su vez, el fichaje del delantero brasileño Willian José para suplir al lesionado Aguirretxe, está siendo fundamental para acabar las jugadas generadas y está proporcionando una buena suma de goles al equipo donostiarra.

En la parte defensiva del juego, el equipo de Eusebio se caracteriza por una fuerte presión, que se intensifica tras pérdida. Superada la presión por parte del equipo rival, el equipo junta bien líneas y los extremos cierran las subidas de los laterales, quedando el delantero centro como única referencia en ataque. El conjunto donostiarra muestra también una importante contundencia en el balón parado, tanto en fase defensiva como ofensiva. El hecho de contar con jugadores fuertes físicamente como Iñigo Martinez, Raul Navas o Willian José, unida al trabajo de Eusebio, hacen que los de San Sebastián se defiendan correctamente en esa importante fase del juego.

609573790
http://www.marca.com

Los resultados que está cosechando esta temporada la escuadra vasca parecen estar dando la razón a Eusebio Sacristán y su idea. Tras revivir al equipo la pasada temporada haciéndolo acabar noveno en liga, y la sexta plaza que ostenta en la actualidad parecen indicar que su idea se ha consolidado en el club de Donosti. Cuando se cree en una idea, se trabaja en ella, y se disponen de las condiciones necesarias para desarrollarla, los resultados acaban llegando. Una idea que nació en los noventa de la mano de Johan Cruyff parece estar hoy más viva que nunca. Porque las buenas ideas nunca mueren.

Deriva a la valenciana

Suso García Pitarch presentaba su dimisión como director deportivo el pasado sábado. Mientras que para algunos valencianistas la noticia no era más que un regalo de Reyes que llegaba con un día de retraso, para otros aficionados se trata de una piedra más en el camino de su equipo hacia la salvación. En lo que sí coincide el grueso de la afición che es en que se trataba de la crónica de una dimisión anunciada: una semana antes, Prandelli entonaba su adiós como técnico valencianista señalando una silla vacía que debía haber ocupado Pitarch, quien según el italiano le había prometido que en esa misma rueda de prensa anunciaría también su marcha.

Esta cadena de dimisiones supone un capítulo más de una serie de desdichas y despropósitos que Luis García Berlanga bien podría haber convertido en una serie de éxito. La historia reciente del Valencia le habría dado al fallecido cineasta valenciano elementos para escribir un argumento sin par: despilfarro sin sentido en fichajes, un pelotazo inmobiliario fallido, una hipotética venta del club que queda en nada porque el comprador nunca aparece, un banco que quiebra siendo el máximo accionista del Valencia, un ex presidente que acaba en la cárcel acusado de haber ordenado el secuestro de su antigua mano derecha… Tanta bruma institucional no podía sino traer como consecuencia una dirección deportiva incoherente e inconsistente, con entrenadores que duraban lo que el sueño de una noche de verano y fichajes que, parafraseando a Cruyff, parecían hechos por la portera del club.

valencia-uefa-cup
El Valencia CF se alzó con el título de Liga 2003-04.  Fuente: fourfourtwo

Me imagino que Berlanga decidiría que la primera escena del primer capítulo de esta serie sobre el Valencia CF tuviera lugar en el verano de 2004, y de nuevo con una rueda de prensa como protagonista. En esta ocasión, es el entrenador Rafa Benítez quien entre lágrimas anuncia su marcha del club al que había llevado a alcanzar 2 ligas, rompiendo una sequía de más de 3 décadas. Aquel Valencia del doblete (Liga y Copa de la UEFA) contaba con nombres ilustres como Cañizares, Ayala, Albelda, Baraja, Vicente o Aimar. Según Benítez, su marcha se debía a que estaba harto de las promesas incumplidas por el director general, Manuel Llorente. A partir de la marcha del técnico madrileño, el Valencia devoró 6 entrenadores en 4 temporadas, hasta que la llegada de Unai Emery en 2008 supuso una cierta estabilidad en el plano deportivo. De la mano del guipuzcoano, el Valencia sumó 4 temporadas seguidas en Champions League, a pesar de tener que reinventarse cada verano por la obligada venta de sus estrellas para mejorar unas maltrechas arcas. Tras la marcha de Emery en 2012, decidida por la dirección deportiva del club, el banquillo che ha sido ocupado por 12 entrenadores en apenas 4 temporadas y media.

Para entender la llegada hace dos años de Peter Lim al Valencia, quien fue recibido al más puro estilo Bienvenido Mister Marshall, habría que tirar de flashback y remontarse al 10 de noviembre de 2006. El entonces presidente Juan Soler, quien había asumido el cargo en aquel mismo verano de 2004 en el que Benítez hizo las maletas, presentaba su proyecto del flamante nuevo Mestalla, que contaría con capacidad para 75.000 espectadores, unos 20.000 más que el estadio actual. Las obras se iniciaron en 2007 y se paralizarían 2 años después porque el club contaba con la friolera de 547 millones de deuda. Eran aquellos los años de la explosión de la llamada burbuja inmobiliaria, por lo que se desplomó el valor de los terrenos del actual Mestalla, sin cuya venta era imposible afrontar dicha deuda. De ahí que el club se viera obligado a vender cualquier activo, y de ahí que en lo deportivo el equipo se fuera empobreciendo con la salida de jugadores importantes como Villa, Silva, Mata, Albiol, Joaquín, Jordi Alba o Pablo Hernández. Hasta que hace 2 años Peter Lim aterrizó en Valencia con una maleta cargada de sueños en forma de muchos billetes.

imagen46858g_panoramica-3-4-columnas
Estado actual del Nou Mestalla, paralizado desde 2007. Fuente: plazadeportiva.com

La historia es tozuda, y en el caso del Valencia encontramos una buena muestra de ello. Bastó una temporada irregular, con el club clasificado en tierra de nadie en Liga, para que Lim hiciera marcha atrás el pasado verano, y el Valencia volviera a ser un club vendedor: 30 millones invertidos frente a 115 millones ingresados por las ventas de jugadores como Mustafi, André Gomes o Paco Alcácer. El nuevo Valencia 2016-17 cuenta, por tanto, con una plantilla de menor nivel, y esta vez sí que la afición, además de entonar el “Lim go home”, apuntó directamente al director deportivo, García Pitarch. Qué lejanos parecen aquellos fichajes millonarios de hace apenas año y medio, en los que planeaba la sombra del omnipresente Jorge Mendes, amigo y socio de Lim.

Con la reciente marcha de Prandelli y García Pitarch, el Valencia arranca este mercado invernal con dos soluciones de urgencia en dos puestos claves: Voro como entrenador y Alexanko como director deportivo provisional. Con 12 puntos en 15 partidos, es evidente que el equipo necesita revulsivos para salir de la zona baja, y la prensa valenciana da por hecha la llegada dos jugadores cedidos por la Juventus: el delantero Simone Zaza y el veterano lateral zurdo Patrice Evra. A la espera de que se confirmen o no estos refuerzos, el Valencia de Voro jugará esta noche toda una final ante otro equipo a la deriva como el Osasuna, colista y con su director deportivo haciendo de entrenador tras la destitución de Caparrós. Teniendo en cuenta la situación económica e institucional del club, nadie quiere oír hablar en el club che de un hipotético descenso a Segunda. El mes de enero será clave para ver si este enésimo nuevo Valencia, como canta Vetusta Morla, encuentra esperanza en la deriva.

La Guía de la Copa Africana de Naciones 2017

Después de mucho esfuerzo, de incontables horas de trabajo queremos presentarles la Guia de la Copa Africana de Naciones 2017. El máximo torneo a nivel de selecciones del continente africano es una enorme cita para darnos el gusto de presentar nuestra primera guía. Espero que la disfruten y que les brinde un primer pantallazo de las selecciones participantes, así como información sobre las sedes, el país y todo lo que rodea a este hermoso torneo.

La pueden visualizar en la plataforma Issu o bien pueden descargarla en formato PDF en el link que cierra esta publicación.

 

Link de Descarga: https://www.mediafire.com/?9wccmn5090977mc

Atalanta de Gasperini

Hoy quería compartir unas palabras sobre el equipo de la ciudad de Bergamo: el Atalanta BC. No sé si llamarlo revelación o sorpresa, porque aunque me guste su juego y muchísimas cosas del equipo creo que no es el Leicester City de la temporada pasada o el Leipzig de este momento en la Bundesliga. Atalanta cerró la primera vuelta en un meritorio 6° puesto, pero en una Serie A actual donde arriba tiene equipos buenos, pero que no son la gran potencia de décadas, donde Roma o Milan sabían pelear por los títulos.

Igualmente, esto también lo que demuestra es lo dura que es la liga de Italia – personalmente es la que más me gusta de Europa – tantas veces bastardeada por ligas con un mayor marketing.

Su técnico es Gian Piero Gasperini, recordado principalmente por campañas estupendamente buenas como tuvo en Bolonia, en donde en la temporada 2008/09, por diferencia de resultados entre sí (ambos terminaron con 68 puntos), se ubicó en el quinto puesto por debajo de la Fiorentina, que ocupaba así el último cupo a previa de Champions league, dejando al Bolonia meritoria clasificación a Europa League. Pero toda carrera, y principalmente en la de los técnicos de futbol, suele pasar por momentos “oscuros”, uno de estos fue el paso fugaz por el Inter (solo dirigió tres partidos), tan efímero que recordó al gran Brian Clough en su paso de 40 días dirigiendo a Leeds United en 1973.

Atalanta es principalmente atractivo de ver, porque en casi todo los partidos somete a sus rivales a una presión que, al contrario de lo que hacen algunos equipos que ejercen esta con los tres delanteros, Gasperini y sus dirigidos la hacen a partir de sus dos medios de contención. Estos dos jugadores suelen salir disparados hacia adelante en cuanto el rival llega a mitad de campo propio con pelota dominada. Se suele formar una barrera de cuatro hombres como primer línea de recuperación.

El gran trabajo del técnico se ve también en la línea de fondo. Es habitual el cambio de roles que tienen los defensores, el esquema principal sería con Mattia Caldara de último y con Masiello y Rafael Toloi a sus costados, pero esto puede variar en los diferentes encuentros. Muchas veces el experimentado Andrea Masiello juega como último hombre, porque es el defensor que se encarga de la “salida” a base de un pelotazo, esto lo hace para pasar rápidamente a la disputa del balón en el campo del rival. Cuando elige salir con pelota dominada, el encargado es el brasileño Toloi, de gran calidad y manejo. Otra vía de salida es cuando se retrasa el crack del equipo, a mi entender Roberto Gagliardini: en él suele nacer el primer pase punzante de los diferentes ataques.

caldara
Mattia Caldara: Con futuro de seleccion

La línea del mediocampo  es clave para el funcionamiento por el desgaste físico que hace este grupo de jugadores, para que las tres principales piezas de ataque como son Gomez, Petagna y Jazmin Kurtic tengan un compromiso mínimo con las tareas defensivas y estén frescos para cuando se recupera la pelota. En lo general, los nombres que juegan en el medio del Atalanta son, por derecha Andrea Conti, en el medio la dupla Gagliardini – Kessie, y por la banda izquierda Leonardo Spinazzola. Para que el quipo no quede desequilibrado es importantísima la alternancia de los que juegan por las bandas y los relevos que hagan estos mismos, ya que los dos pivotes suelen pisar con bastante frecuencia el área contraria.

Los tres de arriba, que suelen formar el once ideal son: como punta de lanza está el portentoso y joven delantero Andrea Petagna, aunque es un gigante, suele retroceder y sumarse al circuito de juego, como flotante, porque es muy común verlo en diferentes lugares en el transcurrir de los partidos, esta Kurtic, talentoso croata que muchas veces le gusta ponerse en posición de enganche, ya que su pegada es importante y desde esa zona más central del campo puede disparar mejor al arco. Por último está el “Papu” Gomez, el volante creativo argentino está pasando por su mejor momento sin duda, hasta se rumoreaba con una posible convocatoria para la selección de Italia. Está intratable en el mano a mano, que pese a ser muy bajo en estatura, cuenta con una fuerza de piernas que hace que sus marcadores no sepan nunca cuando frena o arranca con toda su potencia.

frank-kessie
Frank Kessie: La joya a vender

En resumen: es un equipo que de no tener muchas bajas de jugadores en el mercado de  invierno, cuenta con grandísimas chances de entrar a Europa League. No veo a ningún equipo, sacando a la  Roma, Juventus o Napoli, mejor preparado tácticamente que el Atalanta de Gian Piero Gasperini.

 

Algunos de sus Integrantes:

Etrit Berisha: El arquero internacional con Albania venia teniendo uno de los momentos con mejor nivel seguramente en su carrera, hasta que una lesión dejó al uno fuera de los últimos cinco partidos del año 2016. Es muy importante su regreso por la seguridad que trasmite desde el fondo, y porque su reemplazante parece no estar a la misma altura. No suele ser un arquero “volador”, pero siempre está bien ubicado.

Rafael Toloi: El brasilero es crack, llegó en el 2014 a un gigante como Roma en donde no se pudo adaptar, pero hoy lleva su segunda temporada en el equipo y está demostrando su gran calidad para jugar de central en cualquier futbol del mundo.

Roberto Gagliardini: Todos los artículos que vi en diferentes blogs y lo que dicen los periodistas en las diferentes transmisiones hablan mucho de la joven promesa, Franck Kessie, que sin lugar a dudas es muy bueno. Pero en mi opinión el que maneja los ritmos, recupera, hace jugar a todo el equipo, es el “veterano”de 22 años, Gagliardini, después de estar un año a préstamo en el Vicenza de la Serie b , volvió a su casa para demostrar que puede ser el dueño del equipo. Seguramente no esté mucho en este equipo –Inter, entre otros, lo está siguiendo – pero sin dudas Italia tiene un jugador de selección por muchos años.

Iago Aspas: como en casa en ningún sitio

Existe un dicho popular que dice que como en casa no se está en ningún sitio. Tu casa; ese lugar donde has crecido, donde te has desarrollado mental y físicamente, donde has dejado tantos años de tu vida. Ese lugar que llevas dentro del corazón, donde todo empieza y las emociones fluyen. Ese lugar que para algunos lo es todo. Ese lugar para Iago Aspas es el Celta de Vigo. El club que le vio nacer como futbolista, que le formó y le lanzó al escaparate del balompié europeo. Tras varias experiencias frustradas en clubes de primer nivel como Liverpool y  Sevilla, el gallego de Moaña ha demostrado que es en Vigo donde mejor desarrollar su juego, donde mayor seguridad muestra sobre el césped y mejores prestaciones obtiene de sus esfuerzos.

iago-aspas10
foto: twitter @aspas10

Tras grandes temporadas forjándose y rindiendo a gran nivel en el club vigués, el 13 de junio de 2013 se oficializaba el fichaje del actual delantero del conjunto celeste por el Liverpool F.C. Los “reds” adquirían en propiedad los derechos del de Moaña por 9 millones de euros. No obstante, y a pesar de las expectativas que se habían generado sobre él, Anfield Road no vio su mejor versión y solo disputó 15 partidos en los que anotó una sola diana. A final de dicha temporada, el Sevilla F.C. se interesó en él, y consiguió la cesión por parte del conjunto de Merseyside por una temporada con una opción de compra de 6 millones de euros. Pero tampoco fue la ciudad de Hispalis donde el gallego mostró al mundo su mejor fútbol. En la entidad sevillista, el “genio de Moaña” disputó 26 partidos en todas las competiciones en los que anotó 10 goles, ganando la tercera Europa League de la entidad hispalense. Insuficiente en un conjunto donde delanteros como el colombiano Carlos Bacca o el francés Kevin Gameiro mostraban un alto rendimiento sobre el terreno de juego. Los de Nervión no ejercieron la opción de compra y se abría para el jugador un incierto panorama. Los rumores de que el Celta de Vigo quería traer de vuelta al que fue su jugador se sucedían en la prensa española. Se abría la oportunidad para que el gallego, que entonces tenía 27 años, relanzara su carrera. Y donde mejor que en casa.

El 12 de junio de 2015, el Celta de Vigo hacía oficial la adquisición de Iago Aspas por 4 millones de euros. El jugador que tantas alegrías había dado al club de Pontevedra, siendo el protagonista principal del ascenso a la categoría de oro del fútbol español en la temporada 2011/2012, volvía a la que había sido su casa. Y desde entonces, su fútbol volvió a ser lo que era. Volvió el Aspas más competitivo, el más seguro en la toma de decisiones, el más goleador. Y no solo volvió aquel joven chico que se fue a Inglaterra el verano de 2013, sino que llegó un jugador todavía mejor. Probablemente su experiencia en tierras inglesas y en la capital andaluza, a pesar de que no fueron lo exitosas que se podían esperar, le sirvieron para adquirir una madurez y un saber competir que no se le había visto hasta el momento. Todo esto, acompañado de una gran plantilla con jugadores como Orellana o Nolito, hizo que la temporada del retorno del “mesias de Moaña” fuera un éxito para los celestes. Después de 10 años, el conjunto pontevedrés volvería a viajar por el continente europeo tras acabar sextos en liga y obtener plaza para la Europa League. El jugador que un día permitió ascender al equipo de sus amores, ahora lo clasifica para jugar en Europa tras varios años en los que la inestabilidad en cuanto a resultados había sido el día a día del conjunto vigués. El círculo parecía cerrarse.

Esta temporada, Iago Aspas está demostrando que lo visto en la anterior campaña no fue un espejismo. El rendimiento del jugador está siendo excelente, y es vital en un equipo que perdió a Nolito este verano, quien decidió ir a recorrer la banda del Etihad de la mano de Pep Guardiola . Con el equipo en media tabla, clasificado para los octavos de final de la Europa League y la Copa de Rey, el celtismo tiene licencia para soñar con otra gran temporada. Habiendo anotado 24 goles desde su regreso, 9 de los cuales esta temporada, el jugador gallego se ha ganado el premio de ser uno de los delanteros españoles más completos. Su zurda, inteligencia y gran movilidad le han servido para entrar en los planes del seleccionador español Julen Lopetegui. Su golazo ante la selección inglesa el pasado 10 de noviembre para empatar a dos un partido disputado Wembley, supone el colofón a una temporada y media extraordinaria.

seleccion
foto: http://www.lavozdegalicia.es

Con todo ello, si algo queda claro es que sobre el césped de Balaidos es donde se puede ver al mejor Iago Aspas. Un chico de Moaña, que tras dos experiencias frustradas decidió volver a casa para dar lo mejor por su equipo de toda la vida. El Celta de Vigo. Porque como en casa no se está en ningún lado.